CÓMO QUEDAR EMBARAZADA RÁPIDO

El principal secreto para quedar embarazada más rápido es saber la fecha de próxima ovulación.

Las parejas que quieren un embarazo no están dispuestas, habitualmente, a esperar varios meses para alcanzar este objetivo. Cada menstruación es una decepción y el sueño de tener hijos puede acabar tornándose un factor de estrés en la vida de la pareja cuando el embarazo no surge con facilidad.

En este artículo vamos a explicar cómo optimizar la fertilidad natural del hombre y de la mujer, aumentando así las posibilidades de un embarazo más rápido.

Los temas abordados en este texto serán los siguientes:

  •  Qué es la fertilidad y la infertilidad.
  • Día de la ovulación.
  • Cómo quedar embarazada rápidamente.
  • Periodo ideal para tener relaciones sexuales.
  • Frecuencia ideal de relaciones sexuales para quedar embarazada.
  • Alteraciones en los hábitos de vida que aumentan la posibilidad de embarazo.
  • Interferencia del alcohol y del cigarrillo en la fertilidad.

Diferencias entre fertilidad, infertilidad y esterilidad

Para facilitar la comprensión del texto, vale la pena reforzar algunos conceptos para que no haya confusión a la hora de explicar cómo quedar embarazada más rápido.

Fertilidad es la capacidad natural del individuo o de la pareja de producir un embarazo por medio de relaciones sexuales. Un hombre fértil es aquel que logra embarazar a una mujer por medio de una o más relaciones sexuales. Del mismo modo, una mujer fértil es aquella que logra quedar embarazada después de una o más relaciones sexuales.

Para que una pareja sea considerada fértil, tanto el hombre como la mujer tienen que ser fértiles. Si uno de los dos es infértil, la pareja obligatoriamente será infértil. Por lo general, una pareja fértil es aquella que, manteniendo relaciones sexuales frecuentes, logra concretar el embarazo dentro del periodo de 12 meses.

Infertilidad es la reducción de la capacidad fértil, provocando una mayor dificultad en producir un embarazo. La infertilidad es generalmente un estado transitorio, que puede ser revertido con o sin tratamiento médico. Por ejemplo, una mujer que deja de tomar anticonceptivos después de muchos años de uso puede demorar algunos meses hasta quedar nuevamente fértil. Existen diversas causas para la infertilidad, tanto en el hombre como en la mujer, muchas de ellas reversibles.

Una pareja se dice infértil cuando no logra producir un embarazo después de un año de relaciones sexuales frecuentes (obviamente sin el uso de ningún factor contraconceptivo, como condón o píldora, por ejemplo). El hecho de que la pareja sea considerada infértil no significa que un embarazo no pueda surgir sin tratamiento médico. Esta pareja puede generar un embarazo naturalmente después de 2 o 3 años. Por lo tanto, lo que clasifica a una pareja como infértil no es la incapacidad de tener hijos, sino una mayor dificultad en tenerlos. Algunos médicos prefieren llamar a la infertilidad de subfertilidad.

Ya la esterilidad es la incapacidad permanente e irreversible de generar un embarazo. Una persona estéril es aquella que no logra reproducirse, incluso teniendo relaciones sexuales sin protección durante un año, con uno o más compañeros(as). Ejemplos: una mujer que nace sin útero es estéril. Un hombre que se hace la vasectomía, queda estéril (lea: VASECTOMÍA – Operación y Reversión). Los hombres que se retiran los testículos o las mujeres que se retiran los ovarios quirúrgicamente quedan estériles.

La inmensa mayoría de las personas que tiene dificultad para quedar embarazadas son infértiles. Apenas una pequeña parcela es estéril.

¿Cómo saber el día de la ovulación?

Para quedar embarazada es necesario que un espermatozoide encuentre un óvulo. Para que eso ocurra, es necesario que hayan relaciones sexuales próximas al momento en que la mujer está ovulando.

Sin la realización de exámenes médicos, como el ultrasonido de los ovarios, es imposible descubrir el día exacto de la ovulación. Sin embargo, existen maneras de tratar de estimar ese día. Sabemos que la ovulación ocurre 14 días antes de la próxima menstruación. Esto significa que si el primer día de la nueva menstruación fue el 28 de mayo, la ovulación ocurría el día 14 de mayo. Por lo tanto, si la mujer tiene ciclos muy regulares, ella conseguirá estimar cuándo vendrá la próxima menstruación. Para saber el día de la ovulación basta restar 14 días. En las mujeres con ciclos irregulares, que en un mes menstrúan con 35 días y en el otro con 28, es imposible estimar el día de la ovulación.

Para saber más sobre el periodo fértil y las señales de la ovulación, sugerimos la lectura del artículo: PERIODO FÉRTIL PARA QUEDAR EMBARAZADA

¿Cuál es el mejor día para tener relaciones sexuales para quedar embarazada?

El óvulo solo queda viable por 12-24 horas. Si después de la ovulación ningún espermatozoide llega al óvulo en 24 horas, este se degenera y es absorbido por el organismo.

Si por un lado el óvulo tiene vida muy corta; por el otro, el espermatozoide saludable puede permanecer viable para fecundarlo por hasta 5-7 días. Esto significa que una relación sexual ocurrida hasta una semana antes de la ovulación puede generar un embarazo. Los estudios muestran que el periodo de mayor posibilidad de embarazo ocurre cuando la relación sexual se da dentro del intervalo de 48 horas antes de la ovulación. Este es el periodo en que el espermatozoide se encuentra más saludable y activo. Los espermatozoides más antiguos, que ya están 4 o 5 días en el tracto reproductor femenino, ya no se mueven como deberían, pues tienen dificultades para atravesar las trompas a fin de llegar al óvulo.

¿Cuál es la frecuencia de relaciones sexuales más indicada?

La calidad del semen del hombre es afectada por el tiempo de abstinencia. La mayoría de estudios indica que el semen ideal, medido en términos de motilidad, morfología y número toral de espermatozoides, ocurre con un intervalo de dos o tres días de abstinencia eyaculatoria. O sea, si el hombre eyaculó hoy, su esperma estará nuevamente ideal de aquí a 2-3 días. Después de cinco días sin eyacular, la calidad del semen comienza a decaer. Por lo tanto, las mayores tasas de embarazo ocurren en parejas que tienen relaciones sexuales con intervalos de uno o dos días.

¿Cómo aumentar las posibilidades de embarazo?

Con base en lo que fue explicado hasta ahora, podemos concluir que la mayor posibilidad de embarazo ocurre si la relación sexual fue realizada dentro de 48 horas antes de la ovulación, estando el hombre no más de 3 días sin haber eyaculado.

Como no siempre es fácil prever el día de la próxima ovulación, lo más aconsejable es que, apenas termine la menstruación, la pareja comience a tener 3 relaciones sexuales por semana, nunca con más de 3 días de intervalo entre ellas. Si después de 6 meses manteniendo esta rutina, la pareja no ha conseguido concretar un embarazo, puede ser necesaria la ayuda de un médico especializado en fertilidad.

Factores que influyen en las posibilidades de embarazo

No está comprobado que la posición en que se practica el sexo tenga influencia en la tasa de fecundación. Quedar con las piernas hacia arriba o cualquier otro tipo de posición al final de la relación sexual tampoco tiene influencia. Nada indica que ocurra una disminución de las posibilidades de fecundación si la mujer retoma sus actividades diarias inmediatamente después del fin del coito. De igual modo, el hecho de que la mujer haya tenido o no orgasmo no parece alterar la tasa de fertilidad.

El uso de algunos lubricantes vaginales como KY y Astroglide inhiben la motilidad de los espermatozoides y pueden reducir las posibilidades de fecundación. Para parejas con dificultad de embarazo, se sugiere evitarlos.

La saliva inhibe la motilidad de los espermatozoides, por eso, en teoría, el sexo oral antes de la penetración puede disminuir la posibilidad de fecundación. Este dato es apenas teórico, pues no hay estudios que comprueben que la presencia de saliva en la vagina realmente disminuya la posibilidad de embarazo.

La edad de la mujer tiene gran peso en la fertilidad. Las mujeres son más fértiles entre los 19-26 años, época en que la posibilidad de embarazo teniendo relaciones sexuales en día fértil es de 50%. En las mujeres entre 27-34 años, la tasa de fertilidad es de 40%. Entre 35-40 años, la posibilidad es apenas de 30% en cada ciclo y arriba de los 40 años la posibilidad es menor que 20%. La edad del hombre tiene un influencia mucho menor.

La práctica de ejercicios físicos ayudan a mejorar la fertilidad; no obstante, las mujeres que hacen actividades intensas, con más de 7 horas semanales de actividad aeróbica, presentan mayor tasa de infertilidad. En los hombres, la práctica de actividades físicas no parece tener influencia, excepto cuando se hace con bicicleta. Los hombres que quedan más de 5 horas por semana sentados en la bicicleta suelen presentar una calidad peor de semen.

Algunos estudios recientes demuestran que el uso frecuente de computadoras en el regazo disminuye la calidad del semen del hombre, pudiendo causar infertilidad. Este efecto parece no ser exclusivamente del calor, sino también de las ondas de radiofrecuencia que la máquina emite. Se sospecha que los teléfonos celulares puedan tener el mismo efecto.

Siempre respecto a los hombres, la ropa interior apretada también empeora la calidad de los espermatozoides. Se debe dar preferencia a la ropa interior larga, del tipo bóxer.

El estrés es un factor importante. En las parejas de edad más avanzada, que tienen prisa para tener el primer hijo, la ansiedad generada cada vez que viene la menstruación confirmando que no hubo embarazo provoca un efecto de bola de nieve. La frustración genera más estrés y ansiedad, que a su vez disminuye la posibilidad de buen suceso en la fecundación.

Otros factores que pueden reducir la fertilidad:

Tabaquismo

Fumar disminuye las posibilidades de embarazo, tanto del lado masculino, por disminuir la calidad del semen, como por el lado femenino por disminuir la motilidad de las trompas y por dañar los folículos ováricos. El cigarro acelera el envejecimiento de los ovarios, pudiendo anticipar la menopausia en hasta 4 años.

Estos efectos dañinos en la calidad de la esperma y de los óvulos mejoran después de un año sin el consumo del cigarro.

Hijos e hijas de mujeres que fumaron durante el embarazo, presentan una mayor tasa de infertilidad en la vida adulta por mala calidad de los espermatozoides y del ovario.

Obesidad

Las mujeres con IMC mayor que 27 kg/m2 presentan ciclos ovulatorios (ciclos sin ovulación) con mayor frecuencia. Del mismo modo, la calidad del semen masculino también se encuentra alterada en hombres con exceso de peso.

La delgadez en exceso también disminuye la fertilidad. IMC debajo de 17 kg/m2 reduce la posibilidad de ovulación y empeora la calidad de los espermatozoides.

Consumo elevado de alcohol

El consumo ocasional del alcohol no parece influir en la fertilidad del hombre, pero consumidores más frecuentes, que beben casi diariamente, pueden tener reducciones en su capacidad fértil. Los efectos del alcohol en la fertilidad son más evidentes en el sexo femenino, por eso, en las parejas con dificultad de embarazo se sugiere que la mujer evite bebidas alcohólicas.

Fertilidad en el segundo embarazo

Después de un primer embarazo, la posibilidad de conseguir quedar embarazada de nuevo es mayor, principalmente en los primeros 6 ciclos menstruales después del regreso de la menstruación. Son comunes los casos de parejas que necesitan tratamiento para embarazo del primer hijo, pero logran tener un segundo por métodos naturales. Este aumento de la fertilidad ocurre incluso en mujeres que sufrieron aborto en el primer embarazo.


Referencias:


También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More