Toxoplasmosis en el embarazo: riesgos y síntomas

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es la infección causada por el parásito Toxoplasma gondii. A pesar de ser muy común, la toxoplasmosis es una enfermedad relativamente desconocida en la población porque en la gran mayoría de los casos, la infección es asintomática y pasa desapercibida. Es solamente en pacientes inmunodeprimidos y en mujeres embarazadas que el Toxoplasma gondii se vuelve realmente peligroso.

Se estima que aproximadamente 1/3 de la población mundial ya ha entrado en contacto con el parásito. Incluso en países con un alto grado de desarrollo, como los Estados Unidos y Francia, más de la mitad de la población tiene anticuerpos contra el parásito, una señal de que el individuo ya ha sido infectado en algún momento de la vida.

Los mamíferos y las aves pueden contaminarse con T. gondii, pero el parásito solamente puede producir huevos dentro de los intestinos de los gatos, razón por la cual los gatos se denominan huéspedes primarios. Todos los demás animales son huéspedes intermedios, ya que solo tienen el parásito adulto en su cuerpo.

Los huevos del parásito llegan al medio ambiente cuando los gatos defecan. La contaminación ocurre cuando estos huevos son ingeridos por un animal. En el caso de los humanos, la ingestión generalmente es causada por la contaminación de las manos en el suelo, seguida del contacto con la boca.

Antes de continuar con las explicaciones sobre la toxoplasmosis en el embarazo, vale la pena revisar cómo se realiza el diagnóstico serológico de la enfermedad.

Diagnóstico en el embarazo: IgM e IgG

Durante la atención prenatal, el obstetra solicita un poco de serología (análisis de sangre que muestra las principales infecciones que ha tenido la mujer embarazada) para evaluar el estado inmunitario de la mujer embarazada.

Cinco infecciones son de gran importancia en el embarazo debido al riesgo de transmisión al feto:

El mayor riesgo para el feto ocurre cuando una madre sin anticuerpos contra la toxoplasmosis adquiere la enfermedad durante el embarazo. Para saber qué mujeres son susceptibles a la infección durante el embarazo, solicitamos serología de toxoplasmosis cada período prenatal.

La serología es básicamente una dosis de anticuerpos específicos. Una serología para toxoplasmosis es aquella que busca anticuerpos contra Toxoplasma gondii, un parásito que causa la enfermedad. El razonamiento es el siguiente: nuestro cuerpo solamente crea anticuerpos contra cierto agente infeccioso si estamos expuestos a él. Por lo tanto, tener anticuerpos contra la toxoplasmosis significa haber sido infectado por el parásito en algún momento de la vida.

Para resumir un proceso extremadamente complejo, podemos decir que nuestro cuerpo básicamente trabaja con dos anticuerpos, llamados IgM (inmunoglobulina M) e IgG (inmunoglobulina G). Tan pronto como un nuevo germen ingresa a nuestro cuerpo, nuestro sistema inmunitario comienza a producir el anticuerpo IgM, que se denomina anticuerpo de fase aguda. La IgM es un anticuerpo menos específico, pero se puede producir en unos pocos días. En la toxoplasmosis, es posible identificar IgM circulante de 5 a 7 días después de la contaminación.

Después de aproximadamente 4 semanas, cuando nuestro sistema inmunitario ya conoce bien el agente invasor, el cuerpo reemplaza el anticuerpo IgM con el anticuerpo IgG, que es más fuerte y más específico contra la toxoplasmosis. Por lo tanto, después de 4 semanas, el paciente ya no tiene IgM positiva y solo tiene IgG positiva para la toxoplasmosis. Esta IgG para toxoplasmosis seguirá siendo positiva por el resto de su vida y evitará que el parásito se multiplique dentro de nuestro cuerpo.

En resumen, un paciente con toxoplasmosis aguda tiene IgM positiva, mientras que un paciente que ha tenido toxoplasmosis y tiene el parásito inactivo en el cuerpo tendrá IgG positiva. Los que nunca han estado expuestos al toxoplasma tienen IgM e IgG negativas.

Dado que la toxoplasmosis no causa enfermedad en el 90% de las personas, la única forma de saber si el paciente ya ha estado expuesto al toxoplasma es midiendo la IgG para detectar toxoplasmosis.

Toxoplasmosis en el embarazo 

Es importante enfatizar que el problema no está en aquellas madres que adquirieron toxoplasmosis antes de quedarse embarazadas. Las mujeres que ya tenían IgG para toxoplasmosis positiva antes de quedar embarazadas no corren el riesgo de transmitirla a sus fetos. En estos casos, el toxoplasma está latente en los tejidos musculares y el sistema inmunitario de la madre se encarga de mantenerlo alejado del feto.

La única excepción ocurre en casos de inmunosupresión de la madre, como en mujeres embarazadas con SIDA, por ejemplo. En estos casos, como el sistema inmunitario es débil, el toxoplasma adquirido años antes puede volverse activo e infectar al feto durante el embarazo.

El riesgo de toxoplasmosis en el embarazo ocurre en aquellas madres que nunca han tenido contacto previo con el parásito, que tienen serología negativa, es decir, IgM e IgG negativas para toxoplasmosis. Estas son mujeres embarazadas en riesgo, porque la toxoplasmosis congénita ocurre cuando las mujeres adquieren el Toxoplasma durante el embarazo.

Por lo tanto, si durante el examen prenatal la futura madre ya tiene una IgG positiva para la toxoplasmosis, puede estar tranquila, ya que no corre el riesgo de transmitir la enfermedad al feto.

Sin embargo, si se descubre que la madre es IgG negativa, se debe tomar algunas precauciones para minimizar el riesgo de contaminación durante el embarazo:

  • Evitar consumir carnes poco cocidas, especialmente carne de cerdo.
  • Lavar bien las frutas y verduras antes de comerlas.
  • Lavar bien los cuchillos y platos que hayan estado en contacto con carne cruda.
  • Congelar la carne durante una semana antes de consumirla ayuda a matar los parásitos.
  • No comer carne de fuentes poco confiables.
  • Evitar beber agua no embotellada.
  • No practicar jardinería.
  • Evitar el contacto prolongado con gatos.

Mujeres embarazadas y gatos

Los gatos son los únicos animales que, si están contaminados con el Toxoplasma, comienzan a eliminarlos en las heces, sirviendo como fuente de contaminación del medio ambiente y las personas. En otros animales, el parásito está alojado y dormido en los músculos, por lo que comer carne cruda es actualmente el principal factor de riesgo de contaminación por toxoplasmosis.

Siendo así, las mujeres embarazadas susceptibles a la toxoplasmosis (IgG negativa) deben evitar la ingesta de carnes crudas y el contacto cercano con los gatos.

Soy una mujer embarazada con IgG negativa y tengo un gato mascota. ¿Necesito deshacerme de él?

No, no tienes que hacerlo. Pero debes tomar algunas precauciones:

  • Llévelo al veterinario para averiguar su estado inmunológico.
  • Pídale a alguien que limpie la caja de arena para gatos diariamente. Intenta no entrar en contacto con las heces del felino.
  • Aliméntalo solo con raciones; nunca lo dejes comer carne cruda.
  • Evita dejar salir al gato de la casa, para que no corras el riesgo de contraer el parásito.
  • Evitar los insectos en el hogar, especialmente las moscas y las cucarachas, que pueden transportar el parásito y ser comido por el animal.

Si tu gato está bien cuidado, come adecuadamente y no suele caminar libremente por la calle, la posibilidad de que tenga toxoplasmosis es muy pequeña.

Cuando las mujeres embarazadas tienen el cuidado adecuado, la tasa de contaminación es baja. Actualmente, menos de 8 de cada 1000 (es decir, 0.8%) mujeres embarazadas con serología de toxoplasmosis negativa terminan infectadas durante el embarazo

Al igual que con cualquier otra paciente con un sistema inmunitario intacto, la toxoplasmosis en el embarazo generalmente no causa síntomas. En los casos raros donde hay síntomas, generalmente son leves e inespecíficos, como fiebre baja, cansancio y dolor muscular. Por lo tanto, en las mujeres con IgG negativa, la serología debe repetirse seriamente durante todo el embarazo para asegurarnos de que no haya surgido una IgM positiva indicativa de infección reciente. No se puede confiar solo en los síntomas para saber si alguien ha sido infectado recientemente con Toxoplasma.

Toxoplasmosis congénita

Como ya se explicó exhaustivamente, la toxoplasmosis congénita ocurre cuando las madres con serología negativa para la toxoplasmosis (IgG negativa) entran en contacto con el parásito durante el embarazo.

Las mujeres que pretenden quedar embarazadas, pero que acaban de infectarse con toxoplasmosis deben respetar un intervalo mínimo de 6 meses entre la cura y el embarazo para evitar el riesgo de transmisión del parásito al feto.

Cuanto mayor es la edad gestacional en el momento de la infección, mayor es el riesgo de transmisión del parásito al feto. La toxoplasmosis adquirida en la 13a semana, 26a semana o 36asemana presenta un riesgo del 15%, 44% y 71% de transmisión al feto, respectivamente.

Síntomas

La mayoría de los recién nacidos con toxoplasmosis es asintomática inmediatamente al nacer. Menos del 30% ya nacen con síntomas de toxoplasmosis congénita, como coriorretinitis, calcificaciones intracraneales, hidrocefalia (acumulación de líquido cefalorraquídeo dentro del cráneo), lesiones dermatológicas y linfadenopatía generalizada (ganglios linfáticos agrandados en todo el cuerpo).

Sin embargo, aquellos que nacen sin síntomas, si no son diagnosticados y tratados adecuadamente, tienen un alto riesgo de desarrollar síntomas de toxoplasmosis congénita. Además de las lesiones oculares graves, estos niños pueden tener sordera, retraso del desarrollo mental y epilepsia. Los casos más graves pueden progresar hasta la muerte.

La ecografía fetal puede detectar el 30% de los casos de malformaciones del feto causadas por toxoplasmosis mientras aún está dentro del útero. En países que permiten el aborto, puede estar indicada la interrupción del embarazo, ya que estos bebés ya tienen secuelas neurológicas severas y una alta mortalidad en los primeros días de vida.

Prevención

Las madres que desarrollan toxoplasmosis durante el embarazo, independientemente de la edad gestacional, deben tratarse hasta el final del embarazo con un cóctel de antibióticos compuestos de pirimetamina, sulfadiazina y espiramicina.

Si, a pesar del tratamiento, el niño nace con toxoplasmosis, sintomático o no, también debe tratarse. El esquema indicado es Pirimetamina + Sulfadiazina. El tratamiento dura 12 meses.


Referencias


También te puede interesar

Médico licenciado por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), con títulos de especialista en Medicina Interna por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y de Nefrología por la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ) y por la Sociedad Brasileña de Nefrología (SBN). Actualmente vive en Lisboa, Portugal, tiene títulos reconocidos por la Universidad de Oporto y por el Colegio de Nefrología de Portugal.