GONORREA – Síntomas, Causas y Tratamiento

La gonorrea es una de las principales enfermedades de transmisión sexual en el mundo, con más de 200 millones de casos nuevos cada año. Los síntomas, como la secreción uretral, son más comunes en los hombres que en las mujeres.

La gonorrea es una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual) que acomete a hombres y mujeres, y es causada por una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae, también conocida como gonococo.

En este texto vamos a abordar los siguientes puntos sobre la gonorrea:

• Qué es.
• Transmisión.
• Síntomas.
• Complicaciones.
• Diferencias entre gonorrea y clamidia.
• Tratamiento.

¿Qué es la gonorrea?

La gonorrea es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes en todo el mundo, y hay cerca de 200 millones de nuevos casos anualmente. La bacteria Neisseria gonorrhoeae infecta a hombres y mujeres de modo semejante, a pesar de que los síntomas son menos evidentes en el sexo femenino (explicaremos adelante).

La incidencia de la enfermedad es mayor entre los 14-24 años, edad en la que es común que haya una intensa actividad sexual sin la debida protección. Apesar de que exista mayor incidencia en la juventud, esta ETS puede ocurrir en cualquier edad si el paciente presenta un estilo de vida promiscuo o no suele usar preservativos con nuevas parejas sexuales. La ocurrencia de la gonorrea en niños suele ser un señal de abuso sexual.

La gonorrea es la principal causa de uretritis, esto es, inflamación de la uretra, canal que drena la orina de la vejiga. El gonococo puede crecer fácilmente en áreas calientes y húmedas de nuestro tracto reproductivo, incluyendo el cuello uterino, el útero, las trompas de Falopio y la uretra. La bacteria también puede crecer en la boca, garganta, ojos y ano.

Transmisión de La bacteria Neisseria gonorrhoeae

La transmisión del gonococo solo se lleva a cabo de dos maneras: por la vía sexual (oral, vaginal y anal) o entre madre e hijo durante el parto. No hay descripciones de transmisión da la gonorrea a través de baños públicos o piscinas, compartir objetos sexuales, como vibradores, también puede ser una vía de transmisión. La transmisión a través de toallas o ropas íntimas es poco común.

La gonorrea puede ser transmitida incluso cuando el paciente infectado no presenta síntomas. Tampoco es necesario que haya eyaculación para que ocurra la transmisión. Basta el acto sexual.

Se estima que la posibilidad de transmisión después de una única relación sexual sin protección con un(a) compañero(a) infectado(a) esté entre 50% y 70%. Cuando la relación ocurre más de una vez, el riesgo de contaminación aumenta en más de un 90%. El condón es el mejor método para disminuir la posibilidad de transmisión (lea: CONDÓN – El preservativo masculino).

El periodo de incubación de la gonorrea, o sea, el espacio de tiempo entre el contagio y el surgimiento de los primeros síntomas, varía de 2-8 días.

Síntomas de la gonorrea

El principal síntoma de la gonorrea es la uretritis (inflamación de la uretra). Los síntomas de la uretritis son: corrimiento purulento de aspecto lechoso y ardor al orinar, llamada de disuria.

La gonorrea suele ser evidente en los hombres, pero es común que pase desapercibida en el sexo femenino. Mientras el 90% de los hombres presentan síntomas de uretritis, hasta un 50% de las mujeres pueden presentar una infección asintomática, sin ser conscientes de estar infectadas. Esa particularidad hace que las complicaciones sean más comunes en el sexo femenino, ya que, al no sentir nada, las infectadas no procuran tratamiento médico.

Síntomas de la gonorrea en los hombres

Más del 90% de los hombres infectados por la bacteria Neisseria gonorrhoege presentan síntomas perceptibles de gonorrea. La uretritis es la manifestación clínica más común y se manifiesta como una secreción espontánea de pus por la uretra, con aspecto lechoso, capaz de manchar la ropa íntima.

Otro síntoma común de la uretritis es la disuria (dolor o incomodidad a la hora de orinar). La intensidad de la disuria es variable de un caso a otro, pudiendo ser bastante incómoda para algunos pacientes y casi imperceptible para otros.

Gonorrea

Secreción uretral purulenta
(Haga Click para agrandar. Advertencia:. la imagen de arriba puede ser ofensiva para algunas personas).

Una complicación relativamente frecuente de la gonorrea en los hombres es la infección del epidídimo (pequeño ducto, localizado arriba de los testículos, que recoge y almacena los espermatozoides), provocando dolor y edema unilateral en el saco escrotal (lea: DOLOR EN EL TESTÍCULO).

Los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres pueden también presentar infección por gonococo en la región anal o en la garganta (faringe), transmitidos respectivamente por sexo anal y oral. La contaminación por gonococo en áreas no genitales no suele causar síntomas, y es poco frecuente que ocurra faringitis o proctitis (infección anal) por gonococo. Cuando la proctitis ocurre, los síntomas más comunes son dolor al evacuar, salida de secreción purulenta por el ano, comezón o dolor anal.

Síntomas de la gonorrea en las mujeres

Contrario a lo que ocurre en los hombres, la gonorrea puede no causar síntomas relevantes en las mujeres. En la mayoría de los casos, la bacteria ataca el cuello uterino y apenas el 50% de las pacientes infectadas presenta comezón, dolor durante el acto sexual y flujo vaginal purulento. Si hubiese una gran inflamación del útero, es posible que existan escapes de sangre por la vagina.

Los hombres jóvenes no suelen tener infección urinaria, por eso el cuadro de disuria (ardor para orinar) habitualmente indica la existencia de una uretritis causada por una ETS. Como en las mujeres, la infección urinaria es un cuadro relativamente común, la disuria de la gonorrea puede ser diagnosticada equívocamente como cistitis (lea: 10 SÍNTOMAS DE LA INFECCIÓN URINARIA). En las mujeres, el diagnóstico clínico de la ETS es más fácil si además de la disuria también hay corrimiento vaginal, ya que en la cistitis este último no ocurre.

Así como en el caso de hombres homosexuales, en el de las mujeres también es posible encontrar infecciones de la faringe y del ano por el gonococo.

Complicaciones

Cuando no es tratada, la gonorrea puede llevar a un gran número de complicaciones. En los hombres, lo más común es la infección de los testículos y de la próstata. En las mujeres, la peor complicación es la enfermedad inflamatoria pélvica, una infección grave de los órganos reproductores, que acomete al útero, los ovarios y las trompas. En ambos sexos puede ocurrir el estrechamiento de la uretra y la infertilidad.

El gonococo no tratado también puede llevar a la diseminación de la enfermedad por el cuerpo.

La gonorrea diseminada causa:

– Artritis infecciosas en la rodilla, tobillos y codos.
– Lesiones de piel (pequeños puntos purulentos principalmente en las manos y pies).
– Acometimiento del hígado, con hepatitis (lea: ¿QUÉ ES LA HEPATITIS?).
– Endocarditis (infección de válvulas del corazón) (lea: ENDOCARDITIS BACTERIANA – Síntomas, Causas y Tratamiento).
– Meningitis (lea: MENINGITIS BACTERIANA Y VIRAL – Síntomas, Transmisión y Tratamiento).
– Osteomielitis (infección de los huesos).

Además de la enfermedad diseminada, la gonorrea no tratada en embarazadas puede ocasionar parto prematuro e infección del recién nacido, causando graves lesiones oculares.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza generalmente por medio del análisis del corrimiento purulento. Un pequeño cepillo puede usarse para recoger material de la uretra del hombre o del cuello uterino en el caso de las mujeres. En algunos casos, la orina también puede utilizarse para el diagnóstico.

Tratamiento de la gonorrea

El tratamiento de la gonorrea es simple, y se realiza de la misma manera en hombres y en mujeres. Actualmente se indica el tratamiento con dosis única de antibióticos. Los procedimientos más comunes son con Ceftriaxona intramuscular o Ciprofloxacino por vía oral. La Azitromicina puede ser una opción, pero los efectos colaterales son comunes en las dosis elevadas necesarias para tratar la gonorrea.

La pareja debe ser siempre investigada y tratada. Se indica abstinencia sexual hasta que todos los síntomas desaparezcan. En los casos asintomáticos, se debe evitar relaciones por al menos una semana después del tratamiento. Es posible contraer gonorrea más de una vez.

Clamidia / Gonorrea

La clamidia es una ETS causada por una bacteria llamada Chlamydia trachomatis (lea: CLAMIDIA – Síntomas y Tratamiento). Se estima que sea la enfermedad de transmisión sexual más común en el mundo. La infección por clamidia presenta básicamente el mismo cuadro clínico de la gonorrea, no obstante con síntomas menos intensos. Tal vez por eso, sus complicaciones sean más comunes.

El diagnóstico diferencial entre clamidia y gonorrea se realiza solamente por medio del examen microscópico del corrimiento. Es imposible distinguir las dos enfermedades apenas por los síntomas, ya que hasta las complicaciones son semejantes. Es importante destacar que no es infrecuente que el paciente se infecte con las dos bacterias al mismo tiempo.

Como el tratamiento de la infección por clamidia también es simple, la distinción con la gonorrea, en general, no es necesaria. El médico suele prescribir un antibiótico que actúe contra las dos infecciones.

La Azitromicina en dosis única es el antibiótico más prescrito. La dosis de la Azitromicina necesaria para tratar la clamidia es más baja que la de la gonorrea. Una alternativa es usar Doxiciclina por 7 días (lea: AZITROMICINA – Indicaciones y efectos colaterales).

El esquema clásico para el tratamiento de uretritis con corrimiento es Ceftriaxona + Azitromicina en dosis única. De este modo, se cubre bien tanto la infección por gonococo, como por clamidia. Es un tratamiento simple, rápido y con alto índice de curación.