Additional menu

Hipertensión arterial

Archivo con todos los textos sobre hipertensión arterial publicados en el sitio mdsaude.com

hipertensión

¿Qué es la hypertensión?

La hipertensión arterial es una condición bastante común en la población, principalmente en los más ancianos, grupo en el que la prevalencia llega a ser de un 80%.

La hipertensión es un problema que surge cuando la presión que la sangre ejerce en las paredes de las arterias es lo suficientemente alta para causar problemas de salud a largo plazo, como enfermedades cardíacas, renales y cerebrales.

Valores normales de la presión arterial

La presión arterial normal es aquella en que las arterias no quedan bajo estrés y el corazón no se sobrecarga. Actualmente, los niveles de presión arterial para adultos, ancianos y adolescentes se clasifican de la siguiente manera:

  • Valores normales – presión sistólica inferior a 120 mmHg y presión diastólica inferior a 80 mmHg.
  • Prehipertensión – presión sistólica entre 120 y 129 mmHg o presión diastólica inferior a 80 mmHg.
  • Hipertensión fase 1 - presión sistólica entre 130 y 139 mmHg o presión diastólica entre 80 y 89 mmHg.
  • Hipertensión fase 2 –presión sistólica superior a 140 mmHg o presión diastólica superior a 90 mmHg.

Para saber más sobre la hipertensión arterial, así como lo que son las presiones sistólicas y diastólicas, lee el siguiente artículo:

Síntomas

La hipertensión arterial es llamada "asesina silenciosa" porque, en la inmensa mayoría de los pacientes, no provoca síntoma alguno hasta fases bien avanzadas de la enfermedad, cuando ya existe un daño relevante a órganos diana, como lesiones en los ojos, insuficiencia renal o insuficiencia cardíaca

Dolor de cabeza, mareo, olas de calor, enrojecimiento en la cara, sangrado en la nariz, nerviosismo y otros síntomas habitualmente atribuidos a la hipertensión no suelen ocurrir.

Para entender mejor los síntomas de la hipertensión, lee:

Crisis hipertensiva

La crisis hipertensiva ocurre cuando hay elevación de la presión arterial para valores que, si no controlados, pueden provocar, a corto plazo, daños severos en los vasos sanguíneos.

En general, consideramos crisis hipertensivas cuando la presión sistólica se encuentra por encima de 180 mmHg o cuando la presión diastólica se encuentra por encima de 110 mmHg.

Los pacientes con crisis hipertensiva están divididos en dos grupos:

  • Urgencia hipertensiva.
  • Emergencia hipertensiva.

Presentan urgencia hipertensiva los pacientes con criterios para crisis hipertensivas, pero que no presentan síntomas relevantes ni signos de lesión aguda de algún órgano diana.

Si hay signos de lesión aguda de órgano diana, como un infarto o un accidente cerebrovascular en curso, decimos que el paciente tiene una emergencia hipertensiva.

Para saber más sobre la crisis hipertensiva, lee:

Causas

En el 95% de los pacientes, la hipertensión se denomina primaria o esencial, es decir, surge sin una causa bien definida. En general, el paciente tiene una predisposición genética asociada a factores de vida, tales como el tabaquismo, la obesidad, el sedentarismo, el alto consumo de sal, el colesterol alto, la edad avanzada, etc.

La hipertensión esencial surge gradualmente y va empeorando a lo largo de los años.

Solamente el 5% de los hipertensos tiene una causa bien definida, como la insuficiencia renal, la enfermedad poliquística renal, el síndrome de Cushing, el feocromocitoma, el hiperaldosteronismo, la apnea obstructiva del sueño o las enfermedades de la tiroides.

Para saber más sobre las causas y los principales factores de riesgo para la hipertensión arterial

Tratamiento

El tratamiento de la hipertensión arterial suele basarse en dos estrategias: cambios de hábitos de vida y terapia medicamentosa.

Entre los cambios de hábito de vida se incluyen, entre otras medidas: dieta sana, práctica de ejercicio físico, reducción del consumo de la sal, no fumar, consumir alcohol de forma moderada.

Si los cambios de hábito de vida no resultan en control de los niveles de la presión arterial, el tratamiento farmacológico está indicado. Existen varias clases de antihipertensivos, siendo las siguientes las más utilizadas: