BROMHIDROSIS – ¿Cómo eliminar el mal olor de las axilas?

Los médicos utilizan el término bromhidrosis (del griego: bromos = mal olor +hidros = sudor) para referirse al mal olor del cuerpo. Popularmente conocida como sobaquina, la bromhidrosis es un fenómeno relativamente común en los hombres después de la pubertad. Su origen suele ser el sudor de las axilas y se relaciona con un tipo específico de las glándulas sudoríparas (glándulas productoras de sudor).

En este artículo vamos a explicar cómo surge el mal olor, cuáles son los factores que favorecen la aparición del olor axilar y del cuerpo, y cómo se hace el tratamiento de la bromhidrosis.

Tenemos un artículo exclusivo sobre el mal olor de los pies, conocido popularmente como olor a pies, que se puede acceder a través de este enlace: CÓMO ELIMINAR EL MAL OLOR DE LOS PIES.

Si está buscando información sobre mal aliento, ver también: HALITOSIS – ¿Como eliminar el mal aliento?

Cómo aparece el mal olor en las axilas (bromhidrosis)

El mal olor del cuerpo, especialmente en las axilas, tiene origen en el sudor. Pero si sudamos por todo el cuerpo, ¿por qué el sudor axilar presenta más olor que el resto del cuerpo? Bien, vamos a explicar este mecanismo con calma.

Nuestro sudor es naturalmente un líquido inodoro, producido por las glándulas sudoríparas en la piel. Hay dos tipos de glándulas sudoríparas: ecrinas y apocrinas.

Las glándulas ecrinas son las más comunes y se distribuyen por toda la superficie de la piel. El sudor producido por estas glándulas consiste en 99% de agua y 1% de sales minerales, como cloruro de sodio (sal) y urea.

La principal función de las glándulas ecrinas es controlar la temperatura de nuestro cuerpo, así transpiramos cada vez que está demasiado caliente o cuando hacemos ejercicios. El sudor de las glándulas ecrinas sirve para enfriar el cuerpo, ayudándolo  a mantenerse entre 36 y 37 ºC.

Las glándulas apocrinas, a su vez, solamente están presentes en algunas partes del cuerpo como en las axilas, ingle, alrededor de los pezones y del ano. Las glándulas apocrinas aparecen entre 8 y 14 años de edad y producen una especie de sudor completamente diferente, más grasoso, que no se evapora  y no tiene ninguna función de controlar la temperatura corporal.

Tanto las glándulas ecrinas cuanto las apocrinas producen un sudor originalmente inodoro. Sin embargo, debido a la acción de bacterias presentes en la piel, como la especie  Corynebacterium, las grasas presentes en el sudor de las glándulas apocrinas son digeridas y convertidas en ácidos volátiles, que tienen olor fuerte y desagradable.

Factores que favorecen la aparición del mal olor corporal

Toda la gente tiene glándulas apocrinas y presenta algún grado de olor en las axilas y en la ingle. Algunas personas, sin embargo, tienen un mal olor corporal por encima de la media, difícil de controlar. Hombres y jóvenes post-puberales son el grupo con mayor incidencia de bromhidrosis.

Los estudios demuestran que las personas con mal olor corporal son aquellas que presentan un mayor número de glándulas apocrinas. En estos individuos, las glándulas también tienden a ser más grandes que en las personas que no tienen las axilas malolientes.

Además de factores genéticos, que determinan las características de las glándulas apocrinas, existen otras condiciones que pueden contribuir al mal olor corporal:

– El tipo y la cantidad de bacterias presentes en la piel.
– Exceso de sudor.
– Mala higiene personal.
– Obesidad (lee: CALCULA TU PESO IDEAL Y IMC – Índice de Masa Corporal).
– Diabetes mellitus (lee: SÍNTOMAS DE LA DIABETES).
– Cigarrillo (Lee: CÓMO DEJAR DE FUMAR Y ENFERMEDADES DEL CIGARRILLO).
– Micosis en las axilas.
– Consumo excesivo de algunos alimentos, tales como cebolla, el curry, ajo o pimienta.
– Consumo excesivo de alcohol.
– Antibióticos como la penicilina.

Cómo tratar el mal olor de las axilas

Existen varias modalidades terapéuticas disponibles para tratar el olor corporal. El tratamiento elegido debe considerar la causa de los malos olores y el grado de comprometimiento en la calidad de vida del paciente.

En general, el tratamiento apunta a dos objetivos: controlar la cantidad de sudor y reducir el número de bacterias en la piel.

A continuación, enumeramos algunas opciones simples para aliviar el mal olor de las axilas:

– Lavar las axilas al menos dos veces al día con jabón antibacteriano.
– Usar desodorante antitranspirantes para reducir el sudor de las axilas.
– No repetir ropa, pues el sudor seco es causa frecuente de mal olor.
– Afeitar los vellos de las axilas para eliminar las bacterias y el sudor seco que se adhieren a ellos.
– Atención a la  dieta.
– Tratar los problemas de la piel que puedan perpetuar el olor, como micosis.
– Bañarse diariamente.

Si el paciente tiene hiperhidrosis (sudoración excesiva), el tratamiento de esta condición es necesario para controlar el mal olor. Las opciones incluyen iontoforesis, uso de toxina botulínica e inclusive cirugía para extirpar las glándulas sudoríparas.

Vamos a explicar más detalladamente las causas y los tratamientos de la hiperhidrosis en el siguiente artículo: HIPERHIDROSIS – Sudor en exceso (en breve).

Otras opciones de tratamiento para las axilas malolientes incluyen:

– Eliminación  definitiva de los vellos  de las axilas.
– Uso de antibióticos tópicos en las axilas, como clindamicina o eritromicina.
– Liposucción para la eliminación de las glándulas apocrinas de la axila.
– Tratamiento a láser de las glándulas apocrinas.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More