Metilfenidato (Ritalina)- Prospecto Simplificado

Qué es | Mecanismo de acción | Indicaciones | Cómo tomar | Efectos secundarios | Contraindicaciones | Interacciones medicamentosas

¿Qué es el medicamento
metilfenidato?

El clorhidrato de metilfenidato, también conocido por los nombres comerciales Ritalina y Concerta, es un fármaco que tiene acción estimulante del sistema nervioso central y es habitualmente usado en el tratamiento medicamentoso del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Este texto no tiene como objetivo reproducir el prospecto del metilfenidato presentado por los fabricantes. Lo que haremos aquí es una revisión crítica del fármaco en lenguaje más accesible al público en general, eliminando las partes del prospecto que contiene lenguaje más técnico y resaltando las informaciones que son realmente relevantes para los pacientes que necesitan tomar el medicamento, tales como posología, contraindicaciones y efectos adversos.

Si buscas informaciones sobre el trastorno del déficit de atención e hiperactividad, accede al siguiente enlace: TDAH – Trastorno por déficit de Atención.

¿Cómo actúa el metilfenidato en el cerebro?

La dopamina y la noradrenalina son neurotransmisores que tienen acción estimuladora en el sistema nervioso central, desempeñando un importante papel en el pensamiento y la capacidad de concentración.

El metilfenidato es un fármaco que actúa inhibiendo la recaptación de la dopamina y la noradrenalina en la grieta sináptica, haciendo que estos dos neurotransmisores permanezcan activos por más tiempo. Cuando hay más neurotransmisores estimulantes disponibles para las neuronas, el resultado es un aumento del estado de vigilia, de la capacidad de concentración y de la capacidad de controlar el comportamiento.

El metilfenidato estimula el sistema nervioso central de manera similar a las anfetaminas; sin embargo, sus acciones son más blandas. Otra diferencia en relación a las anfetaminas reside en el hecho de que el metilfenidato produce efectos más perceptibles en las actividades mentales que en las actividades motoras.

Para qué sirve la Ritalina

El metilfenidato tiene básicamente dos indicaciones:

  • Tratamiento farmacológico del trastorno del déficit de atención e hiperactividad.
  • Narcolepsia.

Aparte de estas dos condiciones citadas anteriormente, no hay ninguna otra indicación formal para el uso de Ritalina.

¿La ritalina ayuda en los estudios?

Debido a su comprobada eficacia en el aumento del estado de vigilia y en la capacidad de concentración, la Ritalina pasó a ser llamada en los medios y entre los estudiantes universitarios de «droga del estudio» o «píldora de la inteligencia».

Algunos estudios científicos muestran que el metilfenidato realmente mejora la capacidad en algunas áreas de la inteligencia, como la memoria temporal – también llamada memoria de trabajo – y la velocidad de procesamiento de las informaciones. Los efectos en la concentración y la capacidad de resolver problemas son menores de lo esperado, y en los casos de memoria a largo plazo y en el aprendizaje visual, que implica el estudio de gráficos, tablas, mapas y diagramas, el efecto de la Ritalina es prácticamente nulo.

En la práctica, los estudios clínicos no han podido demostrar quela Ritalina sea capaz de mejorar efectivamente el desempeño académico de los alumnos sanos, que no sufren de TDAH. A pesar de la mayor capacidad para pasar la noche estudiando, a largo plazo, el uso de este fármaco no suele traducirse en mejores notas y aún puede provocar dependencia y efectos secundarios severos, como veremos más adelante.

Cómo tomar el metilfenidato

El clorhidrato de metilfenidato se comercializa en las siguientes formas:

  • Concerta®: tabletas de 18 mg, 27 mg, 36 mg y 54 mg.
  • Ritalina®: tabletas de 10 mg.
  • Ritalina LA®: tabletas de 10 mg, 20 mg, 30 mg y 40 mg.

La dosis inicial de Ritalina en los niños suele ser de 5 mg a 10 mg, y en adultos de 10 mg a 20 mg. La dosis puede incrementarse a lo largo de las semanas según la respuesta clínica.

La dosis diaria del Concerta puede variar de 18 a 72 mg.

Se debe tomar el medicamento una o dos veces al día, y se indica no administrar la segunda dosis después de las 18 horas a fin de disminuir el riesgo de que el paciente tenga insomnio.

En los niños, la dosis diaria máxima es de 60 mg, mientras que en los adultos es de 80 mg.

Efectos secundarios del metilfenidato

Al igual que cualquier medicamento, el metilfenidato tiene su propia lista de posibles efectos adversos. Algunos son comunes, otros son raros; algunos son leves, otros son potencialmente severos. A continuación, vamos a enumerar los efectos secundarios más importantes, usando como criterio su frecuencia y severidad.

Efectos adversos comunes de la Ritalina:

  • Pérdida del apetito (hasta el 26% de los pacientes).
  • Dolor de cabeza (22%).
  • Sequedad en la boca (14%).
  • Irritabilidad (11%).
  • Insomnio (13%).
  • Náuseas y vómitos (13%).
  • Irritabilidad (11%).
  • Dolor de garganta (10%).
  • Coriza (10%).
  • Labilidad emocional (9%).
  • Pérdida de peso (9%).
  • Ansiedad (8%).
  • Dolor abdominal (7%).
  • Mareos (7%).
  • Palpitaciones (5%).
  • Transpiración (5%).
  • Depresión (4%).
  • Temblores (3%).
  • Pérdida de la libido (2%).
  • Urticaria (2%).
  • Tos (2%).

Reacciones adversas de la Ritalina que requieren una evaluación médica

Si presentas cualquier de los siguientes síntomas a continuación, ponte en contacto con tu médico, ya que puede ser signo de una reacción más severa al medicamento:

  • Signos de anafilaxis (hinchazón de los labios, boca o lengua o dificultad para respirar).
  • Rash (manchas rojas por todo el cuerpo).
  • Burbujas en la piel.
  • Fiebre alta.
  • Pico hipertensivo.
  • Crisis convulsiva.
  • Parálisis de alguno de los miembros.
  • Dificultad para hablar.
  • Taquicardia (ritmo cardiaco muy acelerado).
  • Equimosis (manchas moradas en la piel).
  • Espasmos musculares.
  • Desmayo.
  • Alucinaciones.
  • Priapismo (erección involuntaria, prolongada y dolorosa).

Excepto por la taquicardia, que ocurre en hasta el 5% de los pacientes, todas las otras reacciones anteriores son inusuales, con frecuencia de menos del 1%.

Contraindicaciones

Las siguientes condiciones contraindican el uso de la Ritalina:

¿Qué cuidados debo tener antes de tomar Ritalina?

El metilfenidato puede causar mareos, somnolencia, visión borrosa, alucinaciones o afectar la capacidad de concentración. Si sientes cualquier de estos síntomas mientras haces uso del medicamento, no debes conducir vehículos u operar máquinas.

El metilfenidato no está contraindicado, pero debe evitarse durante el embarazo y durante la lactancia, ya que los estudios en animales han demostrado efectos no deseados en el feto. Por lo tanto, la Ritalina  debe ser administrada durante el embarazo solamente si tu médico considerar que los beneficios justifican el riesgo potencial para el feto.

La Ritalina puede provocar pérdida de pigmentación de la piel. Por lo tanto, su uso debe ser hecho con cuidado en los pacientes que presentan vitíligo.

Se debe evitar la asociación del metilfenidato con bebidas alcohólicas, ya que existe un mayor riesgo de toxicidad, con efectos secundarios severos.

En caso de cirugía, el anestesista debe ser avisado con relación al uso de Ritalina, pues este fármaco puede interactuar con algunos tipos de anestésicos.

La  Ritalina puede dar resultado falso positivo en pruebas para el uso de drogas en eventos deportivos, siendo así considerada dopping.

Interacciones medicamentosas

La asociación del metilfenidato con las siguientes drogas está contraindicada:

  • Acebrofilina
  • Inhibidores de la monoamina oxidasa (IMAO).
  • Anestésicos inhalatorios.
  • Cocaína.

La asociación del metilfenidato con las siguientes drogas debe ser hecha solamente con acompañamiento médico:

  • Antihipertensivos: reducción de la eficacia del fármaco y riesgo de pico hipertensivo.
  • Warfarina: aumento de la concentración sanguínea y mayor riesgo de sangrado.
  • Antidepresivos: aumento del riesgo de toxicidad del fármaco.
  • Fenitoína: aumento del riesgo de toxicidad del fármaco.
  • Antihistamínicos: aumenta la concentración sanguínea del metilfenidato.
  • Clonidina: aumento del riesgo de toxicidad del fármaco.
  • Cannabis: aumenta el riesgo  de taquicardia.
  • Bupropión: aumenta el riesgo de epilepsia.
  • Antipsicóticos: aumento del riesgo de toxicidad del fármaco.
  • Antiparkinsonianos: aumento del riesgo de toxicidad del fármaco.
  • Antiácidos: aumenta la concentración sanguínea del metilfenidato.

Referencias


¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas