ENALAPRIL – Para Qué Sirve, Dosis y Efectos Secundarios

El enalapril es un fármaco utilizado en el tratamiento de la hipertensión que pertenece a la clase de los inhibidores de la enzima de conversión de angiotensina (IECA), siendo estructuralmente similar a otros fármacos de esta clase, tales como captopril, ramipril, lisinopril y perindopril.

Además de antihipertensivo, el enalapril también puede ser utilizado como parte del tratamiento de la insuficiencia cardíaca, nefropatía diabética y insuficiencia renal crónica.

En este artículo, vamos a abordar los siguientes puntos sobre el enalapril:

– Mecanismo de acción.
– Indicaciones.
– Nombres comerciales más conocidos.
– Cómo tomar.
– Efectos secundarios.
– Contraindicaciones.
– Interacciones medicamentosas.

Atención: este texto no pretende ser un prospecto completo del enalapril. Nuestro objetivo es ser menos técnico que un prospecto y más útil a los pacientes que buscan informaciones objetivas y en lenguaje accesible para el público en general.

Mecanismo de acción

El enalapril, así como cualquier medicamento de la clase de los IECA, actúa previniendo la formación de una hormona llamada angiotensina II, que es una de las responsables del control de la presión arterial. La angiotensina II estimula la contracción de los vasos sanguíneos y una mayor absorción de sodio por los riñones. Estas dos acciones resultan en la elevación de la presión arterial.

La angiotensina II es, por lo tanto, una sustancia que evita que tengamos hipotensión. El problema es que, en algunas personas, el funcionamiento de esta hormona no está bien “calibrado”. Alrededor de 3/4 de los pacientes que son hipertensos presentan niveles de angiotensina II por encima de los valores necesarios para mantener una presión arterial normal. De esta manera, la inhibición de su producción con el enalapril es una forma efectiva de bajar la presión arterial en este grupo.

Pero no todos los individuos hipertensos presentan problemas con la angiotensina II. De hecho, al menos el 25% de los hipertensos exhiben bajos niveles de angiotensina II. En estos casos, el enalapril termina siendo un antihipertensivo poco eficaz, especialmente si se utiliza como monoterapia, es decir, sin otro antihipertensivo asociado.

Esta información es importante porque sabemos que los afrodescendientes y los pacientes mayores a menudo tienen una hipertensión con bajos niveles de angiotensina II. Por lo tanto, el enalapril no debe ser el primer tratamiento de elección para la hipertensión arterial en estos pacientes. En este grupo, el enalapril generalmente se indica solamente en combinación con algún diurético clortalidona o hidroclorotiazida.

Por otro lado, hipertensos jóvenes y de etnia blanca son los que generalmente presentan angiotensina II alta o normal *, siendo el enalapril una opción muy eficaz para controlar la presión arterial.

* Un valor normal también no es conveniente en estos casos, porque si el paciente es hipertenso, lo esperado era que la producción de angiotensina II fuese naturalmente inhibida y los valores en la sangre se mantuviesen bajos.

Quién debe usar enalapril

La inhibición de la angiotensina II tiene varios efectos beneficiosos para nuestro cuerpo. Los principales son:

– Reducción de la presión arterial.
– Tratamiento de la insuficiencia cardíaca – lee: INSUFICIENCIA CARDÍACA – Causas, Síntomas y Tratamiento.
– Reducción de la proteinuria (pérdida de proteínas en la orina) – lee: ORINA ESPUMOSA Y PROTEINURIA
– Reducción de la progresión de la insuficiencia renal crónica – lee: 10 SÍNTOMAS DE LOS RIÑONES – Enfermedades renales

El enalapril está indicado como tratamiento de primera línea para la hipertensión arterial y debe ser la primera opción si el paciente también presenta alguna de las enfermedades mencionadas anteriormente.

Nombres comerciales del enalapril

El maleato de enalapril ya existe en el mercado durante hace muchos años y se puede encontrar fácilmente en forma de medicamentos genéricos.

Entre los nombres comerciales, lo más conocido es el Renitec, del laboratorio Merck Sharp & Dohme, que es el medicamento de referencia para la sustancia enalapril en varios países, como Argentina, España, México, Paraguay y Venezuela.

Además del Renitec otros nombres comerciales que se encuentran fácilmente en las farmacias son:

  • Argentina: Arteriopril, Ecaprilat, Maxen, Nalapril, Vapresan y Vasopril.
  • Chile: Bajaten, Diotensil, Enatrial, Grifopril y Hipoartel.
  • Colômbia: Unipril.
  • España: Acetensil, Baripril, Dabonal, Herten, Hipoartel y Naprilene.
  • México: Bionafil, Danapril, Enaladil, Feliberal, Nalabest y Vexotil.
  • Paraguay: Altapress, Ardilan, Cardietic, Europril, Lotrial, Tensapril y Tensil.
  • Perú: Ardilan, Glioten, Hipopril, Lotrial, Macpril y Qualipress.
  • Uruguay: Bi-Tensil, Europril, Fabotensil, Grifopril, Lotrial y Naprilan.
  • Venezuela: Cosil, Dinid, Enecal, Fibrosan, Prilace, Redorpril y Reminal.

Cómo tomar el enalapril

El maleato de enalapril se comercializa en tabletas de 5 mg, 10 mg y 20 mg.

La dosis inicial debe ser de 5 mg a 10 mg, 1 vez al día, con ajustes a cada 1 o 2 semanas hasta se obtener el control de la presión arterial.

La dosis diaria máxima recomendada es de 40 mg al día, que se puede administrar 1 o 2 veces por día.  Los alimentos no interfieren en la absorción de la tableta.

En los pacientes con insuficiencia cardíaca o proteinuria, la dosis indicada es la más alta que el paciente tolere, respetando el límite de 40 mg/día.

Efectos secundarios

A pesar de ser una droga segura, algunos efectos secundarios del enalapril son relativamente frecuentes. Vamos a hablar solamente de los más comunes y más graves.

Hipotensión: como ocurre con cualquier antihipertensivo, la hipotensión arterial es uno de los posibles efectos secundarios del enalapril. Este efecto se produce en aproximadamente el 2% de los pacientes. Los síntomas de la hipotensión generalmente se manifiestan como mareos, debilidad y oscurecimiento repentino de la visión, que generalmente ocurren cuando el paciente se levanta rápidamente.

La hipotensión es más frecuente cuando la dosis inicial es demasiado alta o cuando los pacientes tienen uno o más de las siguientes condiciones: edad más de 60 años, deshidratación, uso concomitante de diuréticos o insuficiencia cardiaca. En este grupo de pacientes, la dosis inicial de enalapril debe ser de 2,5 mg a 5 mg.

Hipercaliemia (elevación del potasio sanguíneo): la elevación del potasio en la sangre es un efecto adverso peligroso, ya que puede causar arritmias cardíacas graves.

La hiperpotasemia se produce en aproximadamente 3 a 4% de los pacientes y es una de las principales razones para la suspensión del enalapril. El riesgo de hiperpotasemia es mayor en pacientes diabéticos con insuficiencia renal crónica, ancianos o que hagan uso de medicamentos que también puedan elevar el potasio, como antiinflamatorios, antihipertensivos de la clase de los ARA2 o el diurético espironolactona.

En muchos pacientes, la reducción de la dosis y una educación alimentaria con miras a evitar los alimentos ricos en potasio son suficientes. En otros, sin embargo, el enalapril tiene que ser suspendido porque los niveles de potasio sanguíneo permanecen en franjas peligrosas, incluso con bajas dosis del medicamento.

Tos: el 5 a 10% de los pacientes que usan enalapril pueden desarrollar un cuadro de  tos seca y persistente. La tos generalmente aparece cerca  de 1 a 2 semanas después del inicio del tratamiento, pero puede tardar hasta 6 meses para aparecer.

Todos los medicamentos de la clase del IECA causan tos, razón por la cual el cambio del enalapril por alguno de ellos generalmente no tiene éxito. Cuando es necesario, sugerimos que se haga el cambio con medicamento de la clase de los ARA2.

Empeoramiento de la función renal: a pesar del enalapril ser un medicamento que se indica para la protección de los riñones, en circunstancias específicas puede ser perjudicial para la función renal. Pacientes deshidratados, hipotensos, que hacen uso de antiinflamatorios o que presentan insuficiencia cardíaca son los que tienen un mayor riesgo de tener cambios en la función renal potenciados por el enalapril.

Angioedema y reacciones anafilácticas: la anafilaxia es una reacción adversa grave, pero afortunadamente rara del enalapril. El angioedema se presenta en cerca de un 0,3% de los pacientes. Ya la urticaria es un poco más común; sin embargo, afecta solamente un 1 a 2% de los pacientes (Lee: URTICARIA – Síntomas y Tratamiento).

Contraindicaciones

El enalapril está contraindicado en pacientes con antecedentes de reacción alérgica a cualquier medicamento de la clase de los IECA.

No se debe prescribir el medicamento a los pacientes con estenosis bilateral de la arteria renal, niveles sanguíneos de potasio en el límite superior de la normalidad o durante los períodos de descompensación aguda de la insuficiencia.

El enalapril está contraindicado en el embarazo y durante la lactancia.

Interacciones medicamentosas

Se debe evitar la administración conjunta de enalapril con los siguientes fármacos:

Alisquireno (Rasilez): aumento del  riesgo de hiperpotasemia e hipotensión.
Antiinflamatorios: aumento del riesgo de hiperpotasemia, hipotensión y lesión renal aguda.
Medicamentos de la clase de los ARA II: aumento del riesgo de hiperpotasemia e hipotensión.
Alopurinol: aumento del riesgo de reacciones alérgicas.
Litio: aumento del riesgo de toxicidad por el litio.

La administración conjunta del enalapril con los siguientes fármacos debe ser hecha con precaución y monitoreo de los riesgos:

Sulfametoxazol-trimetoprim (Bactrim): aumento del riesgo de hiperpotasemia.
Alcohol: aumento del riesgo de hipotensión.
Espironolactona: aumento del riesgo de hiperpotasemia.
Aspirina: reduce la eficacia del enalapril.
Insulina: aumenta el riesgo  de hipoglucemia.
Antidiabéticos orales: aumenta el riesgo de hipoglucemia.
Sirolimo: aumenta el riesgo de reacciones alérgicas

El enalapril no interfiere con la efectividad de los anticonceptivos hormonales.

También podría gustarte