Enfermedades del cigarrillo y cómo dejar de fumar

Autor: Dr. Pedro Pinheiro

Sin comentarios

Actualizado:

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos.

Introducción

Actualmente, aproximadamente mil millones de personas alrededor del planeta son fumadores. Se estima que en las próximas dos décadas ese número se elevará a 1.600 millones, con importante contribución de los países más pobres, donde el acto de fumar se ha incrementado y ya representa la mayor fuente de ganancias de para la industria tabacalera.

Este consumo convierte al tabaquismo en la principal causa de muerte prevenible en todo el mundo. Una de cada diez muertes de adultos está relacionada con el tabaco. Esto significa 6 millones de muertes por año, 14 mil muertes por día o 1 muerte cada 6 segundos por enfermedades provocadas por el tabaquismo.

Para tener una idea de la tragedia que es el cigarrillo, en todo el mundo más personas mueren de enfermedades relacionadas con el tabaquismo que de SIDA, alcohol, drogas ilegales, asesinatos, suicidios y accidentes automovilísticos combinados.

El cigarrillo es directamente responsable de:

  • 9 en cada 10 muertes por cáncer de pulmón.
  • 3 en cada 10 muertes por cualquier tipo de cáncer.
  • 3 en cada 10 muertes por enfermedades cardiovasculares.
  • 8 en cada 10 casos de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), como enfisema pulmonar o bronquitis crónica.
  • 1 en cada 2 muertes de fumadores.

Costos del tabaquismo

Los gastos anuales en el mundo con los problemas de salud causados por el tabaquismo sobrepasan más de 200 mil millones de dólares. Personas que fuman consumen en promedio un 40% más de recursos de los sistemas de salud que los no fumadores. Mientras tanto, las empresas que venden cigarrillos, como Philip Morris, tienen lucro superior a Nike y McDonald’s.

En los Estados Unidos, los estudios muestran que por cada dólar invertido en programas de prevención del tabaquismo, se ahorran 50 dólares en el sistema de salud.

Peligros del cigarrillo

Las principales causas de muerte relacionadas con el tabaco son las enfermedades cardiovasculares, el cáncer de pulmón y el EPOC (enfisema o bronquitis cónica).

La esperanza de vida de un fumador de larga duración se reduce en unos 13 años, y al menos el 50% de los fumadores morirá de una enfermedad causada directamente por el tabaco. En los Estados Unidos, un tercio de las enfermedades cardiovasculares, incluidos los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares, se deben al tabaquismo.

Un solo cigarrillo contiene unas 600 sustancias. Cuando se enciende, el proceso de combustión transforma estas 600 sustancias en más de 7.000 productos químicos, de los cuales se sabe que al menos 400 son tóxicos para el cuerpo y alrededor de 70 son cancerígenos (es decir, causantes de cáncer). Entre las sustancias nocivas que absorbemos cuando fumamos un cigarrillo podemos mencionar: ácido acético, metanol, plomo, tolueno, arsénico, metano, amoníaco, cadmio, hexamina, monóxido de carbono, alquitrán y nicotina.

Los cigarrillos también provocan la deposición de material radiactivo en los pulmones de los fumadores. Una persona que fuma 1 paquete y medio de cigarrillos al año recibe una cantidad de radiación ionizante equivalente a 4.000 radiografías de tórax.

Principales enfermedades y problemas relacionados con el cigarrillo

Todas las enfermedades siguientes se producen con mayor frecuencia en individuos que fuman:

Tabaquismo pasivo (humo de segunda mano)

Ya está comprobado que el humo de segunda mano puede provocar las mismas enfermedades que el tabaquismo activo. Por lo tanto, las leyes antitabaco, cada vez más restrictivas en todo el mundo, no son solo una cuestión de no fumadores molestados por el olor del humo de los fumadores. Es una cuestión de salud personal y pública.

Hermanas gemelas idénticas: la de la derecha es fumadora; el de la izquierda nunca fumó.
Hermanas gemelas idénticas: la de la derecha es fumadora; el de la izquierda nunca fumó.

Cánceres de pulmón en no fumadores no son comunes, pero la mayoría afecta a las personas que viven en la misma casa de un fumador. El 90% de los cánceres de pulmón ocurren en fumadores; el 10% restante son en gran parte con los fumadores pasivos.

Un no fumador casado con un fumador tiene un 20% más de probabilidades de morir de cáncer de pulmón y enfermedades cardiovasculares que los no fumadores que no están expuestos al humo de segunda mano. Los no fumadores que conviven con fumadores tienen una tasa de mortalidad hasta un 15% superior a la de las personas sin contacto frecuente con los cigarrillos.

Los hijos de padres fumadores, expuestos al humo de segunda mano en el hogar durante al menos 25 años, tienen el doble de probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón.

Recién nacidos expuestos al cigarrillo durante el embarazo presentan casi 4 veces más probabilidades de muerte súbita. El riesgo de malformación fetal en madres fumadoras también es mayor. Mujeres embarazadas expuestas al tabaquismo presentan bebés con bajo peso al nacer.

Beneficios de dejar de fumar

  • 72 horas: mejora la respiración.
  • 1 mes: aumenta la perfusión sanguínea a la piel mejorando su apariencia
  • 3 a 9 meses: los problemas respiratorios, como la tos, desaparecen. La función pulmonar aumenta un 10%.
  • 1 año: el riesgo de infarto cae por la mitad.
  • 10 años: el riesgo de cáncer de pulmón cae por la mitad.
  • 15 años: el riesgo de infarto es igual al de los no fumadores.

Después de 15 años de abstinencia del cigarrillo, el riesgo de cáncer disminuye en un 90%; sin embargo, nunca serán los mismos de los que nunca fumaron.

Atención: no hay cantidad segura de cigarros ni cigarrillos light. Quién fuma está sujeto a todos estos riesgos, sea solo un cigarrillo o tres paquetes al día. Obviamente, cuanto mayor es la cantidad, mayor es el riesgo.

Algunos estudios científicos han tratado de evaluar el beneficio de la reducción de la carga tabáquica en hasta un 50% como una alternativa para aquellos que tienen dificultad en dejar de fumar. Ningún logró mostrar ventajas, y la mortalidad sigue siendo la misma. Los beneficios solamente ocurren para quien abandona de vez el hábito.

Como dejar de fumar

Aproximadamente el 20% de la población adulta es fumadora. El 70% de estos, cuando cuestionados, expresan un deseo de dejar de fumar y el 40 % dicen que ya han intentado al menos una vez dejar el hábito. La tasa de éxito, sin embargo, es menos del 10%.

La nicotina es una sustancia psicoactiva capaz de causar gran dependencia física. La ausencia de nicotina en la circulación de personas adictas a los cigarrillos causa intenso antojo de fumar y síntomas de abstinencia tales como:

Algunas sustancias, como el café y el alcohol, sirven como disparadores para el deseo de fumar.

En el momento en que se decide dejar de fumar es importante recordar que el acto de fumar, además de ser una dependencia física, también es un comportamiento adquirido, que podemos simplificar llamándolo “fuerza del hábito”.

Por lo tanto, el tratamiento psicológico puede ser tan fundamental como los medicamentos que se describe a continuación. La persona tiene que realmente desear dejar de fumar.

Remplazo de nicotina

Se puede suministrar nicotina sin cigarrillo a través de parches de piel, goma de mascar o aerosol nasal.

La cantidad de nicotina ofrecida de esta manera es menos que en el cigarrillo, por lo que termina siendo más fácil abandonar el tabaco y después el remplazo de nicotina que el corte del cigarrillo y nicotina a la vez.

Bupropión (Zyban)

El bupropión es un antidepresivo especialmente eficaz en el control de la adicción a la nicotina. Se hace el tratamiento con 12-24 semanas de consumo del medicamento.

Disponemos de un artículo específico sobre bupropión, al que se puede acceder a través del siguiente enlace: Bupropión: para qué sirve, dosis y efectos secundarios.

Vareniclina

La vareniclina es una fármaco que actúa sobre los receptores de nicotina del cerebro, “engañando” al cerebro haciéndole creer que está recibiendo nicotina. El tratamiento también dura de 12 a 24 semanas.

Atención: tanto la Vareniclina como el Bupropión son medicamentos, por lo que pueden tener efectos secundarios y algunas contraindicaciones. No se debe tomar estos medicamentos por su propia cuenta, sin consejo médico, ya que corre el riesgo de sufrir efectos adversos graves.

El tratamiento del tabaquismo se realiza con asesoramiento médico asociado a la farmacoterapia. Cuando disocias uno del otro, los resultados no son buenos.

Cigarrillos electrónicos

A pesar de ser cada vez más populares, los cigarrillos electrónicos no se consideran una buena opción para quienes quieren dejar de fumar. Primero, porque no parecen ser seguros; segundo, porque los estudios muestran que el 77% de los usuarios de cigarrillos electrónicos continúan fumando cigarrillos convencionales.

Te explicamos en detalle los cigarrillos electrónicos en el siguiente artículo: ¿Son malos los cigarrillos electrónicos? Conozca los riesgos y beneficios.


Referencias


Autor(es)

Médico licenciado por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), con títulos de especialista en Medicina Interna por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y de Nefrología por la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ) y por la Sociedad Brasileña de Nefrología (SBN). Actualmente vive en Lisboa, Portugal, tiene títulos reconocidos por la Universidad de Oporto y por el Colegio de Nefrología de Portugal.

COMENTARIOS (por favor, lea las reglas del sitio antes de enviar su pregunta).
Temas relacionados
Alcohol x antibióticos ¿Puedo beber alcohol si estoy tomando antibióticos?
Creatina: qué es, efectos, riesgos y cómo tomar Creatina: qué es, efectos, riesgos y cómo tomar
Riesgos del consumo de alcohol para la salud Riesgos del consumo de alcohol para la salud
¿Cuánto alcohol puedo tomar si estoy embarazada? ¿Cuánto alcohol puedo beber durante el embarazo?
Acné (granos): mejores opciones de tratamiento Acné (granos): mejores opciones de tratamiento
Menarquia: ¿Cómo es el primer periodo de una niña? Menarquia: ¿Cómo es el primer periodo de una niña?