DEMENCIA – Causas, síntomas y tratamiento

¿Qué es demencia?

La demencia es un síndrome que se caracteriza por el deterioro progresivo de las funciones cognitivas, incluidas la memoria, el razonamiento, el lenguaje y las habilidades sociales, hasta el punto de interferir con las actividades normales de la vida del paciente.

La demencia no es una enfermedad en sí misma, sino un término que abarca un conjunto de signos y síntomas neurológicos que pueden ser causados ​​por varias enfermedades neurodegenerativas diferentes, la más famosa de las cuales es la enfermedad de Alzheimer, que es responsable de más del 60% de los casos.

Aunque la demencia se vuelve más común a medida que las personas envejecen (hasta la mitad de las personas mayores de 85 años tienen algún grado de esta afección), la enfermedad no puede ser considerada de ninguna manera una parte normal del envejecimiento. El ser humano puede vivir perfectamente hasta más de 90 años sin mostrar ningún signo de demencia.

Alrededor del mundo, cerca de 50 millones de personas tienen demencia, que es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre los ancianos. En la población mayor de 60 años, alrededor del 5% presenta criterios para el diagnóstico de la enfermedad.

El paciente anciano con demencia a menudo es etiquetado por la población laica como esclerótico, gaga o decaído. Estos términos son peyorativos y no deben ser usados para describir la condición del paciente.

Cómo aparece

La demencia es causada por el daño a las células cerebrales, lo que impide la comunicación entre ellas. Cuando las neuronas no pueden comunicarse normalmente, el pensamiento, el comportamiento y los sentimientos pueden verse afectados.

El cerebro se divide en varias regiones distintas, cada una de las cuales es responsable de diferentes funciones, como la memoria, el juicio y el movimiento.

Los diferentes tipos de demencia están relacionados con diferentes tipos de daño a las neuronas en diferentes regiones del cerebro.

Por ejemplo, en la enfermedad de Alzheimer, altos niveles de ciertas proteínas, principalmente beta amiloide y tau, se acumulan dentro y fuera de las células cerebrales causando su degeneración y muerte.

Las células del hipocampo, la región del cerebro que es el centro de aprendizaje y memoria, suelen ser las primeras en dañarse. Por lo tanto, la pérdida de memoria es a menudo uno de los primeros síntomas de la demencia de Alzheimer.

Siendo así, la demencia generalmente surge cuando hay un proceso degenerativo de neuronas que impide la comunicación entre las células cerebrales y lleva, a la larga, a la atrofia y la muerte de los tejidos cerebrales.

Causas

Hay varias causas de demencia, las principales son:

  • Enfermedad de Alzheimer
  • Demencia vascular.
  • Demencia con cuerpos de Lewy.
  • Demencia frontotemporal (enfermedad de Pick).
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Traumatismo craneal recurrente.
  • Alcoholismo.
  • Enfermedad de Huntington.
  • Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

Las primeras cinco enfermedades enumeradas anteriormente son responsables de más del 90% de los casos diagnosticados.

Mal de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia en el mundo y representa del 60 al 80% de todos los casos.

Aunque no se conocen todas las causas de la enfermedad de Alzheimer, sabemos que la enfermedad tiene una influencia genética y se produce por la formación y aglomeración de neuronas en las placas de proteína beta-amiloide y enmarañados  fibrosos de la proteína tau. Ambas estructuras proteicas dañan las neuronas sanas y sus conexiones.

Hablamos más específicamente sobre la enfermedad de Alzheimer en el artículo: ENFERMEDAD DE ALZHEIMER – Causas, síntomas y tratamiento.

Demencia vascular

La demencia vascular es la segunda causa más común e implica lesión neurológica por infartos cerebrales múltiples y pequeños.

A diferencia de los accidentes cerebrovasculares (ACV), que generalmente ocurren cuando se obstruyen vasos cerebrales importantes, la demencia vascular surge como resultado de la acumulación progresiva de infartos pequeños a lo largo del tiempo, causada por la obstrucción de los vasos pequeños.

Los factores de riesgo son los mismos que para el accidente cerebrovascular: diabetes, hipertensión arterial, colesterol alto, tabaquismo, etc.

Es bastante común encontrar pacientes con demencia vascular y otra causa al mismo tiempo, como la enfermedad de Alzheimer. Estas condiciones se llaman demencia mixta.

Demencia con cuerpos de Lewy

La demencia con cuerpos de Lewy también es una forma de demencia causada por estructuras de proteínas anormales, llamadas cuerpos de Lewy, que se forman dentro de las células cerebrales.

Además de los cambios cognitivos, la enfermedad también causa alucinaciones visuales, trastornos del sueño y síntomas similares a los de la enfermedad de Parkinson, como temblores, rigidez y dificultad para moverse.

Esta forma de demencia es más común en pacientes mayores de 75 años y corresponde a aproximadamente el 10% de los casos.

Demencia frontotemporal

La demencia frontotemporal, también llamada enfermedad de Pick, es una forma de demencia que, como su nombre indica, implica la degeneración de las neuronas en el lóbulo frontal y temporal del cerebro. Los depósitos anormales de proteínas también están involucrados en la patogénesis de esta enfermedad.

Como estas áreas del cerebro afectadas son aquellas relacionadas con el comportamiento, la personalidad y el lenguaje, los síntomas iniciales generalmente incluyen desinhibición, pérdida de juicio, impulsividad, distracción, retraimiento social, comportamiento estereotipado y cambios en el habla.

Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por la participación de neuronas que controlan el movimiento. Con los años, sin embargo, las áreas relacionadas con la cognición también tienden a verse afectadas, por lo que la demencia es uno de los signos de enfermedad avanzada.

Explicamos el Parkinson en el artículo: ENFERMEDAD DE PARKINSON. Causas, síntomas y tratamiento.

Traumatismos craniales recurrentes

Las lesiones recurrentes del cráneo pueden causar una afección conocida como encefalopatía traumática crónica, que es una forma de demencia relacionada con múltiples lesiones en la cabeza.

Los atletas deportivos con alto contacto físico se encuentran en el grupo de mayor riesgo, incluido el fútbol, ​​el boxeo y el hockey sobre hielo.

Alcoholismo

Los alcohólicos a menudo tienen graves deficiencias nutricionales, siendo la falta de tiamina (vitamina B1) una de las más importantes y comunes.

La deficiencia prolongada de tiamina causa daño permanente a las neuronas y desencadena una demencia llamada síndrome de Korsakoff.

El síndrome de Korsakoff se caracteriza por apatía y cambios en la memoria reciente.

Causas reversibles

Docenas de otras enfermedades y afecciones pueden provocar demencia, incluidas infecciones del sistema nervioso central, enfermedades autoinmunes y trastornos metabólicos.

En muchas de estas causas, la demencia puede revertirse al tratar la enfermedad subyacente.

Entre las principales causas de demencia reversible podemos mencionar:

  • Trastorno neurocognitivo asociado con el VIH.
  • Esclerosis múltiple.
  • Hidrocefalia de presión normal.
  • Hematoma subdural.
  • Intoxicación por metales pesados.
  • Hipotiroidismo severo.
  • Neuro-sífilis.

Síntomas

Las diferentes formas de demencia pueden presentarse con diferentes tipos de signos y síntomas. Dos pacientes con la misma forma de demencia también pueden tener condiciones clínicas muy diferentes.

El paciente demente no suele reconocer los síntomas por sí mismo, generalmente son los familiares y amigos cercanos quienes notan los cambios.

Como la enfermedad tiene un inicio gradual, el reconocimiento de los síntomas generalmente lleva tiempo, ya que es muy común que la familia al principio atribuya incorrectamente los signos iniciales al proceso normal de envejecimiento.

A menudo, solamente cuando el paciente deja de conducir, no puede controlar las finanzas de la casa, ya no puede tomar los medicamentos correctamente sin ayuda, o se pierde al salir de la casa es que las personas más cercanas reconocen que algo más en serio está ocurriendo.

El número de síntomas, las funciones deterioradas y la velocidad con que progresa la enfermedad pueden variar mucho de una persona a otra. En algunos, la demencia severa ocurre dentro de los cinco años posteriores al diagnóstico; Para otros, la progresión a etapas más avanzadas puede llevar más de 10 años.

En general, las demencias tienen tres grupos principales de síntomas:

  • Cambios cognitivos
    • Pérdida de memoria.
    • Dificultad para comunicarse o encontrar palabras.
    • Pérdida de orientación en el espacio, lo que hace que el paciente se pierda incluso en lugares conocidos.
    • Pérdida de orientación con el tiempo, lo que hace que el paciente no sepa qué día, mes o año es.
    • Dificultad para razonar o resolver problemas.
    • Dificultad para hacer frente a tareas complejas.
    • Dificultad para planificar y organizar.
    • Confusión y desorientación.
  • Cambios psicológicos
    • Cambios de personalidad.
    • Depresión.
    • Ansiedad.
    • Comportamiento inapropiado.
    • Paranoia.
    • Agitación.
    • Alucinaciones
  • Cambios motores
    • Pérdida de coordinación motora.
    • Dificultad para realizar tareas habituales, como comer, vestirse o bañarse solo.
    • Incontinencia urinaria o fecal.
    • Temblor (no es un síntoma típico de demencia, pero está presente en varias de sus causas).

La pérdida de memoria es el síntoma más común y característico de las demencias. En la gran mayoría de los casos, el paciente no informa la queja de pérdida de memoria, sino sus amigos y familiares.

La pérdida de memoria auto informada, es decir, la informada por el propio paciente, no parece estar relacionada con el desarrollo posterior de demencia.

Por otro lado, cuando la pérdida de memoria es un síntoma que llama la atención de las personas que rodean al paciente, a menudo es una fuerte indicación de un problema cognitivo.

El deterioro de la memoria ocurre lenta y progresivamente. Inicialmente, el paciente simplemente olvida algo simple y sin importancia. Con el tiempo, los eventos recientes y la nueva información se olvidan fácilmente. El paciente puede contar la misma historia una y otra vez, porque no recuerda haberla contado antes.

En etapas más avanzadas, el paciente con demencia puede que ni siquiera sea capaz de reconocer a sus propios familiares.

Diagnóstico

No hay prueba o examen que solo pueda diagnosticar la demencia y su causa.

Para diagnosticar la demencia e identificar el tipo, el médico utiliza el examen físico y el historial médico del paciente, además de las impresiones de la familia.

Existen pruebas cognitivas estandarizadas para evaluar el grado de dificultad de la persona con diferentes tipos de problemas. El más conocido es el mini-mental, que es un cuestionario en el que se evalúan las siguientes características:

  • Orientación espacio-tiempo (capacidad de reconocer dónde se encuentra y en qué fecha se encuentra).
  • Capacidad de atención, concentración y memoria.
  • Capacidad de abstracción y realizar cálculos simples.
  • Lenguaje y percepción visual-espacial.
  • Capacidad para seguir instrucciones básicas.

Estas pruebas ayudan en el diagnóstico y sirven para controlar la progresión de la enfermedad a lo largo de los años.

Los análisis de sangre generalmente se realizan para descartar otras enfermedades que pueden simular la demencia o para diagnosticar causas tratables, como infecciones o cambios metabólicos u hormonales.

Las pruebas de imágenes cerebrales, generalmente imágenes de resonancia magnética, a menudo se realizan para identificar causas secundarias de demencia, como accidente cerebrovascular, sangrado, hidrocefalia, infecciones o tumores.

Tratamiento

El tratamiento más apropiado para la demencia depende de su causa.

En causas tratables, como pacientes con VIH, hipotiroidismo severo, neurosífilis, hidrocefalia, etc., el tratamiento debe enfocarse en las enfermedades mismas y no en la demencia, que es solo una consecuencia de la enfermedad subyacente.

En casos de demencia vascular, el control de los factores de riesgo es importante para limitar la progresión de la enfermedad. Evitar los cigarrillos y las bebidas alcohólicas, controlar el peso, la presión arterial, la diabetes y el colesterol son esenciales.

En la gran mayoría de los casos, la demencia no tiene cura. En estos pacientes, el tratamiento tiene como objetivo controlar los síntomas.

La mayoría de los medicamentos ha sido desarrollada para tratar la enfermedad de Alzheimer, pero también pueden ser usados para otros tipos de demencia.

Medicamentos

Los medicamentos más utilizados en el tratamiento de las demencias son:

  • Donepezil.
  • Rivastigmina.
  • Galantamina.
  • Memantina.

De estos 4 medicamentos, la memantina es la única que parece tener cierto grado de protección contra la progresión de la enfermedad. Aun así, este efecto no es muy relevante.

En la práctica, el tratamiento no tiene como objetivo curar o prevenir la progresión de la enfermedad, sino más bien aliviar los síntomas y mejorar la calidad de la vía del paciente.

Estos medicamentos actúan preferentemente sobre los síntomas relacionados con la pérdida de memoria.

El médico también puede recetar medicamentos específicos para tratar otros síntomas asociados con la demencia, como depresión, trastornos del sueño, alucinaciones, parkinsonismo o inquietud.

Tratamientos sin prueba científica

Ya han sido probados varios tipos de drogas y sustancias en el tratamiento de la demencia. Pocos mostraron alguna evidencia de efectividad para los estudios.

A continuación, enumeramos algunos tratamientos que no han demostrado ser efectivos mediante estudios clínicos en el tratamiento de las demencias:

  • Estatinas.
  • Omega 3.
  • Ginkgo Biloba.
  • Reposición de estrógeno.
  • Antinflamatorios.
  • Reposición de vitaminas (excepto vitamina E).

La administración de 2000 UI de vitamina E es la única que tiene cierto apoyo en la literatura científica. Aunque todavía no hay un estudio grande y definitivo, los ensayos clínicos pequeños parecen mostrar pocos beneficios de la suplementación con vitamina E.


Referencias


RELACIONADOS