PIE DE ATLETA – Hongos en los Pies – Causas, Síntomas y Tratamiento

La dermatofitosis de los pies, también conocida como tinea pedis o pie de atleta, es la micosis de piel más común en el mundo. El pie de atleta es una infección por  hongos, que ataca preferencialmente a la planta de lo pies y los espacios entre los dedos de los pies.

En este texto vamos a abordar los siguientes puntos sobre el pie de atleta:

  • Causas de pie de atleta.
  • Cómo se contrae la tinea pedis.
  • Síntomas del pie de atleta.
  • Prevención del pie de atleta.
  • Tratamiento de la tinea pedis.

Causas del pie de atleta

Dermatofitosis es el nombre dado a un grupo de micosis superficiales de la piel, uñas y cabello. Los hongos dermatofitos, es decir, los hongos que causan las dermatofitosis, son los de los géneros Trichophyton, Microsporum o Epidermophyton.

Las dermatofitosis pueden afectar a varias zonas del cuerpo, como cuero cabelludo (tinea capitis), ingle (tinea cruris), barba (tinea barbae) o tronco y miembros (tinea corporis).

Advertisements

Pie de atleta es el nombre popular para la dermatofitosis de los pies (tinea pedis) causada generalmente por los hongos Trichophyton mentagrophytes o Trichophyton rubrum.

Como se contrae el pie de atleta

Los dermatofitos son hongos que se reproducen más fácilmente en sitios húmedos, calientes y cerrados. En general, el pie de atleta es una infección que  se contrae al caminar descalzo en lugares húmedos contaminados por el hongo Trichophyton, como saunas, piscinas, duchas y vestuarios.

Sin embargo, no es suficiente tener contacto con el hongo para desarrollar la tinea pedis. El Trichophyton necesita de ciertas condiciones para crecer, como el calor y la humedad. Además de las condiciones ideales para la propagación del hongo, algunas personas parecen naturalmente más susceptibles a la tinea pedis que otras. Hay muchas parejas que comparten la misma una ducha durante años sin que haya transmisión del hongo entre ellas. Se desconoce la causa exacta de esta susceptibilidad a las micosis de piel.

Personas que sudan excesivamente, pacientes con VIH positivos, diabéticos, inmunodeprimidos portadores de onicomicosis, pacientes con psoriasis u otras enfermedades de la piel que afectan a los pies tienen mayor riesgo de desarrollar dermatofitosis en los pies. Sin embargo, personas completamente sanas también pueden tener pie de atleta.

pie de atleta

Uno de los principales factores de riesgo es el uso frecuente de tenis para  actividades deportivas. El hongo de la la tinea pedis encuentra en estos calzados un excelente ambiente para su crecimiento; además de ser cerrados, los zapatos de los deportistas suelen ser cálidos y húmedos. Esta es la causa de la tinea pedis también llamarse “ pie de atleta”. Vestuarios de gimnasios de musculación y clubes son lugares con alto índice de contaminación por Trichophyton, pues son locales húmedos, calientes, con poca o ninguna exposición al sol y frecuentados por personas que, a menudo, presentan los pies también húmedos y calientes debido a la práctica de actividades físicas con calzados cerrados.

Síntomas del pie de atleta

El acometimiento interdigital (entre los dedos) es la forma más común de pie de atleta. Los síntomas más comunes son picores entre los dedos, generalmente entre los 3 º, 4 º y 5 º dedos, con enrojecimiento, descamación y agrietamientos de la piel. Las lesiones pueden ampliar y afectar también a la planta del pie.

La micosis de las uñas (onicomicosis) a menudo está presente junto con el pie de atleta. Otro posible síntoma de la tinea pedis es el mal olor de pies (Lee: CÓMO ELIMINAR EL MAL OLOR DE LOS PIES).

Una presentación común del pie de atleta es un resequedad de las plantas de los pies, con engrosamiento de la piel, descamación, enrojecimiento y dolor en la región afectada. A menudo, una de las manos también se ve afectada, en un cuadro llamado presentación “dos pies y una mano”.

Advertisements

La forma inflamatoria es menos común y se caracteriza por la presencia de dolorosas y pruriginosas ampollas rojas. En estos casos, las lesiones pueden infectarse con bacterias de la piel causando celulitis o erisipela (Lee: ERISIPELA – Síntomas y Tratamiento).

Prevención del pie de atleta

Una misma persona puede tener pie de atleta varias veces en la vida. El paciente no crea inmunidad contra el hongo. Por lo tanto, medidas de prevención son importantes.

Mantener los pies frecuentemente secos y bien lavados es la forma principal para reducir la incidencia de la tinea pedis.

Algunos otros consejos son también importantes en la prevención:

  • Nunca frecuentes vestuarios, duchas o baños públicos descalzo. Al menos, usa chancletas.
  • Después de mojar los pies antes de calzarte cualquier calzado, asegúrate de que estén muy secos, especialmente en las regiones entre los dedos.
  • Durante el día, mantén tus pies lo más posible de tiempo en contacto con el aire. Evita mantener los pies cerrados en calzados durante varias horas seguidas, especialmente en ambientes calurosos.
  • Después de la práctica de ejercicios, lava los pies y cambia los calcetines y los calzados húmedos
  • Mantén tus uñas cortas y limpias siempre
  • Lava los pies diariamente.
  • No comparta calcetines y zapatos con otras personas.
  • Usa talco antifúngico para mantener los pies secos.

Medicamentos para el pie de atleta

El tratamiento del pie de atleta puede ser hecho con las pomadas antifúngicas, muchas de las cuales se venden sin receta médica. Las pomadas para pie de atleta con terbinafina o naftifina son las que presentan los mejores resultados. Otras opciones incluyen pomadas con ketoconazol, miconazol, clotrimazol o butenafina. El tratamiento se realiza 1 ó 2 veces al día durante 4 semanas.

Cremas o pomadas a base de nistatina sirven para candidiasis, pero no para las dermatofitosis, como la tinea pedis.

Se debe evitar pomadas que contienen corticoides en su fórmula, como la betametasona, pues ellos pueden perjudicar el tratamiento y enmascarar los síntomas.

Pacientes con tinea pedis más extenso o resistente a las pomadas deben ser tratados con antifúngicos orales. Los remedios para pie de atleta más eficaces son la terbinafina, itraconazol o fluconazol (Lee: FLUCONAZOL – Tratamiento para candidiasis y otras micosis). El tratamiento dura de 1 a 6 semanas, dependiendo del caso y de la droga de elección.

¿Te resultó útil este artículo?  
1 Estrela2 Estrelas3 Estrelas4 Estrelas5 Estrelas (12 votos, Total: 4,58 de 5)
Cargando…
Advertisements
Advertisements
También podría gustarte