SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN

La depresión es una enfermedad que puede manifestarse de diferentes maneras y con diferentes niveles de gravedad.

Momentos de desánimo y tristeza ocurren con todo la gente y eso hace parte de la vida. El problema surge cuando esta sensación de vacío es  difícil de desaparecer, interrumpiendo tus actividades habituales, llevándote la alegría de vivir; actividades sociales y amigos ya no te interesan como antes, Te sientes agotado todo el tiempo, te sientes inútil y la simple espera por el paso del día se convierte en intolerable. Si este duelo permanente es familiar, puedes  estar sufriendo síntomas de depresión.

En este artículo vamos a discutir los más comunes síntomas de la depresión, incluyendo los tipos conocidos como depresión mayor, distimia y depresión reactiva.

Si estás buscando un artículo más completo sobre la depresión, abordando las causas, los factores de riesgo, el diagnóstico y tratamiento, accede al siguiente enlace: DEPRESIÓN – Causas, Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento.

Síntomas de la depresión

La depresión es una enfermedad que puede manifestarse de diferentes maneras y con diferentes niveles de gravedad. Hay varios tipos, siendo las más comunes la llamada depresión mayor (depresión mayor) y la depresión crónica, también conocida como distimia. Otros tipos de depresión son el trastorno bipolar, depresión estacional, depresión reactiva, depresión atípica, depresión posparto y depresión menor.

La tristeza extrema es el más típico síntoma de la depresión, aunque la enfermedad puede causar otros síntomas físicos y psicológicos. La principal característica de la depresión es el hecho de que los síntomas son persistentes y capaces de interferir en las actividades diarias, en el trabajo y en las relaciones.

Desafortunadamente, no hay ningún síntoma único que sirva como  definidor de la diagnosis de la depresión. Inclusive la tristeza profunda puede ocurrir en otras situaciones que no sea  depresión. Además, hay casos de depresión atípica en la que el paciente no relata tristeza, sino un conjunto de otros síntomas y signos psicológicos y físicos.

Se equivoca quién piensa que la depresión es una enfermedad de  síntomas estrictamente psicológicos. Muchas personas no reconocen que están deprimidas porque no vinculan sus síntomas físicos, como cansancio, dolores en el  cuerpo, cambios de apetito, insomnio, etc., al trastorno depresivo. Los estudios muestran que hasta un tercio de los pacientes que buscan atención médica para los síntomas físicos, tiene, de hecho, los síntomas de  depresión.

Depresión mayor

La depresión mayor es el tipo más común de depresión; se caracteriza por una combinación de síntomas que interfieren con la capacidad del paciente para relacionarse con otros, trabajar, dormir, estudiar, comer y disfrutar actividades que previamente eran consideradas agradables.

Todos hemos pasado por momentos de tristeza, desaliento y soledad, especialmente después de las pérdidas, como en la muerte de miembros de la familia o el fin de las relaciones. La depresión, sin embargo, difiere de estas situaciones por ser persistente e incapacitante. La depresión tampoco necesita de una triste realidad para  emerger; el paciente puede pasar a presentar  estado de ánimo deprimido sin razón aparente.

La depresión generalmente presenta por lo menos cinco de los nueve síntomas enumerados a continuación, uno de ellos es la tristeza o la pérdida de interés en actividades diarias. Los síntomas deben ser diarios y estar presentes durante más de 2 semanas consecutivas.

1- Tristeza durante la mayor parte del día, particularmente por la mañana.
2- Pérdida de interés en actividades diarias.
3- Cambios significativos en el apetito y/o del peso (puede ser aumento o disminución).
4- Insomnio o sueño excesivo.
5- Intranquilidad o letargo.
6- Fatiga o falta de energía, persistente.
7- Sentimientos de inutilidad o culpa.
8- Incapacidad para concentrarse e indecisión.
9- Pensamientos recurrentes sobre muerte o suicidio.

La depresión es una enfermedad recurrente. La mayoría de los pacientes después de un primer episodio cuenta con una tasa de recurrencia superior al 40 por ciento en los primeros dos años. En pacientes con dos episodios, el riesgo de recurrencia dentro de cinco años es aproximadamente un 75%. Hasta 1/3 de los pacientes tratados por un episodio depresivo importante tendrá una recuperación incompleta, manteniendo síntomas persistentes o distimia.

Signos de severidad de la depresión mayor

Personas con depresión grave presentan una o más de las siguientes características:

  • Planes de suicidio o homicidio
  • Síntomas psicóticos como delirios o alucinaciones.
  • Catatonía, que es la incapacidad para moverse o hablar normalmente.
  • Juicio afectado, poniendo a riesgo a ti mismo y otras personas
  • Incapacidad para cuidar de sí mismo, incluyendo la negativa a ingerir líquidos o alimentos

Personas con trastorno depresivo mayor severo a menudo necesitan hospitalización para tratamiento psiquiátrico.

Distimia

La distimia es una forma más suave de depresión prolongada, sin embargo, presente durante al menos 2 años. A veces, el paciente se diagnostica solamente después de muchos años de enfermedad y los síntomas de la distimia se confunden con la personalidad del individuo. Este hecho es muy común en los niños. En los adultos, es común  que el paciente no se recuerde  cuándo fue el último periodo en qué estebe con el humor deprimido.

El estado de ánimo depresivo en la distimia está presente en la mayor parte del día, durante varios días, durante todo el mes. El paciente distímico pasa más días con estado de ánimo depresivo que con estado de ánimo normal. Además de la sensación de tristeza extendida, la distimia tiende a venir acompañada de dos o más de los siguientes síntomas:

1- Disminución o aumento de apetito.
2- Insomnio o sueño excesivo.
3- Falta de energía.
4- Baja autoestima.
5- Dificultad de concentración.
6- Desaliento o la ausencia de perspectivas en la vida

En la distimia los síntomas no son tan numerosos e intensos como en la depresión mayor. Períodos libres de síntomas pueden ocurrir, pero son cortos. Un 10% de los pacientes con distimia termina evolucionando hacia una depresión mayor.

Depresión reactiva

La depresión reactiva, también llamada trastorno de adaptación, es una condición que ocurre en respuesta a un estrés emocional identificable. El hecho estresante puede ser único como el final de una relación, o múltiple, como las presiones diarias de vida o de trabajo.

La depresión reactiva es un trastorno que causa ansiedad y estado de ánimo depresivo, pero no presenta criterios para el diagnóstico de depresión mayor. Así, el nombre trastorno de adaptación es más apropiado que depresión reactiva.

El trastorno de adaptación es diferente de la tristeza que se produce en el luto.

Las características del trastorno de adaptación son las siguientes:

– Estado de ánimo depresivo que se produce en respuesta a un estresor identificable en los últimos tres meses.
– Estado de ánimo  excesivo más allá de lo que se esperaría debido a la naturaleza del factor estresante.
– Funcionamiento social, académico o laboral perjudicado.
– Resolución de los síntomas en un plazo de seis meses después del final del evento estresante.

Es importante señalar que un cuadro de depresión mayor puede ser desencadenado por un evento emocional. Para ser considerado trastorno de adaptación, el paciente no puede rellenar criterios de otros problemas psiquiátricos, como distimia o depresión mayor.

Trastorno bipolar

Personas con trastorno bipolar, antes llamada psicosis maníaco depresiva,  presentan períodos de manía (sentirse excesivamente eufórico, impulsivo, irritable o irracional) y períodos de depresión mayor.

Anúncios

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More