AUMENTO DE PESO DURANTE EL EMBARAZO

Durante el embarazo toda mujer enfrenta cambios inevitables en su cuerpo. Entre los  más obvios está la ganancia de peso, provocado no sólo por la presencia del feto en crecimiento, sino también por la retención de agua, aumento en el volumen de sangre circulante, aumento de grasa, aumento de la masa muscular del útero, etc.

El peso de la madre antes del embarazo, el índice de masa corporal (IMC), el patrón de aumento de peso y la ganancia de peso total durante los 9 meses de embarazo son factores que interfieren directamente en el peso, la longitud y las reservas de grasa del recién nacido.

El peso y las reservas de grasa son importantes porque pueden tener un gran impacto sobre la salud del bebé a corto y largo plazo,  influyendo en los riesgos del niño de desarrollar problemas de salud como diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

El aumento de peso gestacional también tiene efectos en la madre, ya que las mujeres que ganan peso excesivo durante el embarazo tienen un mayor riesgo de convertirse  en obesas o de agravar el exceso de peso ya preexistente.

En este artículo vamos a explicar lo que se considera un aumento de peso deseado y saludable durante el embarazo. También vamos a aclarar sobre los riesgos de aumento de peso excesivo e inadecuado.

Factores que promueven el aumento de peso en el embarazo

Cuando una mujer está embarazada, su cuerpo sufre muchos cambios, siendo el aumento de peso y de la silueta los más obvios. Si tuviéramos que contar solamente el peso del bebé, sería esperado que la madre presentase un aumento de peso mínimo, alrededor de 3,5 kilos. Sin embargo, el peso del feto corresponde solamente a una fracción de la ganancia total de peso de la gestante.

Cuando una mujer está embarazada, los siguientes factores colaboran para aumentar el peso:

  • Peso promedio del feto: 3.2 a 3.6 kg.
  • Aumento de las reservas de grasa del cuerpo: 2,7 a 3,6 kg.
  • Aumento del volumen de sangre circulante en el cuerpo: 1,4 a 1,8 kg.
  • Retención de líquidos: 0,9 a 1,4 kg.
  • Peso del líquido amniótico: 0,9 kg.
  • Aumento de peso de las mamas: 0,45 a 1,4 kg.
  • Aumento de peso del útero: 0,9 kg.
  • Peso de la placenta: 0,7 kg.

Esto significa que una mujer embarazada con un peso corporal normal antes del embarazo debe ganar, en promedio, algo alrededor de 11 a 14.5 kg hasta al final del embarazo.

Excepto en los casos de enfermedades del embarazo, como en la preeclampsia, donde hay una acumulación mayor de los líquidos, la mayoría de los factores mencionados anteriormente varía mucho de un embarazo a otro. Habitualmente lo que define las diferencias entre la ganancia de peso entre dos gestantes es el aumento de las reservas de grasa, es decir, cuánto cada embarazada engorda.

El aumento de peso ideal durante en el embarazo

A lo largo de las últimas décadas, el aumento de peso considerado ideal en el embarazo cambió bastante. En la década de 1930, cuando la Medicina aún era practicada teniendo como base la opinión personal y la lógica teórica, los obstetras indicaban una  ganancia máxima de 7 kg durante el embarazo. La restricción alimentaria fue una práctica obstétrica común durante años y era basada en la creencia de que el aumento de peso gestacional excesivo llevaba al desarrollo de preeclampsia y otros problemas obstétricos.

En la década de 1960, las indicaciones obstétricas comenzaron a ser orientadas por estudios científicos. En esta época, los trabajos comenzaron a mostrar que tamaña restricción del aumento de peso en la gestación aumentaba el riesgo de recién-nacidos con bajo peso o con problemas neurológicos. A partir de entonces, las recomendaciones de aumento de peso se han vuelto más liberales. Aun así, hasta la década de 1980, la mayoría de los obstetras aún recomendaba una ganancia máxima de 11 kg durante el embarazo. En 1990, las orientaciones cambiaron nuevamente, y el aumento de peso gestacional adecuado fue estipulado entre 11 y 16kg.

En los últimos 20 años, sin embargo, una cantidad creciente de estudios científicos de calidad comenzó a mostrarnos que la ganancia de peso gestacional no podría ser considerada como una receta de torta que sirve igualmente a todas las mujeres. En 2009  se establecieron nuevas directrices globales determinando que la ganancia de peso gestacional ideal debe variar según el índice de masa corporal (IMC) de las mujeres antes del embarazo. De esta manera, las mujeres demasiado delgadas podrían engordar inclusive más quilos durante el embarazo que las mujeres previamente con sobrepeso (lee: CÓMO CALCULAR EL IMC – ÍNDICE DE MASA CORPORAL).

Las directrices de 2009 todavía valen hasta ahora y establecen que:

1- Aumento de peso indicado para embarazo de feto único:

  • IMC inferior a 18.5 kg/m2 (bajo peso) → ganancia de peso gestacional deseada entre 12.5 y 18.0 kg.
  • IMC entre 18.5 y 24.9 kg/m2 (peso normal) → ganancia de peso gestacional deseada entre 11.5 y 16.0 kg.
  • IMC entre 25.0 e 29.9 kg/m2 (sobrepeso) → ganancia de peso gestacional deseada entre 7.0 y 11.5 kg.
  • IMC mayor que 30.0 kg/m2 (obesidad) → ganancia de peso gestacional deseada entre 5.0 y 9.0 kg.

2- Aumento de peso indicado para embarazo de gemelos:

  • IMC inferior a 18.5 kg/m2 (bajo peso) → los estudios aún no han sido capaces de producir suficientes datos para que se pueda indicar un valor.
  • IMC entre 18.5 y 24.9 kg/m2 (peso normal) → ganancia de peso gestacional deseada entre 16.8 y 24.5 kg.
  • IMC entre 25.0 y 29.9 kg/m2 (sobrepeso) → ganancia de peso gestacional deseada entre 14.1 y 22.7 kg.
  • IMC mayor que 30.0 kg/m2 (obesidad) → ganancia de peso gestacional deseada entre 11.4 y 19.1 kg.

La mayor parte del aumento  de peso durante el embarazo se produce en el 2º y en el 3º trimestre. En el primer trimestre, el aumento de peso es mínimo, variando de 0,5 a 2,0 kg. No sólo no es necesario aumentar de peso en esta etapa, como también es difícil hacerlo, ya que en las primeras semanas del embarazo la mujer suele tener náuseas y vómitos con frecuencia (Lee: NÁUSEAS Y VÓMITOS EN EL EMBARAZO). A partir del segundo trimestre del embarazo, el aumento de peso se acelera, debiendo quedarse alrededor de 0,5 kg por semana.

El término “comer por dos” durante el embarazo es un mito que no debe ser seguido. Basta un aumento de 200 a 300 kcal al día en la dieta para que gestante logre alcanzar la meta de 0,5 kg por semana. Las mujeres embarazadas deben comer pequeñas porciones varias veces al día. No es indicado un ayuno mayor que 4 horas durante el período que la gestante está despierta.

Mujeres previamente obesas no deben intentar hacer dietas muy restrictivas durante el embarazo. Si no has perdido peso antes, no será ahora, embarazada, que deberás hacerlo. Lo recomendable es tener una dieta saludable, evitando solamente las exageraciones en calorías, azúcar y alimentos fritos. El objetivo de la gestante  con sobrepeso no es la pérdida de peso, sino mantener la ganancia de peso gestacional dentro del intervalo indicado.

Consecuencias del aumento de peso gestacional excesivo o insuficiente

Las directrices sobre el aumento de peso gestacional de 2009 fueron establecidas después de la evaluación de 150 estudios científicos publicados entre 1990 y 2007.

Entre las evidencias encontradas en esta revisión podemos destacar los siguientes hechos:

– Cuanto mayor es la ganancia de peso gestacional, mayor es el riesgo de la gestante someterse a un parto por cesárea (Lee: CESÁREA – Ventajas y riesgos).

Peso embarazo

– Mujeres con aumento de peso gestacional inferior al deseado presentan mayor riesgo de tener bebés pequeños con bajo peso al nacer y un mayor riesgo de tener partos prematuros. Por otro lado, mujeres con aumento de peso gestacional por encima de lo deseado presenta un mayor riesgo de tener bebés grandes y con peso elevado al nacer, fenómeno llamado macrosomía (bebés que nacen con más de 4 kg).

– En promedio, por cada kilo de ganancia de peso gestacional, el peso del bebé aumenta entre 16,7 y 22,6 gramos.

– Mujeres que ganan peso excesivo durante el embarazo tienen un mayor riesgo de no poder volver a su peso original después del nacimiento. Mujeres previamente con sobrepeso y que aumentan de peso excesivamente durante el embarazo tienen un riesgo mayor de convertirse en obesas o tener su obesidad agravada. El 40% de las mujeres con elevada ganancia de peso gestacional permanecen, meses después del parto, con cerca de 8 a 10 kg de sobrepeso que tenían antes de embarazarse.

– El exceso de ganancia de peso gestacional también se ha asociado con un mayor riesgo de hipertensión gestacional, preeclampsia y diabetes gestacional.

– El exceso de ganancia de peso gestacional aumenta el riesgo de obesidad infantil, diabetes e hipertensión en los niños.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More