CÓMO SABER SI EL BEBÉ ES NIÑO O NIÑA

Introducción

Desde que el mundo es mundo, la curiosidad acerca del sexo del bebé es prácticamente universal entre los futuros padres. Así que la pareja descubre que la mujer está embarazada, la primera pregunta que invariablemente viene a la cabeza es: ¿Mi bebé será niño o niña?

En este artículo vamos a hablar sobre las formas más efectivas para detectar el sexo del feto, incluyendo ultrasonidos y exámenes de sangre. Vamos a hablar sobre los mitos y la existencia o no de evidencias científicas detrás de las creencias populares, tales como tablas, calendarios o simpatías.

¿CUÁLES SON LAS FORMAS MÁS UTILIZADAS PARA DETERMINAR EL SEXO DEL BEBÉ?

Al contrario de nuestros abuelos, que necesitaban esperar hasta el día del nacimiento para descubrir el sexo del bebé, gracias a los avances tecnológicos, nosotros ya podemos identificar el género del feto tan pronto cuanto 8 semanas de gestación.

Existen varias formas de averiguar el sexo del bebé durante el embarazo siendo el ultrasonido y la prueba de sexo fetal a través de la sangre de la madre las formas más populares actualmente. Vamos a hablar brevemente sobre algunos métodos actualmente disponibles para la determinación del sexo fetal.

a) Ultrasonido para identificar el sexo del bebé

En las últimas décadas, el ultrasonido fetal se ha convertido en la forma más común de identificar el género del feto. El ultrasonido es un examen excelente pues es simple, barato, indoloro y sin riesgos para la madre o el feto. En la verdad, la determinación del sexo del bebé es solamente una de las decenas de utilidades del ultrasonido obstétrico. En general, nadie hace el ultrasonido solamente para saber si es niño o niña. La evaluación del ultrasonido forma parte del prenatal de rutina y la determinación del sexo del feto acaba siendo incluida junto con otras evaluaciones del estado de salud de la gestación.

Se hace la  determinación del sexo de una forma muy simple: viendo si el bebé tiene un pene o una vulva entre las piernas. Diciendo así puede sonar fácil, pero a pesar de la diferenciación de los órganos genitales empezar alrededor de las 6 semanas de embarazo, antes de la 14ª semana es muy difícil decir a través de la imagen de ultrasonido si el bebé tiene un órgano sexual masculino o femenino.

La posición del bebé en el útero es esencial para que el médico pueda obtener imágenes claras. El bebé ya puede tener los genitales completamente formados, pero si la posición de ellos no es favorable, el médico puede no obtener un ángulo adecuado para  evaluar la región pélvica. Cuando el bebé es un niño, generalmente es más fácil y hasta con 12 semanas ya puede ser posible determinar el sexo del feto. Sin embargo, cuando el médico no puede ver el pene, esto puede significar una niña o simplemente un ángulo inadecuado para visualizar el órgano.

A partir de la 18ª y a 20ª semana los órganos genitales generalmente están bien formados y la tasa de acierto del ultrasonido es de más del 90%. Sin embargo, inclusive en esta edad gestacional es posible haber dudas, principalmente si la posición del bebé no es muy adecuada. Cuando es así, se podrá determinar el sexo con  un ultrasonido posterior, con la gravidez ya más avanzada.

A pesar de la alta tasa de éxito, el ultrasonido puede fallar, ya que es una prueba que se basa en la interpretación humana. El error puede ser para ambos sexos, pero la mayoría de errores ocurren con niños, que son identificados erróneamente como niñas en virtud de la imagen de ultrasonido.

b) Prueba de sexo fetal

La prueba de sexo fetal es un examen que ha ganado gran popularidad en los últimos años. Se realiza por la recogida de sangre de la madre para investigación del ADN del feto. Hace algún tiempo sabemos que muestras del ADN del feto pueden cruzar la barrera placentaria y llegar a la circulación de la sangre. Así, con una muestra de sangre simple de la madre es posible identificar características del ADN del bebé.

La lógica detrás de este examen de sexo fetal es muy simple. En situaciones normales, los seres humanos poseen un par de cromosomas sexuales. Las mujeres presentan 2 cromosomas X y, los hombres, un cromosoma Y  y un cromosoma  X. La prueba de sexo fetal busca,  específicamente, la presencia del cromosoma Y en la sangre de la madre. Como las mujeres son XX, es decir, no tienen el cromosoma Y masculino en su material genético, si el examen encontrar un cromosoma  Y solamente puede originarse en el feto.

Por lo tanto, salvo situaciones excepcionales, si el examen de sexo fetal encuentra un cromosoma  Y en la sangre de la embarazada, esto significa que el bebé es un niño. Si no se identifica la presencia de cromosoma Y en la sangre, es porque el bebé es una niña.

A medida que el embarazo avanza, más ADN fetal puede ser encontrado en la circulación materna. Por eso, la prueba solamente debe ser hecha a partir de la 8ª semana de embarazo. Antes de la 8ª semana puede no haber cantidades suficientes de ADN fetal en la sangre materna para identificar el cromosoma Y, llevando falsamente al resultado de sexo femenino.

Tasa de acierto de la prueba de sexo fetal en consonancia con la edad gestacional:

Fase del embarazoSexo FemeninoSexo Masculino
Hasta la 8ª semana74,0%>99,0%
8ª a 10ª semana99,0%>99,0%

La prueba de sexo fetal es superior al ultrasonido pues tiene una tasa de acierto más alta y consigue definir el sexo del bebé más precozmente. Su única desventaja es el precio. Un examen de sexo fetal cuesta entre 100 y 200 Euros.

c) Amniocentesis

La amniocentesis es una prueba invasiva, que consiste en la introducción de una aguja en el vientre de la madre en el útero para la colección de un pequeño volumen de líquido amniótico. Este líquido es rico en material genético fetal y puede ser utilizado para identificar el sexo del bebé. Su tasa de éxito es de 100%.

La amniocentesis es un procedimiento utilizado para la investigación o detección de enfermedades genéticas del feto. Tiene indicaciones y no es hecho exclusivamente para la identificación de sexo ya que, para eso, existen exámenes más sencillos y con menos riesgo.

Vamos a hablar con más detalles acerca de la amniocentesis en un artículo que se escribirá muy pronto.

MÉTODOS CASEROS DE IDENTIFICAR EL SEXO DEL BEBÉ

Es curioso que, a pesar de los avances tecnológicos de las últimas décadas, muchas personas todavía usan pruebas caseras y creencias de la época de sus bisabuelas para adivinar el sexo del bebé. De hecho, ya que existen solamente 2 opciones de sexo, masculino o femenino, cualquier prueba, por más fantástica que sea, siempre tendrá una tasa acierto alrededor  de un 50%. Esto significa que, estadísticamente, a cada 2 embarazadas, cualquier prueba acierta  el sexo del bebé en por lo menos 1.

También es importante destacar el hecho de que, dependiendo de la cultura y la región, la misma prueba puede tener distintos significados. Por ejemplo, un vientre alto puede significar un niño según la creencia popular en un determinado país y una niña en otro. Lo divertido es que, en ambos, la tasa de acierto será del 50%.

Vamos a hacer un repaso sobre algunas creencias populares para identificar el sexo del bebé.

Formato del vientre de la madre puede identificar el sexo del bebé → MITO

Es imposible saber el sexo del bebé solamente por la forma de la barriga de embarazada. El formato y el tamaño del vientre de la madre no tienen ninguna relación con el sexo del bebé, pero con el tono muscular del abdomen, el biotipo de la madre, el tamaño del bebé y peso, la posición del feto, la edad gestacional y la cantidad de peso ganado durante el embarazo.

La frecuencia cardíaca del feto es diferente entre niños y niñas → MITO

Varios estudios intentaron establecer una relación entre la frecuencia cardíaca del feto y el sexo, pero la gran mayoría ha demostrado que no hay ninguna correlación. Un estudio de 1999, sin embargo, sugirió que en los días que anteceden al parto, y solamente en este momento, el latido del corazón de las niñas son más acelerados que los niños. No existen otros estudios que comprueban esta relación. E incluso si hubiera, un método que solamente es capaz de definir el sexo del bebé pocos días antes del parto es poco útil.

El tipo de movimiento de una alianza suspendida por un hilo arriba del vientre de la madre puede identificar el sexo del bebé → MITO

Esta teoría es tan carente de base científica que nunca nadie se dispuso a hacer un estudio sobre ella. Es evidente que el movimiento de la alianza depende de quién la está manteniendo y no del vientre de la madre que no tiene contacto con el objeto.

En tiempo: parece obvio, pero no cuesta decir que los bebés no son seres dotados de magnetismo para poder, a la distancia, interferir en el movimiento de objetos metálicos.

Tabla china basada en la edad lunar detecta el sexo del bebé con un 99% de precisión → MITO

Cuenta la leyenda que una tabla china de más de 700 años, encontrada enterrada en la tumba de una familia real, puede predecir, a partir de la edad de la madre y del mes lunar de la concepción, el sexo del bebé con un 99% de seguridad.

No era preciso ningún estudio científico para imaginar que la tabla no funciona. Sin embargo, este estudio existe, lo que nos ofrece una comprobación científica de que la tabla no tiene 99% de eficacia. Un estudio sueco evaluó el embarazo de 2,8 millones de mujeres entre los años de 1973 y 2006 y llegó al siguiente resultado: la tabla china posee una tasa de acierto próxima a un 50%.

Comentario del autor: tengo 3 hijas; la tabla china erró el sexo en 2 de ellas.

¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More