TRASTORNO POR ATRACÓN – Síntomas y Tratamiento

Puntos claves del artículo

→ Qué es: el trastorno por atracón es un trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por frecuentes episodios de ingesta compulsiva de alimentos en poco tiempo.

A diferencia de lo que ocurre en la bulimia nerviosa, el paciente con trastorno por atracón no muestra ninguna conducta purgativa compensatoria, es decir, no provoca el vómito, practica actividades físicas intensas o consume diuréticos o medicamentos para bajar de peso después de los episodios de alimentación compulsiva.

→ Síntomas: el paciente come incontroladamente grandes cantidades de alimentos, a menudo sin siquiera tener hambre. Sensación de angustia, descontrol y vergüenza frecuentemente están presentes.

→ Tratamiento: la forma más eficaz de tratamiento es a través de psicoterapia. También se puede utilizar medicamentos como antidepresivos, topiramato o lisdexanfetamina. Aproximadamente 7 a cada 10 pacientes pueden controlar la enfermedad.

Qué es el trastorno por atracón

Casi todo el mundo ha tenido uno o más episodios en los que comió más de lo necesario para matar el hambre y entonces se sintió incómodamente lleno y arrepentido. Vacaciones, fechas festivas o viajes son ocasiones especiales en las que puede surgir este tipo de comportamiento.

Si estos episodios de alimentación compulsiva se producen de forma esporádica, y el paciente siente que comer es una decisión voluntaria, aunque no muy brillante, no hay ninguna razón para preocuparse.

Por otro lado, si los episodios de compulsión alimentaria son frecuentes, incontrolables y despiertan en la persona un intenso sentimiento de culpa, angustia y vergüenza, podemos estamos ante una enfermedad psiquiátrica llamada trastorno por atracón.

En el trastorno por atracón, el paciente no puede dejar de comer, incluso cuando ya no tiene hambre y el estómago está demasiado lleno. A menudo, avergonzado de su conducta, se esconde en la habitación o cuarto de baño para continuar comiendo.

El trastorno por atracón se distingue de la bulimia nerviosa por la ausencia de comportamiento compensatorio después de la ingestión compulsiva. No hay vómitos, abuso de diuréticos o medicamentos para bajar de peso.

Se estima que aproximadamente el 3% de la población padece de trastorno por atracón. De estas, 2/3 son mujeres y 1/3 hombres. Más del 75% de estos pacientes tiene sobrepeso (IMC superior a 25 kg/m²) – Lee: CALCULA TU PESO IDEAL Y IMC.

El principio del cuadro compulsivo es generalmente durante la adolescencia o edad adulta temprana, pero la mayoría de los pacientes solamente busca atención médica cerca de los 35-40 años de edad.

Criterios diagnósticos del trastorno por atracón

Según el más reciente Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales (DSM-5), el diagnóstico del trastorno por atracón requiere la identificación de cada uno de los siguientes 5 criterios:

1. Episodios de compulsión alimentaria en los que el paciente come, en un plazo de 2 horas, una cantidad de comida que es definitivamente más grande que la mayoría de la gente comería en un período de tiempo y condiciones similares.

Durante los episodios de compulsión, los pacientes sienten que no tienen control sobre la situación. No pueden dejar de comer o controlar la cantidad de alimento ingerido.

2. Los episodios de compulsión cuentan con al menos tres de las siguientes características:

  • Comer más rápidamente de lo habitual.
  • Comer hasta sentirse incómodamente lleno.
  • Comer grandes cantidades de alimentos cuando no se tiene hambre.
  • Comer solamente en razón de la vergüenza causada por la cantidad de alimentos consumidos.
  • Sentirse disgustado consigo mismo, deprimido o con intenso sentimiento de culpa después de comer en exceso

3. Los episodios deben haber ocurrido, en promedio, al menos una vez a la semana durante los últimos tres meses

4. No hay comportamientos compensatorios inadecuados como los observados en la bulimia nerviosa.

5. Los episodios de compulsión alimentaria  no ocurren solamente durante el curso de la bulimia nerviosa o anorexia nerviosa.

La severidad del trastorno por atracón se basa en el número de episodios de ingesta compulsiva de alimentos:

  • Leve – 1 a 3 episodios por semana.
  • Moderado – 4 a 7 episodios por semana.
  • Severo– 8 a 13 episodios por semana.
  • Extremo – 14 o más episodios por semana.

Factores de riesgo del trastorno por atracón

Como la mayoría de los trastornos mentales, no hay ninguna causa específica para el trastorno por atracón. Este trastorno tiene origen multifactorial, siendo resultado de factores genéticos, psicológicos y ambientales.

De manera similar a lo que ocurre con otros trastornos de la alimentación, la presencia de niveles anormalmente bajos del neurotransmisor serotonina parece estar asociada a la compulsión alimentaria. Un mal funcionamiento de partes del cerebro que controlan el apetito, como el hipotálamo, también puede estar implicado, lo que el paciente adicto a la comida e incapaz de desencadenar la sensación de saciedad al comer.

Entre los factores de riesgo para el trastorno por atracón, los más comunes son:

  • Historia familiar de trastornos de la alimentación.
  • Obesidad.
  • Depresión.
  • Historia de abuso físico o sexual.
  • Haber sufrido bullying.
  • Frecuente exposición a comentarios negativos acerca de la forma, peso o hábitos dietéticos.
  • Participación en actividades deportivas de alto nivel que requieren buena forma física.
  • Baja autoestima.
  • Tener menos de 25 años.

Patologías psiquiátricas asociadas

La asociación con otros trastornos mentales es muy común, siendo esta incidencia mucho mayor que en la población general. Los estudios demuestran que entre los pacientes que sufren de trastorno por atracón, las tasas de disturbios asociados son:

  • Fobia específica – presente en el 37% de los pacientes con trastorno por atracón.
  • Fobia social – 32%.
  • Depresión – 32%.
  • Trastorno de personalidad – 29%.
  • Trastorno de estrés postraumático – 26%.
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad – 20%.
  • Alcoholismo – 21%.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo– 10%

Síntomas del trastorno por atracón

Como se explicó en los criterios para el diagnóstico, el paciente con trastorno por atracón presenta episodios en que suele comer más de lo necesario, incluso cuando no tiene hambre, solamente deja de comer cuando se siente físicamente enfermo y, en general, por vergüenza, se esconde en los momentos de compulsión.

El paciente puede ser capaz de ocultar la enfermedad de la familia durante muchos años. Algunos signos que deben servir como una advertencia a los amigos y la familia son:

  • Obesidad relacionada con clara y manifiesta insatisfacción con el peso.
  • Frecuentes fluctuaciones de peso durante meses o años.
  • Uso de ropa muy amplias para ocultar la apariencia física.
  • Síntomas depresivos.
  • Aislamiento social.
  • Baja autoestima.
  • Presencia de alimentos ocultados dentro de la habitación.
  • Sobras o migas de comida esparcidas por locales inusuales de la casa, como baños o closets.
  • Frecuente desaparición de alimentos de la despensa o heladera.

Con los años, el trastorno por atracón aumenta el riesgo de un paciente que desarrollar enfermedades físicas, tales como diabetes tipo 2, problemas articulares, enfermedades del corazón, reflujo gastroesofágico (ERGE), cálculos biliares, colesterol alto y algunos trastornos respiratorios relacionados con el sueño.

Tratamiento del trastorno por atracón

Los objetivos del tratamiento del trastorno por atracón es reducir los episodios de compulsión y, cuando necesario, ayudar el paciente a perder peso y lograr un IMC saludable.

La psicoterapia es el tratamiento de elección para el trastorno por atracón. Modalidades, como la terapia cognitiva-conductual, la psicoterapia interpersonal y la terapia conductual dialéctica son formas eficaces de psicoterapia contra el comportamiento compulsivo.

Programas de pérdida de peso bajo supervisión médica se indican generalmente sólo después de que el paciente tenga su trastorno alimentario bajo control, ya que la dieta puede servir como un disparador para más episodios de compulsión alimentaria.

Los pacientes obesos o con sobrepeso con trastorno por atracón que no responden a la psicoterapia deben tratarse con medicamentos. Algunas opciones ciertamente eficaces son:

  • Lisdexanfetamina.
  • Zonisamida.
  • Topiramato.
  • Inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ejemplos: citalopram, escitalopram, fluoxetina, fluvoxamina y sertralina).

Cuando se hace correctamente, la tasa de éxito del tratamiento es el alrededor del 70%, es decir, 7 a cada 10 pacientes pueden librarse de los episodios de compulsión.

¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More