ENFERMEDAD INFLAMATORIA PÉLVICA – Causas, Síntomas y Tratamiento

La enfermedad inflamatoria pélvica es una infección del útero, trompas y/u ovarios, que generalmente es causada por una enfermedad de transmisión sexual, como clamidia o gonorrea.

La enfermedad inflamatoria pélvica, también llamada EIP, es una infección de los órganos reproductores femeninos superiores, en particular en el útero, trompas de Falopio y ovarios, con posible extensión a otras estructuras pélvicas e incluso abdominales.

La EIP se presenta generalmente como complicación de una enfermedad de transmisión sexual, especialmente la clamidia o la gonorrea. Si no se tratan adecuadamente en el momento que todavía están restringidas a la región de la vagina, las bacterias causantes de estas ETS pueden proliferar e invadir el tracto reproductivo, causando infección en los órganos internos.

No hay datos sobre la realidad latinoamericana, pero en los Estados Unidos la enfermedad pélvica inflamatoria afecta aproximadamente 1 millón de mujeres a cada año. Se estima que la enfermedad afecta entre el 2% y el 10% de las mujeres sexualmente activas.

En este artículo vamos a explicar qué es la enfermedad inflamatoria pélvica, cómo aparece, cuáles son sus factores de riesgo, los principales síntomas y las opciones de tratamiento.

Advertisements

Causas de la enfermedad  inflamatoria pélvica

Mientras que la vagina es una región naturalmente rica en bacterias, sobre todo de las especies Lactobacillus, los órganos internos del sistema reproductivo, tales como el útero,  trompas y  ovarios, son estériles, no tienen gérmenes en su interior.

La flora bacteriana natural de la vagina actúa como una barrera protectora ya que crea un ecosistema que es poco atractivo para otros tipos de bacterias. La infección de la cavidad vaginal por bacterias transmitidas sexualmente puede romper esta barrera protectora, colocando  los órganos internos bajo riesgo de invasión.

EIP

La bacteria Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis, ambas transmitidas sexualmente, son las principales causas de enfermedad inflamatoria pélvica. Bacterias como el Mycoplasma genitalium, Escherichia coli, Bacteroides fragilis, Estreptococos del grupo B y Campylobacter spp también pueden causar EIP, pero representan menos del 15% de los casos.

LEE TAMBIÉN:
GONORREA – Síntomas, Causas y Tratamiento
CLAMIDIA – Síntomas y Tratamiento

Aproximadamente el 15% de las mujeres infectadas con gonorrea o clamidia termina desarrollando enfermedad inflamatoria pélvica. Aunque lo más común es la infección por clamidia, la EIP causada por la gonorrea tiende a ser más severa.

Factores de riesgo para la enfermedad inflamatoria pélvica

En virtud de ser una infección causada generalmente por bacterias de transmisión sexual, los principales factores de riesgo de la EIP terminan siendo similares a los factores de riesgo de ETS.

Mujeres jóvenes y con vida sexual activa, especialmente con múltiples compañeros y sin condón, llegan a ser el grupo más afectado por la enfermedad inflamatoria pélvica. Las mujeres célibes o monógamas cuyos maridos son fieles presentan riesgo casi nulo. Ya las mujeres monógamas, cuyos maridos o novios son promiscuos, se quedan también bajo mayor riesgo.

En resumen, los principales factores de riesgo para la enfermedad inflamatoria pélvica son:

Advertisements
  • Ya haber tenido una EIP (1en 4 mujeres vuelve a tener un segundo episodio de EIP).
  • Edad entre 15 y 25 años.
  • Vida sexual activa.
  • Múltiples compañeros.
  • Hábito de tener relaciones sexuales sin condón.
  • Tener una pareja infiel.
  • Tener una ETS.
  • Hábito de realizar ducha vaginal (la ducha empuja las bacterias hacia al interior de la vagina).
  • Haber colocado un DIU recientemente (el riesgo se incrementa solamente en las 3 primeras semanas después de la colocación del dispositivo).

SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD  INFLAMATORIA PÉLVICA

Dependiendo de la bacteria que causa la enfermedad inflamatoria pélvica, el cuadro puede variar desde una infección aguda, con síntomas muy evidentes, hasta una infección más crónica, con síntomas discretos que persisten durante semanas o incluso meses.

En general, las EIP son causadas por la Neisseria gonorrhoeae, mientras que las  EIP subclínicas son causadas por la Chlamydia trachomatis.

1- Enfermedad inflamatoria pélvica aguda y sintomática

La EIP severa y sintomática se caracteriza por un cuadro de dolor abdominal o pélvico de inicio repentino. La intensidad del dolor es variable, pero es muy común es el hecho de empeorar durante el acto sexual. El empeoramiento del dolor durante o inmediatamente después de la menstruación también es bastante sugestivo.

Otros síntomas comunes son:

Dos posibles complicaciones de la enfermedad inflamatoria pélvica severa son el síndrome de Fitz-Hugh Curtis, que es una inflamación de la cápsula del hígado, y la formación de un absceso tubo ovárico, que es una masa inflamatoria que involucra las trompas de Falopio, los ovarios y, en ocasionalmente, otros órganos pélvicos adyacentes.

2- Enfermedad inflamatoria pélvica subclínica o crónica

La EIP puede presentarse con síntomas sutiles, con poco dolor, sin fiebre y flujo discreto. A menudo, la mujer toma conocimiento de los síntomas, pero ellos molestan poco y ella termina no buscando orientación  médica. Se estima que hasta un 60% de los casos de EIP sean subclínicos.

El hecho de que los síntomas son leves no significa que la inflamación de los órganos sea inofensiva. Una de las principales complicaciones de la EIP es la lesión de las trompas de Falopio y del útero, con el consiguiente desarrollo de la infertilidad.

No resulta sorprendente, por lo tanto, que frecuentemente el diagnóstico de EIP acabe siendo hecho  mucho más tarde, cuando la mujer busca ayuda médica por tener dificultad para quedarse embarazada. Algunos estudios muestran que hasta un 1/3 de las mujeres con infertilidad presenta lesiones en las trompas o del útero causadas por un cuadro de enfermedad inflamatoria pélvica que no se ha diagnosticado.

Advertisements

Además de la infertilidad, las lesiones en las trompas causadas por la enfermedad inflamatoria pélvica subclínica también aumentan el riesgo de embarazo ectópico (Lee: EMBARAZO ECTÓPICO – Síntomas, Factores de Riesgo y Tratamiento). Otra complicación de las lesiones causadas por la EIP es el desarrollo de dolor pélvico crónico, que puede durar meses o incluso años. Este dolor tiende a empeorar en el momento de la ovulación y durante el acto sexual.

DIAGNÓSTICO DE LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA PÉLVICA

No hay ninguna prueba específica para diagnosticar la EIP. El diagnóstico generalmente se hace después de la evaluación de los datos obtenidos en la historia clínica, en el examen ginecológico, en los análisis de sangre y orina y en la evaluación del laboratorio del flujo vaginal. En casos dudosos, el ultrasonido pélvico sirve para evaluar la presencia de inflamación o absceso en las trompas.

TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA PÉLVICA

El objetivo del tratamiento de la enfermedad inflamatoria pélvica es curar la infección antes de que sea capaz de provocar daños en los órganos reproductivos.

El tratamiento se realiza, preferentemente, con antibióticos que sean efectivos tanto contra gonorrea como clamidia. En principio, se puede hacer el tratamiento en casa con antibióticos orales o por vía intramuscular.

Hay varios procedimientos posibles; enumeramos algunas opciones:

  • Ceftriaxona 250 mg intramuscular en dosis única + Doxiciclina 100 mg, 2x al día, por vía oral, por 14 días.
  • Cefoxitina 2 g intramuscular en dosis única + Doxiciclina 100 mg, 2x al día, por vía oral, por 14 días.
  • Ceftriaxona 250 mg intramuscular en dosis única + Doxiciclina 100 mg, 2x al día, por vía oral, por 14 días + metronidazol 500 mg 2x al día, por vía oral, por 14 días.
  • Cefoxitina 2 g intramuscular en dosis única + Doxiciclina 100 mg, 2x al día, por vía oral, por 14 días + metronidazol 500 mg 2x al día, por vía oral, por 14 días.
  • Ceftriaxona 250 mg intramuscular en dosis única + probenecida 1 g por vía oral, dosis única.
  • Cefoxitina 2 g intramuscular en dosis única + probenecida 1 g por vía oral, dosis única.
  • Cefoxitina 2 g intramuscular en dosis única + probenecida 1 g por vía oral, dosis única + Doxiciclina 100 mg, 2x al día, por vía oral, por 14 días.
  • Ofloxacina 400 mg, 2x al día, por vía oral, por 14 días + Metronidazol, 500 mg, 2x al día, por vía oral, por 14 días.
  • Amoxicilina + Ácido Clavulánico, 1 g, 3x al día, por 14 días + Doxiciclina 100 mg, 2x al día, por vía oral, por 14 días.

En algunos casos, la paciente debe ser hospitalizada para tratamiento intravenoso. Situaciones que indican hospitalización son:

  • EIP durante el embarazo.
  • Falta de respuesta al tratamiento casero.
  • Incapacidad para tomar medicamentos por vía oral debido a náuseas y vómitos.
  • Enfermedad clínica severa (fiebre alta, náuseas, vómitos, hipotensión o dolor abdominal severo).
  • EIP complicada con absceso pélvico.

Si se trata adecuadamente, la enfermedad inflamatoria pélvica se puede curar sin secuelas.

¿Te resultó útil este artículo?  
1 Estrela2 Estrelas3 Estrelas4 Estrelas5 Estrelas (4 votos, Total: 5,00 de 5)
Cargando…
Advertisements
Advertisements
También podría gustarte