BAYA DE GOJI – Beneficios, Riesgos y Efectividad

La baya de goji es un fruto pequeño obtenido de la planta Lycium barbarum, de la familia Solanacea, oriundo de China y de regiones de  Himalaya. También forma parte de la familia Solanacea, las plantas que dan origen al tomate, a la berenjena, patata, pimienta y al tabaco.

La Lycium barbarum ha sido utilizada históricamente en la medicina tradicional china como un tratamiento para aumentar la vitalidad y la longevidad. En el occidente, sin embargo, la planta de la baya de goji solamente ganó popularidad en la última década, con la popularización de Internet y después de su consumo haber sido divulgado por algunas celebridades de la tele, de la música y de películas.

La baya de goji puede ser consumida en su forma natural, deshidratada, a través de zumos, tés o cápsulas que se venden como un suplemento alimenticio.

En este artículo hacemos una revisión de la información científica disponible acerca de la baya de goji y Lycium barbarum. Explicamos lo que es mito, cuáles son los beneficios que tienen base científica, cuáles son los efectos adversos ya conocidos y cuáles son las potenciales interacciones farmacológicas con otros medicamentos.

¿Para qué sirve la baya de goji?

La baya de goji es rica en nutrientes como hierro, calcio, fósforo, zinc, antioxidantes y vitaminas, especialmente C, B1, B2 y B6. Eso, en sí mismo, ya lo hace un producto fácil para ser divulgado. Sin embargo, con una búsqueda rápida en Internet es fácil notar que la baya de goji no es tratada, simplemente, como un alimento rico en nutrientes, sino más bien como un súper alimento, capaz de combatir muchos males, que van desde el cáncer hasta las infecciones, pasando por enfermedades cardiovasculares y obesidad.

Hemos seleccionado algunos de los supuestos beneficios de la baya del goji que encontramos en varios sitios web:

Estos son solamente algunos de los supuestos beneficios de la baya de goji. La lista completa es mucho más grande.

¿La baya de goji  realmente funciona para todas estas enfermedades?

Si vas a llevar tu coche a un taller y alguien trata de venderte un producto diciendo que sirve para conservar el motor, baterías, parachoques, neumáticos, frenos, dirección asistida, faros e inclusive ayuda a ahorrar combustible, deja  el aire acondicionado más eficiente y protege la pintura exterior, obviamente qué vas a actuar con desdén, ¿no? Pues hablando sobre salud debes adoptar la misma postura crítica.

Cuando un solo producto es anunciado como siendo eficaz para múltiples enfermedades, algunas de ellas con mecanismos fisiopatológicos que son completamente distintos, esto debe servir como una señal de advertencia. Nuestro cuerpo es muy complejo para que una sola sustancia pueda ser capaz de tratar o prevenir varias enfermedades al mismo tiempo.

Desde un punto de vista científico, solamente podemos decir que una sustancia es útil en el tratamiento o prevención de alguna enfermedad si la misma sustancia ya ha sido estudiada eficientemente contra este problema.

Tenga en cuenta que muchos de esos sitios de Internet que están promoviendo los beneficios de la baya de goji no son sitios con una postura editorial científica. En la mayoría de los casos, los textos no son escritos por médicos o nutricionistas y no están basados en la evidencia científica. De hecho, muchos de estos sitios entran en una de las tres categorías:

  • Sitios que ganan incentivos financieros para hablar bien de un determinado producto.
  • Sitios que venden o te direccionan a los que venden el producto que están alabando.
  • Sitios que buscan ganar calificaciones y clics alabando  productos de moda y con gran búsqueda en Google ya que las personas son mucho más receptivas a las materias  positivas que las materias críticas.

Lo que la ciencia dice sobre la baya de goji

La baya de goji y la planta Lycium barbarum han sido objeto de varios estudios científicos, especialmente en China, país donde el producto es muy popular. En la mayoría de los casos, sin embargo, el objetivo del estudio no es específicamente el fruto o la planta, pero uno de sus componentes, llamado LBP, sigla en inglés para polisacáridos de Lycium barbarum.

Realmente se puede encontrar un montón de artículos científicos sobre los beneficios de la LBP para varios trastornos diferentes, tales como inhibición del crecimiento de tumores, tratamiento de esteatosis hepática, la reducción de la resistencia a la insulina, reducción del colesterol, etc.

Son estos estudios científicos que sirven de base para los supuestos beneficios de la baya de goji. Sin embargo, hay algunos problemas e informaciones vitales en estos estudios que, generalmente, se omiten de la población laica, que no está acostumbrada a interpretar  los artículos científicos.

El primer problema es el hecho de que el producto utilizado en la mayoría de los estudios es un extracto purificado con alta concentración de LBP, muy por encima de lo que podemos ingerir a través del consumo de bayas goji generalmente comercializado. No hay ninguna garantía de que las dosis «normales» de la baya del goji tienen el mismo efecto.

Pero eso no es aún el principal problema. En la mayoría de trabajos publicados, la LBP ha sido probada solamente in vitro o en animales. No hay ningún ensayo clínico relevante en los seres humanos. Esto puede no parecer tan importante a primera vista, pero la mayoría de las sustancias que parecen ser eficaces y seguras en estudios in vitro o en animales no se ha estudiado en humanos. De hecho, hasta el 94% de las sustancias que están aprobadas en animales y pasan para ensayos clínicos en seres humanos terminan siendo reprobadas, ya sea por falta de eficacia o por presentar efectos adversos intolerables.

Por lo tanto, el mero hecho de que una determinada sustancia presenta buenos resultados en el laboratorio o en animales no sirve como evidencia científica de su utilidad en seres humanos. Para poder decir que determinada sustancia es realmente efectiva o segura son necesarios grandes ensayos clínicos, doble ciegos y controlados en los seres humanos. En el caso de la baya del goji, aún no existe este tipo de estudio.

Los pocos estudios en humanos disponibles hasta ahora generalmente se componen de un número bajo de participantes, suministran pocas informaciones clínicas o presentan graves deficiencias en su diseño. Son estudios de mala calidad que no permiten conclusiones. Por lo tanto, podemos decir que las evidencias científicas sobre los efectos de la baya de goji, en la mejor de las hipótesis, muy débiles.

¿Esto significa, entonces, que la baya de goji no tiene efectos beneficiosos para la salud?

No, significa solamente que no hay pruebas que la baya de goji sirve para tratar enfermedades. La baya de goji es un buen alimento, como todos los vegetales en general. El problema es que hay muchos charlatanes que han ganado dinero con falsas alegaciones y publicidad engañosa.

Efectos colaterales de la baya de goji

Muchas personas imaginan erróneamente que, cuando un producto se comercializa bajo la etiqueta de «producto natural», no presenta riesgo de efectos adversos. Nada más falso inclusive porque organismos diferentes pueden reaccionar diferentemente al mismo producto, que lo digan los pacientes alérgicos a huevo o mariscos.

Como cualquier alimento, la baya de goji puede desencadenar reacciones alérgicas graves. Personas con antecedentes de alergia al tabaco, duraznos, tomates o frutos secos tienen un mayor riesgo de tener alergia a la baya de goji.

Algunas personas presentan cuadro de náuseas y vómitos después de consumir la baya de goji; sin embargo, este efecto es infrecuente y generalmente ocurren solamente con dosis altas.

La baya de goji en el embarazo

Como no hay estudios sobre la seguridad de la baya de goji en humanos, también no existen estudios en el  embarazo. En general, los médicos aconsejan evitar la baya de goji durante el embarazo porque el producto es rico en betaína, una sustancia que estimula al útero a contraerse y puede causar aborto espontáneo o parto prematuro. En caso de duda, es mejor no utilizarlo.

También no se recomienda la baya de goji durante la lactancia debido a la falta de estudios demostrando su seguridad para el bebé.

Interacciones medicamentosas de la baya de goji

La baya de goji interactúa con el citocromo P450, que es una enzima del hígado responsable del metabolismo de muchos fármacos. Esto significa que hay una gran variedad de drogas que pueden cambiar su eficacia si el paciente está consumiendo regularmente la baya de goji. Si tomas medicamentos, no comience a consumir la baya de goji sin primero consultarte con tu médico.

En general, la interacción medicamentosa más importante ocurre con anticoagulantes como heparina o warfarina. La baya de goji aumenta el riesgo de sangrado al aumentar la concentración de los anticoagulantes en la sangre.

El riesgo de hemorragia también es mayor si el paciente es tratado con antiagregantes plaquetarios como AAS, plavix o clopidogrel. La asociación de la baya de Goji con el ginkgo biloba también puede aumentar el riesgo de sangrado.

Pacientes con diabetes o hipertensión, que están medicados para estas enfermedades, también deben tomar precauciones, ya que la baya de goji aumenta el riesgo de hipoglucemia e hipotensión.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas