Hepatitis C: síntomas, contagio y tratamiento

Autor: Dr. Pedro Pinheiro

Sin comentarios

Actualizado:

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos.

¿Qué es la hepatitis C?

Hepatitis es un término que significa inflamación del hígado. Hay varias condiciones que pueden causar hepatitis, como medicamentos, toxinas, abuso de alcohol, enfermedades autoinmunes y varios tipos de infecciones, incluyendo las hepatitis virales, que son las causas más comunes.

La hepatitis C es un tipo específico de hepatitis viral, causada por el virus VHC (virus de la hepatitis C).

A pesar de tener nombres similares, ser causadas por virus y de atacar el hígado, las hepatitis A, B, C, D y E son enfermedades diferentes, causadas por virus distintos, con formas de transmisión y evolución clínica diferentes.

Si deseas saber sobre las diversas formas de hepatitis existentes, accede a los siguientes artículos:

La infección por hepatitis C suele producirse en dos fases: infección aguda e infección crónica.

La infección aguda suele ser asintomática en la mayoría de los pacientes. Esta fase puede durar hasta seis meses y presenta altos niveles del virus C en la sangre. La fase aguda termina cuando los anticuerpos producidos por el sistema inmunitario consiguen controlar la multiplicación del virus.

A pesar de la acción del sistema inmunitario, solamente entre el 15 y el 20 % de los pacientes consiguen curarse eficazmente del virus. Los otros 85 % se convierten en hepatitis C crónica. Según la Organización Mundial de la Salud, hay unos 71 millones de personas infectadas crónicamente por el virus de la hepatitis C en todo el mundo.

La hepatitis C crónica es una infección que puede permanecer silenciosa hasta fases avanzadas. La destrucción del hígado se produce lentamente y, a veces, los síntomas no aparecen hasta 20 años después de la infección. Esto explica por qué una gran proporción de pacientes infectados por el virus de la hepatitis C no saben que están enfermos. Hasta 1/3 de los pacientes con hepatitis crónica acaban desarrollando cirrosis hepática.

Transmisión

La principal vía de transmisión de la hepatitis C es la exposición a sangre contaminada.

Hasta finales de los años 80 no sabíamos que el virus de la hepatitis C existía. Por lo tanto, las bolsas de transfusión de sangre no eran analizadas para detectar este virus. Durante mucho tiempo, la hepatitis C se denominó hepatitis no A no B. Sabíamos que había un tipo de hepatitis distinto de la hepatitis A y de la hepatitis B, pero se desconocían la causa y el modo de transmisión.

Las personas recibían transfusiones de sangre, se infectaban con el virus C y ni ellas ni los médicos tenían conocimiento de este hecho. El resultado es que hoy encontramos miles de pacientes con hepatitis C en fases avanzadas de la enfermedad, que fueron contaminados inadvertidamente hace 3 o 4 décadas. Se calcula que hasta el 10 % de las bolsas de sangre durante la década de 1980 estaban contaminadas con hepatitis C.

Desde el descubrimiento del virus VHC en 1989, los donantes de sangre se someten a pruebas de detección de la hepatitis C. Desde entonces, la transfusión de sangre ya no es la principal vía de transmisión.

Actualmente, la tasa de contaminación por hepatitis C a través de la transfusión de sangre es de solamente 1 caso por cada 2 millones de transfusiones. Por lo tanto, casi todos los casos de hepatitis C de origen transfusional que se ven hoy en día son casos antiguos, que se originaron en las décadas pasadas.

En la actualidad, la principal vía de contaminación es el uso de drogas inyectables con el uso compartido de agujas entre los usuarios. En varios países, más del 60 % de los usuarios de drogas inyectables están contaminados por el virus. En algunos lugares, la tasa de infección en esta población es superior al 80 %.

La hepatitis C también puede transmitirse a través de las relaciones sexuales, aunque el riesgo es mucho menor que el de la hepatitis B, el VIH u otras enfermedades de transmisión sexual.

Si a través de las relaciones sexuales el virus B es más contagioso, a través del contacto con la sangre, el virus C es mucho más peligroso, hasta el punto de que aconsejamos a los miembros de la familia que no compartan cepillos de dientes o maquinillas de afeitar por el riesgo de transmisión con pequeños volúmenes de sangre.

Otras vías de transmisión menos comunes son el trasplante de órganos de donantes infectados, la hemodiálisis, los accidentes en el entorno hospitalario, los tatuajes, las perforaciones corporales (body piercing) y la transmisión perinatal.

Síntomas

Hepatitis c aguda

Como ya se ha mencionado, la hepatitis C suele ser una infección asintomática durante muchos años. Sin embargo, hasta el 20 % de los pacientes desarrollan una hepatitis aguda, que se produce entre 1 y 3 meses después de la infección.

Los síntomas de la hepatitis C aguda incluyen malestar, náuseas y vómitos, ictericia (piel amarillenta), picores, cansancio y dolor abdominal en la zona del hígado (debajo de las costillas derechas). Los síntomas de la hepatitis C aguda pueden durar de 2 a 12 semanas

 Ictericia – piel amarillenta
Ictericia – piel amarillenta

En los análisis de sangre puede detectarse un aumento de las enzimas hepáticas (GOT y GTP) y de las bilirrubinas.

Es importante recordar que el 70 % de los pacientes no presentan ningún síntoma tras la contaminación y permanecen así durante años.

Hepatitis C crónica

El gran riesgo de la hepatitis C surge cuando esta se convierte en una infección crónica. Después de la contaminación, sintomática o no, solo el 20 % de los pacientes consiguen deshacerse espontáneamente del virus C. Los otros 80 % permanecen infectados durante el resto de su vida. Estos pacientes crónicos son los que sufrirán las complicaciones de la hepatitis C.

Se considera que un paciente está infectado de forma crónica si el virus de la hepatitis C sigue presente en el organismo 6 meses después de la infección. Si después de este tiempo el sistema inmunitario no ha conseguido deshacerse del virus, la posibilidad de una posterior curación espontánea es muy baja.

Los síntomas de la hepatitis C crónica comienzan a aparecer, por término medio, después de 20 a 30 años de contaminación, cuando entre el 30 y el 50 % de los pacientes desarrollarán signos de cirrosis hepática. Entre los que desarrollan cirrosis, algunos tendrán otra complicación, que es el hepatocarcinoma (cáncer de hígado).

Los síntomas de la hepatitis C crónica, por tanto, son causados por el desarrollo de la cirrosis y la consiguiente insuficiencia hepática. Los más comunes son:

  • Ictericia.
  • Ascitis.
  • Orina oscura.
  • Heces claras.
  • Picazón por el cuerpo.
  • Circulación colateral (vasos sanguíneos más visibles a través de la piel, principalmente en el abdomen y el tronco).
  • Pérdida de peso.
  • Pérdida del apetito.

El 50 % restantes que no evolucionan a la cirrosis se mantienen con la hepatitis C crónica asintomática por más de 30 años. No sabemos por qué algunos pacientes con hepatitis C crónica desarrollan en cirrosis, mientras que otros permanecen asintomáticos por el resto de su vida.

Algunos factores parecen favorecer la evolución a la cirrosis, entre ellos:

Otras complicaciones

Además de la cirrosis y del hepatocarcinoma, los pacientes con hepatitis C crónica también presentan un mayor riesgo de desarrollar las siguientes complicaciones:

Diagnóstico

Cualquier paciente con elevación de las enzimas hepáticas sin explicación aparente, los usuarios de drogas intravenosas, las personas con antecedentes de transfusión de sangre antes de los años 90, los profesionales sanitarios y las parejas de pacientes infectados por el virus de la hepatitis C deben someterse a pruebas de detección de la hepatitis C.

Sin embargo, existe una nueva tendencia que sugiere el cribado del VHC para todos los adultos mayores de 18 años, ya que la enfermedad puede ser silenciosa, el beneficio del tratamiento es sustancial, la tasa de curación es muy alta y el riesgo de falsos positivos es prácticamente nulo.

El diagnóstico de la hepatitis C se realiza de la siguiente manera:

  • Comienza con una prueba de anticuerpos con serología mediante el método ELISA (EIA). Si la prueba es negativa, se descarta la enfermedad.
  • Si el ELISA es positivo, el laboratorio realiza una segunda prueba, llamada RIBA-2 o RIBA-3, para confirmar el diagnóstico. Si el RIBA es negativo, significa que el ELISA fue un falso positivo y se descarta la enfermedad.
  • Si el RIBA también es positivo, debe realizarse una búsqueda directa del virus mediante la búsqueda del ARN del HCV. Este último método no solo es capaz de identificar el virus C, sino que también puede revelar la carga viral en la sangre.
  • Un ARN del VHC positivo confirma el diagnóstico de la hepatitis C, mientras que un ARN del VHC negativo (con ELISA y RIBA positivos) indica los raros casos en los que se ha producido una curación espontánea de la infección.

Los falsos positivos son poco probables, ya que esto implicaría que 3 pruebas diferentes dieran un resultado falsamente positivo.

Se considera que todo paciente con un diagnóstico de hepatitis C y una carga viral detectable durante más de 6 meses tiene hepatitis C crónica.

Genotipo de hepatitis C

Como existen variaciones genéticas entre el virus C, una vez diagnosticada la hepatitis C, es importante saber qué genotipo es el responsable de la infección. Esta información es fundamental porque el tratamiento es diferente para cada genotipo del virus.

La familia del virus del VHC es extremadamente heterogénea y se han identificado al menos seis genotipos y numerosos subtipos. Existen diversos métodos para identificar los genotipos. El método de genotipado más utilizado es el ensayo de sonda de línea (INNO-LiPA HCV II), que proporciona el genotipo y el subtipo. Actualmente, solo se utiliza el genotipo (no el subtipo) en la toma de decisiones clínicas sobre el tratamiento.

En la mayor parte del mundo, los genotipos 1, 2 y 3 son los más comunes.

Escala METAVIR

Todos los pacientes con hepatitis C crónica deben someterse a una biopsia hepática para evaluar el grado de inflamación y fibrosis (grado de cicatrización del hígado).

Una de las formas más utilizadas para clasificar y estandarizar los resultados de las biopsias hepáticas es la escala METAVIR. El grado de inflamación (o actividad de la enfermedad) se califica de A0 a A3 y el grado de fibrosis de F0 a F4.

Escala METAVIR:

  • A0: sin actividad.
  • A1: actividad leve.
  • A2: actividad moderada.
  • A3: actividad severa.
  • F0: sin fibrosis
  • F1: fibrosis portal sin septos.
  • F2: fibrosis portal con pocos septos.
  • F3: numerosos septos sin cirrosis.
  • F4: cirrosis hepática.

Los resultados de la escala METAVIR ayudan a definir el régimen de tratamiento más adecuado.

Tratamiento

Hasta hace unos años, el tratamiento de la hepatitis tenía como objetivo evitar la progresión de la infección hasta la cirrosis y la insuficiencia hepática. Como la mayoría de los pacientes no progresaron hasta esta fase, y los fármacos tenían una alta tasa de efectos secundarios, no todos los portadores del virus C estaban indicados para el tratamiento.

Con la introducción de una nueva gama de antivirales, llamados DAA (antivirales de acción directa), como Ledipasvir, Sofosbuvir, Ombitasvir, Paritaprevir, Ritonavir, Dasabuvir, Velpatasvir y Simeprevir, el tratamiento de la hepatitis C experimentó una revolución.

El tratamiento con estos nuevos fármacos tiene una alta tasa de curación de la hepatitis C, con un perfil de efectos secundarios mucho más benigno que los antiguos tratamientos basados en el interferón. Por lo tanto, actualmente, cualquier paciente con hepatitis C crónica debe ser considerado para el tratamiento con DAA.

En resumen, la hepatitis C suele tratarse con los siguientes medicamentos.

Hepatitis C genotipo 1

Opciones de tratamiento inicial para el genotipo 1 de la hepatitis C:

  • Ledipasvir-Sofosbuvir durante 8 a 12 semanas.
  • Sofosbuvir-Velpatasvir durante 12 semanas.
  • Glecaprevir-Pibrentasvir durante 8 semanas.

Hepatitis C genotipo 2

Opciones de tratamiento inicial para el genotipo 2 de la hepatitis C:

  • Sofosbuvir-Velpatasvir durante 12 semanas.
  • Glecaprevir-Pibrentasvir durante 8 semanas (12 semanas si hay cirrosis – METAVIR F4).

Hepatitis C genotipo 3

Opciones de tratamiento inicial para el genotipo 3 de la hepatitis C:

  • Sofosbuvir-Velpatasvir durante 12 semanas.
  • Glecaprevir-Pibrentasvir durante 8 semanas.

Hepatitis C genotipo 4, 5 o 6

Opciones de tratamiento inicial para el genotipo 4, 5 o 6 de la hepatitis C:

  • Ledipasvir-Sofosbuvir durante 12 semanas.
  • Sofosbuvir-Velpatasvir durante 12 semanas.
  • Glecaprevir-Pibrentasvir durante 8 semanas (12 semanas si hay cirrosis – METAVIR F4).

El objetivo del tratamiento es eliminar el VHC de la circulación. Se considera que la hepatitis C está curada cuando el virus permanece indetectable en la sangre 12 semanas después del final del tratamiento.

Actualmente, la probabilidad de curación del virus de la hepatitis C es superior al 95 %, especialmente para aquellos pacientes que nunca fueron tratados con el régimen anterior que contenía interferón. Sin embargo, incluso los pacientes de mayor edad, que fueron tratados y no respondieron a los tratamientos anteriores, siguen teniendo una alta probabilidad de curación con el nuevo régimen antiviral.

Algunos puntos importantes:

  • Los únicos tratamientos científicamente probados para la hepatitis son los descritos anteriormente. Cuidado con los llamados tratamientos naturales: además de no funcionar, pueden empeorar el cuadro, ya que muchas de estas hierbas son hepatotóxicas.
  • No existe ninguna dieta específica para la hepatitis C, excepto evitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • El ejercicio físico no ayuda ni dificulta el tratamiento del virus.
  • A diferencia de lo que ocurre en hepatitis B, no hay ninguna vacuna para la hepatitis C.

Referencias


Autor(es)

Médico licenciado por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), con títulos de especialista en Medicina Interna por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y de Nefrología por la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ) y por la Sociedad Brasileña de Nefrología (SBN). Actualmente vive en Lisboa, Portugal, tiene títulos reconocidos por la Universidad de Oporto y por el Colegio de Nefrología de Portugal.

COMENTARIOS (por favor, lea las reglas del sitio antes de enviar su pregunta).
Temas relacionados
Hepatitis B: síntomas, transmisión, tratamiento y vacuna Hepatitis B: síntomas, transmisión, tratamiento y vacuna
Hepatitis: qué es, tipos, causas y síntomas Hepatitis: qué es, tipos, causas y síntomas
Transaminasas altas – GPT (ALT) y GOT (AST) Transaminasas altas – GPT (ALT) y GOT (AST)
Hígado graso (esteatosis hepática): síntomas y tratamiento Hígado graso (esteatosis hepática): síntomas y tratamiento
12 síntomas del hígado enfermo 12 síntomas del hígado enfermo
Ascitis: qué es, causas, tratamiento y cirrosis Ascitis: qué es, causas, tratamiento y cirrosis
8 síntomas de la hepatitis (viral o no)
Hepatitis A: qué es, síntomas, tratamiento y vacuna Hepatitis A: qué es, síntomas, tratamiento y vacuna
Cirrosis hepática: qué es, causas, síntomas y tratamiento Cirrosis hepática: qué es, causas, síntomas y tratamiento