Tricomoniasis – Síntomas, Transmisión y Tratamiento

Introducción

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por el protozoario Trichomonas vaginalis. Es la enfermedad sexualmente transmisible no viral más común en todo el mundo, afectando a unos 170 millones de personas.

En mujeres, la tricomoniasis es una de las principales causas de vaginitis (infección de la vagina), llevando a menudo a quejas como secreción vaginal con mal olor, picazón genital y dolor al orinar. Por otro lado, en los hombres, la infección es, en la mayoría de los casos, asintomática.

En este texto vamos a abordar los modos de transmisión, los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento del Trichomonas vaginalis.

Transmisión de tricomoniasis

La vía sexual es virtualmente la única forma de transmisión del Trichomonas vaginalis, siendo inusual la contaminación a través de ropas, toallas u otros objetos.

Curiosamente, la transmisión solamente se da a través del sexo entre mujer y hombre o entre mujer y mujer. La transmisión del T. vaginalis entre hombres es poco común. Esto ocurre porque el parásito infecta solamente el pene o la vagina, siendo raros la contaminación de otras partes del cuerpo, tales como las manos, la boca y el ano.

El Trichomonas vaginalis es un parásito que infecta solamente al ser humano; suele vivir en la vagina o en la uretra, pero también puede ser encontrado en otras partes del sistema genitourinario. El protozoario causa lesión del epitelio vaginal, llevando a la formación de úlceras microscópicas que aumentan el riesgo de contaminación por otras ETS, especialmente el VIH, VPH, herpes genital, gonorreaclamidia.

El período de incubación, es decir, el tiempo entre la contaminación y la aparición de los síntomas, varía generalmente entre 4 a 28 días. Sin embargo, muchas personas son portadoras asintomáticas del parásito por largos períodos. Algunas mujeres poseen el T. vaginalis durante meses antes de que aparezcan síntomas, haciendo muy difícil definir la fecha en que ocurrió la contaminación.

Incluso cuando no presentan síntomas, las personas contaminadas pueden transmitir el parásito.

Síntomas de la tricomoniasis

Tricomoniasis en el Hombre

En el sexo masculino, la infección por el Trichomonas vaginalis suele ser asintomática y transitoria, mejorando espontáneamente en muchos casos. Sin embargo, hay casos de hombres que permanecen siendo portadores asintomáticos del protozoario durante varios meses, sirviendo como fuente de contagio.

Cuando hay síntomas, el cuadro más común es uretritis (inflamación de la uretra), con dolor para orinar y flujo uretral purulento. Una complicación poco común, pero posible, es la infección de la próstata por el T. vaginalis, llevando a la prostatitis.

Tricomoniasis en la Mujer

En el sexo femenino la infección por el Trichomonas vaginalis también puede ser asintomática, pero al menos 2/3 de las mujeres infectadas presentan síntomas. El cuadro más común es la vaginitis, inflamación de la vagina que cursa con flujo amarillento verdoso de olor desagradable asociado a la disuria (dolor para orinar), dispareunia (dolor durante el acto sexual) y prurito (picazón) vaginal.

Sin tratamiento, la infección puede durar meses o años, convirtiéndose en un factor de riesgo para la infertilidad y el cáncer del cuello del útero.

Embarazadas

La infección por T. vaginalis durante el embarazo está asociada a complicaciones, incluyendo ruptura prematura de las membranas, parto prematuro y recién nacido de bajo peso.

Diagnóstico de tricomoniasis

El cuadro clínico de las vaginitis sugiere solamente la causa más probable, no siendo posible establecer el diagnóstico sin exámenes complementarios. Para confirmar la presencia del Trichomonas vaginalis el ginecólogo realiza un examen ginecológico, que normalmente detecta una vagina inflamada y con pequeñas úlceras. Durante el examen se recolecta una muestra de secreción vaginal para ser estudiada en el microscopio. En un 70% de los casos es posible identificar el protozoario moviéndose en las secreciones.

Si el cuadro clínico y el examen ginecológico son muy sugestivos, pero el examen microscópico es negativo, es posible hacer un cultivo de la secreción, que suele dar el resultado entre 3 a 7 días. El examen de PCR (investigación de ADN del protozoario) también puede ser utilizado. Este examen es más caro, pero presenta resultados más rápidamente y con más seguridad.

El examen de papanicolau también puede detectar el Trichomonas vaginalis, pero su sensibilidad es baja, dejando pasar alrededor del 50% de los casos, además de tener una alta tasa de falso positivo.

Tratamiento de Tricomoniasis

El Metronidazol y el Tinidazol son las dos opciones de tratamiento para la tricomoniasis. La tasa de curación con estos antibióticos es superior al 90% y ninguna otra droga presenta tanta eficacia. El esquema indicado consiste en 2 gramos de Metronidazol o Tinidazol por vía oral (4 tabletas de 500 mg) en una sola dosis.

Atención: está estrictamente prohibido el consumo de alcohol en quien está siendo tratado con una de las dos drogas. Es necesario esperar al menos 3 días debido al riesgo grave de reacción.

Es importante tratar de evitar relaciones sexuales durante una semana y el (los) compañero (a) también debe ser tratado (a), aunque esté asintomático (a) para evitar la reinfección. Cerca del 70% de las parejas de un paciente infectado también están infectados por el parásito.

Como la tasa de éxito es muy alta, si los síntomas desaparecen no es necesario repetir exámenes para confirmar la curación.

El metronidazol no trata las otras causas de la vaginitis, como la gonorrea y la candidiasis. Por lo tanto, si tienes un flujo, evite la auto-medicación y busca a tu ginecólogo.

Prevención de tricomoniasis

Para reducir el riesgo de contaminación por Trichomonas:

  • Utilice siempre condón durante las relaciones sexuales
  • Evita tener múltiples parejas.
  • Evita relaciones con personas sabiamente contaminadas y aún no tratadas.
  • Si tienes flujo, evita relaciones sexuales hasta que sea examinada por tu ginecólogo.

¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas