22 consejos para prevenir la infección urinaria

Foto del autor

Escrito por: Dr. Pedro Pinheiro

Actualizado en:
Tiempo estimado de lectura del artículo: 5 minutos

¿Qué es la infección urinaria?

Infección urinaria es cualquier infección que surge en el tracto urinario, que está formado por los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra.

Generalmente causada por bacterias, la infección del tracto urinario es una de las infecciones más comunes en los humanos, especialmente en las mujeres. Se estima que del 60 al 70% de las mujeres tendrán al menos un episodio de infección del tracto urinario durante su vida.

La cistitis, que es una infección de la vejiga, es la forma más común de infección del tracto urinario y se caracteriza por síntomas como dolor al orinar y necesidad constante de orinar, inclusive cuando la vejiga está vacía.

Muchas mujeres tienen más de un episodio de cistitis durante la vida. Otras tienen más de un episodio al año. Sin embargo, hay también aquellas que presentan la llamada infección urinaria recurrente, con más de 3 episodios de cistitis a cada año.

La cistitis se presenta cuando las bacterias naturales del intestino (enterobacterias) y de la región alrededor del ano, como E. coli, Proteus y Klebsiella logran migrar a la región de la vagina, pasando a colonizar la entrada de la uretra, canal que transporta la orina desde la vejiga. Una vez en la uretra, las bacterias pueden llegar fácilmente a la vejiga, donde se multiplican y causan una reacción inflamatoria intensa.

La infección del tracto urinario es una enfermedad causada por la contaminación de la vejiga por bacterias del propio cuerpo. No es, por lo tanto, una enfermedad transmitida de una persona a otra.

No toda infección urinaria puede ser prevenida; sin embargo, medidas que eviten o dificulten la migración de bacterias de los intestinos para la vejiga ayudan a reducir el riesgo.

En este artículo vamos a hablar sobre algunas medidas simples que pueden ser introducidas con el objetivo de reducir la incidencia de infecciones urinarias. Centrémonos en las mujeres debido a la infección de vías urinarias ser más común en ellas.

Las infecciones urinarias en los hombres están generalmente relacionadas con problemas urológicos, como enfermedades de la próstata, presencia de sonda vesical o catéter doble J o defectos anatómicos de la región urogenital. Hombres jóvenes con infección urinaria frecuente deben siempre ser evaluados por un urólogo.

Si quieres saber más sobre cistitis o infección urinaria, accede a nuestro directorio de artículos sobre el tema en el siguiente enlace: ARTÍCULOS SOBRE INFECCIÓN URINARIA.

Prevención de la infección urinaria

Pase siempre el papel higiénico de adelante hacia atrás.

Como la infección urinaria es causada por bacterias que provienen del perineo y de la región anal, en la hora que estás limpiando el ano o la vagina con un papel higiénico, la dirección debe ser siempre de adelante hacia atrás, es decir, el papel pasa primero en la vagina y después en el ano, nunca al revés. El objetivo es no arrastrar bacterias de la región anal a la vagina.

Siguiendo la misma lógica, no debes pasar el mismo papel dos veces. Pasa el papel solamente una vez. Si necesitas más limpieza, utiliza un pedazo nuevo.

Evita higiene íntima excesiva

La cistitis puede ser causada por malos hábitos de higiene, sino también por exceso de higiene. La vagina tiene su flora natural de gérmenes, que ayudan a prevenir la llegada de las bacterias dañinas del ano. Si limpias la región de la vulva y del perineo con mucha frecuencia, o utilizas productos antisépticos especiales, puede haber una reducción en la población natural de bacterias de tu vagina, lo que facilita la vida de las bacterias invasoras, que encuentran mucho menos competencia en el área alrededor de la uretra.

Por lo tanto, la limpieza debe ser hecha con parsimonia y solamente con agua y jabón suave. No tienes que gastar dinero en la compra de productos especiales para la higiene íntima.

Evita los baños de bañera

El agua de la bañera rápidamente se queda poblada por bacterias en la región del perineo. Si quedas gran parte del tiempo sentada, hay un mayor riesgo de que enterobacterias puedan migrar a la zona alrededor de la uretra. Relajarse en la bañera llena de espuma es muy bonito en las películas, pero si tienes problemas de infección urinaria frecuente, da preferencia a baños con ducha.

Nota: nadar en la piscina o en el mar no es un problema, no solo por el volumen de agua mucho mayor, sino también por la presencia de cloro en la piscina o altas concentraciones de yodo y sal marina.

Evita ducha vaginal

La ducha es la manera más segura, sin embargo, no se debe direccionar la ducha dentro de la vagina. Duchas vaginales no ayudan en la higiene personal e incluso facilitan la migración de enterobacterias.

No use productos químicos en la región íntima

Productos químicos como perfumes, desodorantes o talcos no deben ser utilizados en las partes íntimas ya que pueden causar irritación. Las bacterias se adhieren más fácilmente a lugares donde la piel se queda irritada.

Si la zona alrededor de la uretra está inflamada, las enterobacterias tendrán más facilidad de colonizar el lugar. Evita el uso de cualquier producto basado en alcohol o que tenga olor fuerte en esta región.

Cambia el absorbente íntimo con frecuencia

La presencia de humedad y sangre aumenta el riesgo de proliferación de bacterias. No deje tu absorbente íntimo saturarse durante mucho tiempo, especialmente si es un absorbente externo que puede dejar la piel alrededor de la uretra húmeda y con sangre.

Aún hay controversia entre los expertos sobre qué tipo de absorbente es el más peligroso: interno o externo. En caso de duda, independientemente del absorbente utilizado, cámbialo con frecuencia.

Orina después de las relaciones sexuales.

La infección urinaria no es una enfermedad de transmisión sexual, pero el acto sexual en sí produce fricción, lo que lleva a la irritación de la región genital y ayuda a difundir las bacterias del perineo.

El acto de orinar al final de cada relación sexual ayuda a “lavar” la uretra, sacando las bacterias que pueden haber migrado durante el sexo.

nota: el uso de un condón no disminuye el riesgo de infección del tracto urinario después del coito. Recuerda que la bacteria no viene de la pareja.

Lava el área del perineo antes del sexo

Lavar con agua y jabón la región anal y perineal antes del acto sexual ayuda a reducir la cantidad de enterobacterias que pueden ser empujadas hacia la vagina.

Evita el sexo anal

El sexo anal, especialmente si se realiza antes del sexo vaginal, aumenta considerablemente el riesgo de infección del tracto urinario. La razón es obvia, porque las bacterias de la región anal son llevadas directamente para la vagina. Pero incluso el sexo anal por sí solo puede ser suficiente para propagar las bacterias del recto a la región del perineo.

Bebe mucha agua

La ingesta de líquidos mantiene la orina más diluida y hace que el paciente sienta necesidad de orinar más a menudo, ayudando a expulsar las bacterias que se encuentran en las vías urinarias.

Lea: ¿Cuántos litros de agua debemos beber al día?

Evita mantener la orina por mucho tiempo

Evita intervalos mayores que 4 horas sin orinar. La orina parada en la vejiga facilita la proliferación de bacterias.

No use espermicidas

El uso de espermicidas, gel o crema, aumenta el riesgo de infección del tracto urinario porque puede causar irritación en la región genital. Del mismo modo, los condones con espermicidas también deben ser evitados.

Evita el uso de diafragma

Mujeres que usan diafragmas y tienen infección urinaria frecuentemente deben considerar un cambio del método de control de la natalidad, ya que el diafragma puede ejercer presión sobre la vejiga o la uretra, dificultando el vaciamiento completo de la orina. Una vejiga que no vacía completamente se queda más expuesta a la proliferación de bacterias.

Usa ropas de algodón o tejidos ligeros

Usa ropas ligeras para no dejar la región genital muy húmeda por el sudor. La piel húmeda y cerrada por mucho tiempo debajo de la ropa no permite la circulación de aire promoviendo la proliferación de bacterias.

Consuma alimentos con cranberry (arándano)

Una baya de la familia de las moras, llamada cranberry o arándano rojo es una opción natural para prevenir la cistitis, aunque su eficacia aún no ha sido probada en estudios clínicos.

En estudios de laboratorio in vitro, el arándano demostró ser eficaz para prevenir la adherencia de las bacterias a las células uroepiteliales, condición necesaria para que se produzca la infección de la vejiga.

Sin embargo, en estudios clínicos en humanos los resultados fueron contradictorios o positivos solo en estudios pequeños con problemas metodológicos, lo que no permite decir que exista evidencia científica que apoye el uso del arándano contra la infección del tracto urinario.

El arándano se puede consumir en jugo o en cápsulas que ya se comercializan ampliamente. Los únicos efectos indeseables son un mayor consumo de calorías y azúcar.

Cremas de estrógeno en la menopausia

Después de la menopausia, la falta de estrógenos causa sequedad vaginal y reducción de la flora bacteriana natural. Ambos estos cambios aumentan el riesgo de colonización vaginal por enterobacterias. El uso de estrógenos en forma de crema vaginal ayuda a restaurar el entorno natural de la vagina, reduciendo la incidencia de infecciones del tracto urinario.

Evita el uso indiscriminado de antibióticos

Algunas personas con cuadros frecuentes de infección respiratoria alta, principalmente de la garganta, nariz u oído, terminan haciendo uso frecuente de antibióticos, a menudo innecesariamente, ya que una buena parte de estas infecciones es causada por virus.

El uso indiscriminado de antibióticos durante la vida puede cambiar la composición normal de la flora bacteriana vaginal, facilitando la aparición de infecciones ginecológicas, como candidiasis vaginal, o infección del tracto urinario.

El uso frecuente de antibióticos también puede seleccionar las bacterias de los intestinos, creando cepas resistentes, lo que lleva a la aparición de infecciones urinarias resistentes a antibióticos habituales.

Probióticos

Probióticos Lactobacillus son medicamentos tomados por vía oral o intra vaginales, cuyo objetivo es fortalecer la flora vaginal y obstaculizar el establecimiento de enterobacterias en el área alrededor de la uretra. Todavía es un tratamiento en estudio, pero que al que parece es eficaz en la reducción de la incidencia de infecciones del tracto urinario.

Vacunas

Ya existen vacunas compuestas por cepas muertas de bacterias que causan infecciones del tracto urinario. Las 4 vacunas actualmente en el mercado mundial son: Solco-Urovac, Uro-vaxom, Strovac y Uromune.

Las vacunas que tienen administración intravaginal o intramuscular parecen ser más efectivas que las vacunas orales. El efecto protector, sin embargo, parece reducirse después de unos meses.

Para obtener más información sobre las vacunas contra la infección del tracto urinario, lea: Vacunas para la infección urinaria recurrente.

D-manosa

La D-manosa es un azúcar natural similar a los receptores uroepiteliales a los que se adhieren las bacterias. El consumo de D-manosa, en teoría, haría que las bacterias se unieran a este azúcar, disminuyendo el número de bacterias libres para adherirse a la mucosa de la vejiga.

A pesar de ser posiblemente eficaz, hasta la fecha, los datos publicados sobre su eficacia en la prevención de la cistitis son escasos y poco convincentes.

Tampoco sabemos qué niveles urinarios de D-manosa se necesitan para reducir la incidencia de infecciones del tracto urinario o si la dosis sugerida por los fabricantes es suficiente para hacerlo.

Antibióticos profilácticos

Algunas mujeres, por más que sigan todos los consejos descritos anteriormente, siguen teniendo repetidos cuadros de infección urinaria. En estos casos, el uso prolongado de antibióticos puede estar indicado en dosis bajas.

Los estudios han demostrado que el uso diario de antibióticos, como Bactrim (sulfametoxazol/trimetoprima), puede ser utilizado con seguridad y eficacia durante hasta 5 años, reduciendo en más del 95% la tasa de nuevas infecciones urinarias (lea: Infección urinaria recurrente: causas y prevención).

Antibióticos después del coito

Algunas mujeres tienen cuadros repetidos de cistitis claramente relacionados con la actividad sexual. Son cistitis que surgen siempre 24 a 48 horas después del coito.

En estos casos, la profilaxis con antibióticos puede realizarse puntualmente, solamente después del acto sexual. En lugar de tomar antibióticos todos los días, como se describe en el consejo anterior, la mujer es orientada a tomar una píldora del antibiótico apropiado cada vez que tiene relaciones sexuales.

Hablamos específicamente de la cistitis poscoital en el siguiente artículo: Cistitis de la luna de miel (infección urinaria post sexo).


Referencias


Autor(es)

Médico licenciado por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), con títulos de especialista en Medicina Interna por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y de Nefrología por la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ) y por la Sociedad Brasileña de Nefrología (SBN). Actualmente vive en Lisboa, Portugal, tiene títulos reconocidos por la Universidad de Oporto y por el Colegio de Nefrología de Portugal.

Médica graduada por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), con títulos de especialista en Medicina Interna y Nefrología por la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ) y la Sociedad Brasileña de Nefrología (SBN). Actualmente con sede en Lisboa, Portugal, tiene títulos reconocidos por la Universidad de Oporto y el Colegio de Especialista de Nefrología de Portugal.

Sigue Leyendo

Artículos Similares

¿Tienes alguna duda?

COMENTARIOS Y PREGUNTAS

Deja un comentario