HEMOGLOBINA GLICOSILADA – Qué es, Valores Normales y Cómo Bajarla

La dosificación normal de la hemoglobina glicosilada nos ayuda a saber si el tratamiento de la diabetes está siendo eficaz.

La dosificación de hemoglobina glicosilada, también llamada hemoglobina glucosilada, hemoglobina A1c o simplemente HbA1c, es la prueba de sangre utilizada para monitorizar pacientes diabéticos en razón de ser una forma efectiva para evaluar los niveles promedios de glucosa en la sangre durante los últimos 2 o 3 meses.

La dosificación normal de la hemoglobina glicosilada nos ayuda a saber si el tratamiento de la diabetes está siendo eficaz para el control de la glicemia en sangre (glicemia = nivel de glucosa en la sangre), ayudando sí a reducir el riesgo de complicaciones oriundas de diabetes mellitus mal controlada, tales como ceguera, amputaciones y enfermedades cardíacas.

La hemoglobina glicosilada también puede ser utilizada para el diagnóstico de la diabetes, a pesar de la glucosa en ayunas ser todavía la prueba más utilizada para este propósito.

En este artículo vamos a explicar qué es la hemoglobina glicosilada, para que sirve, cuáles son sus valores normales y qué el paciente debe hacer cuando ella está muy alta.

Para obtener más informaciones sobre diabetes mellitus, accede a los siguientes artículos:

Qué es la hemoglobina glicosilada

La hemoglobina es una proteína presente en los hematíes (glóbulos rojos), que es la célula responsable del transporte de oxígeno por la circulación sanguínea.

En pacientes con diabetes, especialmente en aquellos  mal controlados  que presentan glicemia persistentemente alta, el exceso de glucosa facilita la ocurrencia de un proceso llamado glicación de hemoglobina, que es nada más que las moléculas de glucosa para valores de la hemoglobina, que no es más que la conexión de las moléculas de glucosa con la hemoglobina circulante formando un complejo que se llama hemoglobina glicosilada

La hemoglobina tiene una vida media de 3 meses. Después de este tiempo, ella es destruida junto con los glóbulos rojos en el bazo, un órgano situado en el parte superior del abdomen izquierdo. Como el proceso de glicación de hemoglobina es irreversible, esto significa que, una vez glicosilada, la hemoglobina seguirá así hasta  ser destruida.

Cuánto más alta es la glucosa en la sangre, mayor será la formación de la hemoglobina glicosilada. Por lo tanto, pacientes con diabetes no controlada tienen hemoglobina A1c alta, mientras que los pacientes con diabetes bien controlada tienen valores de hemoglobina A1c dentro del rango considerado adecuado. Por lo tanto, los niveles de hemoglobina glicosilada nos ayudan, indirectamente, a identificar cómo ha sido  eficaz el tratamiento y cómo se encuentra  la glucosa de la sangre del paciente durante los últimos 2 o 3 meses.

La prueba de la HbA1c cuenta el número de células rojas de la sangre que están glicosiladas, o sea, conectadas a una molécula de glucosa. Si un paciente tiene una hemoglobina glicosilada del 7%, por ejemplo, esto significa que 7 de cada 100 células rojas de su sangre están glicosiladas. En individuos no diabéticos, el valor de la hemoglobina A1c tiende a ser menor que 5,6%. En pacientes con diabetes descontrolada, la HbA1c puede llegar a valores por encima de 12%.

¿Para qué sirve la dosificación de hemoglobina glicosilada?

Imagina la siguiente situación: un paciente poco adherente al tratamiento pasó los últimos meses sin seguir la dieta y tomaba medicamentos para la diabetes de forma irregular. Durante este período, su azúcar en la sangre estaba fuera de control, muy por encima del nivel deseable. Faltando 1 semana para el examen, el paciente resuelve adherirse a la dieta y pasa a tomar los medicamentos correctamente. En el día de recolectar la sangre, su glucosa  en ayunas está controlada.

Si no existiera hemoglobina glicosilada, y el médico utilizase solamente el resultado de la glicemia en ayunas, podría pensar que el tratamiento de la diabetes del paciente está apropiado, puesto que su glucosa en ayunas está dentro del rango deseado. Sin embargo, como la hemoglobina glicosilada representa el promedio de la glucemia durante los últimos 2-3 meses, es fácil para el médico identificar que, a pesar de la glucosa en ayunas estar adecuada en el día de la prueba, la glucosa estuvo completamente fuera de control en los últimos meses.

Por lo tanto, actualmente, la hemoglobina glicosilada es la prueba más importante en el acompañamiento del paciente diabético porque es ella que indica si el tratamiento propuesto está siendo eficaz o no. En general, los médicos solicitan la dosificación de HbA1c entre 2 y 4 veces al año, según las características clínicas de cada paciente.

Pero la hemoglobina A1c no es solamente para el paciente diabético. Como vamos a ver más adelante, también puede utilizarse como una forma de diagnosticar la diabetes.

Valores normales de hemoglobina glicosilada

Hay una diferencia entre los conceptos de valor normal y valor deseable de la hemoglobina A1c. Valor normal es aquel  que se produce en individuos sanos, que no son diabéticos. En estos, el valor de la hemoglobina glicosilada tiende a estar entre 4.0 y 5.6%. Este es el rango que se considera normal.

Como ya se mencionó, los pacientes con diabetes mellitus tienen una tasa de glicación de hemoglobina mucho más alta que el normal. Por lo tanto, no se espera que la hemoglobina A1c en pacientes diabéticos esté dentro de valores normales. En los diabéticos, el valor deseable de HbA1c es hasta un 7%, bien más alto que el límite de 5.6% de los individuos  no diabéticos.

El valor de 7% se establece como ideal porque, a partir de este punto, las complicaciones de la diabetes empiezan a ser más frecuentes.

Así, los valores de hemoglobina glicosilada se interpretan de la siguiente forma:

  • 4,0 a 5,6% →  Resultado normal. Valor esperado para personas no diabéticas.
  • Entre 5,7 y 6,4% → Resultado anormal, indica prediabetes, es decir, alto riesgo del paciente desarrollar  la diabetes a corto plazo
  • Entre  de 6,5 y 7,0% en pacientes sin diagnóstico de diabetes → Resultado anormal, que indica diabetes (ver diagnóstico de diabetes más adelante para saber más detalles).
  • Entre de 6,5 y 7,0% en pacientes conocidamente diabéticos y en tratamiento → resultado deseado, que indica control adecuado de la glicemia.
  • Entre de 7,0% y 7,9% →  Resultado anormal para adultos diabéticos, pero que puede ser tolerado en pacientes ancianos o niños, pues esos forman parte de un grupo que tiene mayor riesgo de desarrollar episodios de hipoglicemia con la medicación para la diabetes.
  • Por encima de 8,0% → Resultado anormal, que indica diabetes mal controlada.

Relación de la hemoglobina glicosilada con la glucosa en ayunas

A partir del resultado de HbA1c, también podemos estimar como fue el promedio de la glucosa en la sangre durante los últimos 2 o 3 meses. La siguiente tabla muestra la relación entre los valores de HbA1c y el promedio de la  glucosa diaria.

HbA1c → Promedio de Glicemia

5,0% → 97 mg/dl
5,5% → 111 mg/dl
6,0% → 126 mg/dl
6,5% → 140 mg/dl
7,0% → 154 mg/dl
7,5% → 169 mg/dl
8,0% → 183 mg/dl
8,5% → 197 mg/dl
9,0% → 212 mg/dl
9,5% → 226 mg/dl
10,0% → 240 mg/dl
10,5% → 255 mg/dl
11,0% → 269 mg/dl
11,5% → 283 mg/dl
12,0% → 298 mg/dl

Hemoglobina glicosilada como método de diagnóstico de la diabetes mellitus

En los últimos años se hizo  cada vez más común la utilización de hemoglobina A1c para diagnosticar la diabetes mellitus. Estudios han demostrado que la HbA1c es tan confiable cuanto la glicemia en ayunas; sin embargo, la hemoglobina glicosilada todavía tiene la ventaja de no necesitar del ayuno para ser recolectada.

Para el diagnóstico de la diabetes, el paciente tiene 2 pruebas, recolectadas en días diferentes, con hemoglobina glicosilada por encima del 6,5%. Una prueba sola no es suficiente; se necesita la  confirmación.

Dos pruebas con valores de HbA1c entre 5,7 y 6.4% son indicativas de  prediabetes.

Si deseas saber más acerca de este tema, explicamos las diferentes maneras para diagnosticar la diabetes en el siguiente artículo: DIAGNÓSTICO DE LA DIABETES MELLITUS

Qué hacer para bajar la hemoglobina glicosilada

Como se ha explicado exhaustivamente en este artículo, el valor de la hemoglobina A1c es el resultado del control de la diabetes en las últimas 8 a 12 semanas. Si un paciente tiene una hemoglobina glicosilada alta, especialmente si ella está por encima del 8%, esto es una señal que el tratamiento debe ser revisado porque no está siendo eficaz.

El primer punto es confirmar si el paciente ha adherido a la dieta y al tratamiento farmacológico. Muchas veces no es la medicina que está en la dosis incorrecta, sino el incumplimiento terapéutico por el paciente. Si el paciente no hace dieta y no toma las medicinas correctamente, no hay ninguna estrategia terapéutica que pueda controlar la hemoglobina A1c.

Otro factor que debe ser explorado es la actividad física y el control de peso. No siempre es necesario aumentar la dosis de medicamentos o cambiar el tipo de medicamento que el paciente utiliza. La pérdida de peso y la actividad física regular pueden ser suficientes para ayudar a bajar los valores de HbA1c.

Situaciones que pueden interferir con el resultado de la hemoglobina glicosilada

Las hemoglobina glicosilada es una prueba  bastante confiable; sin embargo, algunas situaciones pueden causar elevaciones en los valores como, por ejemplo, alcoholismo, insuficiencia renal o anemia por deficiencia de hierro, vitamina B12 o ácido fólico.

¿Te resultó útil este artículo?  
1 Estrela2 Estrelas3 Estrelas4 Estrelas5 Estrelas (14 votos, Total: 4,71 de 5)
Cargando…
También podría gustarte