OXIUROS – Enterobius vermicularis – Contagio, Síntomas y Tratamiento

El oxiuros, conocido científicamente como Enterobius vermicularis o Oxiurus vermicularis, es un gusano que causa una verminosis intestinal llamada enterobiasis o oxiuriasis.

En la lengua popular, el oxiuro también es conocido como pidulle.

La oxiuriasis es una parasitosis cuyo síntoma principal es el comezón anal, a menudo intenso y con predominio nocturno, que tiende a interrumpir el sueño de las personas afectadas.

En este artículo vamos a abordar los siguientes puntos:

  • Qué es el Enterobius vermicularis.
  • Cómo se contrae el gusano oxiuros.
  • Síntomas de la oxiuriasis.
  • Diagnóstico de la enterobiasis.
  • Tratamiento de la oxiuriasis.

Enterobius vermicularis – Oxiurus vermicularis

El Enterobius vermicularis es un helminto nematodo (gusano) de forma cilíndrica y color blanco, que mide alrededor de 1 cm

El ser humano es el único huésped natural de los oxiuros y su infección se produce en todos los países y grupos socioeconómicos. La enterobiasis puede presentarse a cualquier edad, pero se observa más frecuentemente entre los niños de edad escolar de 5 a 10 años, siendo relativamente rara en niños menores de 2 años de edad.

El Enterobius vermicularis es un gusano que vive en los intestinos de los seres humanos, más concretamente en la región del ciego (inicio del intestino grueso) y del apéndice.

Tras el apareamiento, el macho muere y es eliminado a través de las heces. Las hembras preñadas permanecen en el intestino ciego y, durante la noche, pasan a través del intestino hacia al ano, donde suelen desplegar sus huevos. Cada hembra puede desovar hasta 10.000 huevos.

Después de la deposición de los huevos, la hembra intenta regresar hacia adentro del ano, algunas logran, otras no, siendo eliminadas en las heces.

Transmisión del oxiuros

El  Enterobius vermicularis tiene un ciclo de vida relativamente simple, que comienza con la deposición de huevos por hembras preñadas en la mucosa de la región perianal. A partir de este momento, la infección generalmente sigue 3 caminos:

1- Autoinfección: la presencia de huevos causa intenso picor anal. Si el paciente rascarse el área del ano, puede contaminar sus manos y uñas con los huevos del gusano. Si la mano contaminada es llevada a la boca en algún momento, el paciente está infectado. Los huevos ingeridos eclosionan en el intestino, dando lugar a una nueva generación de Enterobius vermicularis.

2- Retroinfección: después de 3 semanas, los huevos desplegados en la región perianal eclosionan y dan lugar a nuevos gusanos. Estos gusanos pueden entrar a través del ano y direccionarse hacia el ciego, donde se acoplarán otra vez.

3- Heteroinfección: la transmisión de oxiuros a las otras personas puede ocurrir vía manos contaminadas con huevos. El paciente rasca el ano, contamina sus manos y puede pasar los huevos al preparar alimentos, manipular objetos o saludar a otras personas. Las personas que viven en el mismo entorno de los  pacientes contaminados tienen más riesgos de ser contaminados. Toallas y ropas de cama, a menudo, son infectadas con huevos de Enterobius vermicularis, lo que facilita la transmisión de los cónyuges.

Los huevos empiezan a perder la capacidad de infectar después de 1 o 2 días bajo condiciones calientes y secas, pero pueden sobreviven durante más de dos semanas en ambientes frescos o húmedos

Síntomas de la enterobiasis

La mayoría de los pacientes infectados con oxiuros no muestra ningún síntoma. En general, los síntomas se presentan cuando el paciente ya se infectó otra vez a punto de tener una gran cantidad de gusanos en el tracto intestinal, que puede ocurrir solamente meses después de la contaminación inicial.

Cuando el gusano provoca síntomas, el más común es la picazón. En algunos casos, el prurito es intenso y deja el paciente inquieto y con problemas para dormir. Los gusanos adultos pueden migrar a lugares más allá del ano, como la región vaginal.

En las mujeres puede ocurrir vulvovaginitis (inflamación de la vulva y de la vagina), prurito y flujo vaginal (lee: Tipos de Flujo Vaginal: Blanco, Amarillo, Marrón…).

De vez en cuando, en paciente que se auto contamina varias veces, la carga de gusanos en los intestinos puede ser tan alta que el paciente pasa a sentir los síntomas típicos de las parasitosis intestinales, tales como dolor abdominal, dolor al evacuar, náuseas y vómitos. Es posible la obstrucción del apéndice por los gusanos, causando una apendicitis aguda (lee APENDICITIS – Síntomas y Tratamiento).

Pacientes que rascan la anal área frenéticamente pueden causar abrasiones en la mucosa, facilitando la infección de las heridas por bacterias.

Diagnóstico de la oxiuriasis

Las eliminación del Enterobius vermicularis por las heces puede ser errática, es decir, no presenta una programación regular o predecible, y el examen parasitológico de heces no tiende a ser positivo para el gusano o sus huevos. Con este examen, solamente el 10% de los pacientes infectados pueden ser diagnosticados.

La oxiuriasis se diagnostica más fácilmente a través del método de Graham, que utiliza una cinta adhesiva en la piel alrededor del ano para que los huevos que se encuentran en esta región se adhieran a la cinta. Estos huevos, por lo tanto, son colocados en una lámina de vidrio y visualizados en un microscopio.

El material extraído de las uñas de los niños infectados también puede ser útil para la evaluación microscópica, ya que frecuentemente contiene huevos de oxiuros.

Tratamiento de la enterobiasis

El tratamiento de la oxiuriasis es simple y debe ser hecho, preferiblemente, en todas las personas que viven en la misma casa. Las opciones más utilizadas son:

  • Albendazol, 10 mg/kg en una sola dosis, hasta un máximo de 400 mg. Se repite la dosis en dos semanas (Lee: ALBENDAZOL – Para que Sirve, Dosis y Efectos Secundarios).
  • Mebendazol, 100 mg, 2 veces al día, durante 3 días consecutivos (hay locales que usan 100 mg en una sola dosis). Se repite la dosis en dos semanas.
  • Pamoato de pirantel, 10 mg/kg, una sola dosis, hasta el máximo de 1000 mg.

La tasa de curación con estos esquemas es muy alta, por encima del 95%. Sin embargo, si no se tratan las personas que viven en la misma casa, el riesgo de una nueva infección es alto.

También para evitar otra infección, ropas de cama, toallas, calzoncillos, bragas y ropa de dormir deben ser lavados y reemplazados diariamente durante al menos 2 semanas. Los juguetes deben lavarse a cada 3 días durante al menos 3 semanas. Las uñas deben ser cortadas bien cortas para dificultar la deposición de huevos entre ellas durante el acto de rascarse el ano.

Como el gusano generalmente pone sus huevos en la noche, tomar baño y lavar la región perianal por la mañana, tan pronto como te despiertas, ayuda a elimina estos huevos, reduciendo el riesgo de aparición de una nueva generación de gusanos dentro de 3 semanas. También es importante lavarse las manos antes de cada comida y después de cualquier evacuación.

¿Te resultó útil este artículo?  
1 Estrela2 Estrelas3 Estrelas4 Estrelas5 Estrelas (6 votos, Total: 4,50 de 5)
Cargando…
También podría gustarte