Sinusitis: qué es, síntomas y tratamiento

Foto del autor

Escrito por: Dr. Pedro Pinheiro

Actualizado en:
Tiempo estimado de lectura del artículo: 4 minutos

¿Qué es la sinusitis?

Sinusitis es la inflamación de los senos paranasales, también conocidos como senos nasales.

La sinusitis puede resultar de infecciones (virales, bacterianas o por hongos), alergias o cambios en el sistema inmune, incluyendo las enfermedades autoinmunes.

La sinusitis suele venir acompañada de rinitis, que es la inflamación de la cavidad nasal, provocando un cuadro llamado rinosinusitis. En la mayoría de los casos, la rinosinusitis es provocada por virus respiratorios, tales como rinovirus, virus de la gripe o virus parainfluenza.

¿Qué son los senos paranasales?

Los senos paranasales son cavidades llenas de aire dentro de los huesos del cráneo y de la cara, que se comunican con la cavidad nasal.

Hay cuatro números de senos paranasales:

  • Seno frontal.
  • Seno etmoidal.
  • Seno esfenoidal.
  • Seno maxilar.
Senos paranasales
Senos paranasales

Los senos paranasales son estructuras anatómicas importantes, ya que realizan las siguientes funciones:

  • Humidificación y calentamiento del aire respirado por la nariz.
  • Aumento de resonancia de la voz
  • Equilibrio de las presiones intracraneales cuando hay variaciones en la presión atmosférica (inmersiones, viajes en avión o subidas a grandes alturas).
  • Secreción de moco para la protección de las vías aéreas superiores.
  • Amortiguación en los casos de trauma (materiales huecos absorben más impacto que materiales sólidos).

Los senos paranasales son bilaterales y simétricos, se conectan a la cavidad nasal a través de pequeños agujeros donde produce el drenaje de moco.

Cuadros de alergia o gripe, por ejemplo, causan inflamación de la mucosa nasal y aumento de las secreciones, bloqueando el drenaje de los senos paranasales. La imposibilidad de drenar el moco producido lleva a una congestión de los senos paranasales y, consecuentemente, a la sinusitis.

Tipos

La sinusitis puede afectar a cualquiera de los cuatro senos paranasales, y puede ser bilateral o unilateral.

Clasificación:

  • Sinusitis aguda: cuando los síntomas duran menos de 4 semanas.
  • Sinusitis subaguda: cuando los síntomas duran entre 4 y 12 semanas.
  • Sinusitis crónica: cuando los síntomas duran más de 12 semanas.
  • Sinusitis recurrente: cuando hay 4 o más episodios de sinusitis durante el año.

La gran mayoría de las sinusitis agudas son de origen viral o alérgico, pero no es raro que se conviertan en sinusitis bacterianas.

Sucede que la obstrucción y el estancamiento de la mucosidad en los senos paranasales favorece la proliferación de bacterias que viven silenciosamente en las vías respiratorias. Por lo tanto, el paciente puede tener un cuadro inicial de sinusitis alérgica o vírica que, al cabo de unos días, puede evolucionar hacia una sinusitis bacteriana.

Las sinusitis bacterianas que no se curan completamente pueden progresar para un cuadro de sinusitis crónica.

Síntomas

Los síntomas de la sinusitis aguda incluyen:

  • Congestión nasal.
  • Secreción nasal purulenta (secreción nasal amarillenta).
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor en la cara.
  • Dolor en la arcada dentaria superior.
  • Dolor alrededor de los ojos.
  • Sensación de presión al bajar la cabeza.
  • Oídos tapados.
  • Tos (principalmente nocturna).
  • Mal aliento.
  • Disminución del gusto y del olfato.

Es común la presencia de dolor cuando hacemos presión con los dedos en los senos nasales, especialmente en los senos frontales y maxilares, que son los más superficiales.

La mayoría de los casos de sinusitis viral o alérgica mejora espontáneamente dentro de 10 días. Sinusitis bacterianas suaves también pueden ser autolimitadas, pero en casos sintomáticos, con fiebre alta y rinorrea purulenta, la cura generalmente tiene lugar solamente con el tratamiento antibiótico.

Sinusitis bacteriana

Cuando hay contaminación de la sinusitis por bacterias, la fiebre es común. Sin embargo, como la gripe puede desencadenar enfermedad de los senos paranasales y también provocar fiebre, no siempre es fácil distinguir entre la sinusitis viral y la sinusitis bacteriana. Como ya se señaló, la sinusitis puede comenzar como una infección viral o una condición alérgica y después de unos días convertirse en una sinusitis bacteriana.

En muchos casos no es posible distinguir una sinusitis viral de una sinusitis bacteriana en los primeros 10 días de enfermedad.

Se debe sospechar de la existencia de una rinosinusitis bacteriana aguda en pacientes con alguna de las siguientes características:

  • Signos o síntomas de sinusitis aguda con duración de 10 o más días sin mejoría clínica;
  • Comienzo del cuadro ya con síntomas más graves, como fiebre superior a 39º C y descarga nasal purulenta, con duración de al menos tres días consecutivos;
  • Cuadro de sinusitis aguda que mejora a los pocos días, pero vuelve a empeorar repentinamente, con fiebre, dolor facial y secreción nasal purulenta.

Complicaciones

Como los senos de la cara presentan estrecha relación con órganos nobles, como ojos, oídos y cerebro, la sinusitis bacteriana puede llevar a complicaciones graves. Por lo tanto, es importante buscar atención médica cuando se asocia a la sinusitis:

  • Fiebre superior a 39ºC.
  • Edema o enrojecimiento en la cara.
  • Edema y enrojecimiento alrededor de los ojos.
  • Doble visión u otro cambio visual.
  • Confusión mental.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Rigidez de la nuca.
  • Postración severa.

La sinusitis bacteriana, aunque presente una tasa de mortalidad baja, es una infección que no se debe descuidar, sobre todo cuando existen los síntomas descritos anteriormente.

Entre sus posibles complicaciones incluyen infección de los ojos, piel de la cara, meningitis, absceso cerebral, infección de los huesos de la cara, otitis y laberintitis.

Diagnóstico

El diagnóstico de la sinusitis casi siempre es clínico, obtenido a través de la historia clínica y el examen físico.

Si el médico tratante es otorrinolaringólogo, puede realizar una rinoscopia (endoscopia nasal) para intentar visualizar directamente los senos paranasales y confirmar la sospecha clínica.

Radiografía de los senos paranasales

En caso de duda, se puede hacer uso de pruebas de imagen. La radiografía de senos paranasales, utilizada ampliamente en el pasado, ya no se considera una buena prueba porque no consigue identificar la sinusitis en hasta un 40 % de los casos.

Cuando es positiva, como en la foto abajo, que muestra una sinusitis del seno maxilar izquierdo, se confirma el diagnóstico. El problema es que, si la radiografía es normal, no se puede descartar la existencia de sinusitis.

Radiografía de los senos paranasales
Radiografía de los senos paranasales

Tomografía computarizada de los senos paranasales

El examen de imagen más utilizado actualmente es la tomografía computarizada (TC). Compara las imágenes a continuación de dos tomografías computarizadas de los senos paranasales, y ve cómo la calidad de imagen es muy superior.

TC senos nasales
TC senos nasales

La TC de la derecha está normal y los senos nasales están llenados solamente con aire (imagen negra). A la izquierda, podemos ver una TC de senos de la cara evidenciando la sinusitis bilateral, más evidente en el seno maxilar derecho, que está completamente tomado por líquido (imagen cenicienta).

Las imágenes proporcionadas por la TC son más bien definidas. Al contrario del que ocurre en la radiografía simple de los senos de la cara, una tomografía computarizada normal es capaz de excluir el diagnóstico de sinusitis.

Tratamiento

La mayoría de los casos de sinusitis aguda mejora espontáneamente en 7 a 10 días. Por lo tanto, el tratamiento es esencialmente sintomático. Incluso las sinusitis bacterianas generalmente tienen buen pronóstico, ya que las complicaciones son infrecuentes.

Para el tratamiento de las sinusitis agudas no bacterianas son indicadas la limpieza de la cavidad nasal con solución salina (suero fisiológico) y la aplicación de corticoides nasales en aerosol. Compresas tibias en la cara pueden traer alivio, e ingesta vigorosa de líquidos ayuda a diluir las secreciones.

Durante la crisis, es importante evitar el contacto con el humo del cigarrillo, porque este es un importante factor de irritación de las vías respiratorias. Además del humo, es fundamental intentar identificar otros estímulos que pueden ser irritantes para las vías respiratorias, como frío o productos químicos de olor fuerte.

Fuera de estas directrices, nada es muy eficaz. Contrariamente a lo que piensa la mayoría de la gente, no es necesario tomar muchos medicamentos para tratar una sinusitis.

Descongestionantes nasales

Los descongestionantes nasales se utilizan generalmente de forma excesiva e innecesaria. Cuando es necesario, su uso está indicado durante un máximo de 3 días, ya que estos fármacos se asocian a recaídas causadas por la congestión nasal de rebote.

El paciente utiliza el descongestionante, presenta un alivio temporal de los síntomas, pero cuando deja de usarlo, la congestión nasal vuelve rápidamente, creando así un círculo vicioso.

Antihistamínicos

El uso de antihistamínicos (antialérgicos), a pesar de ser muy prescrito, no presenta evidencia de beneficios en la sinusitis no alérgica. Si no hay un proceso alérgico, es poco probable que esta clase de medicamentos traiga algún beneficio.

Antibióticos

Los antibióticos solamente deben ser empleados cuando hay evidencia de sinusitis bacteriana. Los más utilizados son amoxicilina con ácido clavulánico, Bactrim®, levofloxacino, moxifloxacino, claritromicina o azitromicina.

Se debe tener cuidado de no utilizar antibióticos indiscriminadamente para que no exista selección de bacterias resistentes. Si la sinusitis no tiene características de origen bacteriano, no hay ninguna razón para usar antibióticos.

Sinusitis crónica

La sinusitis crónica es aquella que permanece durante más de 12 semanas consecutivas a pesar del tratamiento.

La sinusitis crónica se asocia mucho con la presencia de desviación del tabique nasal o pólipos nasales. Los dos proporcionan la cronicidad por causar la obstrucción de la comunicación entre los senos paranasales y las fosas nasales.

Otras causas de la infección crónica son sinusitis micótica, enfermedad por reflujo gastroesofágico, alergia respiratoria recurrente, VIH, asma y fibrosis quística.

Mientras que la sinusitis aguda generalmente se resuelve en pocos días, la sinusitis crónica es una inflamación más difícil de controlar y siempre debe ser evaluada por un otorrinolaringólogo. Aunque sea difícil de curar, puede ser controlada con el tratamiento adecuado.


Referencias


Autor(es)

Médico licenciado por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), con títulos de especialista en Medicina Interna por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y de Nefrología por la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ) y por la Sociedad Brasileña de Nefrología (SBN). Actualmente vive en Lisboa, Portugal, tiene títulos reconocidos por la Universidad de Oporto y por el Colegio de Nefrología de Portugal.

Sigue Leyendo

Artículos Similares

¿Tienes alguna duda?

COMENTARIOS Y PREGUNTAS

Deja un comentario


3 respuestas a «Sinusitis: qué es, síntomas y tratamiento»

  1. Migdalia Aponte

    Muchas gracias, aclaró mis dudas

  2. Malú Torres

    Dr. Pinheiro

    Muy explicado el tema y las radiografías, ahora sé cuál es mi padecimiento gracias a usted. Le agradezco esta explicación y que su página no pida autorización de cookies

  3. Naida Fernández

    Gracias Dr. Pinheiro, muy claras y precisas sus informaciones.