Bromoprida – Para qué sirve y efectos secundarios

¿Qué es la bromoprida?

La bromoprida, también conocida por el nombre comercial Digesan, es un fármaco que actúa estimulando la motricidad gástrica y acelerando el vaciamiento del estómago, lo que lo hace útil en los casos de reflujo gastroesofágico y para los pacientes con cuadro de náuseas y vómitos.

Este texto no tiene como objetivo reproducir el prospecto completo de bromoprida. Lo que haremos es una revisión crítica del fármaco en lenguaje más accesible al público en general, eliminando las partes del prospecto que contiene lenguaje más técnico y resaltando las informaciones que son realmente relevantes para los pacientes que desean tomar el medicamento.

Para qué sirve

En resumen, la principal acción de la  bromoprida es acelerar el vaciamiento del estómago, haciendo que los alimentos presentes en su interior sean más rápidamente transferidos a los intestinos.

La principal acción de la  bromoprida está relacionada con el bloqueo de los receptores de la dopamina en el sistema nervioso central y en el tracto gastrointestinal, de forma similar a lo que hace la metoclopramida, más conocida por el nombre comercial Plasil. De hecho, la bromoprida y la metoclopramida son sustancias casi idénticas, compartiendo el mismo mecanismo de acción y los efectos secundarios. 

El bloqueo de los receptores de  dopamina aumenta la fuerza y la amplitud de las contracciones gástricas y relaja el esfínter pilórico, facilitando el vaciamiento gástrico y acelerando el tránsito intestinal, además de combatir las náuseas y los vómitos. La bromoprida es, por lo tanto, un antiemético y un procinético.

De esta forma, la bromoprida suele ser indicada para las siguientes situaciones 

  • Trastornos de la motilidad gastrointestinal; 
  • Reflujo gastroesofágico;
  • Náuseas y vómitos de origen central o periférico (cirugías, trastornos metabólicos, infecciones o efectos secundarios al uso de medicamentos).

Nombres comerciales

Se puede encontrar la bromoprida en las farmacias bajo la forma genérica o a través de  varios nombres comerciales.

Como ya se ha señalado, el nombre comercial más famoso es Digesan, medicamento que se considera la marca de referencia para la sustancia bromoprida.

Los demás nombres comerciales comunes son:

  • Bromopan
  • Digesprid
  • Digesan
  • Digestil
  • Digestina
  • Fuego
  • Pangest
  • Pamet
  • Pridecil

Cómo tomar

Se puede encontrar la bromoprida en las formas de cápsulas de 10 mg, en solución oral 1 mg/ml o gotas 4 mg / ml.

La acción del medicamento se inicia aproximadamente 30 minutos después de la administración por vía oral y su pico de acción ocurre entre 1 y 2 horas. La alimentación no interfiere en la acción de la  bromoprida.

Cápsulas de 10 mg (solamente en adultos)

1 cápsula de 12/12 h o de 8/8 h (dosis máxima diaria: 60 mg).

Obs: las cápsulas deben ser deglutidas íntegras, no pudiendo ser masticadas, abiertas o aplastadas.

Solución oral 1 mg/ml

Uso en adultos:
10 ml (10mg) de 12/12h o de 8/8h de acuerdo con la orientación médica (dosis máxima 60 mg / día).

Uso en niños:
0,5 ml (0,5 mg) a 1 ml (1,0 mg) por kilo de peso, divididos en tres tomas diarias.

Gotas pediátricas 4 mg/ml

1 a 2 gotas por kilo de peso, tres veces al día.

Corrección de la dosis para pacientes con insuficiencia renal crónica

Como la principal vía de eliminación de la  bromoprida es a través de la orina, en los pacientes con insuficiencia renal crónica y tasa de filtración glomerular inferior a 40 ml/ min, el tratamiento debe iniciarse con aproximadamente la mitad de la dosis recomendada.

Efectos secundarios

La bromoprida es un medicamento bien tolerado por la inmensa mayoría de los pacientes, presentando pocos y raros efectos secundarios severos. Entre las reacciones adversas más frecuentes podemos citar: inquietud, somnolencia y cansancio, que ocurren en aproximadamente el 10% de los pacientes.

Más raramente, también pueden ocurrir: 

  • Insomnio.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareo.
  • Síntomas extra piramidales *.
  • Movimientos involuntarios. 
  • Galactorrea (secreción de la leche por las mamas).
  • Ginecomastia (aumento del volumen de las mamas en hombres).
  • Retención de líquido.
  • Erupciones cutáneas, incluyendo urticaria.
  • Confusión mental.
  • Náuseas.
  • Diarrea.
  • Incontinencia urinaria.
  • Hipertensión arterial.
  • Depresión.
  • Aumento de la presión intraocular.

* Síntomas extrapiramidales: son reacciones distónicas agudas que surgen en las primeras 24 a 48 horas de uso. El riesgo de estas reacciones es más elevado cuando se utilizan dosis superiores a las recomendadas y en pacientes menores de 30 años. Los síntomas pueden incluir movimientos involuntarios de los miembros, contracciones de los músculos de la cara, tortícolis, protrusión de la lengua, alteraciones del habla y trismo (contractura dolorosa de la musculatura de la mandíbula).

Debido al mayor riesgo de efectos secundarios, el uso de bromoprida debe ser hecho  con precaución en los siguientes grupos: niños, ancianos, personas que sufren de glaucoma, diabetes, enfermedad de Parkinson, insuficiencia renal, hipertensión y personas sensibles a los fármacos antipsicóticos.

Los pacientes con historia de reacción alérgica a la aspirina (ácido acetilsalicílico), a la procaína (anestésico) o a la procainamida (medicamento para arritmia cardiaca) también pueden presentar reacción a la bromoprida.

Contraindicaciones

No se debe utilizar la bromoprida en los siguientes casos:

  • Pacientes con antecedentes de alergia a los componentes de la fórmula.
  • Cuando la estimulación de la motilidad gastrointestinal puede ser peligrosa como, por ejemplo, en presencia de hemorragia, obstrucción mecánica o perforación gastrointestinal.
  • Pacientes epilépticos o que están recibiendo otros medicamentos que puedan causar reacciones extrapiramidas
  • Pacientes con historia de discinesia tardía o reacción distal a la bromoprida.
  • Niños menores de 1 año de edad, debido al riesgo aumentado de agitación, irritabilidad y convulsiones.
  • Pacientes con feocromocitoma.

Uso durante el embarazo y la lactancia

La bromoprida es un medicamento que presenta una graduación C en la categoría de riesgo en el embarazo. Esto significa que no existen estudios científicos adecuados y bien controlados sobre la acción de este fármaco en las mujeres embarazadas. Por lo tanto, no se debe administrar la bromoprida a las embarazadas a menos que, a criterio médico, los beneficios potenciales para la paciente superen los posibles riesgos para el feto.

La bromoprida se excreta por la leche materna, por lo que no debe ser administrada en mujeres que están amamantando.

Interacciones medicamentosas

Los efectos de la bromoprida en la motilidad gastrointestinal son inhibidos por medicamentos con acción anticolinérgica o analgésicos opioides, como la morfina o el fentanil.

El efecto sedante de bromoprida puede potenciarse cuando se administra concomitantemente con sedantes, hipnóticos, narcóticos o tranquilizantes.

La bromoprida puede disminuir la absorción de fármacos por el estómago (como la digoxina) y acelerar aquellos que son absorbidos por el intestino delgado (como el paracetamol, la tetraciclina, la levodopa y las bebidas alcohólicas). Puede haber potenciación de los efectos sedantes cuando se administra bromoprida junto con alcohol.

Los medicamentos inhibidores de monoaminooxidasa (MAO), cuando se asocian a la bromoprida, pueden aumentar la liberación de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) y causar un pico hipertensivo en los pacientes hipertensos.

En virtud de ser fármacos casi idénticos, la bromoprida no debe ser administrada junto con la metoclopramida, pues ambas potencian sus efectos colaterales, que son similares.

La bromoprida no interfiere con la eficacia de los anticonceptivos.

No hay datos disponibles hasta el momento sobre la interferencia de bromoprida en los resultados de las pruebas de laboratorio.


Referencias


RELACIONADOS