ICTERICIA NEONATAL – Causas y Tratamiento

La ictericia neonatal es una condición común, especialmente en los bebés que nacen antes de 37 semanas de gestación.

La ictericia neonatal o ictericia del recién nacido es un cuadro que produce coloración amarillenta en la piel y en los ojos de un bebé recién nacido.

La ictericia infantil se produce porque la sangre del bebé contiene exceso de bilirrubina (hiperbilirrubinemia), un pigmento de color amarillo derivado de los glóbulos rojos de la sangre.

En la mayoría de los bebés, la hiperbilirrubinemia es un fenómeno normal y transitorio. Sin embargo, en algunos casos, los niveles sanguíneos de bilirrubina pueden aumentar excesivamente, llegando a niveles tóxicos para el sistema nervioso central.

En este artículo vamos a explicar cuáles son las causas, las complicaciones y el tratamiento de la hiperbilirrubinemia en recién nacidos.

Qué es la bilirrubina

Para entender la ictericia del recién nacido primeramente debemos entender el papel de la bilirrubina.

Nuestros hematíes (glóbulos rojos) tienen una vida media de 120 días. Cada día, millones de hematíes se producen en la médula ósea y millones de hematíes viejos son destruidos en el bazo. Uno de los productos liberados en este proceso de destrucción es la bilirrubina, un pigmento de color amarillo-verdeado.

La bilirrubina generada por la destrucción de hematíes viejos en el bazo se llama bilirrubina indirecta. La bilirrubina indirecta es captada por el hígado y procesada, convirtiéndose en bilirrubina directa. La gran diferencia entre la bilirrubina indirecta y bilirrubina directa es la capacidad de dilución en el agua, que es baja en la primera y elevada en la segunda.

La bilirrubina directa es eliminada desde el hígado a través de las vías biliares, hacia el tracto gastrointestinal, donde se excreta en las heces. La bilirrubina directa, al llegar a los intestinos, sufre metabolización y se convierte en un pigmento de coloración marrón que es responsable del color característico de nuestras heces.

Una pequeña parte de la bilirrubina directa  producida en el hígado termina extravasando en el torrente sanguíneo. Esta pequeña cantidad de bilirrubina directa es filtrada por los riñones y eliminada en la orina. Parte de la coloración amarilla de la orina se hace debido a la presencia de este pigmento.

Por lo tanto, siempre hay una pequeña cantidad de bilirrubina directa e indirecta en la sangre. Los valores normales son los siguientes:

Bilirrubina indirecta: 0,1 e 0,7 mg/dl
Bilirrubina directa: 0,1 a 0,4 mg/dl
Bilirrubina total (directa + indirecta): 0,2 a 1,1 mg/dl

Cuando los niveles de bilirrubina en la sangre llegan a ser altos, este pigmento tiende a depositarse en la piel, causando una estructura llamada ictericia, que es básicamente una piel amarillenta.

Para obtener más informaciones sobre ictericia, lee: ICTERICIA – Causas, Síntomas y Tratamiento (en breve).

¿Por qué los bebés tienen ictericia?

La ictericia del recién nacido es un fenómeno común y transitorio, especialmente en los bebés que nacen antes de la 38ª semana del embarazo. Aproximadamente el 50% de los bebés a término y el 80% de los bebés prematuros desarrollan ictericia.

La ictericia neonatal generalmente se produce por la elevación de la bilirrubina indirecta debido a las siguientes razones:

1) Los hematíes de los recién nacidos tienen una vida media más corta que de los adultos. Mientras que un hematíe  adulto vive, en promedio, 120 días, los hematíes del bebé duran aproximadamente 80 días.

2) Los bebés tienen proporcionalmente más hematíes en la sangre que los adultos. Mientras que el 40% de la sangre del adulto se compone de glóbulos, en los recién nacidos esa tasa llega a ser del 60%.

3) El hígado del recién nacido es inmaduro y su capacidad de conjugación y excreción de bilirrubina es limitada.

Por lo tanto, la producción de bilirrubina en los bebés es mucho mayor que en adultos y su capacidad de metabolización y eliminación es mucho menor. El resultado es una hiperbilirrubinemia indirecta (acumulación de la bilirrubina indirecta en la sangre) con la consiguiente deposición de pigmentos amarillentos en la piel.

Síntomas de la ictericia neonatal

No todos los bebés desarrollan hiperbilirrubinemia suficientemente para que la piel quede perfectamente  amarillenta.

Si hay duda, una maniobra sencilla que se puede hacer es utilizar el dedo índice para presionar la frente o la nariz del bebé con el fin de drenar la sangre de la región. En los bebés no ictéricos, la región presionada se convierte temporalmente blanca, mientras que en los recién nacidos con hiperbilirrubinemia la piel queda amarillenta. Se debe hacer esta prueba en un local bien iluminado, preferentemente durante a la luz del día.

Otro local fácil de notar la ictericia es en la esclerótica de los ojos (la parte blanca), que se convierte claramente amarillenta.

En general, los ojos son de color amarillentos cuando los niveles séricos de bilirrubina están entre 2 a 3 mg/dl. La cara se convierte amarilla con valores entre 4 y 5 mg/dl, el tronco alrededor de 10 mg/dl y de cuerpo completo con más de 15 mg/dl.

¿Cuándo la ictericia neonatal necesita de atención?

La llamada ictericia fisiológica, que es aquella que se considera normal y esperada, comienza alrededor del tercer día de vida y desaparece dentro de dos semanas. En los bebés prematuros, puede tardar un poco más.

En algunos bebés, los niveles de bilirrubina pueden alcanzar hasta 15 mg/dl.

Sin embargo, ni todo cuadro de ictericia neonatal se considera normal. A menudo, la hiperbilirrubinemia no puede originarse en el proceso normal de metabolización de la bilirrubina en los recién nacidos, pero en algunas enfermedades.

Se debe investigar mejor la ictericia neonatal mejor cuando presenta las siguientes características:

  • Comienza dentro de las primeras 24 horas de vida del bebé.
  • Presenta concentraciones sanguíneas superior a 20 mg/dl.
  • Tarda más de 2 semanas para desaparecer (excepto en prematuros).
  • Cuando la bilirrubina directa también está muy alta.

La ictericia que presenta una o más de las características anteriores puede ser causada por problemas del hígado, de las vías biliares o por hemólisis (destrucción anormal de hematíes).

Ictericia de la leche materna

No sabemos bien el motivo, pero algunos recién nacidos presentan ictericia relacionada con lactancia materna. La causa parece ser en virtud de las características químicas de la leche de algunas madres.

La ictericia por la leche materna puede ser la causa de una ictericia neonatal prolongada, ya que puede durar hasta 3 meses.

Si el recién nacido se alimenta bien y mantiene su desarrollo normal, no existen razones para interrumpir la lactancia. La ictericia por la leche materna es benigna y no causa mayores problemas.

Ictericia de la lactancia materna insuficiente

Esta forma de ictericia neonatal generalmente ocurre cuando el bebé no está siendo alimentado correctamente o en cantidades apropiadas y acaba recibiendo un consumo de calorías por debajo de sus necesidades.

A diferencia de la hiperbilirrubinemia de la leche materna que se produce sin que ocurra cambios en el desarrollo o en el comportamiento del bebé, la ictericia de la lactancia materna deficiente suele venir acompañada de un bebé enojado o postrado, que no gana peso, orina y evacua poco.

Kernicterus

En niveles muy altos, la bilirrubina es tóxica para el cerebro. Los primeros signos clínicos de intoxicación por bilirrubina incluyen somnolencia, disminución del tono muscular y rechazo alimentario. Con el tiempo, el bebé pasa a tener espasmos, lloro inconsolable, vómitos, y fiebre.

Si la bilirrubina excesiva no se corrige, el recién nacido puede evolucionar para lesión permanente del cerebro, que se llama Kernicterus. Esta complicación ocurre, generalmente, cuando hay niveles de bilirrubina por encima de 25 mg/dl.

Las principales complicaciones del Kernicterus pueden convertirse evidentes después del primer año de vida e incluyen:

  • Dificultad al sentarse, gatear y posteriormente caminar.
  • Temblores y movimientos involuntarios.
  • Cambios en la audición y visión.
  • Retardo del desarrollo neurológico.
  • Cambios en la arcada dentaria.

TRATAMIENTO DE LA ICTERICIA NEONATAL

Como la gran mayoría de los recién nacidos mejora espontáneamente de la ictericia, el tratamiento solamente está indicado en casos severos. En general, se indica el tratamiento cuando la bilirrubina supera el valor de 18 mg/dl  a partir del tercer día o cuando ella está por encima de 12 mg/dl en las primeras 24 horas.

La fototerapia es el tratamiento más ampliamente utilizado para bajar los niveles de bilirrubina. Se coloca el recién nacido bajo una luz azul fluorescente (ver foto al comienzo del artículo) que actúa rompiendo la molécula de bilirrubina depositada en la piel, facilitando su excreción en la orina y en las heces.

La fototerapia es un procedimiento muy seguro y utilizado hace más de 30 años. En general, es el único tratamiento necesario para disminuir los niveles sanguíneos de bilirrubina.

También podría gustarte