¿Qué significan leucocitosis y neutrofilia?

Foto del autor

Escrito por: Dr. Pedro Pinheiro

Actualizado en:
Tiempo estimado de lectura del artículo: 4 minutos

Introducción

Leucocitosis y neutrofilia son dos alteraciones frecuentemente encontradas en el hemograma, que significan, respectivamente, elevación de los leucocitos y de los neutrófilos en la sangre.

La leucocitosis y la neutrofilia están habitualmente relacionadas con cuadros de infección, pero también pueden surgir en diversos otros problemas de salud, tales como leucemias, inflamaciones, estrés físico o uso de ciertos medicamentos.

En este artículo, vamos a explicar qué son la leucocitosis y la neutrofilia, cuándo aparece cada una de ellas y cuáles son sus significados clínicos.

Para complementar la información de este texto, sugerimos también la lectura de nuestro artículo sobre hemograma: Hemograma: qué es, para qué sirve y valores normales

¿Qué es el leucocito?

Los leucocitos, también conocidos como glóbulos blancos, son un grupo de células sanguíneas que forman parte del sistema inmunitario y están involucradas en la protección del organismo contra gérmenes invasores.

Existen cinco tipos de leucocitos: neutrófilos, linfocitos, monocitos, eosinófilos y basófilos.

Cada uno de estos tipos de leucocitos se produce en la médula ósea y desempeña funciones diferentes en el sistema inmunitario. Algunos leucocitos atacan directamente al germen invasor, otros producen anticuerpos, algunos estimulan la producción de mediadores inflamatorios y también hay aquellos que solo identifican el microorganismo invasor para facilitar el trabajo de las otras células del sistema inmunitario.

En condiciones normales, la cantidad de leucocitos en la sangre varía entre 4.000 y 11.000 células por microlitro (o 4,0 a 11,0 x 109/L). Cuando los leucocitos están aumentados, es decir, por encima de 11.000 cel/microL, se denomina leucocitosis. Por otro lado, cuando los leucocitos están en cantidad menor que 4.000 cel/microL, decimos que el paciente tiene leucopenia.

¿Qué es el neutrófilo?

Como ya se mencionó anteriormente, el neutrófilo es uno de los tipos de leucocitos. De hecho, es el tipo más común, representando, en promedio, del 45% al 75% de todos los leucocitos presentes en la sangre. Esto significa que, si el paciente tiene 10.000 leucocitos por microlitro de sangre, la cantidad de neutrófilos esperada es de 4.500 a 7.500 cel/microL.

Los neutrófilos se especializan en combatir bacterias. Cuando hay una infección bacteriana, la médula ósea aumenta su producción, haciendo que la concentración sanguínea se eleve.

Los neutrófilos tienen una vida útil de solo 48 horas. Por eso, una vez que el proceso infeccioso está controlado, la médula reduce la producción de nuevas células y los niveles sanguíneos vuelven rápidamente a los valores basales.

Decimos que el paciente presenta neutrofilia cuando hay un aumento del número de neutrófilos en la sangre. Por otro lado, neutropenia es el término utilizado cuando hay una reducción del número de neutrófilos circulantes.

¿Por qué surge la leucocitosis?

La leucocitosis ocurre siempre que la médula ósea aumenta la producción de uno o más de los 5 tipos de leucocitos. En la mayoría de los casos, esto sucede como respuesta a la presencia de un germen invasor, ya sea una bacteria, virus, hongo o parásito, o a un proceso inflamatorio, como una reacción alérgica, traumas o quemaduras.

También existen las leucocitosis provocadas por leucemias, que se explicarán más adelante.

El tipo de leucocito que aumenta depende del estímulo. Cualquiera de las 5 líneas de leucocitos puede ser la responsable de la leucocitosis. Por ejemplo, las infecciones bacterianas estimulan la producción de neutrófilos, haciendo que el paciente tenga leucocitosis con neutrofilia (o leucocitosis neutrofílica).

Por otro lado, los pacientes con cuadros graves de alergia suelen tener leucocitosis provocada por eosinofilia, es decir, por aumento en el número de eosinófilos en la sangre. La eosinofilia también suele ocurrir en casos de parasitosis.

La leucocitosis provocada por linfocitosis (aumento de los linfocitos) es bastante sugestiva de infecciones de origen viral, como gripe, mononucleosis o hepatitis virales.

Las leucocitosis provocadas por monocitos (monocitosis) pueden ocurrir por tuberculosis o algunas infecciones bacterianas.

Por último, las leucocitosis originadas por basófilos (basofilia) son raras y generalmente son provocadas por leucemia.

Leucocitosis provocada por leucemias

La leucemia es un tipo de cáncer de la sangre que surge en la médula ósea y es provocada por la producción exagerada de leucocitos defectuosos y poco desarrollados, lo que puede llevar a un gran aumento en el número de leucocitos circulantes en la sangre.

La leucemia es una causa de leucocitosis que puede afectar a cualquiera de los 5 tipos de leucocitos.

La gran diferencia de las leucocitosis provocadas por las leucemias es su intensidad. Casos de infección bacteriana suelen provocar leucocitosis que se sitúan alrededor de 15.000 a 25.000 cel/microL. Raramente, una infección provoca una leucocitosis que supera el valor de 30.000 cel/microL.

En cambio, en las leucemias, es bastante común que la leucocitosis supere las 50.000 cel/microL, llegando frecuentemente a más de 100.000 cel/microL.

Para saber más sobre las leucemias, lea: 10 signos y síntomas de la leucemia.

Leucocitosis con neutrofilia

La leucocitosis neutrofílica es la forma más frecuente de leucocitosis. Se produce siempre que el número de glóbulos blancos es superior a 11.000 células/microL y el número de neutrófilos es superior a 7.700 células/microL.

Como ya se ha dicho, las infecciones bacterianas agudas son la principal causa de leucocitosis con neutrofilia. En estos casos, la leucocitosis suele estar entre 12.000 y 25.000 células/microL.

Situaciones como neumonía, otitis, amigdalitis, meningitis, sinusitis, erisipela, osteomielitis y pielonefritis son causas frecuentes de leucocitosis con neutrofilia.

Además de las infecciones bacterianas, también son causas de leucocitosis:

Excepto por la leucemia, o por el uso de factor de crecimiento hematopoyético o de ácido retinoico, la mayoría de las causas mencionadas anteriormente provoca una leucocitosis discreta.

Desviación a la izquierda

Cuando los neutrófilos son jóvenes e inmaduros, es decir, cuando aún están en fase de desarrollo, se denominan cayados. Cuando están maduros, se les llama segmentados.

Cuando estamos infectados por una bacteria, el objetivo del sistema inmunitario es controlar la infección rápidamente. La forma en que la médula responde a esta invasión es a través del aumento de la producción y la liberación del mayor número de neutrófilos posibles en el torrente sanguíneo. No hay tiempo para esperar a que los cayados maduren antes de enviarlos a la batalla.

En situaciones normales, solo el 4% al 5% de los neutrófilos circulantes son inmaduros. La presencia de un porcentaje mayor de estas células jóvenes, asociado a una leucocitosis con neutrofilia, sugiere fuertemente la existencia de una infección aguda.

Cuando el paciente tiene muchos neutrófilos inmaduros en la sangre, decimos que tiene una “desviación a la izquierda”. Esta denominación deriva del hecho de que los laboratorios hacen en el hemograma la lista de los diferentes tipos de leucocitos colocando sus valores uno al lado del otro. Como los cayados suelen estar a la izquierda en la lista, cuando hay un aumento de su número, decimos que hay una desviación a la izquierda en el hemograma.

Por lo tanto, la desviación a la izquierda en el hemograma es una señal de producción aumentada de neutrófilos, lo que, en la mayoría de los casos, indica un proceso infeccioso agudo en curso.

Tratamiento

Es importante destacar que la leucocitosis no es el problema en sí, sino simplemente una consecuencia. La leucocitosis es una señal de que hay una condición que está estimulando el sistema inmunitario, ya sea inflamatoria, infecciosa o neoplásica.

Por lo tanto, si pretende “tratar la leucocitosis”, su objetivo debe ser tratar la enfermedad o condición que está provocando la leucocitosis. Para ello, es necesario realizar una investigación diagnóstica.

La reducción progresiva del número de leucocitos es una de las formas que utilizamos para saber si el tratamiento está siendo efectivo. Por ejemplo, si un paciente con neumonía comienza el tratamiento con antibióticos y la leucocitosis empieza a disminuir progresivamente a lo largo de los días, esto nos indica que el antibiótico está surtiendo efecto.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la neutrofilia relativa y la neutrofilia absoluta?

La neutrofilia absoluta se produce cuando el número total de neutrófilos es superior a 7700 células/microL.

Si el porcentaje de neutrófilos aumenta, pero el número total de leucocitos continúa dentro del rango de normalidad, como en el caso de un paciente con 7.000 leucocitos/microL pero con 6.000 neutrófilos/microL (85% de neutrófilos), decimos que el paciente tiene una neutrofilia relativa.

Si el paciente tiene un aumento de leucocitos, aumento de neutrófilos y un aumento en el porcentaje de neutrófilos, como, por ejemplo: 20.000 leucocitos/microL con 16.000 neutrófilos/microL (80%), decimos que el paciente tiene una neutrofilia relativa y absoluta.

Por lo tanto, la neutrofilia relativa es un aumento en el porcentaje de leucocitos compuestos por neutrófilos, y la neutrofilia absoluta es un aumento en el número absoluto de neutrófilos en la sangre. Tanto la neutrofilia relativa como la absoluta pueden ocurrir en infecciones bacterianas.

¿Qué es una leucocitosis discreta?

Decimos que el paciente tiene una leucocitosis discreta cuando el número de leucocitos está solo un poco elevado, como entre 11.000 y 12.500 cél/microL.

Una leucocitosis discreta con neutrofilia puede indicar un proceso infeccioso aún en etapa inicial. Por otro lado, una leucocitosis discreta sin neutrofilia puede ser algo transitorio y sin relevancia clínica, especialmente si el paciente no presenta síntomas.

Todos los pacientes con leucemia presentan leucocitosis con valores muy elevados.

No. Una leucocitosis por encima de 50.000 cél/microL no es algo exclusivo de las leucemias, pero es muy sugerente.

Sin embargo, el paciente con leucemia también puede tener una leucocitosis similar a la de un proceso infeccioso (alrededor de 15.000 cél/microL), puede tener valores normales de leucocitos o incluso puede tener leucopenia (leucocitos bajos).

¿Cómo distinguir una leucocitosis provocada por una infección de una leucocitosis provocada por una leucemia?

Cuando se realiza el hemograma, la mayoría de los laboratorios también realizan un examen llamado frotis de sangre periférica, que sirve para evaluar la morfología de las células sanguíneas. En las leucemias agudas, es común encontrar células muy inmaduras en la sangre, como mieloblastos en las leucemias mieloides o linfoblastos en las leucemias linfoides.

¿Qué es una reacción leucemoide?

Cuando el paciente desarrolla una leucocitosis por encima de 50.000 células/microL, sin que la causa sea una leucemia, decimos que tiene una reacción leucemoide.


Referencias


Autor(es)

Médico licenciado por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), con títulos de especialista en Medicina Interna por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y de Nefrología por la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ) y por la Sociedad Brasileña de Nefrología (SBN). Actualmente vive en Lisboa, Portugal, tiene títulos reconocidos por la Universidad de Oporto y por el Colegio de Nefrología de Portugal.

Sigue Leyendo

Artículos Similares

¿Tienes alguna duda?

COMENTARIOS Y PREGUNTAS

Deja un comentario