Riesgos del alto consumo de alcohol

Introducción

El alcohol es la droga más utilizada en el mundo y es consumido por cerca de 60 a 80% de las personas, dependiendo del país. Entre los jóvenes, un 80% relatan consumir bebidas alcohólicas con frecuencia. En los Estados Unidos, los costos del sistema de salud y las pérdidas de productividades debido a enfermedades relacionadas con el alcohol sobrepasan a los 180 billones de dólares al año.

El alcohol es una droga que puede traer grandes daños a varios órganos del nuestro cuerpo, especialmente al hígado, páncreas, corazón y cerebro. Sin embargo, a diferencia del cigarrillo, que es malo en cualquier cantidad, si se consumen bebidas alcohólicas con moderación y con responsabilidad, hay evidencias de que pueden traer algunos beneficios para la salud.

En este artículo vamos a hacer un repaso acerca de los riesgos y beneficios del consumo de alcohol. Vamos a hablar también sobre los criterios utilizados para definir el alcoholismo.

Al finalizar este texto, por favor lee los siguientes artículos relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas:

Beneficios del alcohol

Este texto trata principalmente de los efectos nocivos del alcohol y alcoholismo; sin embargo, no podemos dejar de hablar rápidamente sobre los beneficios del consumo responsable del alcohol. A diferencia de la marihuana y del cigarrillo (las otras dos drogas utilizadas socialmente), hay algunas pruebas que el consumo leve a moderado de alcohol puede ser beneficioso para la salud. Pero antes que toda la gente salga bebiendo sin medida, algunas explicaciones son necesarias.

No hay grandes trabajos científicos sobre los efectos beneficiosos del alcohol; en su mayoría son estudios pequeños a corto plazo con un número pequeño de pacientes. A pesar de estos defectos, los estudios realmente sugieren que un consumo moderado puede aportar beneficios como la reducción de enfermedades del corazón. Se debe entender estas ventajas como algo posiblemente real, pero no como una verdad absoluta ya aceptada por la comunidad médica.

Las obras muestran que los beneficios parecen venir del alcohol y no de un tipo particular de bebida como el vino, por ejemplo. La historia de que los flavonoides del vino son cardioprotectores nunca fue probada. Parece que cualquier bebida alcohólica tiene el mismo efecto. Ninguna es superior a otra.

El gran problema es que no existe una dosis ideal de alcohol para todos. En general, las mujeres son más susceptibles al daño del alcohol que los hombres. Se acepta que la dosis que se considera beneficiosa es 10 a 15 gramos de alcohol, el equivalente a una copa de vino o un botellín de cerveza (355 ml) al día para las mujeres. Los hombres pueden beber un poco más, como dos botellas de cerveza o dos copas de vino al día. Hay algunos que piensan que el consumo no puede ser diario, siendo necesario 1 o 2 días de diferencia.

Es importante destacar que en algunas personas los beneficios cardiovasculares de una ingesta moderada de alcohol terminan no siendo beneficiosos, ya que causan un aumento en el riesgo de otras enfermedades como cáncer de mama, enfermedades del hígado y accidentes automovilísticos.

El consumo de alcohol, aunque moderado, está contraindicado en algunos casos:

  • Embarazadas.
  • Personas con un pasado de alcoholismo.
  • Personas con antecedentes familiares de alcoholismo.
  • Antecedentes de ACV hemorrágico.
  • Personas con enfermedades del hígado.
  • Personas con enfermedades del páncreas.

También deben evitar el consumo regular de alcohol personas con enfermedades del estómago y esófago y aquellas con fuertes antecedentes familiares de cáncer de mama.

No deben beber cualquier cantidad de alcohol quienes operarán maquinaria pesada o conducirán automóviles en las próximas horas.

Perjuicios del alto consumo de alcohol

Definimos como alcoholismo pesado el consumo de  más de 7 bebidas a la semana o la ingesta frecuente de más de 3 tragos al día en las mujeres (1 bebida equivale a una copa de vino o 45 ml de whisky o de cerveza de 355 ml) y el doble de eso en los hombres. Por lo tanto, las mujeres que beben dos vasos diarios de vino todos los días ya se encuadran en el grupo de alcoholismo pesado.

El alto consumo de alcohol elimina los posibles beneficios del  consumo leve y todavía puede traer muchas complicaciones para  salud, tales como:

Además de los problemas mencionados anteriormente, todos los beneficios cardiovasculares del consumo moderado se convierten en daños en el caso del consumo excesivo de alcohol. Aumentan los riesgos de infartos, insuficiencia cardíaca y arritmias.

Además de los problemas de salud, quienes han tenido contacto con una persona alcohólica saben el poder destructivo de esta droga. Inclusive sin cualquier enfermedad física, estas personas se convierten en improductivas. El alcohólico no trabaja, no cuida de la familia, a menudo se vuelve violento y pierde sus contactos sociales, además de poner la vida de los demás en riesgo cuando está al volante de un coche.

El alcoholismo es una enfermedad que presenta  alta morbilidad y mortalidad. Se estima que hasta la mitad de accidentes de tráfico fatales está, de alguna manera, relacionada con el consumo de bebidas alcohólicas. En Estados Unidos, donde existen datos más precisos, unas 80.000 personas murieron entre 2001 y 2005 por enfermedades relacionadas con el abuso de alcohol y un 70% de los casos de suicidio en estudiantes universitarios ocurren en personas con  problemas con  bebidas.

Resaca y Borrachera

Lo que popularmente llamamos borrachera es la intoxicación aguda por alcohol. Los síntomas de intoxicación varían dependiendo de la concentración de alcohol en la sangre. Inicialmente sentimos mareos, incoordinación motora, desinhibición y cambios en el habla. Concentraciones muy altas de alcohol pueden llevar a una reducción en el nivel de conciencia y coma.

La resaca es el nombre dado al grupo de signos y síntomas que surgen después de la intoxicación alcohólica, incluyendo debilidad, malestar general, dolor de cabeza y sed intensa.

Contamos con un texto específico sobre borrachera y  resaca: ¿QUÉ ES LA RESACA?

Consumo de alcohol con otras drogas, medicamentos y energéticos

La asociación de alcohol con medicamentos puede provocar efectos secundarios graves, incluyendo el riesgo de muerte. El alcohol puede tanto potenciar los efectos de una medicina como neutralizarlo. También puede activar las enzimas que metabolizan la medicina en sustancias tóxicas para el cuerpo.

Actualmente ha sido muy común entre los jóvenes la asociación del alcohol con bebidas energéticas, otras drogas y medicamentos para  impotencia como Viagra.

Abuso y dependencia del alcohol

Creemos que hay abuso de alcohol cuando el paciente comienza a presentar al menos uno de los problemas que se enumeran a continuación:

  • Dificultades en desempeñar adecuadamente sus tareas profesionales o estudiantiles.
  • Cuestiones jurídicas relacionadas con el consumo de alcohol con  repetición (por ejemplo: agresiones y accidentes automovilísticos).
  • Uso continuado de alcohol a pesar de los problemas sociales y profesionales que lo están causando.
  • Uso frecuente de alcohol en situaciones que amenazan la integridad física (conducir, operar maquinarias pesadas, trabajar en la construcción civil, etc.) o uso frecuente de alcohol hasta la pérdida de la conciencia.

El paciente con dependencia del alcohol, popularmente llamado alcohólico, se establece cuando hay al menos 3 de los problemas enumerados a continuación:

  • Tolerancia a los efectos tóxicos del alcohol (necesidad de beber para emborracharse).
  • Necesidad de beber alcohol después de algún tiempo sin consumirlo.
  • Consumo de grandes cantidades de alcohol, siempre superior a la inicialmente prevista.
  • Percepción que debe disminuir o controlar el consumo de alcohol o culpabilidad para beber.
  • Dificultades profesionales o sociales debido al abuso de alcohol.
  • Pérdida de gran parte del día bebiendo, tratando de obtener alcohol o recuperarse de la resaca
  • Uso persistente de alcohol a pesar de la idea de que el mismo  está perjudicándolo.

El abuso y la dependencia de alcohol tienen estrecha relación familiar. Familiares de primer grado de personas con problemas con el alcohol tienen hasta 4 veces más probabilidades de desarrollarlo también.

Tratamiento del alcoholismo

El tratamiento del alcoholismo tiene por objetivo la abstinencia de alcohol, o por lo menos una gran reducción en el consumo y actualmente consiste en psicoterapia y drogas. El tratamiento farmacológico se utiliza comúnmente por hasta 6 meses.

La naltrexona es actualmente la más indicada. El disulfiram, topiramato, acamprosato y  baclofeno son otras opciones.

¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas