Metronidazol – Para Qué Sirve, Dosis y Efectos Adversos

El metronidazol es un antibiótico muy utilizado en el tratamiento de infecciones causadas por bacterias anaeróbicas y por algunos protozoarios, pudiendo ser utilizado para tratar desde infecciones gastrointestinales graves en pacientes hospitalizados hasta infecciones vaginales relativamente simples en mujeres sanas.

El metronidazol se puede encontrar en forma de tabletas, crema o gel vaginal. El benzoilmetronidazol es un derivado del metronidazol, con las mismas funciones y efectos, que también se puede encontrar en las formas de tabletas, crema o gel. La gran diferencia entre el metronidazol y el benzoilmetronidazol es el hecho de que este último es insoluble en agua, por lo que puede comercializarse en forma de suspensión oral (jarabe). El benzoilmetronidazol no está disponible en la mayoría de los países de habla hispana.

Este artículo se propone a ser un prospecto del metronidazol dirigido al público en general. Vamos a explicar de forma accesible los siguientes puntos sobre el metronidazol:

  • Para qué sirve.
  • Nombres comerciales.
  • Presentaciones disponibles en el mercado.
  • Cómo usar, efectos adversos.
  • Contraindicaciones.
  • Principales interacciones medicamentosas.

Nombres comerciales del metronidazol

El metronidazol es un medicamento ya comercializado en forma genérica. Entre los nombres comerciales disponibles en el mercado, podemos citar algunos:

  • Argentina: Colpofilin, etronil, flagyl, ginkan 500, metral, padet, repligen, tricofin.
  • Chile: Flagyl, geloderm, medazol, metrocream, metrogel, metropast, triozol.
  • Colombia: Flagyl, Metrozin
  • España: Pylera, rhodogil, flagyl.
  • México: Amebidal, ameblin, biomona, flagenase, flagenol, flagyl, lamblit, metricom, metrogel, ortrizol, samonil, stomffler.
  • Paraguay: Fentiazol, medazol, quimizol, tricofin.
  • Uruguay: Flagesol, ginplus, rozex, viosol.
  • Venezuela: Bactrizol, flegyl, menizol, metren, metrovax.

El metronidazol en forma de crema vaginal también puede ser comercializado en combinación con la nistatina, un antifúngico con acción contra la candidiasis vaginal.

Presentaciones del metronidazol

El metronidazol en tabletas se comercializa normalmente en las dosis de 250 mg o 500 mg.

Para la aplicación vaginal, el metronidazol se puede encontrar en gel de 0,75% o de 100mg /g. También existe la forma en crema con la misma concentración. La eficacia de la crema y del gel es igual.

Además del uso vaginal, existe también el metronidazol en crema o gel tópicos para aplicación en la piel, indicado para el tratamiento de la rosácea.

En la población pediátrica, el metronidazol en jarabe 40mg/ml es generalmente la forma elegida.

También existe el metronidazol para administración intravenosa, pero esta forma está restringida al uso hospitalario.

Para qué sirve el metronidazol

El metronidazol tiene acción contra bacterias anaerobias, contra ameba y algunos protozoarios. Entre las enfermedades que pueden ser tratadas con metronidazol podemos citar:

Cómo utilizar el metronidazol

La posología del metronidazol depende de la enfermedad que se pretende tratar. Algunos ejemplos:

  • Amebiasis: 500 a 750 mg por vía oral de 8/8 horas durante 7 a 10 días.
  • Gardnerella: 500 mg por vía oral de 12/12 horas durante 7 días o 1 aplicación diaria intravaginal de crema o gel a 0,75% durante 5 días.
  • Tricomoniasis: 2000 mg (4 tabletas de 500 mg) por vía oral en una sola dosis. Tratamiento alternativo: 500 mg de 12/12 horas durante 7 días.
  • Giardiasis: 250 a 500 mg por vía oral de 8/8 horas durante 5 a 10 días.
  • Diarrea por Clostridium difficile: 500 mg por vía oral de 8/8 horas durante 10 a 14 días (los casos graves deben ser tratados en un ambiente hospitalario).
  • Rosácea: 2 aplicaciones diarias en la piel de la creme o gel a un 0,75%.

Efectos adversos del metronidazol

Los principales efectos adversos del metronidazol administrados por vía oral suelen estar relacionados con el tracto gastrointestinal. Náuseas, anorexia, vómitos, diarreas, cólicos abdominales y estreñimiento se han asociado con el uso de este antibiótico. Un sabor metálico desagradable también es frecuentemente reportado por aquellos que toman metronidazol.

Los pacientes que utilizan dosis más altas de metronidazol pueden presentar efectos neurológicos, como mareo, dolor de cabeza, irritabilidad e insomnio.

Otros síntomas colaterales posibles son: oscurecimiento transitorio de la orina (color marrón o rojizo), dolor en las articulaciones, dolor de garganta, rinitis, prurito genital, ojos secos y vaginitis.

En cuanto al metronidazol utilizado por vía intravaginal, la tasa de efectos colaterales es más baja y suele quedar restringida a la región genital, siendo el flujo vaginal el efecto adverso más común. Los síntomas gastrointestinales suelen aparecer en menos del 5% de los pacientes, una tasa del 50% más baja que en las tabletas.

Contraindicaciones del metronidazol

Excepto por los casos de alergia previa al metronidazol, no existen otras contraindicaciones absolutas a su uso. Hay algunas asociaciones que están contraindicadas, como, por ejemplo, las bebidas alcohólicas y el disulfiram, que serán explicadas en el próximo tópico.

El metronidazol puede usarse en el embarazo en determinadas situaciones. Solamente está prohibido en el primer trimestre de gestación.

Como es un fármaco que puede pasar a la leche materna, se sugiere que el metronidazol se evite durante la lactancia materna. Si no es posible evitarlo, lo ideal es que la lactancia se interrumpa por lo menos hasta 3 días después de la toma del último comprimido.

Interacciones medicamentosas del metronidazol

El principal cuidado que los pacientes que están tomando metronidazol deben tener es en relación al consumo de alcohol. Ningún antibiótico debe mezclarse con bebidas alcohólicas, pero en el caso del metronidazol se debe redoblar este cuidado. La asociación entre metronidazol y alcohol puede provocar una reacción tipo disulfiram *, que consiste en la aparición de síntomas como palpitaciones, calores, enrojecimiento en la cara, falta de aire, malestar intenso, náuseas y vómitos.

* El disulfiram es una droga usada en el tratamiento del alcoholismo. Los pacientes que toman disulfiram no consiguen beber, pues las reacciones que surgen son muy fuertes.

La reacción tipo disulfiram es más común cuando se toma el metronidazol por vía oral, pero puede ocurrir también en el caso de la aplicación vaginal. Se sugiere que el paciente evite las bebidas alcohólicas o cualquier otro alimento que contenga alcohol durante al menos 72 horas después del final del tratamiento.

La combinación del mismo medicamento disulfiram con metronidazol también debe evitarse.

La asociación del metronidazol con el mebendazol también suele ser desalentada, pues parece haber un mayor riesgo de aparición del síndrome de Stevens-Johnson.

El metronidazol puede causar elevación de los niveles sanguíneos de ciclosporina, litio y warfarina.

¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas