ANQUILOSTOMIASIS – Transmisión, Síntomas y Tratamiento

La anquilostomiasis, también llamada uncinariasis, necatoriasis, anemia tropical o anemia de los mineros es una parasitosis intestinal muy común causada por dos nematodos: Ancylostoma duodenale o Necator americanus.

Aunque poco conocida para el público en general, esta verminosis es bastante común, representando más de medio billón de personas infectadas en todo el mundo.

En este artículo vamos a abordar los siguientes puntos:

  • Qué es anquilostomiasis.
  • Ciclo de vida del Ancylostoma duodenale y  del Necator americanus.
  • Síntomas de la anquilostomiasis.
  • Diagnóstico de la anquilostomiasis.
  • Tratamiento de la anquilostomiasis.

Qué es anquilostomiasis

La anquilostomiasis en los seres humanos es una verminosis causada por nematodos de la familia Ancylostomatidae: Ancylostoma duodenale o Necator americanus. Otras especies de anquilostomas, como Ancylostoma braziliense o Ancylostoma caninum solamente suelen causar infección intestinal en gatos y perros, pero pueden causar larva migrans en los seres humanos (Lee: LARVA MIGRANS).

Se calcula que alrededor de 740 millones de personas en todo el mundo están infectadas con uno de los dos anquilostomas. El Ancylostoma duodenale es una especie de anquilostoma que habita en los países mediterráneos, África del Norte, Irán, India, Pakistán, China y Japón. Ya el Necator americanus se encuentra mucho en todo el continente Americano, principalmente en áreas tropicales, África Central, Sudeste asiático, Islas del Pacífico Sur y partes de Australia.

El Ancylostoma duodenale y el  Necator americanus son pequeños gusanos cilíndricos, que miden entre 0,5 y 1,5 cm de diámetro y presentan la cabeza de forma similar a un gancho, especialmente el N. americanus. Ambos presentan una boca bien definida, con 2 pares de dientes afilados (A. duodenale) o dos placas afiladas (N. americanus), que sirven para adherirse a la pared del intestino y chupar la sangre de su hospedero.

Ciclo de vida del Ancylostoma duodenale y del Necator americanus

Los individuos con anquilostomiasis eliminan diariamente miles de huevos del parásito en sus heces. En lugares con malas condiciones de salubridad, estas heces terminan contaminando el suelo. Si los huevos de los anquilostomas son depositados en un lugar húmedo, caliente y sin exposición directa al sol, puede dar lugar a larvas que, después de cerca de 7 días en el ambiente, maduran y son capaces de infectar a los seres humanos.

Las larvas de los anquilostomas pueden sobrevivir en el ambiente, esperando por un hospedero, por hasta 6 semanas, se encuentran las condiciones apropiadas de humedad y temperatura.

ANQUILOSTOMIASIS
Ancylostoma duodenale y  Necator americanus

La contaminación con el Ancylostoma duodenale o Necator americanus ocurre a través del contacto directo de la piel con el suelo contaminado (generalmente por los pies) o por ingestión accidental de larvas presentes en el entorno (generalmente por las manos contaminadas por el suelo que llegan a la boca sin ser lavadas). Solamente 5 minutos de contacto directo de la piel con el suelo contaminado es suficiente para que la larva penetre en nuestro cuerpo.

Después de penetrar la piel, la larva alcanza los vasos sanguíneos y viaja a los pulmones, donde permanecerá por unos días. Cuando el paciente tose, el parásito puede ser liberado en la cavidad bucal y luego es ingerido inadvertidamente. Si la contaminación inicial no ha sido a través de la piel, sino por ingestión accidental de larvas, esta primera parte del ciclo no ocurre y el parásito va directamente al tracto gastrointestinal.

Para ser deglutida, la larva pasa a través del estómago y si aloja en el intestino delgado, donde irá madurar hasta la forma adulta del gusano. Allí, cada anquilostoma ingerido se adhiere a la mucosa y pasa a ingerir alrededor de 0,3 a 0,5 ml de sangre al día. Para que la  anemia se presente, se  requiere una contaminación de por lo menos 40 gusanos.

Cinco a ocho semanas después de que el paciente ha sido infectado por primera vez, la hembra de Ancylostoma duodenale o Necator americanus va a producir miles de huevos, que serán liberados al medio ambiente a través de las heces, reiniciando el ciclo de vida del parásito.

Tanto el Ancylostoma duodenale como el Necator americanus no se multiplican dentro de nuestro cuerpo. Para generar nuevos gusanos, los huevos deben ser depositados en el ambiente. Por lo tanto, si el individuo no contaminarse otra vez, con el tiempo se curará por sí mismo de la anquilostomiasis.

El problema es que el Ancylostoma duodenale generalmente tiene una duración de 1 año y el Necator americanus puede llegar hasta 5 años de vida. Si el paciente vive en un área con malas condiciones sanitarias, él termina por infectarse otra vez antes de la primera generación de gusanos haya  morrido.

Síntomas de la anquilostomiasis

La anquilostomiasis es una parasitosis con cuadro clínico predominantemente gastrointestinal. Antes de que el gusano llegue a los intestinos, los síntomas son sutiles.  En el local de penetración del gusano en la piel se forma una reacción inflamatoria pequeña que causa picazón. Durante el paso por los pulmones, el paciente suele presentar tos seca.

Los síntomas típicos de anquilostomiasis ocurren incluso cuando el parásito migra al intestino delgado. En este momento, el paciente puede presentar náuseas, vómitos, diarrea, fatiga, aumento de gases y dolor abdominal. La primera infección es generalmente es la más sintomática. Como el individuo se contamina de nuevo repetidamente, tiende a presentar cada vez menos síntomas.

El principal problema de la anquilostomiasis es la anemia y la desnutrición, porque el parásito consume sangre y proteínas. En los niños, puede causar retraso en el crecimiento y cambios en el desarrollo neurológico. En mujeres embarazadas, la desnutrición y la anemia son más comunes, y el bebé generalmente nace con bajo peso.

Diagnóstico de la anquilostomiasis

El diagnóstico de la anquilostomiasis se hace mediante la detección de huevos del parásito en las heces. Después de la invasión de la piel por el parásito, los primeros huevos pueden aparecer solamente 2 meses después. Cuando la infección es causada por A. duodenale, los primeros huevos pueden tardar hasta 1 año para aparecer en las heces.

Por lo tanto, cuando hay sospecha clínica de anquilostomiasis,  pueden ser necesarios múltiples exámenes de heces hasta que un huevo pueda ser identificado.

En el hemograma, la presencia de anemia y eosinofilia (aumento del número de eosinófilos), asociada con un cuadro gastrointestinal sospechoso, es un dato importante para el diagnóstico.

Tratamiento de la anquilostomiasis

El tratamiento para anquilostomiasis es igual, ya sea causada por Ancylostoma duodenale o Necator americanus.

Dos esquemas con antihelmínticos son los más usados:

Si el paciente tiene anemia, también se indica la reposición de hierro por vía oral.

Un examen parasitológico de las heces puede ser solicitado después de 3 semanas para la confirmación de la curación.

También podría gustarte