ICTERICIA (PIEL AMARILLENTA)

¿Qué es la ictericia?

La ictericia es un signo clínico que se caracteriza por el color amarillento de la piel, las mucosas y los ojos. Se produce cuando hay exceso de una sustancia llamada bilirrubina.

La ictericia es un síntoma típico de las enfermedades del hígado y de las vías biliares, siendo las hepatitis, la cirrosis y la obstrucción de las vías biliares sus principales causas.

En este artículo vamos a explicar lo que es la ictericia, por qué surge y cuáles son sus síntomas.

Antes de hablar de la ictericia propiamente dicha, es importante pasar algunas líneas explicando lo que es la bilirrubina y en qué situaciones puede acumularse en la sangre.

¿Qué es bilirrubina?

Antes de hablar de la ictericia propiamente dicha, es importante pasar algunas líneas explicando lo que es la bilirrubina y en qué situaciones puede acumularse en la sangre.

Nuestros hematíes (glóbulos rojos) tienen una vida media de 120 días. Cuando envejecen, se las llevan al bazo para ser destruidas. Uno de los productos liberados en este proceso de destrucción es la bilirrubina, un pigmento amarillo-verdoso.

Todos los días, millones de hematíes son destruidos y una gran cantidad de bilirrubina acaba por ser liberada. El gran órgano responsable de las metabolizaciones de las sustancias de nuestro organismo es el hígado; es para allá que se encamina toda la bilirrubina producida.

ictericia

El único medio de transportar cualquier sustancia por el cuerpo es a través de la circulación sanguínea. La bilirrubina producida en el bazo no se diluye en el agua. De este modo, para ser transportada por la sangre ella necesita conectarse a una proteína llamada albúmina.

Esta bilirrubina insoluble producida en el bazo se llama bilirrubina indirecta (o bilirrubina no conjugada). Su concentración sanguínea normal varía entre 0,1 y 0,7 mg / dl.

Al llegar al hígado, la bilirrubina indirecta es metabolizada y se transforma en una sustancia soluble en agua, llamada ahora bilirrubina directa (o bilirrubina conjugada). La bilirrubina directa se elimina a través de las vías biliares hacia el tracto gastrointestinal, donde se eliminará en las heces.

Al llegar a los intestinos la bilirrubina es una vez más metabolizada, ahora por las bacterias intestinales, convirtiéndose en un pigmento de coloración marrón responsable del color característico de nuestras heces.

Una pequeña parte de la bilirrubina producida en el hígado extravasa al torrente sanguíneo. La concentración normal de bilirrubina directa en sangre varía entre 0,1 y 0,4 mg / dl. Esta bilirrubina directa diluida en la sangre se filtra por los riñones y se elimina en la orina. La parte de la coloración amarillenta de la orina se da por la presencia de pequeñas cantidades de bilirrubina en la misma.

Por lo tanto, los valores normales de bilirrubina en la sangre en los adultos son los siguientes:

  • Bilirrubina total: 0,2 a 1,1 mg/dl.
  • Bilirrubina indirecta: 0,1 y 0,7 mg/dl.
  • Bilirrubina directa: 0,1 y 0,4 mg/dl.

Obs: estos valores pueden variar un poco dependiendo del laboratorio y del método utilizado para la medición. Si deseas saber más sobre marcadores de enfermedad del hígado, lee: ¿QUÉ SIGNIFICAN AST (GOT), ALT (GTP) Y GAMMA GT?

La ictericia surge cuando, por algún motivo, ocurre una acumulación de bilirrubina directa y/o indirecta, en la sangre. Cuando las concentraciones de bilirrubina sobrepasan entre 1,5 y 2,0 mg / dl, este exceso de pigmento extravasa para la piel, las mucosas y la membrana que recubre la esclera (parte blanca de los ojos), generando la característica aparente amarillenta de la ictericia.

Causas

La ictericia surge, básicamente, cuando hay una producción excesiva de bilirrubina y/o cuando hay una eliminación deficiente de la misma.

Ictericia por aumento de bilirrubina indirecta

La bilirrubina indirecta puede acumularse cuando hay una gran destrucción de los hematíes – además de la que se considera normal -, tirando en la circulación sanguínea una cantidad de bilirrubina mayor que la capacidad del hígado de excretarla.

Esta destrucción se denomina hemólisis y puede ocurrir por varios motivos:

  • Uso de drogas (ribavirina, benzocaína, dapsona, fenazopiridina, paraquat, gas arsénico, plomo, etc.). 
  • Infecciones, como la malaria y la leptospirosis.
  • Defectos en los propios glóbulos rojos, como en la esferocitosis hereditaria, hemoglobinuria paroxística nocturna, anemia falciforme, talasemia, etc.
  • Enfermedades autoinmunes.

La acumulación de bilirrubina indirecta también puede ocurrir por incapacidad del hígado en conjugar la misma en bilirrubina directa. El síndrome de Gilbert y el síndrome de Crigler-Najjar son dos enfermedades genéticas que pueden causar ictericia por deficiencia de la enzima del hígado responsable de la conjugación de la bilirrubina.

Ictericia por aumento de bilirrubina directa

La ictericia por bilirrubina directa ocurre cuando el hígado logra conjugar la bilirrubina, pero por algún motivo no logra excretarla hacia los intestinos. Entre las principales causas podemos citar:

Síntomas

Además de la piel y los ojos amarillentos, la ictericia suele acometer también las mucosas. El freno de la lengua es otro punto donde se puede notar el pigmento amarillento de la bilirrubina.

La deposición del pigmento en la piel, además de ser responsable de la coloración amarillenta, también causa una picazón intensa. Muchas veces, el paciente se queja más de la picazón que del propio cambio de color de la piel.

Cuando la ictericia es de origen directo, es decir, debido a la bilirrubina soluble en agua, podemos tener otros 2 hallazgos típicos:

Coluria

Cuando hay mucha bilirrubina directa en la sangre, hay por lo tanto mucha bilirrubina siendo filtrada por los riñones. El resultado es una orina de color oscuro (tipo Coca-Cola) o con un anaranjado fuerte, causado por el exceso de pigmento en la misma.

Como la bilirrubina indirecta no es soluble en el agua, no es filtrada por los riñones. Por lo tanto, la coluria es un signo típico de ictericia por bilirrubina directa.

Acolia fecal

Cuando ocurre algún impedimento en la excreción de la bilirrubina conjugada para los intestinos, el paciente puede presentar heces muy claras, a veces casi blancas, debido a la ausencia de pigmento en la misma.

Tratamiento

La ictericia no es una enfermedad, sino una señal de enfermedad. Por lo tanto, en la inmensa mayoría de los casos, su tratamiento pasa primero por el tratamiento de la enfermedad que está provocando la ictericia. Si se trata de una hepatitis, se trata de la hepatitis; si es una obstrucción de las vías biliares, se trata de la obstrucción; si es una reacción a algún medicamento, se suspende el medicamento.

Una de las pocas situaciones que el tratamiento apunta directamente a la reducción de la ictericia es en el caso de la ictericia neonatal, pues el exceso de bilirrubina puede ser tóxico para el cerebro del recién nacido. Explicamos esta situación en detalle en el artículo: ICTERICIA NEONATAL – Causas y Tratamiento.

No existe un remedio específico que se pueda tomar para bajar la hiperbilirrubinemia en todos los casos. Cada situación debe ser tratada individualmente.


Referencias



También te puede interesar

Médico licenciado por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), con títulos de especialista en Medicina Interna por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y de Nefrología por la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ) y por la Sociedad Brasileña de Nefrología (SBN). Actualmente vive en Lisboa, Portugal, tiene títulos reconocidos por la Universidad de Oporto y por el Colegio de Nefrología de Portugal.