Hidradenitis supurativa – Causas y tratamiento

¿Qué es hidradenitis supurativa?

La hidradenitis supurativa, también conocida como hidrosadenitis o acné inverso, es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel caracterizada por nódulos subcutáneos inflamatorios, que a menudo se diagnostican erróneamente como forúnculos o granos grandes.

La hidradenitis es una enfermedad que hasta hace poco se pensaba que se originaba en las glándulas sudoríparas apocrinas, que son glándulas productoras de un tipo de sudor más grasoso que drenan para un folículo capilar.

La teoría más aceptada hoy en día es que la enfermedad surge de una obstrucción del folículo piloso, llevando a la acumulación de sebo y sudor y, como consecuencia, a la inflamación de esta área. La alta presión dentro del folículo frecuentemente hace que se rompa, favoreciendo la contaminación bacteriana y la formación de pequeños túneles en las capas más profundas de la piel.

A diferencia de los forúnculos, la hidradenitis puede convertirse en una enfermedad crónica que dura semanas o meses. La recurrencia también es extremadamente común, lo que hace que el mismo sitio de la piel se vea afectado por la hidradenitis docenas de veces durante la vida.

La hidradenitis supurativa es una enfermedad que afecta más a las mujeres que a los hombres y es más común en adolescentes y adultos jóvenes. Esta enfermedad también es más común en personas obesas (o con sobrepeso), fumadores y aquellas con antecedentes familiares de hidradenitis.

Síntomas

La hidradenitis es una enfermedad que afecta preferentemente áreas intertriginosas, es decir, regiones donde dos superficies de la piel entran en contacto y pueden sufrir fricción, como las axilas, la ingle, la región inferior de los senos o las nalgas, alrededor del ano, el escroto o en el interior de los muslos. La axila y la ingle son los sitios más comúnmente afectados.

Muy a menudo, la primera lesión que surge es un bulto solitario inflamado y doloroso, que mide aproximadamente 0,5 a 2,0 cm de diámetro. Con el tiempo, pueden surgir otros nodos satélites. Las lesiones de puntos negros, como las espinillas, son comunes alrededor de las lesiones de hidradenitis.

Estos nódulos suelen ser muy dolorosos y pueden durar varios días o meses. En esta etapa, la hidradenitis  se diagnostica de manera insuficiente, ya que la mayoría de las personas la confunde con un «grano interno» o «forúnculo sin una cabeza de pus». A diferencia de los forúnculos, la hidradenitis tiene una evolución más insidiosa, creciendo más lentamente.

Hidradenitis
Hidradenitis en la región axilar

Después de un período de tiempo variable, que puede variar desde unos pocos días hasta varias semanas, el nódulo doloroso progresa a un absceso, que puede drenar espontáneamente a la superficie de la piel o como resultado de la manipulación de la lesión por parte del paciente. Al estallar, el nódulo de hidradenitis drena un material purulento y/ o sanguinolento. El dolor frecuentemente mejora después del drenaje.

No es necesario drenar todos los nódulos para que haya una regresión del cuadro y algunos de ellos se acumulan espontáneamente después de unos días. Por lo general, el nódulo desaparece o se drena, pero regresa después de algunas semanas o meses en el mismo lugar. El paciente con hidradenitis a menudo informa antecedentes de varias lesiones que aparecen y desaparecen a lo largo de los años, casi siempre en los mismos lugares de la piel.

Cuando las lesiones son múltiples, repetitivas o tardan mucho en desaparecer, es posible formar túneles o canales a través de la piel, que se comunican entre sí y con el exterior, drenando intermitentemente un material purulento y maloliente.

Las cicatrices pueden aparecer después de la resolución de lesiones muy inflamadas. Las cicatrices pueden ser grandes, largas y múltiples. Son comunes en la ingle y la axila. La cicatrización severa de la axila puede causar movilidad reducida del brazo u obstrucción linfática, lo que lleva al linfedema (hinchazón del brazo debido a la acumulación de linfa).

La hidradenitis supurativa puede tener un impacto significativo en la calidad de vida del paciente. La descarga impredecible de material purulento y el olor que lo acompaña pueden ser vergonzosos. Como resultado, los pacientes tienden a experimentar aislamiento social, depresión, ruptura e incluso dificultades profesionales.

Etapas

La hidradenitis supurativa generalmente se clasifica en tres grupos de gravedad de la enfermedad:

  • Etapa I: formación de un absceso simple o múltiple, pero sin formación de canales, túneles o cicatrices.
  • Etapa II: abscesos recurrentes, con formación de canales, túneles o cicatrices. Todavía es posible individualizar las lesiones.
  • Etapa III: afectación difusa de la región de la piel afectada con múltiples lesiones, múltiples túneles interconectados y cicatrices extensas.
Hidradenitis supurativa – etapa 2

Alrededor del 70% de los pacientes desarrolla solamente la etapa I. Afortunadamente, solamente el 5% de los pacientes alcanza la etapa III, que es estéticamente deformante.

Diferencias entre hidradenitis y forúnculo

La hidradenitis supurativa puede confundirse fácilmente con un forúnculo, especialmente en la etapa I. Sin embargo, con el tiempo, la distinción se vuelve más fácil. Los forúnculos no son lesiones que siempre se repiten en el mismo lugar, no tienen preferencia por las áreas intertriginosas, no tienen puntos negros a su alrededor, no crean túneles o canales, ni forman cicatrices grandes y largas.

Explicamos el forúnculo en detalles en el artículo: Forúnculos – Causas, Síntomas y Tratamiento.

Tratamiento

No existe una cura definitiva para la hidradenitis supurativa. Pero el tratamiento temprano con el dermatólogo puede ayudar a controlar los síntomas, prevenir más lesiones y prevenir las cicatrices.

Algunas medidas no medicamentosas ayudan en el tratamiento de la hidradenitis. El principal es evitar el cigarrillo. El consumo excesivo de lácteos y alimentos con alto contenido de azúcar también parece ser perjudicial para las personas con la enfermedad. En pacientes con sobrepeso, perder peso es esencial. Se requiere higiene diaria del área afectada y se puede usar jabones antibacterianos.

Etapa I

En pacientes con hidradenitis en la etapa I, generalmente están indicados los antibióticos tópicos como la solución de clindamicina al 1% para la aplicación directa a las lesiones. La aplicación de corticosteroides mediante punción con aguja de las lesiones es otra opción, ya que ayuda a acelerar su resolución.

Etapa II

En casos de hidradenitis en la etapa II, los antibióticos orales como la doxiciclina deben ser usados durante al menos 2 o 3 meses.

Los medicamentos que ralentizan la acción de los andrógenos (hormonas masculinas) son efectivos, especialmente en las mujeres. Las opciones incluyen acetato de ciproterona asociado al estrógeno, píldoras anticonceptivas que contienen etinilestradiol y norgestrel o espironolactona.

En los hombres, la finasterida o la dutasterida, dos medicamentos comúnmente utilizados en la hiperplasia benigna de próstata pueden usarse para controlar la hidradenitis.

En pacientes con cicatrices y canales, puede indicarse cirugía plástica para extirparlos, si el paciente lo desea.

Etapa III

En pacientes con hidradenitis en la etapa III, un medicamento llamado infliximab es el tratamiento de primera línea. La isotretinoína (roacutan) usada a menudo en el acné severo puede ayudar a mejorar la hidradenitis, pero su respuesta es mejor en casos menos graves.

Si la hidradenitis no mejora con ningún tratamiento clínico, se debe realizar una cirugía para eliminar la piel cicatrizada y los folículos enfermos y reemplazar la piel extirpada con injertos


Referencias


RELACIONADOS