Síndrome de fatiga crónica – Causas, Síntomas y Tratamiento

A pesar de todos los esfuerzos, las causas del síndrome de fatiga crónica todavía no son conocidas.

El síndrome de fatiga crónica (SFC), también conocido como encefalomielitis miálgica o enfermedad sistémica de intolerancia al esfuerzo, es un cuadro caracterizado por fatiga persistente, que no está relacionada con el ejercicio y no mejora de forma relevante con reposo. La enfermedad suele venir acompañada de otros síntomas y tiene una duración mayor que seis meses

El SFC es una enfermedad controvertida y de difícil explicación, siendo muy frustrante de resolver, no sólo para los pacientes, sino también para los médicos, porque todavía no han logrado establecer definitivamente sus causas, el diagnóstico es difícil de hacerse y el tratamiento actual no es muy eficaz.

Aunque no disminuya la esperanza de vida del paciente afectado, el síndrome de fatiga crónica puede ser considerado una enfermedad grave debido a la gran caída en la calidad de vida que puede causar.

Es importante saber que existen diferencias entre poseer el síndrome de fatiga crónica y presentar a menudo fatiga. De hecho, solamente el 10% de los pacientes se quejan de fatiga crónica efectivamente presentan criterios para el diagnóstico del síndrome de fatiga crónica.

Para leer acerca de otras causas de cansancio prolongado accede a: 11 CAUSAS DE CANSANCIO PERSISTENTE.

Síntomas del síndrome de fatiga crónica

Además de la fatiga crónica que  nombra la enfermedad, pacientes con este síndrome también suelen tener los siguientes síntomas:

  • Dificultad para concentrarse y «mala memoria».
  • Dolor de garganta.
  • Dolor muscular.
  • Dolor articular.
  • Dolor de cabeza.
  • Dificultades para dormir.
  • Ganglios linfáticos discretamente aumentados y dolorosos.
  • Agotamiento después de esfuerzo físico o mental, inclusive después de 24 horas de descanso.

Estos son los síntomas clásicos, sin embargo, otros pueden ocurrir, como mareos, diarrea, alergias, etc.

Es importante tener en cuenta que el examen físico suele ser normal. El paciente se queja de dolor pero no se encuentra ninguna lesión, se queja de fiebre, pero el termómetro nunca la muestra, los ganglios linfáticos dolorosos son normales a la biopsia y la electromiografía no demuestra la debilidad muscular.

Esta incapacidad en documentarse las quejas de los pacientes frecuentemente lleva a una interpretación errónea de que están fingiendo tener una enfermedad. Sin embargo, al igual que en la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica puede considerarse como una enfermedad real, evitando la estigmatización de los pacientes.

Causas del síndrome de fatiga crónica

A pesar de todos los esfuerzos, las causas del síndrome de fatiga crónica todavía no son conocidas. Algunas enfermedades e infecciones, especialmente de las vías respiratorias, parecen precipitar la enfermedad, pero el mecanismo en  que ocurre y por qué solamente ocurre en algunas personas sigue siendo un misterio. Sin embargo, se sabe que la enfermedad es más común en jóvenes y adultos de mediana edad que en los niños y los ancianos y dos veces más común en mujeres que en hombres.

Entre las enfermedades que pueden precipitar el síndrome de fatiga crónica puede mencionarse:

Durante muchos años se creía que había una fuerte relación entre la mononucleosis y el SFC; sin embargo, las evidencias más recientes demuestran que esta relación no es tan importante.

Diagnóstico del síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica es un diagnóstico de exclusión, es decir, debe asegurarse de que el cansancio y los síntomas no son causados por cualquier otra enfermedad identificable. Enfermedades cardíacas, pulmonares, hepáticas y renales, así como decenas de otros problemas como obesidad mórbida, uso de drogas,  apnea del sueño, anorexia, etc., pueden causar fatiga y deben ser siempre descartadas.

Aunque el paciente no presenta ninguna causa identificable  para su cansancio, para el diagnóstico del síndrome es necesario que la fatiga ha estado presente en los últimos seis meses y se asocie con al menos 4 de los 8 síntomas descritos anteriormente.

Tratamiento del síndrome de fatiga crónica

No existe cura para el síndrome de fatiga crónica y el tratamiento no siempre es satisfactorio. De todos los tratamientos ya probados, los que realmente proporcionan mejoría clínica son la psicoterapia y ejercicios físicos regulares. Este último puede ser muy difícil ya que los primeros síntomas parecen empeorar. Sin embargo, el ejercicio debe iniciarse con cargas muy ligeras, con lento y progresivo aumento a medida que el paciente tolera. A largo plazo, la práctica de ejercicios mejora mucho la calidad de vida.

No existe tratamiento ni dieta específica que ha demostrado comprobada mejora en los síntomas del síndrome de fatiga crónica.

Referencias


También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas