CAUSAS DE SANGRE EN LA ORINA – HEMATURIA

La presencia de sangre en la orina es un hallazgo que frecuentemente causa gran preocupación en los pacientes. Es obvio para todos que la pérdida de sangre en la orina no es un evento normal. En general, una orina rojiza o con coloración oscura suele indicar que hay algo de errado en el sistema genitourinario.

Una orina con sangre es llamada por los médicos de hematuria. La hematuria no siempre es visible para el ojo desnudo. En algunos casos, la cantidad de glóbulos rojos es tan pequeña que solamente por medio de exámenes de orina es posible detectarla.

Una amplia variedad de trastornos puede resultar en la pérdida de sangre en la orina. En la mayoría de los casos, la hematuria suele ser una señal de infección del tracto urinario. Sin embargo, la presencia de sangre en la orina también puede ser un signo de una enfermedad grave, como el cáncer de riñón o de la vejiga, o no presentar ningún significado especial, ocurriendo en razón de discretos defectos en los túbulos renales, que no tienen relevancia clínica.

Definición de hematuria

La definición más simple de la hematuria es la presencia de sangre en la orina. Sin embargo, en la mayoría de las situaciones, el paciente con hematuria no presenta una orina francamente sanguinolenta, rojiza o con coágulos visibles. En muchos casos, la pérdida de sangre en el tracto urinario es tan discreta que no se puede notar la presencia de sangre en la orina solamente mirando hacia ella. Además de eso, la presencia de otras sustancias en la orina, como bilirrubina, medicamentos, colorantes, mioglobina, etc, también puede dejar la orina de color rojizo, pasando la falsa impresión de que hay hematuria (lee: COLOR DE LA ORINA (Orina naranja, verde, azul, roja…)).

Por lo tanto, para definir con certeza que una muestra de orina contiene sangre, es necesario someterla un análisis de laboratorio. El examen de orina más utilizado para el diagnóstico de hematuria es el EAS (también llamado orina tipo 1 u orina tipo 2) (lee: ANÁLISIS DE ORINA – Examen de orina).

La principal célula de la sangre es la hematíe (también llamada eritrocito o glóbulo rojo). La investigación de laboratorio de la hematuria es la evaluación de la orina con un microscopio en búsqueda de hematíes. Toda orina contiene cantidades mínimas de hematíes. Para considerarse hematuria la mayoría de los laboratorios utiliza como referencia la existencia de más de 10.000 hematíes por mililitro de orina o más de 5 hematíes por campo de alta potencia (campo visto con lente con aumento de 400x).

Tipos de hematuria

Como existen decenas de causas para la presencia de sangre en la orina,  su caracterización ayuda en la investigación clínica. Una hematuria puede tener las siguientes características:

  1. Hematuria macroscópica

Es la hematuria que se puede ver a simple vista ya que la orina se vuelve oscura, rojiza o con coágulos de sangre. Este tipo de hematuria es reconocida fácilmente por el propio paciente.

  1. Hematuria microscópica

Es la hematuria que no se puede ver a simple vista. La apariencia de la orina es completamente normal,  siendo la presencia de sangre detectada solamente a través del examen de orina. Este tipo de hematuria puede existir durante años sin que el paciente perciba.

  1. Hematuria con coágulos

La hematuria con coágulos es un tipo de hematuria macroscópica. La presencia de coágulos en general indica un sangrado de mayor volumen, causado por una lesión visible a través de las pruebas de imagen como ecografía o tomografía computarizada del sistema urinario.

  1. Hematuria persistente o transitoria

La hematuria, ya sea micro o macroscópica, puede ser persistente, o sea, está constantemente presente; o ser intermitente, es decir, aparece y desaparece de tiempo en tiempo.

  1. Hematuria dismórfica

La hematuria dismórfica ocurre cuando en la prueba de orina son detectadas hematíes con formato atípico (dismórficas). Generalmente esto es un signo de enfermedad de los glomérulos renales.

  1. Hematuria aislada

La hematuria aislada ocurre cuando el paciente no presenta signos ni síntomas, además de la presencia de sangre en la orina. La mayor parte de las enfermedades que causa la hematuria provoca síntomas como dolor al orinar, fiebre, dolor en la espalda, u otros cambios en las pruebas de laboratorio, tales como presencia de proteínas y / o leucocitos en la orina,  elevación de creatinina y orina en la sangre (lee : CREATININA Y UREA), etc.

La presencia de sangre en la orina, cuando no hay  signos ni síntomas y pruebas de laboratorio persistentemente normales, normalmente indica una enfermedad benigna.

Causas de hematuria

La hematuria puede originarse en cualquier parte del tracto urinario, incluyendo riñón, uréter, vejiga, próstata o uretra. Algunas causas de sangrado urinario son:

– Cáncer renal.
– Cáncer de vejiga.
– Cáncer de próstata (lee: CÁNCER DE PRÓSTATA – Síntomas y Tratamiento).
– Cálculo renal (lee: CÁLCULO RENAL – Causas y Síntomas).
– Infección del tracto urinario (lee: CISTITIS – INFECCIÓN URINARIA).
– Hiperplasia prostática benigna (lee: HIPERPLASIA BENIGNA DE PRÓSTATA).
– Glomerulonefritis.
– Lupus eritematoso sistémico.
– Anemia falciforme.
– Enfermedad renal poliquística.
– Accidentes con traumatismo renal.
– Trauma después del paso de sonda vesical.
– Trauma por  manipulación quirúrgica o endoscópica del aparato urinario.
– Biopsia de próstata (lee: BIOPSIA DE PRÓSTATA – Exámen para el cáncer de próstata).
– Biopsia renal.
– Cistitis radica (lesión de la vejiga por radioterapia).
– Tuberculosis urinaria (lee: TUBERCULOSIS – Causas, Síntomas y Tratamiento).
– Esfuerzo físico.
– Exceso de calcio en la orina.
– Endometriosis.
– Uretritis (gonorrea o clamidia) (lee: GONORREA – Síntomas y Tratamiento).

Nota: algunos medicamentos como pyridium, rifampicina, fenitoína y nitrofurantoína, o alimentos como la remolacha, pueden dejar la orina rojiza sin que esto signifique la presencia de sangre.

Cómo investigar una hematuria

Como se puede ver, las causas de sangre en la orina son múltiples y, por lo tanto, la investigación no siempre es sencilla y rápida.

Para las mujeres con hematuria microscópica el primer paso es confirmar si la orina no fue recolectada  durante la menstruación. Durante el período menstrual siempre hay un poco de sangre de la menstruación en la orina, provocando una falsa hematuria. En estos casos es necesario hacer una nueva  prueba de orina fuera de la menstruación para  confirmar.

Algunas veces, los signos y síntomas que acompañan a la hematuria pueden sugerir el diagnóstico como, por ejemplo:

– Mujeres jóvenes con ardor al orinar y hematuria probablemente tienen cistitis.
– Pacientes con hematuria acompañada con fiebre, escalofríos, vómitos y dolor lumbar posiblemente presentan pielonefritis.
– Hematuria acompañada de  dolor lumbar insoportable con irradiación hacia la ingle en general es un signo de cálculo renal.
– Hombres mayores con hematuria y chorro urinario débil siempre deben ser investigados para las enfermedades de la próstata.
– Personas mayores de 50 años, fumadores y con hematuria macroscópica, se debe pensar en cáncer de vejiga.

Cuando no hay causa aparente para la hematuria se debe hacer una investigación más compleja, tratando de descartar o confirmar algunas de las varias causas mencionadas anteriormente. Algunas de las pruebas que pueden ser utilizadas en la investigación son  ecografía, tomografía computarizada o cistoscopia. Otras pruebas de laboratorio de sangre y orina también ayudan en el diagnóstico diferencial. En algunas hematurias, especialmente si hay sospecha de enfermedad de los glomérulos renales, la biopsia renal puede estar indicada.

Enfermedad de la membrana basal delgada (hematuria familiar benigna)

En algunos casos de hematuria aislada no puede identificar una causa. Si el paciente no tiene otra queja y si todas las pruebas son normales, el seguimiento anual o cada dos años solamente para ver si está todo bien es el único procedimiento indicado en estos casos. Habitualmente estos pacientes tienen un problema llamado enfermedad de la membrana basal delgada, que es una discreta alteración genética en las membranas de los glomérulos, causando la pérdida de sangre en la orina, sin ninguna relevancia clínica. Estos pacientes suelen vivir el resto de la vida con hematuria sin que esta cause ningún impacto en sus vidas.

Hematuria después de esfuerzo físico

La hematuria después de esfuerzo físico es la que surge después de cualquier actividad física de gran intensidad, en general agotadora. Este tipo de hematuria puede ser macroscópica o microscópica y tiende a ser transitoria, desapareciendo después de unos días de reposo.

Este tipo de sangrado en la orina no suele tener ninguna importancia clínica. Si el paciente es joven, saludable, no tiene otras quejas y la hematuria desaparece con el reposo, no hay necesidad de cualquier investigación más importante.

También podría gustarte