Candidiasis: tipos de infección por el hongo cándida

Autor: Dr. Pedro Pinheiro

Sin comentarios

Actualizado:

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos.

¿Qué es la candidiasis?

Cándida es el nombre científico de una levadura, un tipo de hongo microscópico. Las especies de candida viven en casi todas partes, incluso dentro de su cuerpo. Por lo general, el sistema inmunológico mantiene estos hongos bajo control. Sin embargo, si está enfermo o toma antibióticos, pueden multiplicarse y causar una infección llamada candidiasis.

La mayoría de las personas asocian el término candidiasis solo con la infección vaginal por la cándida. Aunque la candidiasis vaginal, también conocida como vulvovaginitis por cándida, es la forma más común de candidiasis, está lejos de ser la única.

La candidiasis puede manifestarse de muchas formas, desde infecciones superficiales de la piel y mucosas hasta infecciones graves en órganos internos.

Ejemplos de infecciones superficiales por cándida son:

Ejemplos de infecciones en órganos internos por cándida son:

  • Candidiasis esofágica.
  • Candidiasis del tracto urinario.
  • Neumonía.
  • Meningitis.
  • Endocarditis (infección de las válvulas del corazón).
  • Peritonitis (infección del peritoneo).
  • Artritis infecciosa.

La cándida es un género de hongos que tiene decenas de especies, muchas de ellas capaces de causar infección en humanos. Sin embargo, en la gran mayoría de las veces que un paciente desarrolla una infección por el hongo cándida, la especie responsable es la Candida albicans.

La candidiasis no suele causar infecciones graves en personas sanas con un sistema inmunológico perfecto. En estos casos, la candidiasis suele ser superficial, como en las infecciones de la piel, boca o vagina.

No obstante, en los ancianos, pacientes con enfermedades graves o inmunodeprimidos, el hongo cándida puede vencer la resistencia del sistema inmunitario, llegar a los órganos internos y provocar una grave infección generalizada, denominada candidiasis diseminada o candidiasis invasiva.

Este artículo es un resumen de las formas más comunes de la candidiasis. Para saber más detalles acerca de algunas infecciones causadas por la Candida, como la candidiasis oral, vaginal o del pene, visita los enlaces disponibles en el texto.

Transmisión del hongo cándida

En la gran mayoría de los casos de candidiasis, la infección no se produce por transmisión de una persona a otra. La Candida albicans, la especie más común de cándida, es un miembro normal de la flora gastrointestinal humana.

La mayoría de las personas están colonizadas por cándida y no presentan síntomas. Sin embargo, cualquier desequilibrio en la flora local o en el estado inmunitario del paciente puede hacer que este hongo prolifere e invada los tejidos, provocando la candidiasis.

Por lo tanto, tener cándida es diferente a tener candidiasis. Hasta el 80% de las personas sanas tienen el hongo cándida en la cavidad oral o en el tracto gastrointestinal sin que esto suponga ningún peligro.

Podemos concluir que la Candida albicans es un germen oportunista, es decir, vive silenciosamente en nuestro organismo durante años, a la espera de un desequilibrio en nuestro sistema de defensas para atacarnos.

Para reforzar el concepto, podemos comparar, por ejemplo, la colonización de la boca por cándida con la colonización de la piel por bacterias. Toda la gente consigue entender que el hecho de tener miles de millones de bacterias en la piel no significa tener alguna enfermedad de la piel. Lo mismo ocurre con la cándida. Para tener la enfermedad no basta tener los gérmenes, es preciso que ellos estén atacando nuestro organismo.

La transmisión de cándida ocurre solo en unas pocas situaciones, como en el caso de la transmisión al bebé durante el parto vaginal u ocasionalmente a través de las relaciones sexuales.

¿La candidiasis genital es una enfermedad de transmisión sexual?

En la gran mayoría de los casos, no. La candidiasis vaginal puede ocurrir en personas que no son sexualmente activas, incluidas las mujeres célibes. Esto se debe a que Candida albicans es un miembro normal de la flora vaginal. No es necesario tener relaciones sexuales para ser colonizado por esta levadura.

Sin embargo, esto no significa que la transmisión sexual de cándida nunca ocurra o que la candidiasis vulvovaginal no esté asociada con la actividad sexual. Por ejemplo, a menudo se nota un aumento en la frecuencia de la candidiasis vulvovaginal cuando las mujeres tienen actividad sexual regular.

Además, las parejas de mujeres infectadas tienen cuatro veces más probabilidades de ser colonizadas que las parejas de mujeres no infectadas, y la colonización de la pareja suele ser por la misma cepa de cándida. En general, del 15 al 20% de los hombres tienen el pene colonizado por cándida. El riesgo de colonización es mayor si la pareja tiene antecedentes de candidiasis vaginal recurrente.

Factores de riesgo

La candidiasis no solo aparece en personas con sistemas inmunológicos débiles. Otros factores pueden propiciar la aparición de este hongo. Un ejemplo clásico es el uso prolongado de antibióticos. Los antibióticos matan las bacterias pero evitan los hongos. De esta forma, reduce la competencia por el espacio y el alimento, facilitando la vida a los hongos que colonizan el organismo.

La candidiasis oral, conocida como muguet, algodoncillo o moniliasis oral, también puede ocurrir en personas sin enfermedades del sistema inmunitario, especialmente en niños pequeños. Cabe señalar que en este caso, la candidiasis se queda limitada y causa pocos síntomas.

Cuando la candidiasis oral es más grave, nos lleva a pensar en un estado de inmunosupresión (baja inmunidad).

Los pacientes inmunodeprimidos, tales como personas con SIDA, cáncer, quimioterapia, trasplantes de órganos, uso crónico de corticoides, pacientes críticos ingresados en UCI, etc., pueden presentar infección fúngica generalizada, incluso en la sangre, llamada candidemia.

Más del 90% de pacientes VIH positivos, con criterios de SIDA, tiene alguna infección por cándida, generalmente candidiasis oral y esofágica.

Después de las explicaciones necesarias, vamos a volver a los pacientes inmunocompetentes (sin cambios en el sistema inmune).

Tipos de candidiasis

Hablemos de los diferentes tipos de candidiasis que podemos desarrollar. Como ya se mencionó, la Candida albicans puede atacar la piel, la vagina, el pene, la boca, el esófago, la vejiga y otros órganos internos.

Candidiasis vaginal

A los 25 años, la mitad de las mujeres habrá tenido al menos un episodio de vaginitis por cándida. A lo largo de su vida, alrededor del 75 % de las mujeres habrá tenido al menos un episodio de candidiasis vulvovaginal, lo que ilustra cuán común es este tipo de micosis. La especie Candida albicans es responsable de hasta el 90% de los casos de candidiasis vaginal.

La candidiasis vaginal es frecuente en mujeres en edad fértil, pero también puede ocurrir después de la menopausia, aunque sea menos común.

La vulvovaginitis por cándida puede presentarse en cualquier mujer, pero es mucho más común en las siguientes situaciones:

  • Uso reciente de antibióticos.
  • Mujeres con diabetes mellitus.
  • Cambios hormonales (uso de anticonceptivos hormonales, reposición hormonal o  menopausia).
  • Mujeres con predisposición genética.
  • Mujeres inmunodeprimidas.

El síntoma más típico de la candidiasis vaginal es la picazón en la región genital. Una sensación de quemadura o ardor en el área alrededor de la vulva también es bastante común. Este dolor tiende a empeorar en el período premenstrual o durante el sexo (lee: Dispareunia y vaginismo: sexo com dolor).

Otra señal frecuentemente es el flujo vaginal, pero su ausencia no descarta el diagnóstico de candidiasis. El flujo vaginal de la candidiasis, cuando presente, por lo general es blanquecino, sin olor y de pequeño volumen.

Los síntomas de la candidiasis son muy semejantes a los de otras formas de vaginitis, como la tricomoniasis y la vaginosis bacteriana. Por lo tanto, se hace el diagnóstico de certeza de la candidiasis vaginal con el examen ginecológico a través de recolección de la secreción vaginal e identificación del hongo cándida por el microscopio.

El tratamiento de la candidiasis vaginal es simple en la mayoría de los casos y consiste en una dosis de antimicóticos orales, como el fluconazol, por vía oral en una dosis única, o la crema vaginal, que deberá ser indicada por el ginecólogo. Alrededor del 5% de las mujeres, sin embargo, tiene cuadros recurrentes de candidiasis vaginal, que requiere tratamiento durante varias semanas.

Candidiasis peniana

La candidiasis en los hombres no es tan común como en las mujeres, pero puede ocurrir en ciertas situaciones. Los factores de riesgo son similares a los de la candidiasis vaginal, siendo importante agregar también la mala higiene del pene y el uso de pañales geriátricos o infantiles.

Los síntomas más comunes de la candidiasis en el pene son enrojecimiento, hinchazón y dolor en el glande. También son comunes las manchas blancas, similares a las de la lengua en los casos de candidiasis oral. Las lesiones pueden causar picazón intensa y, a menudo, hay una sensación de ardor durante o después del coito.

Al igual que la candidiasis vaginal, la candidiasis del pene se puede tratar con antimicóticos en crema o por vía oral.

Para obtener más información acerca de la candidiasis del pene, accede al enlace: Candidiasis en los hombres.

Candidiasis oral

Excepto en los niños, la candidiasis oral generalmente indica algún grado de inmunosupresión o una alteración en la flora germinal normal de la boca. Entre los factores de riesgo se encuentran la diabetes, el uso de prótesis dentales, las enfermedades que provocan disminución de la salivación (xerostomía) y la inmunosupresión, ya sea por enfermedades, medicamentos o quimioterapia.

La candidiasis oral se manifiesta como lesiones blancas de aspecto cremoso en la lengua, en la pared interna de las mejillas y en el paladar (techo de la boca). El paciente se queja de ardor, disminución del gusto y sensación de tener algodón en la boca. Cuando el esófago se ve afectado, el paciente se queja de dificultad y dolor al tragar.

La candidiasis oral se trata con enjuague bucal de nistatina o tabletas orales de fluconazol.

Candidiasis del esófago

A diferencia de la candidiasis oral, que posiblemente puede ocurrir en pacientes sanos, la candidiasis del esófago es un signo de que el sistema inmunitario no funciona bien. La infección por el VIH es una causa importante de la esofagitis por cándida, pero cualquier estado de inmunosupresión puede ser la causa.

El principal síntoma de la candidiasis esofágica es dolor al tragar, llamada odinofagia. Los pacientes también reportan dolor en el pecho, detrás del esternón (hueso que se encuentra en el centro del tórax).

El diagnóstico de candidiasis esofágica se realiza generalmente por endoscopia digestiva alta y el tratamiento es con fluconazol por vía oral hasta por 21 días.

Candidiasis en la piel (intertrigo)

Intertrigo es el nombre que damos a la inflamación que se produce en las zonas donde dos partes de la piel se juntan, como, por ejemplo, en los pliegues de la piel de la ingle, axilas, escroto, debajo de los senos, o en la zona entre los dedos del pie.

Estos pliegues son áreas especialmente susceptibles a la aparición del intertrigo porque son regiones húmedas y calientes, lo que favorece la proliferación de gérmenes, especialmente hongos.

El intertrigo candidiásico se manifiesta con placas rojas en la piel que pueden picar o doler.

El tratamiento es hecho con cremas antimicóticas y cuidados generales de la piel.

Candidiasis del tracto urinario

La presencia de hongos en la orina es bastante común en pacientes hospitalizados, aunque muchas veces es difícil distinguir una simple colonización de una infección urinaria por cándida.

La cistitis por Candida puede ser asintomática, causando solo cambios en los análisis de orina, o puede tener síntomas similares a la cistitis bacteriana, con dolor al orinar y micción frecuente.

La infección renal invasiva es poco común y es más grave y difícil de tratar que la infección de la vejiga. El cuadro clínico suele ser de microabscesos en los riñones y síntomas como fiebre y dolor abdominal.

Endoftalmitis por cándida

La endoftalmitis por cándida (inflamación del globo ocular) puede desarrollarse después de un traumatismo o cirugía ocular, o como una complicación de la candidiasis diseminada.

El síntoma principal es la disminución de la agudeza visual. Algunos pacientes también experimentan dolor en los ojos.

Candidiasis diseminada

En pacientes con sistema inmunológico débil, la Candida albicans puede multiplicarse sin control, invadiendo la sangre y los órganos vitales. Puede ocurrir infección de los riñones, ojos, corazón, hígado y huesos. También puede invadir el sistema nervioso central, siendo la meningitis por cándida una de las posibilidades.

La candidiasis invasiva es un cuadro grave, no sólo por la invasión de los órganos, sino también porque el paciente suele estar inmunodeprimido. Se hace el tratamiento con antimicóticos por vía intravenosa.

Tratamiento

El tratamiento varía según el tipo de candidiasis que tenga el paciente. En las formas más graves, el tratamiento de las infecciones de órganos debe realizarse con antifúngicos orales o intravenosos, como fluconazol, itraconazol, voriconazol o anfotericina B.

En las micosis superficiales, como las candidiasis genitales o cutáneas, el tratamiento se puede realizar inicialmente con cremas o soluciones antifúngicas para hacer gárgaras, como la nistatina.


Referencias


Autor(es)

Médico licenciado por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), con títulos de especialista en Medicina Interna por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y de Nefrología por la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ) y por la Sociedad Brasileña de Nefrología (SBN). Actualmente vive en Lisboa, Portugal, tiene títulos reconocidos por la Universidad de Oporto y por el Colegio de Nefrología de Portugal.

COMENTARIOS (por favor, lea las reglas del sitio antes de enviar su pregunta).
Temas relacionados
Candidiasis en hombres: síntomas y tratamiento Candidiasis en hombres: fotos, síntomas y tratamiento
Candidiasis vaginal: qué es, causas, síntomas y tratamiento Candidiasis vaginal: qué es, causas, síntomas y tratamiento
Fluconazol - Tratamiento para candidiasis Fluconazol – Tratamiento para candidiasis
Tratamientos para la candidiasis vaginal Tratamientos para la candidiasis vaginal
micosis en la ingle Tiña inguinal (tinea cruris): qué es, síntomas y tratamiento
Terbinafina: Dosis y efectos secundarios
Onicomicosis: hongos en las uñas de los pies y de las manos Onicomicosis: hongos en las uñas de los pies y de las manos
Pitiriasis versicolor: qué es, síntomas y tratamiento Pitiriasis versicolor: qué es, síntomas y tratamiento
Hongos en los pies (pie de atleta): qué es y tratamiento Hongos en los pies (pie de atleta): qué es y tratamiento
Candidiasis oral (algodoncillo) en bebés, ninõs y adultos Candidiasis oral (algodoncillo) en bebés, ninõs y adultos
Tiña (dermatofitosis): qué es, síntomas y tratamiento Tiña (dermatofitosis): qué es, síntomas y tratamiento
Fotos de tiña inguinal (tinea cruris) Fotos de tiña inguinal (tinea cruris)
Fotos de onicomicosis (hongos en las uñas) Fotos de onicomicosis (hongos en las uñas)