CONTRACCIONES DE BRAXTON HICKS – Causas, Síntomas y Tratamiento

Las contracciones de Braxton Hicks son contracciones uterinas que surgen a partir de la segunda mitad del embarazo y sirven como práctica para el momento del parto.

Las contracciones de Braxton Hicks, también conocidas como contracciones de entrenamiento o falso parto, son contracciones uterinas que pueden ser percibidas normalmente desde el tercer trimestre del embarazo.

A pesar de causar cierta inquietud en el embarazo, estas contracciones son inocentes, no causan daño al bebé y no tienen ninguna relación con el inicio del trabajo de parto.

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD

En este artículo vamos a explicar qué son las contracciones de Braxton Hicks, cuáles son los síntomas y cómo son diferentes de las contracciones del trabajo de parto.

Si estás buscando informaciones sobre causas de cólicos y dolor abdominal durante el embarazo, lee: PRINCIPALES CAUSAS DE DOLOR ABDOMINAL EN EL EMBARAZO (pronto).

Qué son las contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks fueron descritas por la primera vez en 1872 por el doctor John Braxton Hicks y se consideran una forma del útero “entrenar” para el momento del parto; no son las contracciones expulsivas y, por lo tanto, no resultan en riesgo de parto prematuro. Ninguna mujer embarazada entra en trabajo de parto a causa de las contracciones de Braxton Hicks.

Las contracciones de entrenamiento ya pueden estar presentes desde el primer trimestre del embarazo; sin embargo, en la mayoría de los casos, son discretas y la mujer embarazada realmente pasa a entenderlas a partir del final del segundo trimestre. Conforme  el embarazo progresa, las contracciones de Braxton Hicks se vuelven cada vez más frecuentes, estando presentes hasta las últimas semanas del embarazo.

Las contracciones de Braxton Hicks son cortas y ocurren en intervalos irregulares e impredecibles. Situaciones triviales pueden dar rienda suelta a ellas, tales como aumento de la actividad por parte de la madre o del bebé, palpación del abdomen, relaciones sexuales, deshidratación o tener la vejiga llena.

Diferencias entre las contracciones de Braxton Hicks y las contracciones del parto

Una de las diferencias más llamativas entre las contracciones de Braxton Hicks y las contracciones del parto es el hecho de la primera ser frecuente e irregular y generalmente sin dolor. Las contracciones de entrenamiento pueden ser hasta incómodas en algunos casos, pero son muy diferentes de las contracciones intensas y dolorosas del trabajo de parto.

Como ya ha sido descrito, las contracciones de entrenamiento pueden variar de mujer a mujer. En algunas mujeres embarazadas las contracciones de entrenamiento son algo parecidas a ligeras calambres menstruales o cólicos intestinales, aunque este no sea la presentación más común. En la mayoría de los casos, las mujeres describen que son solamente contracciones uterinas sin dolor.

Como ya se mencionó, las contracciones de Braxton Hicks son irregulares, sus intervalos son impredecibles y no se vuelven cada vez más fuertes y más frecuentes con el paso del tiempo, que es exactamente el comportamiento de las contracciones del parto

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD

Otro hecho típico de las contracciones de entrenamiento es el alivio de las contracciones después de un simple cambio de posición. Si la mujer está de pie, basta sentarse o acostarse para que las contracciones desaparezcan. Recuestarse de lado generalmente también ayuda.

De manera opuesta, durante el trabajo de parto, cambiar de posición no tiene ningún efecto sobre las contracciones. Cuando se inician las contracciones expulsivas, nada funciona para aliviarlas.

A continuación, vamos a resumir las principales características de las contracciones de Braxton Hicks y las contracciones del parto.

1- Contracciones de Braxton Hicks:

  • Generalmente son indoloras.
  • Aparecen un par de veces al día.
  • No aparecen más de 2 veces por hora.
  • Son irregulares e imprevisibles.
  • Son cortas, generalmente duran menos de 30 segundos.
  • No se vuelven más intensas con el paso del tiempo.
  • Cuando una contracción es intensa, la próxima contracción es a menudo más débil.
  • Tienden a localizarse en una parte del abdomen, generalmente en la parte delantera.
  • Mejoran con cambios de posición.
  • Mejoran con hidratación o micción.

2- Contracciones del trabajo de parto:

  • Son dolorosas.
  • Cuando se presentan, ellas no paran de ocurrir.
  • Se vuelven progresivamente más fuertes.
  • Se vuelven progresivamente más frecuentes y previsibles.
  • Los intervalos entre las contracciones se vuelven cada vez más cortos.
  • Tienen  duración de 30 a 70 segundos.
  • No mejoran con cambios  de posición o hidratación.
  • Tienden a localizarse en la espalda y en la parte frontal del abdomen (puede empezar y migrar hacia adelante o al revés).

Cuándo ponerse en contacto con el obstetra

La mayoría de las mujeres fácilmente puede distinguir las contracciones de Braxton Hicks de las contracciones del parto. Sin embargo, si no estás segura o si recientemente has cambiado el patrón de contracciones, ponte en contacto con tu obstetra.

Algunas señales de advertencia que no deben ser ignoradas, inclusive si las contracciones no tienen las características del trabajo de parto  anteriormente descritas. Ellas son:

  • Pérdida de sangre vaginal.
  • Pérdida de líquidos por la vagina.
  • Contracciones muy dolorosas de inicio repentino.
  • Nítida disminución de los movimientos del bebé.
PUBLICIDADE - PUBLICIDAD

Para obtener más informaciones sobre síntomas relacionados con el embarazo, lee: 10 SEÑALES QUE PUEDEN INDICAR PROBLEMAS EN EL EMBARAZO (pronto).

Qué hacer para aliviar las contracciones de Braxton Hicks

A pesar de las contracciones de Braxton Hicks ser generalmente indoloras, pueden ser incómodas. Para aliviar esta molestia,  algunas medidas pueden ser probadas:

  • Cambias de posición. Si estás de pie, siéntate; si estás sentado, quédate de pie.
  • Bebe mucha agua.
  • Orina se tienes ganas.
  • Evita hacer esfuerzos.
  • Toma un baño caliente.
  • Trata de comer.
  • Utiliza técnicas de relajación (caso conozcas alguna).

No te preocupes con las contracciones de entrenamiento. Son benignas y son parte de un embarazo saludable.

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD

También podría gustarte