Ácido fólico

El ácido fólico o folato (vitamina B9) es un nutriente esencial para nuestra salud, ya que es necesario para la formación de ADN y una serie de reacciones enzimáticas implicadas en la producción de aminoácidos y en el metabolismo de las vitaminas.

Durante el embarazo, la demanda del cuerpo por folato aumenta considerablemente, ya que esta vitamina también es necesaria para el crecimiento y desarrollo del feto. La deficiencia de ácido fólico durante el embarazo está asociada con anomalías fetales graves, especialmente los llamados defectos del tubo neural. Las anomalías en la formación del tubo neural son la segunda causa más común de malformación fetal, perdiendo solamente para  las enfermedades congénitas cardiacas.

El tubo neural es una estructura embrionaria que da lugar a la médula espinal, vértebras, meninge, cerebro y cráneo. Defectos en la formación del sistema nervioso del feto se producen en las mujeres embarazadas que han tenido niveles insatisfactorios de ácido fólico en el cuerpo durante el embarazo.

En este artículo vamos a explicar por qué el reemplazo de ácido fólico es una de las más importantes medidas preventivas en el embarazo.

Obs: los términos ácido fólico y folato frecuentemente se utilizan como sinónimos, pero no son exactamente lo mismo. El ácido fólico es la forma sintética del folato, también llamado vitamina B9. En este artículo, sin embargo, vamos a usar solamente el ácido fólico, tanto para la forma natural como sintética, por ser este un término más conocido por la población laica.

¿Qué son los defectos del tubo neural?

El defecto en la formación del tubo neural puede dar lugar a varias mal formaciones fetales, tales como:

  • Anencefalia, que es la ausencia de una parte del cerebro y de la tapa del cráneo.
  • Espina bífida, una malformación de la medula espinal, en que algunas vértebras no se forman completamente, permitiendo que parte de la médula espinal si proyecte en la apertura en los huesos.
  • Encefalocele, que es un defecto en el que ocurre la herniación del cerebro y de las meninges por aberturas en el cráneo.

Los problemas estructurales generados por defectos en el tubo neural suelen ser graves y sin tratamiento definitivo. Cuando no llevan a la muerte del bebé, generalmente causan discapacidad significativa.

Una de las principales causas de las malas formaciones del tubo neural es la deficiencia de ácido fólico durante el embarazo. Por lo tanto, no es sorprendente que este tipo de malformación pueda ser prevenida con el suplemento de ácido fólico.

Sin embargo, hay un gran problema que hace que la solución no sea tan simple como parece. El tubo neural se forma en las primeras 4 semanas de vida del embrión. Como la mayoría de las mujeres descubre que está embarazada después de, al menos 5 o 6 semanas de gestación, el proceso de formación del tubo neural ya está completado en el momento del diagnóstico de embarazo. Después de las 6 semanas de gestación, la acción preventiva de ácido fólico es mucho menor.

Por lo tanto, cada mujer que tenga la intención de quedarse embarazada debe empezar a tomar ácido fólico durante al menos 1 mes antes de embarazarse, con el fin de garantizar niveles satisfactorios a la hora de la formación del sistema nervioso fetal.

¿Qué es el ácido fólico?

El ácido fólico es una vitamina de la familia de vitamina B, necesaria en la síntesis de ADN y nuevas células. Durante el embarazo, la mujer necesita de cantidades suficientes de ácido fólico para ella y el feto, que está en proceso de formación.

El ácido fólico se encuentra naturalmente en alimentos como espinacas, lechuga, brócoli, frijoles, cereales, coles de bruselas, patata, arroz, frutas y carne de hígado.

Actualmente, en muchos países del mundo, diversos alimentos reciben suplementos de ácido fólico, incluyendo varios cereales como arroz, trigo y maíz. En Brasil, la harina de trigo y maíz debe ser, por ley, enriquecida con ácido fólico. En los Estados Unidos, el FDA (Food and Drug Administration) desde 1998 indica el suplemento de ácido fólico en todos los cereales. Esta actitud reduce en un 50% la incidencia de defectos del tubo neural en ese país.

El ácido fólico es importante en la prevención de defectos del tubo neural, pero también es esencial en el crecimiento del feto, por lo que debe ser consumido antes y durante el embarazo

Deficiencia de ácido fólico

A pesar de ser una vitamina presente de forma natural en diversos alimentos, el reemplazo artificial de ácido fólico es la forma más efectiva para prevenir defectos del tubo neural. Esto ocurre porque la biodisponibilidad del ácido fólico en suplementos o alimentos artificialmente enriquecidos es sustancialmente mayor que la biodisponibilidad del folato obtenido en los alimentos naturales.

Un estudio estadounidense realizado entre 2007 y 2012 demostró que 1 a cada 4 americanos mostraron niveles de ácido fólico por debajo de lo recomendado. Hay muchos factores que pueden explicar este alto número, entre ellos:

  • Dietas bajas en carbohidratos pueden llevar a una deficiencia de ácido fólico, ya que las masas son panes elaborados con granos fortificados.
  • Algunos medicamentos, como carbamazepina, ácido valproico, fenitoína, fenobarbital, metformina, metotrexato, sulfasalazina, triantereno y sulfametoxazol-trimetoprima, interfieren en los niveles de ácido fólico.
  • Alto consumo de alimentos designados como “orgánico”, que no reciben suplemento artificial de ácido fólico.
  • Condiciones médicas o quirúrgicas que causan mala absorción intestinal, como, por ejemplo, enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn o resección del intestino.
  • Tabaquismo (Lee: CÓMO DEJAR DE FUMAR Y ENFERMEDADES DEL CIGARRILLO).
  • Alcoholismo (Lee: RIESGOS DEL ALTO CONSUMO DE ALCOHOL).

El reemplazo de ácido fólico antes y durante el embarazo ayuda a reducir el riesgo relevante de defectos del tubo neural, sin embargo, no elimina el riesgo en un 100%. Situaciones como la diabetes mal controlada, defectos cromosómicos y obesidad también se relacionan con un mayor riesgo de problemas del tubo neural.

Se estima que el reemplazo del ácido es capaz de evitar aproximadamente el 50 a 70% de los casos de defectos del tubo neural.

¿Cuál es la dosis necesaria de ácido fólico al día?

En algunas mujeres, solamente la alimentación  puede no ser suficiente para mantener buenos niveles de ácido fólico durante el embarazo. Por lo tanto, por seguridad, se recomienda el suplemento para todas las mujeres embarazadas y mujeres que deseen quedarse embarazadas. De hecho, cómo hasta la mitad de todos los embarazos ocurren sin planificación, el más seguro es que todas las mujeres en edad fértil se preocupen con el consumo de ácido fólico.

La dosis mínima diaria de ácido fólico que se recomienda para mujeres embarazadas es de 0,4 mg al día. Existen en el mercado tabletas de 0,2 mg hasta 15mg. La forma más común es la tableta de ácido fólico de 5 mg, que es más que suficiente para reponer las reservas de la madre.

En mujeres embarazadas con alto riesgo de deficiencia de ácido fólico, como son los casos de mujeres que hacen uso de uno de los medicamentos mencionados anteriormente, se recomienda la dosis mínima de ácido fólico que es 5 mg al día.

compartir
Médico especialista en Medicina Interna y Nefrología. Títulos reconocidos por el Colegio de Nefrología Portugués y la Sociedad Brasileña de Nefrología. Editor jefe del sitio web MD.Saúde desde 2008