12 SÍNTOMAS DEL HÍGADO ENFERMO

Pacientes con daños hepáticos presentan, generalmente, una variedad de síntomas generales y no específicos.

Lista de síntomas

En este texto vamos a abordar los 12 signos y síntomas más comunes que los pacientes con problemas del hígado suelen presentar. Son ellos:

  • Síntomas generales e inespecíficos.
  • Cansancio.
  • Ascitis.
  • Circulación colateral.
  • Sangrado digestivo.
  • Encefalopatía.
  • Ictericia.
  • Manchas moradas en la piel.
  • Ginecomastia.
  • Telangiectasias.
  • Eritema palmar.
  • Dolor abdominal.

¿Qué es el hígado?

Hígado

El hígado es un órgano grande situado en el cuadrante superior derecho del abdomen, justo debajo del diafragma.

El hígado es un órgano vital, responsable de numerosas funciones en nuestro cuerpo. Entre los trabajos que el hígado realiza, podemos mencionar la producción de enzimas digestivas, proteínas, factores de coagulación, colesterol, glucosa y varias otras sustancias.

El hígado es también responsable del metabolismo de los nutrientes absorbidos por los intestinos, así como de limpieza de toxinas circulantes.

¿Qué es la vena porta?

Antes de continuar con el artículo, es importante explicar lo que es la vena porta hepática, ya que muchos de los síntomas de la enfermedad hepática son causados por una obstrucción de esta vena.

La vena porta o sistema  porta hepático es una vena grande que se encuentra en la entrada en el hígado encargada de drenar la sangre desde el sistema gastrointestinal. Toda la sangre del estómago, bazo, páncreas y los intestinos pasa a través de la vena porta y por el hígado antes de volver al corazón. De esta manera, toda sustancia ingerida y absorbida en el tracto gastrointestinal necesariamente pasa primero por el hígado antes de llegar al resto del cuerpo

En los casos de enfermedad hepática severa, especialmente en la cirrosis, el hígado sufre un proceso de fibrosis (cicatrización y endurecimiento del tejido del hígado) que puede causar la obstrucción de la vena porta, lo que dificulta la llegada de la sangre por este grande vaso. La sangre que viene desde los órganos digestivos necesita pasar por la vena porta y por el hígado antes de continuar su camino hacia el corazón. Si la vena porta está bloqueada, habrá una gran congestión de sangre y un aumento de la presión, no sólo en la vena porta  sino también en todas las venas del tracto gastrointestinal. Este cuadro se llama hipertensión portal y es responsable de  varios de los signos y síntomas que se explican a continuación.

Síntomas del hígado

El hígado puede verse afectado por muchas enfermedades diferentes, entre las más comunes incluyen hepatitis, cirrosis, esteatosis y  cáncer. Muchas de las enfermedades hepáticas tienen síntomas en común porque, a pesar de tener orígenes distintos, terminan acometiendo las mismas funciones del hígado.

En virtud de desempeñar varias funciones en el cuerpo, las enfermedades hepáticas pueden presentar una amplia variedad de síntomas. Vamos a abordar a continuación los 12 signos y síntomas más típicos de problemas en el hígado, explicando brevemente por qué se presentan.

1. Síntomas generales

Pacientes con daños hepáticos presentan, generalmente, una variedad de síntomas generales y no específicos, incluyendo náuseas, pérdida de apetito, abatimiento y pérdida de peso. En los casos de hepatitis aguda, el paciente también puede presentar fiebre, que  contribuye aún más a la aparición de este malestar.

Un sabor amargo en la boca es un síntoma atribuido popularmente a problemas del hígado, pero es una queja no muy específica, que puede ser activada por muchas otras causas, como reflujo, gastritis, lesiones de los dientes, lesiones en las encías, infecciones en la faringe o amígdalas, deshidratación, ayuno prolongado, medicamentos, cigarrillos. Si el paciente no presenta ningún otro síntoma, es poco probable que la sensación de boca amarga sea un signo de problema hepático relevante.

2. Cansancio

Un síntoma frecuente en cualquier tipo de enfermedad del hígado es la fatiga o cansancio fácil. Esta falta de energía  afecta a pacientes con hepatitis, cirrosis e inclusive esteatosis hepática. Cuanto  más avanzado es el daño al hígado, más pérdida de apetito el paciente se siente.

3. Ascitis

Ascitis

La ascitis es el nombre dado a la acumulación de líquidos dentro de la cavidad abdominal, conocida popularmente como barriga de agua. La ascitis es un síntoma típico de la cirrosis hepática y a menudo ocurre cuando el paciente presenta hipertensión portal.

Además de la cirrosis, la esquistosomiasis es otra enfermedad que suele afectar al hígado y causar hipertensión portal y ascitis.

La ascitis surge porque la sangre represada y la elevada presión dentro de las venas del tracto gastrointestinal provocan un desplazamiento de agua de los vasos sanguíneos, llevando a la acumulación de líquido dentro de la cavidad abdominal. Es como si los vasos sanguíneos comenzasen a transformación de suero en agua.

La ascitis es una manifestación típica de la enfermedad hepática, pero también puede ocurrir en enfermedades de otros órganos, como en la insuficiencia cardiaca descompensada (lee: INSUFICIENCIA CARDÍACA – Causas y Síntomas) y en el síndrome nefrótico (lee: ORINA ESPUMOSA Y PROTEINURIA).

4. Circulación colateral

Cuando hay una obstrucción al paso de sangre a través de la vena porta, el cuerpo necesita encontrar otra manera de este sangre retornar al corazón. Si el camino natural se cierra, es necesario encontrar un desvío; es lo que hace el cuerpo. La sangre pasa a volver en gran cuantidad por venas colaterales, que en personas sanas fluyen solamente  pequeños volúmenes de sangre.

La desviación de gran cantidad de sangre a las venas colaterales hace con que estas se dilaten, quedando bastante evidentes al examen del  abdomen. En la foto al lado, hay el ejemplo de un paciente con ascitis y abundante circulación colateral, dos signos típicos de la hipertensión portal.

5. Sangrado digestivo

La obstrucción de la vena porta provoca un aumento de la presión en todo el sistema venoso del aparato digestivo, incluyendo las venas del estómago y del esófago. Este aumento en la presión provoca varices en estos órganos, facilitando la ocurrencia de sangrados.

La hemorragia digestiva por sangrado de várices esofágicas es una manifestación típica de cirrosis hepática en estadios avanzados. El paciente presenta súbitamente cuadro de vómitos hemorrágicos   pudendo perder gran cantidad de sangre en estos episodios

El aumento de la presión en el sistema digestivo también afecta a las venas de los intestinos y del recto, causando una mayor incidencia de hemorroides (Lee: HEMORROIDES – Síntomas y tratamiento) y sangrado anal.

6. Encefalopatía

La encefalopatía es el nombre dado a una disfunción de las funciones básicas del cerebro. La encefalopatía hepática, como su propio nombre  indica, es el cambio de las funciones cerebrales que ocurre en pacientes con insuficiencia hepática.

Uno de los objetivos del sistema porta hepático es hacer con que toda sustancia digerida y absorbida en el tracto digestivo pase obligatoriamente por el hígado antes de dirigirse al resto de la circulación sanguínea. Algunas sustancias que comemos, especialmente proteínas de origen  animal, son tóxicas y necesitan ser metabolizadas por el hígado antes de que puedan ser utilizadas por el cuerpo. En los casos de hipertensión portal, la sangre sigue su camino a través de las venas colaterales y varias sustancias tóxicas terminan por no ser metabolizadas  por el hígado antes de que se propaguen por el  cuerpo.

Además de hipertensión portal, un cuadro de insuficiencia hepática aguda, como en las hepatitis severas, puede causar una insuficiencia aguda de las funciones del hígado, haciendo que él pierda la capacidad de neutralizar sustancias tóxicas.

La encefalopatía hepática es el resultado de la acción de estas toxinas en el cerebro. Dependiendo del grado de insuficiencia hepática o hipertensión portal el paciente puede presentar desde cuadros leves, con letargo, irritabilidad y dificultad para concentrarse, incluso severa encefalopatía, con una reducción en el nivel de conciencia y coma.

7. Ictericia

ictericia

Ictericia es el nombre dado a la coloración amarillenta de la piel, ojos y mucosas, que se presenta debido a la acumulación de bilirrubina en la sangre.

La bilirrubina es una sustancia producida en el bazo a partir de la destrucción de glóbulos rojos viejos. Una de las funciones del hígado es capturar esta bilirrubina de la sangre, metabolizándola y excretándola  hacia las vías biliares y los intestinos, eliminándola por las  heces.

Cuando el hígado se enferma, el mismo pierde la capacidad de metabolizar y/o eliminar la bilirrubina que se produce constantemente por el bazo. En esta situación hay acumulación de bilirrubina en la sangre y deposición de exceso en la piel, lo que provoca la apariencia de color amarillento. La ictericia está frecuentemente, asociada con picazón, pues la bilirrubina depositada en la piel causa irritación de las terminaciones nerviosas

Dos otros signos suelen aparecer junto con ictericia: claro heces (acolia fecal) y orina muy oscura. La bilirrubina es responsable de la coloración marrón de las heces. Si por alguna razón la bilirrubina no se  excreta hacía a los intestinos, las heces dejarán de tener su coloración habitual, convirtiéndose cada vez más claras. Ya la orina oscura, color de Coca-Cola o Mate, se produce por el filtraje del exceso de bilirrubina circulante en la sangre por los riñones, que termina por ser excretado por la orina.

Muchas enfermedades del hígado pueden causar ictericia, las más comunes son la hepatitis y la cirrosis. La ictericia también puede ocurrir en enfermedades de las vías biliares en infecciones como malaria o la leptospirosis, en los casos de hemólisis (destrucción masiva de glóbulos rojos) o por reacción adversa a algunos medicamentos.

Por lo tanto, la ictérica es un signo típico de enfermedades del hígado, sin embargo, no es un signo exclusivo de problemas hepáticos.

8. Manchas púrpuras en la piel

El paciente con enfermedad hepática puede presentar una mayor facilidad en desarrollar equimosis (manchas púrpuras en la piel) y sangrados después de traumas de poca intensidad. Esto es porque el hígado es responsable de la producción de proteínas que participan del sistema de coagulación de la sangre. Pacientes con enfermedad hepática pueden tener deficiencia de la coagulación presentando sangrados más fácilmente.

Además de la deficiencia de los factores de coagulación, que puede ocurrir en cualquier situación de disfunción hepática, los pacientes con cirrosis e hipertensión portal a menudo también cuentan con un número bajo de plaquetas, que es otro factor que contribuye para una mayor dificultad para la coagulación de la sangre.

9. Ginecomastia

Ginecomastia es el nombre dado al desarrollo de mamas en los hombres. Pacientes del sexo masculino con cirrosis frecuentemente presentan ginecomastia. Las causas todavía no son bien conocidas, pero se cree que es debido a la elevación de la concentración de estrógeno en la sangre, que se produce tanto por el aumento de la producción como por la reducción del metabolismo de esta hormona femenina por el hígado.

Otro factor importante para la aparición de la ginecomastia es el uso habitual del diurético  espironolactona, indicado para el tratamiento de la ascitis en los pacientes con cirrosis. Uno de los más comunes efectos secundarios de la espironolactona es la ginecomastia, que puede ocurrir inclusive cuando se utiliza en pacientes sin enfermedad hepática.

10. Telangiectasias

Telangiectasia

Las telangiectasias, también llamadas arañas vasculares, son lesiones vasculares compuestas por una arteriola central rodeada por muchos vasos pequeños. Las telangiectasias son, a menudo, más encontradas en el tronco, cara y brazos.

El origen de las arañas vasculares no está completamente revelado; no obstante,  se cree que estas lesiones son resultantes de cambios en el metabolismo de las hormonas sexuales, especialmente del estrógeno.

Las telangiectasias son muy comunes en la cirrosis, pero también se puede ver durante el embarazo o en personas sanas. En estos dos casos las lesiones tienden a ser pequeñas y en menos de tres. En la cirrosis, cuanto más avanzada es la enfermedad, mayor suele ser el tamaño y el número de arañas vasculares presentes.

11. Eritema palmar

Eritema palmar es el nombre dado a una palma de la mano  muy roja, principalmente en las áreas tenar e hipotenar (músculos de la palma de la mano), sin afectar, generalmente, a las partes centrales de la palma. El eritema palmar no es una muestra específica de enfermedad hepática y también puede ser visto en pacientes con artritis reumatoide, hipertiroidismo y mujeres embarazadas.

12. Dolor abdominal

El dolor abdominal localizado en el cuadrante superior derecho es un síntoma común de enfermedad hepática, especialmente en las hepatitis agudas. Ocurre generalmente por aumento del tamaño del hígado, causando la ruptura de la cápsula hepática, una especie de capa que cubre el hígado entero.

Debe señalarse que el dolor en la región del hígado también puede ser causado por muchas otras condiciones, incluyendo problemas en la vesícula, vías biliares,  base del pulmón derecho e inclusive lesiones en las costillas o en los músculos abdominales.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas