EXCESO DE GASES INTESTINALES – Causas, Síntomas y Tratamiento

Si  sufres con exceso gases, el origen más probable está en los alimentos que comes normalmente.

Eliminar flatos, popularmente conocido como pedos, es normal y les pasa a todos. Sin embargo, en algunos casos, el exceso de gases intestinales puede ser bastante incómodo, especialmente si se asocia con síntomas tales como dolor abdominal, distensión abdominal, flatulencia excesiva y con olor desagradable o eructos.

En general, el exceso de gases intestinales usualmente está relacionado con la dieta, pero puede ser un signo de alguna enfermedad del tracto gastrointestinal, como el síndrome de intestino irritable.

En este artículo vamos a abordar los siguientes puntos sobre los gases intestinales:

  • Gases del pedo y del eructo.
  • Origen de los gases intestinales.
  • Alimentos que aumentan la eliminación de gases intestinales.
  • Cuando los gases intestinales preocupan.
  • Tratamiento para el exceso de gases.
  • Calzoncillos que absorben el pedo.

¿Cuál es el gas del pedo?

El ser humano elimina diariamente hasta 1.5 litros de gases al año en una frecuencia de 10 a 20 flatos al día. Gran parte de ellos puede pasar desapercibida.

Los gases del sistema gastrointestinal son compuestos básicamente por cinco elementos: nitrógeno (N2), oxígeno (O2), dióxido de carbono (CO2), hidrógeno (H2) y metano (CH4). Los cinco juntos añaden hasta un 99% de los elementos presentes en el pedo. El eructo tiene composición similar, pero es más rico en oxígeno y nitrógeno.

¿Y cuál de ellos es responsable del mal olor? No, son todos básicamente inodoros. La culpa tampoco es de las heces. Contrario a lo que uno podría imaginar, el pedo no apesta por pasar por las heces antes de ser eliminado. Lo que causa el mal olor es el 1% restante de los gases, principalmente compuestos por azufre, siendo el principal el ácido sulfuro (sulfuro de hidrógeno).

Esto explica por qué no todos pedos huelen mal. Si no hay un aumento de la producción de gases con azufre, el pedo puede no tener mal olor.

¿De dónde vienen los gases?

Los gases intestinales se producen, principalmente, por millones de bacterias que viven en nuestro tracto digestivo y participan del proceso de digestión. Los gases intestinales se producen principalmente después de la metabolización de carbohidratos, grasas y proteínas ingeridas en los alimentos.

En el caso de los gases en el estómago, la principal fuente es el aire que se ingiere durante las comidas. Nosotros no notamos, pero durante las comidas tragamos grandes volúmenes de aire. También es común ocurrir deglución de aire al masticar chicle o fumar un cigarrillo. Otra fuente de gases estomacales  son las bebidas gaseosas.

Gran parte de los gases deglutidos son eliminados a través de las eructaciones, conocidas popularmente como eructos. Sin embargo, si el paciente suele acostarse después de las comidas, estos gases presentan  más facilidad en seguir el camino hacia los intestinos que retornar al esófago (¿alguna vez notaste cómo es mucho más fácil  eructar cuando se está sentado o de pie en vez de acostado?), aumentando así la eliminación de flatos.

¿Qué alimentos causan más gases intestinales?

Algunos tipos de hidratos de carbono son más difíciles de ser digeridos en el intestino delgado  y, por lo tanto, llegan en grandes cantidades al colon, donde son metabolizados por las bacterias. Los principales carbohidratos no digeridos son los oligosacáridos.

Los alimentos que provocan más gases intestinales son:

– Frijol.
– Huevos.
– Cerveza (oscura).
– Leche.
– Patata.
– Maíz.
– Salvado de trigo.
– Brócoli.
– Espárragos.
– Ajo.
– Col.
– Bebidas gaseosas.
– Coliflor.
– Cebollas.
– Gaseosas.

Falta de ejercicio físico, estreñimiento, intolerancia de lactosa y cambios de la flora bacteriana de los intestinos por el uso de antibióticos también pueden causar aumento de la producción de gases. El sexo anal  pasivo es otra causa.

El azufre, que causa el olor desagradable del pedo, se produce generalmente después de la ingesta de proteínas. La carne de cerdo, por ejemplo, causa flatos con fuerte olor.

La ansiedad puede acelerar el tránsito intestinal, llevando más alimentos mal digeridos al colon y proporcionando más sustrato para las bacterias que producen gases.

¿Cuándo el exceso de gases intestinales preocupa?

Los estudios demuestran que la mayoría de los pacientes que se quejan de exceso de gases intestinales de hecho presenta la misma cantidad de gases que la media de la población. Este paciente tiene una mayor sensibilidad a la presencia de gases.

Eliminamos en  media 500 a 1500 ml de gases por flatos. Por ejemplo, un paciente puede sentirse incómodo si su disposición diaria de gases es normal, pero más cercana de 1300-1500 ml. A veces, una dieta más cuidadosa puede reducir la producción de gases para menos de 1000 ml al día, haciendo con que la incomodidad pase. CONCLUSIÓN: no se necesita tener exceso de gases para sentirse con exceso de gases.

Los pacientes con síndrome de intestino irritable o dispepsia funcional (Lee: Síndrome Del Intestino Irritable – Causas, Síntomas y Tratamiento) tienden a no tener tolerancia a los  pequeños aumentos en la producción de gases intestinales.

En la mayoría de los casos, el exceso de gases intestinales no indica ninguna enfermedad, no importando si hay olor fuerte o no. Los señales de gravedad están en la presencia de otros síntomas asociados, como pérdida de peso, diarrea crónica (lee: DIARREA – Causas, Tipos y Tratamiento), anorexia, anemia, sangrados y dolor abdominal (Lee: CAUSAS DE DOLOR ABDOMINAL – Dolor en el vientre). En estos casos, está indicada una visita al médico.

Tratamiento del exceso de gases intestinales

La forma más fácil para controlar los gases intestinales es mediante una dieta cuidadosa. Evitar los alimentos que agravan los síntomas. Estos pueden incluir productos lácteos, algunas frutas y verduras, granos enteros, edulcorantes artificiales y bebidas gaseosas. Un consejo con respecto a los granos es dejarlos remojando la noche anterior y cambiar el agua antes de cocinarlos.

Mantén un registro de alimentos y bebidas que consumes para poder identificar qué alimentos son los más incómodos. Lo que puede causar gases en mí, no necesariamente causará en ti y viceversa.

Además de equilibrar la dieta, también es importante hacer ejercicios físicos y reducir el estrés.

Hay tabletas de carbón activado, de venta en las farmacias, que ayudan a neutralizar los gases intestinales. Pero ten cuidado: Si tomas medicamentos regularmente, el carbón activado puede inactivarlos y está contraindicado en estos casos. Un medicamento llamado Beano ayuda a reducir  los gases intestinales. La famosa simeticona (antigua dimeticona) no parece ser muy eficaz, no mostrando buenos resultados en estudios científicos. El salicilato de bismuto es una opción para cualquier persona que se queja de flatos malolientes.

Ya existen en el mercado calzoncillos y bragas hechas con tejidos que absorben el pedo, disminuyendo el paso del olor. Uno de ellos se llama Under-Ease. Algunos vienen acolchados, reduciendo también el ruido de los flatos.

En el caso de eructos (eructaciones) la principal causa es el aire que se ingiere durante las comidas. Cuanto más rápido se come, mayor es la cantidad de aire tragado. Tragar saliva, fumar, masticar chicle y hablar mientras se come también causar ingestión de aire y, siendo así, obviamente que las bebidas gaseosas aumentan las eructaciones.

Las personas ansiosas tragan grandes cantidades de aire, lo que se llama aerofagia, causando molestias abdominales por distensión del estómago que, a su vez, causa más ansiedad. El control de la ansiedad alivia los síntomas del exceso de gases.

¿Te resultó útil este artículo?  
1 Estrela2 Estrelas3 Estrelas4 Estrelas5 Estrelas (1 votos, Total: 5,00 de 5)
Cargando…
También podría gustarte