LARVA MIGRANS CUTÁNEA – Transmisión, Síntomas y Tratamiento

La erupción reptante es una enfermedad causada por un parásito que invade nuestra piel cuando entramos en contacto con el suelo  contaminado por larvas.

La larva migrans cutánea, conocida también por erupción reptante, erupción serpiginosa o dermatitis serpiginosa, es una infección causada por las larvas de los parásitos que viven en los intestinos de perros y gatos, como lo helmintos Ancylostoma braziliense o Ancylostoma caninum.

En este texto vamos a abordar los siguientes puntos:

  • Transmisión de la larva migrans cutánea.
  • Síntomas de la larva migrans cutánea.
  • Tratamiento de la larva migrans cutánea.

Transmisión de la larva migrans cutánea

El ciclo de vida de los parásitos que causan la larva migrans cutánea comienza cuando animales infectados por helmintos eliminan los huevos del parásito en las heces. Las heces contaminadas en contacto con un suelo caliente, húmedo y arenoso se convierten en un medio ideal para el desarrollo de los huevos, que eclosionan liberando las larvas.

En el suelo, las larvas recién nacidas se alimentan de bacterias y en el transcurso de 5 a 10 días pasan por dos fases evolutivas hasta volverse capaces de infectar a seres humanos u otros animales. Larvas en la tercera fase evolutiva (etapa infecciosa) pueden sobrevivir en el medio ambiente durante hasta 4 semanas si encuentran condiciones favorables.

La contaminación del hombre ocurre cuando hay un contacto de la piel con el suelo contaminado por larvas, habitualmente cuando caminamos descalzos en suelo arenoso. Playas, especialmente aquellas donde hay heces de perros y gatos en la arena, son lugares propicios para contener las larvas de los helmintos.

Las regiones de arena donde hay sombra, pero no hay contacto con agua del mar, son los mejores lugares para el desarrollo de las larvas. Otro lugar común de contaminación son las cajas de arena al aire libre donde los niños juegan. Los gatos frecuentemente buscan sitios con tierra o arena para enterrar sus heces y fácilmente pueden contaminar estas áreas.

larva migrans cutánea

Alrededor del  3/4 de los casos de contaminación con larvas de parásitos que causan la larva migrans ocurre en los miembros inferiores, especialmente en los pies. Contaminaciones en el tronco o en miembros superiores ocurren en menos del 10% de los casos. En  niños que juegan sentados en las cajas de arena o en la playa, los glúteos y los muslos son generalmente afectados.

Las larvas de la tercera fase  evolutiva pueden penetrar en la capa más superficial de la piel humana, pero no pueden cruzar las capas subyacentes. Incapaces de invadir más profundamente, los gusanos pasan a moverse al azar por debajo de la piel, formando un pequeño túnel que origina dibujos en la piel, como un mapa y, desde ahí, el nombre popular bicho geográfico.

Síntomas de la larva migrans cutánea

El momento de la penetración de las larvas puede pasar desapercibido, pero en algunos pacientes es posible notar la presencia de una pápula (un punto con relieve de aproximadamente 1 cm de diámetro) de color rojizo y pruriginoso. Si el suelo está profundamente contaminado con larvas, pueden ocurrir múltiples pápulas en la piel, indicando múltiples puntos de invasión.

Dentro de dos o tres días después de la invasión, aparecen los pequeños túneles causados por la migración del gusano por debajo de la piel. Cada invasión origina un túnel. Estas lesiones son discretamente serpiginosas, de color marrón rojizo y causan mucha comezón. Los túneles avanzan unos 2 a 5 cm en un día y pueden formar diseños caprichosos.

Con el paso de los días, la parte más antigua del tramo tiende a desinflamar, dejando en su lugar solamente una franja oscura, que desaparece más tarde.

La duración del proceso es muy variable y puede curarse espontáneamente en dos semanas o durar meses. La larva migrans cuando desaparece espontáneamente, sin tratamiento, puede aparecer semanas o meses después.

El síntoma que más preocupa es el picor e inclusive puede impedir el paciente de dormir. Si el paciente rasca el área, puede causar lesiones y facilitar la contaminación de la piel por bacterias, llevando a cuadros de celulitis o erisipela (Lee: ERISIPELA – Síntomas y Tratamiento).

Tratamiento de la larva migrans cutánea

El tratamiento de la larva migrans se realiza con fármacos antiparasitarios que tienen acción contra helmintos, como Tiabendazol, Albendazol o Ivermectina.

La Ivermectina se utiliza en dosis de 200 mcg/kg/al día, durante uno o dos días. Ya el Albendazol se prescribe generalmente en dosis de 400 mg al día durante tres días (Lee: ALBENDAZOL – Para que Sirve, Dosis y Efectos Secundarios). Se puede utilizar el tiabendazol como ungüento en casos iniciales, leves o con pocas lesiones.

El tratamiento tópico tiene una duración de 5 a 7 días, pero las lesiones y el prurito generalmente presentan mejora en las primeras 48 horas del tratamiento

También podría gustarte