CATARATA: Síntomas, Causas y Tratamiento

La catarata es la pérdida de transparencia del cristalino, la lente natural del ojo que se encuentra detrás del iris y de la pupila.

Introducción

La catarata es una condición extremadamente común, especialmente en los ancianos, causada por la opacificación parcial o total del cristalino natural de nuestros ojos.

La catarata es una enfermedad de evolución lenta y progresiva, siendo actualmente la principal causa de pérdida de visión en el mundo. Cerca de 160 millones de personas en todo el mundo sufren de catarata en un cierto grado. Entre la población de más de 65 años de edad, casi la mitad de los individuos tiene esta enfermedad.

A pesar de ser una causa común de ceguera, afortunadamente las cataratas tienen cura y pueden corregirse mediante cirugía. Incluso los pacientes con casos avanzados pueden volver a ver. En este artículo vamos a explicar qué es la catarata ocular, cuáles son sus síntomas, cuáles son las opciones de tratamiento y cómo es la cirugía.

Qué es catarata

El cristalino es una lente, transparente, biconvexa y gelatinosa, que está situada detrás del iris (parte coloreada de los ojos) y de la pupila.

Como ya se mencionó, el cristalino es la lente natural de nuestros ojos. Ya que es flexible, se puede cambiar el ángulo de curvatura a través de la contracción de los músculos oculares, lo que nos permite enfocar objetos de lejos o de cerca con igual efectividad.

Para ilustrar el papel del cristalino, podemos citar los casos de presbicia, también conocida como “vista cansada”, que es una anomalía de la visión que se produce a partir de los 40 años de edad y se caracteriza por la disminución de la capacidad del ojo para enfocar objetos que están muy cercanos. La presbicia se produce debido a una pérdida de flexibilidad de la lente.

Catarata

Ya la catarata es una enfermedad que se produce cuando el cristalino del ojo pierde su transparencia natural y se vuelve progresivamente opaco, la visión borrosa o enervada. En casos avanzados, el paciente pierde la visión por completo.

Causas de la catarata

El cristalino es compuesto, básicamente, por agua y proteínas. Las proteínas del cristalino tienen características propias y son responsables de la claridad y transparencia. Con el envejecimiento de los ojos, la estructura de estas proteínas se altera, lo que provoca una pérdida gradual de la transparencia del cristalino.

La catarata que se presenta en la población anciana se llama catarata senil, y es la forma más común.

Además de la catarata senil, hay otras causas para la pérdida de transparencia del cristalino, entre ellas:

1. Catarata congénita: es una forma de catarata que está presente al nacimiento o que se desarrolla durante el primer año de vida. La catarata congénita puede tener varias causas, entre las más comunes están enfermedades de origen genético y las infecciones durante el embarazo, tales como toxoplasmosis, rubéola, sífilis, citomegalovirus y herpes.

2. Catarata traumática: es una forma de catarata que surge después de un trauma del ojo. A diferencia de las otras formas, la catarata traumática es generalmente unilateral. Algunos tipos de cirugía de los ojos también pueden causar este tipo de catarata.

3. Catarata por radiación: es el tipo de catarata que se presenta después de la exposición a la radiación ionizante, como en el caso de pacientes que se someten a la terapia de radiación en las regiones cerca de los ojos.

4. Catarata secundaria a medicamentos: varios medicamentos, si se utilizan continuamente durante varios años, pueden facilitar la aparición de la catarata. Las más comunes son los glucocorticoides, como la prednisona (Lee: PREDNISONA Y OTROS CORTICOIDES – efectos secundarios e  indicaciones). El uso a largo plazo de las estatinas, fármacos utilizados en el tratamiento del colesterol alto, también aumenta el riesgo de catarata, pero este riesgo es mucho menor que de los corticoides.

Factores de riesgo para catarata

La catarata senil es una situación que ocurrirá en casi todas las personas, especialmente aquellas con más de 70-80 años. Algunas situaciones, sin embargo, aumentan el riesgo de lesión del cristalino, favoreciendo la aparición de una catarata temprana. Entre los principales factores de riesgos están:

Síntomas de catarata

La catarata es un proceso lento, gradual y sin dolor. En las primeras etapas puede pasar desapercibida. La catarata, en la gran mayoría de los casos, afecta a ambos ojos, pero  lo hace, generalmente, de modo asimétrico. En general, un ojo presenta una catarata en una etapa más avanzada que otro.

Las primeras quejas con respecto a la catarata tienden a ser la dificultad de ver en lugares con poca iluminación, conducir de noche y resultar difícil leer señales o letras pequeñas. El agravamiento de una miopía ya existente también es un síntoma inicial común. La necesidad de cambiar el grado de las gafas frecuentemente puede ser un signo de catarata.

Con la progresión de la opacificación del cristalino, la visión va se volviendo cada vez más turbia y los contrastes menos notables. Otros síntomas comunes son los incómodos con luces fuertes, que provocan un resplandor en la visión, y las quejas por los colores de los objetos y el medio ambiente más amarillento, parduscos o menos intensos. Algunos pacientes con catarata presentan visión doble.

En etapas más avanzadas es posible ver el cristalino opacificado a través de la pupila, que se convierte en gris, como en la imagen a continuación. En general, la catarata lleva muchos años para llegar a este punto.

Catarata

Tratamiento de la catarata

El único tratamiento eficaz para curar la catarata es la cirugía. Gafas y lupas pueden aliviar las fases de inicio de los síntomas, pero para solucionar el problema la única opción es la cirugía.

En general, la cirugía de catarata está indicada cuando la opacificación del cristalino ya está lo suficientemente grande para interferir con las actividades comunes. Idealmente, el médico decide conjuntamente con el paciente el mejor momento de operar. A diferencia de lo que ocurría antiguamente, cuando la técnica quirúrgica era todavía subdesarrollada y los riesgos de complicaciones eran altos, no es necesario esperar el avanzo de la catarata para operar. Si la catarata disturba el paciente, esto es razón suficiente para programar la cirugía.

En los niños, sin embargo, el comportamiento es diferente. Una vez que se hace el diagnóstico de catarata, el médico debe programar la cirugía porque la catarata perturba el desarrollo normal de los ojos en los bebés.

¿Cómo es la cirugía de catarata?

La cirugía de catarata es simple y consiste en extirpar el cristalino opacificado y reemplazarlo por una lente artificial.

La más moderna técnica de cirugía de la catarata se llama facoemulsificación. Esta cirugía se realiza sin la necesidad de hospitalización y bajo anestesia local, con colirios o inyecciones. No se usa anestesia general (Lee: ANESTESIA GENERAL – ¿Cuáles son los riesgos?).

La cirugía de facoemulsificación se realiza mediante  una pequeña incisión, de menos de 3 mm en la córnea. A través de esta apertura se insiere un aparato que emite ondas de ultrasonido las cuales fragmentan el cristalino roto en varios pedazos. Este dispositivo también es capaz de aspirar los fragmentos del cristalino roto. Después de que el cristalino defectuoso es todo quitado, una nueva lente intraocular (LIO) se inserta a través de la misma abertura en la córnea, reemplazando la antigua lente natural. La lente artificial puede ser multifocal, que además de curar la catarata también permite que el paciente ya no necesite de gafas para lejos o cerca.

La cirugía de facoemulsificación dura unos 30 minutos y el período postoperatorio se realiza en el domicilio; el paciente no necesita ser hospitalizado. Al final del día, el paciente puede ir a hacer sus actividades diarias más ligeras, tales como comer, leer, caminar o ver la televisión. No se requiere ninguna dieta especial. El paciente necesita solamente aplicar los colirios prescritos correctamente y evitar esfuerzos físicos o llevar las manos a los ojos. Una leve picazón o molestia son comunes después de la cirugía, por lo que debes tener cuidado de mover  el ojo todo el tiempo. En los primeros días el paciente puede permanecer con un vendaje que cubre la cirugía de los ojos.

Después de la cirugía de catarata, la visión vuelve progresivamente, pero, generalmente, en los primeros días, la agudeza visual ya es muy buena. Es común el doctor volver a evaluar al paciente al día siguiente y una o dos veces más durante el primer mes.

Generalmente, por razones de seguridad, el oftalmólogo opera un ojo a la vez. El intervalo entre las dos cirugías depende de la recuperación de la primera. Como la curación completa de la cirugía tarda de 4 a 8 semanas, suele ser este el intervalo entre las dos operaciones. Hay pacientes, sin embargo, que operan el segundo ojo después de solamente  una semana si la primera cirugía ha transcurrido bien.

¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More