¿Qué significa tener un soplo cardíaco?

¿Qué es el soplo cardiaco?

La sangre fluye de modo continuo, silencioso y en una sola dirección dentro del corazón. Aquel «tum-tum, tum, tum» que habitualmente oímos al auscultar el corazón no es el ruido de la sangre, sino que es un sonido producido por el cierre de las válvulas cardíacas.

La presencia de un soplo cardíaco -que es un sonido tipo un soplo detectado a través de la auscultación del corazón con estetoscopio- sugiere fuertemente existencia de algún problema estructural en el corazón, principalmente si se detecta en adultos o ancianos. El soplo se produce siempre que la sangre sufre turbulencia durante su paso por el interior del corazón, especialmente cuando hay algún cambio estructural de las válvulas cardíacas.

Eventualmente, el soplo también puede surgir en corazones normales, cuando la sangre fluye más rápidamente de lo normal, como durante el ejercicio físico o en el embarazo.

En los niños, la principal causa de soplo cardíaco es el llamado soplo de Still, un tipo de soplo inocente que surge sin que haya ningún problema cardíaco. Nadie sabe exactamente cómo ese soplo inocente surge. Cuando comparamos ecocardiogramas de niños con soplo de Still con el de niños sin soplo, no encontramos ninguna diferencia relevante, además de una velocidad mayor de la sangre viajando por la arteria aorta. En general, el soplo de Still desaparece espontáneamente durante la adolescencia, pero algunos casos permanecen hasta la fase adulta.

Antes de seguir con las explicaciones, necesitamos hacer una rápida revisión de la anatomía y de la fisiología básica del corazón. Para comprender términos como soplo sistólico, soplo de regurgitación o soplo por insuficiencia mitral, es necesario primero entender lo que son las válvulas cardíacas y cómo la sangre normalmente fluye entre las estructuras del corazón.

¿Cómo funciona el corazón?

El corazón se divide en cuatro cámaras:

  • Atrio (o aurícula) izquierdo.
  • Atrio (o aurícula) derecho.
  • Ventrículo izquierdo.
  • Ventrículo derecho.
Circulación de la sangre en el corazón

La sangre llega al corazón de dos maneras:

1. La sangre que viene de la parte inferior del cuerpo llega al atrio derecho por la vena cava inferior, y la sangre que viene de la parte superior llega por la vena cava superior. En el atrio derecho la sangre es bombeada hacia el ventrículo derecho y luego hacia los pulmones donde será nuevamente oxigenado. Este camino está representado por las flechas azules.

2. Después de pasar por los pulmones, la sangre vuelve al corazón, ahora por el atrio izquierdo, fluye hacia el ventrículo izquierdo y es bombeado a la arteria aorta, retornando al resto del cuerpo. Este camino está representado por las flechas rojas.

La sangre no circula libremente dentro del corazón. Hay 4 válvulas que sirven de puerta, abriéndose y cerrándose de modo que impida que la sangre vuelva de una cavidad a otra. Una vez dentro de los ventrículos, la sangre ya no retorna más de vuelta a los atrios, y cuando dentro de las arterias, la sangre tampoco vuelve a los ventrículos. Gracias a las válvulas, la sangre fluye solamente en una sola dirección: vena»» atrio»» ventrículo»» arteria.

Las válvulas del corazón derecho son:

  • Válvula tricúspide – se localiza entre el atrio derecho y el ventrículo derecho.
  • Válvula pulmonar – se localiza entre el ventrículo derecho y la arteria pulmonar.

Las válvulas del corazón izquierdo son:

  • Válvula mitral – se localiza entre el atrio izquierdo y el ventrículo izquierdo.
  • Válvula aórtica – se localiza entre el ventrículo izquierdo y la arteria aorta.

¿Cómo es un soplo cardíaco?

Como todos ya sabemos, cuando auscultamos el corazón con un estetoscopio es posible oír su latido: » tum-tum…tum-tum…tum-tum…tum-tum”.

Pero ¿por qué el corazón hace dos sonidos a la vez («tum-tum…tum-tum…tum-tum…tum-tum «) en lugar de solamente uno («tum… tum… tum»)?

En realidad, al contrario de lo que se piensa, esos sonidos no son por el latido del corazón, sino por el cierre de sus válvulas. El primer «tum» es producido por el cierre de las válvulas mitral y tricúspide que impiden el retorno de la sangre a los atrios mientras los ventrículos se contraen. El segundo «tum» ocurre por el cierre de las válvulas aórtica y pulmonar, impidiendo que la sangre que ya fue lanzada hacia las arterias retorne a los ventrículos. Mientras la mitral y la tricúspide están cerradas, la aórtica y pulmonar están abiertas y viceversa.

Este «tum», causado por las válvulas, recibe el nombre de bulla o sonido cardíaco. Describimos el ritmo cardiaco normal como las bocas en 2 tiempos o sonidos cardíacos en 2 tiempos.

El soplo ocurre cada vez que hay algún defecto en las válvulas, haciendo que la sangre no fluya de manera correcta dentro del corazón.

Hay dos defectos básicos:

  • Estenosis valvular – Cuando la válvula se vuelve endurecida y no se puede abrir completamente, la sangre termina teniendo dificultad para pasar de una cámara a otra. Este torbellino produce el soplo. Si la válvula estenosada es la aórtica, llamamos soplo por estenosis aórtica. Si el defecto es en la válvula tricúspide, soplo por estenosis tricúspide, y así sucesivamente.
  • Regurgitación o insuficiencia valvular – Cuando la válvula no se cierra completamente, termina permitiendo el reflujo de la sangre en la dirección contraria. Este tipo de flujo retrógrado también produce turbulentos y, consecuentemente, un soplo. Por eso, tenemos el soplo de insuficiencia mitral, insuficiencia aórtica, etc.

Mientras que la válvula normal produce un sonido del tipo «tum-tum», las válvulas enfermas y con soplo hacen algo como «tuuuush-tum» o «tum-tuuuush».

¿Qué es soplo sistólico y soplo diastólico?

Sístole es el momento en que los ventrículos se están contrayendo, expulsando la sangre hacia las arterias. Diástole es el momento en que los ventrículos están relajados, llenándose con la sangre proveniente de los atrios.

En la sístole, las válvulas aórtica y pulmonar están abiertas y las, mitral y tricúspide cerradas. En la diástole ocurre lo opuesto. Por lo tanto, el primer «tum»,  debido al cierre de las válvulas mitral y tricúspide, ocurre en la sístole. El segundo «tum», por el cierre de las válvulas aórtica y pulmonar, ocurre en la diástole. Cuando el soplo ocurre poco después del primer «tum», es decir, «tuuush-tum», denominamos soplo sistólico. Si el soplo ocurre después del segundo «tum», es decir, «tum-tuuush», estamos ante un soplo diastólico.

Los soplos sistólicos son causados por:

  • Estenosis de la válvula aórtica o de la válvula pulmonar.
  • Insuficiencia de la válvula mitral o de la válvula tricúspide.

Los soplos diastólicos ocurren por:

  • Estenosis de la válvula mitral o de la válvula tricúspide.
  • Insuficiencia de la válvula aórtica o de la válvula pulmonar.

Los soplos se gradúan en I a VI de acuerdo con su intensidad y gravedad:

  • Grado I – un soplo muy discreto, inaudible para quien no tiene oídos entrenados.
  • Grado II – soplo medio, fácilmente audible por el estetoscopio.
  • Grado III – soplo alto.
  • Grado IV – soplo muy alto que puede ser sentido con la mano al tocar el pecho del paciente.
  • Grado V – soplo muy alto que puede ser escuchado incluso sin tocar el estetoscopio en el pecho del paciente.
  • Grado VI – soplo tan alto que puede ser escuchado incluso sin estetoscopio.

Cuanto mayor es el grado del soplo, más severa es la enfermedad de la válvula acometida.

¿Cómo saber si un soplo es benigno o una señal de enfermedad del corazón?

Hasta el 50% de los niños sin problemas cardiacos pueden presentar soplo en el corazón. En general, el soplo desaparece espontáneamente con el crecimiento. Se produce habitualmente debido a las desproporciones entre los tamaños de las estructuras del corazón y sus vasos. En el adulto, el soplo también puede ser benigno, pero no es tan común como en los niños.

El soplo benigno es siempre sistólico y de baja intensidad (grado I o II). Los soplos diastólicos o de grado mayor que III son siempre patológicos. El soplo benigno suele ser más intenso cuando el paciente se acuesta y desaparece, o casi, cuando el paciente se sienta o se queda de pie.

En los niños, las enfermedades cardiacas que causan soplos son generalmente congénitas, o sea, defectos de nacimiento, lo que hace que el soplo patológico habitual venga acompañado de síntomas como problemas en el desarrollo, astenia, falta de apetito, cianosis (labios morados), etcétera.

En el adulto, las enfermedades de las válvulas se desarrollan a lo largo del tiempo. Si el paciente tiene síntomas de insuficiencia cardíaca, como falta de aire, edemas, cansancio fácil, dolor en el pecho, etc., es fácil saber que el soplo cardíaco es indicativo de enfermedad de las válvulas del corazón. El problema es que, en el adulto, el soplo puede ser el primer signo de enfermedad cardíaca, precediendo en años el surgimiento de los síntomas de fallo del corazón.

Algunas condiciones pueden causar la aparición de un soplo cardíaco temporal, sin relación con enfermedad de las válvulas. Este soplo desaparece tan pronto como se elimina su causa. Son ellas:

Enfermedades que causan soplo en el corazón

El soplo patológico es aquel que ocurre secundariamente a una enfermedad del corazón. Como ya se ha dicho, en los niños se produce por enfermedades congénitas, mientras que en los adultos surge después de las enfermedades del corazón adquiridas durante la vida.

En los niños, además de las lesiones en las válvulas, el soplo cardíaco patológico también puede ocurrir por un defecto en el septo que separa los ventrículos. Normalmente los ventrículos izquierdo y derecho nunca se comunican, pero los defectos durante la formación de la pared entre ambos pueden causar pequeños agujeros que permiten el paso de sangre entre uno y otro. Este anormal flujo de sangre también produce soplo.

En los adultos, los soplos ocurren por defectos en las válvulas, sean estenosis o insuficiencias. Las principales causas de soplo cardíaco adquirido son:

Las lesiones de las válvulas cardíacas suelen llevar a la insuficiencia cardíaca, pero el inverso también puede ocurrir. Un corazón insuficiente suele estar dilatado haciendo que las hojuelas de las válvulas se alejen, provocando regurgitación del flujo sanguíneo. Por lo tanto, todo paciente con insuficiencia cardíaca moderada a severa, por otras causas que no lesionen las válvulas, también puede presentar soplo en el corazón. La diferencia es que, en este caso, el soplo surge después de que los síntomas de insuficiencia cardíaca ya estén presentes.

Diagnóstico

Un buen cardiólogo solamente consigue establecer la causa del soplo cardíaco a través del examen físico. Sin embargo, no todos los médicos son cardiólogos y no siempre el soplo es de tan fácil evaluación.

El examen definitivo para evaluación de los soplos y, consecuentemente, de las válvulas del corazón es el ecocardiograma con doppler. Este examen permite no sólo identificar el tipo de lesión en las válvulas, sino también medir el grado de estenosis o insuficiencia y evaluar los daños al corazón como consecuencia de estas lesiones.

Tratamiento

Es bueno recordar que el soplo no es una enfermedad, sino una señal de enfermedad. Lo que preocupa no es el soplo en sí, sino la enfermedad que lo está causando.

En el caso de lesión de las válvulas, el tratamiento es más complejo. Si la lesión de la válvula no acarrea mayor esfuerzo al corazón y no hay signos de insuficiencia cardíaca, el tratamiento se realiza clínicamente. En las situaciones más graves, con importante lesión valvular, puede ser indicada la cirugía para el cambio de la válvula nativa defectuosa por una válvula artificial.

Los soplos benignos no necesitan de ningún tratamiento.

Referencias


¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas