SÍNTOMAS DEL SPM – Síndrome Premenstrual

El famoso SPM, también conocido como síndrome de tensión premenstrual, es un término que se refiere a un conjunto de síntomas físicos y conductuales que se producen en modo cíclico durante la segunda mitad del ciclo menstrual, es decir, en el período del ciclo entre la ovulación y la menstruación siguiente.

Para la mayoría de las mujeres, el SPM es solamente una molestia temporal, que es fácilmente tolerada y no provoca grandes incomodidades. Sin embargo, cerca de 1 en cada 10 mujeres presenta un cuadro de síndrome premenstrual severo, con tensiones y ataques de rabia,  lo que puede generar dificultades sociales, profesionales y personales.

En este artículo vamos a explicar qué es el SPM, cuáles son las causas, sus síntomas, cómo se hace el diagnóstico y cuáles son las opciones para el tratamiento del síndrome premenstrual.

¿Qué es el SPM?

El síndrome de tensión premenstrual es un conjunto de signos y síntomas, tanto físicos como psicológicos, que se presentan en la fase final del ciclo menstrual, días antes de la bajada de la menstruación. Alrededor del 70% a 80% de las mujeres es afectado  por un cambio de estado de ánimo en el período premenstrual.

La mujer con SPM puede presentar cambios de humor leve, hasta síntomas graves de conducta, con gran impacto en la calidad de vida y perjuicios en la vida profesional y social.

El SPM presenta una incidencia máxima entre los 25 y 35 años de edad. La forma más severa del síndrome premenstrual ocurre en hasta un 8-10% de los casos y se llama trastorno disfórico premenstrual (TDPM).

¿Qué causa el SPM?

Todavía no existe una explicación por qué ocurre el síndrome premenstrual. Los estudios actuales sugieren que hay una interacción entre las hormonas producidas por los ovarios en la segunda mitad del ciclo menstrual y algunos neurotransmisores del sistema nervioso central, tales como serotonina y endorfina, que son asociados con el control del estado de ánimo.

No se sabe exactamente por qué algunas mujeres tienen muy sintomático el síndrome de tensión premenstrual y otras no presentan ningún síntoma. Ya está comprobado que no hay diferencias entre los niveles de estrógenos y progesterona en mujeres con y sin SPM. Se imagina, por lo tanto, que algunas mujeres son más sensibles a las fluctuaciones de los neurotransmisores del cerebro causadas por los cambios hormonales fisiológicos del ciclo menstrual.

Tampoco no han podido establecer alguna relación entre los diferentes tipos de personalidad con la ocurrencia del síndrome premenstrual. Mujeres que son generalmente tranquilas pueden tener SPM, mientras mujeres agitadas y nerviosas  pueden no tenerla. Asimismo, los factores de estrés parecen no tener un papel tan importante en la aparición del síndrome premenstrual como se pensaba. De hecho, es mucho más común que el síndrome premenstrual cause estrés que lo contrario.

La interferencia de la alimentación en los síntomas también es controvertida. Exceso de sal, alcohol y cafeína pueden causar cambios en los niveles de neurotransmisores, sin embargo, no han logrado establecer una relación clara entre la dieta y el SPM.

Algunos estudios han demostrado una relación entre el bajo consumo de vitaminas y sales minerales con el SPM, pero nada prueba que la simple sustitución de estos mejora los síntomas de todas las mujeres con síndrome premenstrual.

Por lo tanto, no hay ninguna base científica que apoye cualquier tipo de tratamiento del síndrome premenstrual que se base solamente en cambios en la dieta. Algunas mujeres todavía pueden sentir alguna mejora con cambios en la dieta probablemente porque las personas con prácticas de alimentación sana a menudo también tienen otros hábitos de vida saludable, lo que crea una sensación de bienestar.

Síntomas del SPM (síndrome premenstrual)

Los síntomas más comunes del síndrome de tensión premenstrual, en orden descendente de frecuencia, son:

  • Fatiga – 92%
    • Irritabilidad – 91%
    • Empacho – 90%
    • Ansiedad – 89%
    • Sensibilidad en las mamas – 85%
    • Cambios de humor – 81%
    • Depresión – 80%
    • Deseos alimentares – 78%
    • Acné – 71%
    • Aumento del apetito – 70%
    • Hipersensibilidad – 69%
    • Hinchazón  – 67%
    • Ira y nerviosismo– 67%
    • Lloro fácil – 65%
    •Sensación de aislamiento– 65%
    • Dolor de cabeza – 60%
    • Falta de memoria, olvido– 56%
    • Síntomas gastrointestinales– 48%
    • Falta de concentración – 47%
    • Olas de calor – 18%
    • Palpitaciones – 14%
    • Mareos – 14%

Los síntomas del síndrome premenstrual y síndrome disfórico premenstrual pueden confundirse con los de algunos trastornos psiquiátricos, como depresión y los trastornos de ansiedad. Pacientes con depresión pueden presentar empeoramiento de los síntomas en el período premenstrual y mejora después de la menstruación. Sin embargo, quién es depresivo nunca está completamente libre de los síntomas. En el síndrome de tensión premenstrual, los síntomas desaparecen completamente después de la menstruación.

La cercana relación temporal de empeoramiento de los síntomas en la segunda mitad del ciclo menstrual y la resolución completa después de la menstruación es la base para el diagnóstico del SPM

Diagnóstico del SPM

No hay una prueba ni un examen definitivo para el diagnóstico del SPM. El diagnóstico se da después de una evaluación cuidadosa de la historia clínica y del examen físico de la paciente. Pruebas de sangre son totalmente normales en el TPM, pero son indicadas para descartar otras causas para los síntomas, como, por ejemplo, cambios de tiroides (Lee: SÍNTOMAS DE PROBLEMAS DE TIROIDES).

Como ya se mencionó, el síndrome disfórico premenstrual es una forma severa del síndrome premenstrual. Normalmente, la paciente presenta síntomas intensos, como ataques de rabia y ansiedad. La paciente con trastorno disfórico premenstrual, a diferencia del SPM simple, presenta problemas de relación interpersonal y a menudo entra en conflicto en el trabajo, lo que puede generar perjuicio en la vida profesional y personal. El SDPM es un SPM que, efectivamente, perturba la vida de la mujer.

Para ayudar en el diagnóstico, el médico puede hacer uso de cuestionarios para ser  rellenado por la paciente, informando sus síntomas durante todos los días del ciclo menstrual.

Tratamiento del SPM

Una serie de medicamentos puede ser útil para el control del SPM. Sin embargo, muchas mujeres pueden controlar sus síntomas solamente con cambios del estilo de vida.

La práctica de ejercicios físicos regulares y una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras y baja en sal, puede ayudar más de lo que se piensa. Técnicas de relajación también ayudan. En algunos casos, suplementos vitamínicos pueden ser indicados por su médico, aunque esta práctica no esté comprobada científicamente

En casos sintomáticos o aquellos diagnosticados con síndrome disfórico premenstrual, se recomienda tratamiento farmacológico.

Los antidepresivos inhibidores de recaptación de serotonina son los fármacos de primera línea. Los más conocidos de los medicamentos de esta clase son Sertralina (conocido por el nombre comercial Dieloft SPM), Fluoxetina, Paroxetina y Citalopram.

El uso de anticonceptivos presenta efectos divergentes. Algunas mujeres refieren una gran mejoría clínica, sin embargo, otras se quejan de empeoramiento. La Yaz® es una píldora aprobada específicamente para el control del síndrome premenstrual y presenta más del 60% eficiencia de los casos, lo que lo hace el anticonceptivo con los mejores resultados (Lee: EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS ANTICONCEPTIVOS).

En los casos severos refractarios al tratamiento convencional, se puede hacer uso de fármacos que inhiben la producción de estrógeno y progesterona por el ovario, llamados agonistas del GnRH (Leuprolide). Estos fármacos causan una menopausia  medicamentosa, por lo tanto, para ser utilizado de forma prolongada, su médico tendrá que hacer reemplazos de estrógeno y progesterona.

La gran mayoría de las mujeres consigue un buen control del SPM con el tratamiento, sin embargo, en casos más severos del síndrome disfórico premenstrual, cuando todos los tratamientos fallan, la cirugía para extirpar los ovarios es una opción que conviene proponer a las mujeres que no desean tener  más niños.

¿Te resultó útil este artículo?  
1 Estrela2 Estrelas3 Estrelas4 Estrelas5 Estrelas6 Estrelas7 Estrelas8 Estrelas9 Estrelas10 Estrelas (0 votos)
Cargando…

Publicidade - Publicidad

También podría gustarte