6 tipos de eczema: causas, signos y tratamiento

¿Qué es el eczema?

Eczema, eccema o dermatitis son los términos utilizados para describir un grupo de enfermedades dermatológicas que causan inflamación o irritación de la piel.

Clínicamente, los eczemas se manifiestan con enrojecimiento, picazón, descamación, grietas y piel más áspera. En algunos casos, también pueden aparecer burbujas.

La dermatitis es muy común y es responsable de hasta una de cada tres consultas con dermatología. Alrededor del 10 al 20% de los niños y hasta el 3% de los adultos tiene algún tipo de eczema.

El eczema no es una enfermedad contagiosa. Usted no “contraerá” eczema solamente porque ha tocado la herida o ha tenido contacto cercano con alguien con dermatitis.

Causas

Aunque se desconoce la causa exacta de la dermatitis, sabemos que las personas que desarrollan eczema lo hacen debido a una combinación de factores genéticos y ambientales. Cuando un irritante o alérgeno «activa» el sistema inmune de un individuo genéticamente susceptible, las células de defensa del cuerpo comienzan a comportarse de manera inapropiada, causando inflamación en la piel.

La dermatitis de contacto es un buen ejemplo. Ella ocurre por una lesión directa de la piel después del contacto con sustancias irritantes, como ácidos, solventes o detergentes, o de una reacción alérgica después del contacto con cualquier alérgeno, como joyas, látex o henna.

Tipos

Hay varias causas de eczema. Los más comunes son:

  • Dermatitis atópica.
  • Dermatitis de contacto.
  • Eczema dishidrótico.
  • Eczema numular.
  • Dermatitis seborreica.
  • Dermatitis por estasis.

Dermatitis atópica

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica, también conocida como eczema atópico, es la forma más común de eczema. Muy común en bebés y niños, también puede afectar a adultos.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, la dermatitis atópica no es una enfermedad alérgica. Parece surgir de un defecto genético en una proteína de la piel, lo que facilita la aparición de inflamación y síntomas de picazón, descamación, piel seca y enrojecimiento.

Las caras extensoras de las articulaciones, como las fosas de codo y rodilla, son áreas frecuentemente afectadas, tanto en niños como en adultos.

El tratamiento se realiza principalmente con la hidratación de la piel y la remoción de factores que favorecen el empeoramiento de las lesiones, como el calor, el sudor, el estrés, los cambios bruscos de temperatura y la exposición a ciertos productos químicos o soluciones de limpieza.

Para más detalles sobre la dermatitis atópica, lee: Dermatitis atópica – síntomas, causas y tratamiento.

Dermatitis de contacto

Dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto, como su nombre lo indica, es una forma de eczema que ocurre cuando la piel entra en contacto con una sustancia que causa alergia o irritación.

En hasta el 80% de los casos, la dermatitis de contacto se desencadena por sustancias que causan irritación directa en la piel. Solamente en un 20%, la dermatitis de contacto es causada por una reacción alérgica.

Los productos irritantes son aquellos que causan dermatitis en prácticamente todas las personas siempre que haya contacto con la piel por tiempo suficiente.

Los pacientes con dermatitis de contacto irritante generalmente son personas más susceptibles, que desarrollan eczema con un contacto menos prolongado que la mayoría de la población. Detergentes, alcohol, ácidos, algunos tipos de metales y caucho son ejemplos de sustancias irritantes.

La dermatitis alérgica de contacto solamente aparece cuando la persona es alérgica a la sustancia en contacto con la piel. En estos casos, solamente un pequeño grupo de personas desarrolla esta forma de eczema. El níquel, la henna, el látex, los desodorantes son ejemplos de sustancias que generalmente causan dermatitis alérgica de contacto.

El eczema de contacto generalmente causa enrojecimiento intenso y picazón, que están más o menos restringidos al lugar donde el agente irritante estaba en contacto.

La clave para tratar esta forma de dermatitis es eliminar el contacto con el producto que causa irritación o alergia.

Explicamos la dermatitis de contacto en detalle en el artículo: Dermatitis de contacto – causas, síntomas y tratamiento.

Eccema dishidrótico

Eccema dishidrótico

La dishidrosis, también conocida como eczema dishidrótico, es una enfermedad de la piel que causa lesiones en forma de pequeñas ampollas con picazón en las palmas y las plantas de los pies.

Por lo general, estas pequeñas ampollas persisten durante 3 a 4 semanas y luego desaparecen, causando descamación de la piel.

No sabemos lo que causa la dishidrosis y, en la mayoría de los casos, generalmente no se encuentra un factor causal. Sin embargo, ya han sido identificados varios factores de riesgo. Los más comunes son:

  • Antecedentes personales o familiares de dermatitis atópica.
  • Antecedentes personales o familiares de alergias.
  • Exposición a níquel o cobalto.
  • Exposición a agentes irritantes.
  • Micosis.
  • Hiperhidrosis (sudor excesivo).
  • Tabaquismo.
  • Exposición al sol.
  • Estrés físico o emocional. 
  • Infección por VIH.

El tratamiento se realiza a través de medidas de cuidado general diseñadas para reducir la irritación de la piel. En los casos más graves, se puede usar ungüentos o tabletas con corticosteroides.

Para obtener más información sobre la dishidrosis, lee: DISHIDROSIS – Causas, síntomas y tratamiento.

Eccema numular

Eccema Numular

El eczema numular, también llamado eczema discoide, es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel caracterizada por lesiones rojas y de forma ovalada, con un diámetro que varía de 1 a 10 cm, que pica y generalmente afecta a las extremidades y/ o al tronco.

La mayoría de los pacientes tiene más de 50 años, aunque las personas de cualquier edad pueden verse afectadas.

Las causas exactas del eczema numular aún se desconocen. Han sido implicados numerosos factores en el origen de la enfermedad, incluyendo la sequedad y la disminución de la producción de aceite en la piel.

El tratamiento del eczema numular involucra medidas generales para reducir la sequedad de la piel y la exposición a sustancias irritantes, además de los ungüentos con corticosteroides y la fototerapia.

Para obtener información más detallada sobre la dermatitis numular, lee: ECZEMA NUMULAR – Causas, síntomas y tratamiento.

Dermatitis seborreica

dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una forma muy común y leve de eczema. Esta forma de dermatitis es una inflamación crónica que surge en áreas de la piel que contienen una gran cantidad de glándulas sebáceas.

Las lesiones generalmente aparecen en áreas con alta producción de aceite en la piel, como el cuero cabelludo, la cara, el área del pecho, el canal auditivo y la espalda. Cuando afecta al cuero cabelludo, la producción de caspa es uno de sus signos más comunes.

Las lesiones cutáneas suelen ser placas rojizas que pican y pueden desprenderse.

Las causas de la dermatitis seborreica no están completamente aclaradas. La teoría más aceptada hoy en día es que el aceite producido por las glándulas sebáceas permite la creación de un ambiente favorable para el crecimiento de hongos del género Malassezia (anteriormente llamado Pityrosporum ovale).

Los casos leves, con solamente caspa en el cuero cabelludo,  pueden ser controlados solo con champú anticaspa.

Si no hay mejoría con los champuses anticaspa tradicionales, es necesario una consulta con el dermatólogo. El uso de ungüentos especiales, lociones o champús con corticosteroides puede ser necesario para controlar las lesiones.

Para obtener más información sobre la dermatitis seborreica, lee: DERMATITIS SEBORREICA – Causas, síntomas y tratamiento.

Dermatitis por estasis

Dermatitis por estasis

La dermatitis por estasis, también llamada dermatitis gravitacional o eczema venoso, ocurre cuando el paciente tiene insuficiencia venosa de las extremidades inferiores, es decir, mala circulación sanguínea en las venas de las piernas, generalmente con múltiples varices.

La insuficiencia venosa ocurre cuando las venas de las piernas están enfermas y no logran drenar adecuadamente la sangre al resto del cuerpo, lo que provoca retención y aumento de la presión en las venas de las piernas.

Este aumento de la presión hace que el líquido se infiltre en las venas y la piel,  produciendo hinchazón y enrojecimiento en las piernas.

Los síntomas de la dermatitis por estasis incluyen:

  • Hinchazón en las piernas, especialmente en los pies y tobillos.
  • Enrojecimiento.
  • Picazón.
  • Dolor. 

El tratamiento del paciente con dermatitis por estasis involucra el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica, sequedad de la piel, picazón e inflamación.


Referencias


RELACIONADOS