Caída de cabello después del parto – Efluvio telógeno gravídico

¿Qué es el efluvio telógeno gravídico?

Cuidar de un bebé en los primeros meses de vida puede causar gran estrés emocional y aún impedir a la madre de alimentarse bien y descansar lo suficiente.

Pero estos no son los motivos por los que el cabello de la madre cae. Al menos no son los principales motivos. La causa es el efluvio telógeno gravídico, que según se explica a continuación es un mecanismo fisiológico normal.

El cuerpo de la mujer pasa por diversas transformaciones a lo largo del embarazo, gran parte de ellas debido a la acción hormonal. Muchas alteraciones estéticas son indeseadas, como el surgimiento de estrías, las hinchazones, las varices y las manchas en la piel. Sin embargo, hay al menos una de esas modificaciones en la apariencia que las embarazadas no suelen quejarse: los cabellos se vuelven más densos, brillantes y aparentemente más sanos.

Desafortunadamente, después del parto, todo el estímulo hormonal que mantenía el pelo más grueso y denso es súbitamente eliminado, dando origen a un cuadro de gran pérdida de cabello, llamado efluvio telógeno gravídico. Esta caída de cabello suele iniciarse en el primer mes posparto y puede durar hasta 15 meses.

¿Por qué los cabellos crecen en el embarazo y después del parto empiezan a caer?

Nuestro cuero cabelludo tiene aproximadamente 100.000 hilos de pelo. En todo momento hay pelo naciendo, creciendo y cayendo. Como la caída y el nacimiento se hacen de forma asíncrona, no se espera la ocurrencia de episodios de pérdida maciza de cabello, generando «agujeros» en el cuero cabelludo. Por el contrario, la caída del cabello ocurre de forma lenta y continua en diversos puntos de la cabeza.

El ciclo de vida del pelo dura varios años y se divide en tres fases:

  1. Anágena o fase de crecimiento del cabello. Dura en promedio de 2 a 3 años.
  2. Catágena o fase de involución. Dura solamente unas semanas, en promedio dos o tres. En esta fase, el pelo para de crecer y el folículo comienza a retroceder.
  3. Telógena o fase de caída. Dura 3 a 4 meses. El cabello se suelta de la papila y una nueva fase de crecimiento comienza. El pelo antiguo cae cuando el nuevo pelo lo empuja hacia fuera.

En situaciones normales, el nacimiento de nuevos hilos es más o menos igual a la tasa de caída, de forma que el cabello mantenga una densidad estable durante meses o años. En cualquier momento, el 90% de los cabellos está en la fase de crecimiento y el 10%  está estancado o en la fase de caída.

Ciclo de vida del cabello

Ciclo de vida del cabello

Por lo tanto, el cabello tiene un tiempo limitado de vida. Perder varios hilos de cabello todos los días es absolutamente normal y ocurre con todo el mundo. La media es de 50 a 150 hilos al día. El problema surge cuando la telógena pasa a ser más intensa que la anágena, o sea, cuando la tasa de caída de cabello es mayor que la tasa de crecimiento de nuevos hilos.

En el embarazo, la estimulación hormonal, principalmente del estrógeno, causa una desaceleración en el ciclo del cabello, haciendo que el paso de la anágena a la telógena sea mucho más lento. El resultado es un aumento de la cantidad de cabello en la fase de crecimiento y una reducción del cabello en la fase de caída. Por eso, los cabellos tienden a volverse más voluminosos y «vivos». Durante el embarazo, la mujer realmente pasa a tener más cabello, no porque crezca más, sino porque toma más tiempo para caer.

Cuando el embarazo termina, cesa el estímulo hormonal y el proceso se invierte. Una gran cantidad de hilos entra en la fase telógena. En vez de tener una proporción de 90/10 entre cabellos creciendo y cayendo, pasamos a tener hasta 70/30. En lugar de perder 50 hilos al día, la mujer puede pasar a perder hasta 500 hilos.

El efluvio telógeno gravídico suele durar varias semanas. Habitualmente, son necesarios entre 6 a 15 meses hasta que el cabello alcance nuevo equilibrio, volviendo a tener una tasa de caída similar a la de nacimiento. Al final, el cabello tiende a volver al volumen que tenía antes del embarazo pero, en algunos casos, puede quedar menos denso.

¿Existen otros motivos para la caída del cabello postparto?

Llamamos efluvio telógeno cualquier pérdida de cabello que ocurra por aumento de la fase telógena. El efluvio telógeno gravídico es solamente uno de los tipos de efluvio. Otras causas comunes son:

Nada impide que la mujer en el posparto pueda tener otras causas de efluvio telógeno más allá del parto. Pero, como ya se ha dicho, la principal causa para la caída del cabello en esta fase es incluso el final del estímulo hormonal que estaba manteniendo el ciclo del cabello artificialmente más largo.

Si después de unos 12 meses tu pérdida de cabello aún se mantiene intensa, lo ideal es buscar un dermatólogo. Es posible que tengas alguna otra causa para el efluvio que esté perpetuando la caída de hilos.

¿La caída de cabello después del parto puede dejar a la mujer calva?

El efluvio telógeno gravídico es un mecanismo natural, no es una enfermedad. La caída excesiva de los hilos surge simplemente porque el ciclo de vida del cabello está volviendo a su normal. Todo aquel cabello que está cayendo es, en realidad, el pelo que ya debería haber caído en los meses anteriores, pero que no cayó debido a una prolongación anormal de la fase anágena.

Por lo tanto, esta pérdida de cabello es autolimitada. En algunos casos, el volumen del cabello puede ser menor que el anterior, pero la mujer no va a desarrollar la calvicie.

Tratamiento del efluvio telógeno gravídico

No es necesario ningún tratamiento específico para la caída del cabello después del embarazo. Como ya se ha mencionado, el cuadro es natural y autolimitado.

Solamente trata de evitar que otras causas de efluvio telógeno puedan surgir. Intenta mantener una alimentación balanceada, no toma medicamentos o suplementos sin necesidad, busca dormir y descansar lo máximo posible y esté atenta a signos de enfermedades, como lesiones en el cuero cabelludo o síntomas de hipotiroidismo.

Referencias


¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas