Hipertiroidismo y enfermedad de Graves – Síntomas y Tratamiento

La producción excesiva de hormonas por la glándula tiroidea se llama hipertiroidismo.

¿Qué es el hipertiroidismo?

El hipertiroidismo, cuya principal causa es la enfermedad de Graves, es la condición donde existe un funcionamiento inapropiado de la glándula tiroides), llevando a una producción excesiva de hormonas.

Las hormonas tiroideas controlan el metabolismo del cuerpo, es decir, la forma en que las células utilizan los nutrientes para generar energía.

La producción excesiva de hormonas por la tiroides provoca una aceleración en todo el metabolismo, causando síntomas como corazón rápido, pérdida de peso, sudoración, temblores, calor, etc.

¿Cómo surge el hipertiroidismo?

La tiroides produce dos hormonas llamadas triiodotironina y tiroxina, más conocidas como T3 y T4. Estas hormonas controlan nuestro metabolismo y son responsables, entre otros, por nuestro gasto calórico, por la temperatura corporal, por nuestro aumento de peso, etc.

Lee los próximos dos párrafos con tranquilidad, acompañando la figura abajo.

Funcionamiento de la tiroides

Funcionamiento de la tiroides

La glándula pituitaria o hipófisis es un órgano que se ubica en la base del cerebro y controla el grado de funcionamiento de la tiroides a través de una hormona llamada TSH (en inglés, Hormona Estimuladora de la Tireoide). La presencia del TSH en la sangre estimula el funcionamiento de la tiroides, mientras la ausencia la inhibe.

Cuando existe poca hormona tiroidea circulante, la hipófisis detecta esa caída e inmediatamente aumenta la secreción de TSH, estimulando una mayor producción de T3 y T4 por la tiroides. Cuando existe mucha hormona circulante, disminuye la secreción de TSH, desestimulando la tiroides a producir T3 y T4. Así, el organismo logra mantener su metabolismo siempre en un nivel ideal.

El hipertiroidismo ocurre, por lo tanto, cuando hay un exceso de T3 y T4 en la circulación que no puede ser corregido por los mecanismos normales. Esto puede ocurrir de dos maneras:

1- Un problema en la hipófisis haciendo que ésta se descontrole y produzca mucho TSH que, a su vez, estimula la tiroides a producir T3 y T4 indefinidamente.

Cuando la causa del hipertiroidismo es central, es decir, una hipófisis mal funcionante, tendremos un TSH muy alto asociado a un T4 también muy elevado.

2- La tiroides se convierte en un órgano independiente, produciendo T3 y T4 a su placer, ignorando los niveles de TSH sanguíneo.

Cuando el problema está en la propia tiroides, lo primero que la hipófisis hace cuando detecta altos niveles de hormonas es suspender la producción de TSH. Por lo tanto, tendremos una TSH muy baja, pero, aun así, un T4 muy elevado.

Obs: en la práctica clínica dosificamos el T4 libre (T4L) que es la fracción de la hormona químicamente activa.

→ Para saber más sobre el TSH, T3 y T4, lee: TSH E T4 LIBRE – Pruebas de la tiroides.

Síntomas del hipertiroidismo

Independientemente de la causa, los síntomas del hipertiroidismo son siempre causados por el exceso de T4L circulante, lo que es una consecuencia común, ya sea por un problema central o en la propia tiroides.

El exceso de la hormona tiroidea puede causar:

  • Ansiedad e irritabilidad.
  • Insomnio.
  • Pérdida de peso sin pérdida del apetito (a veces hay aumento del apetito).
  • Taquicardia = aumento de la frecuencia cardiaca por encima de los 100 latidos por minuto.
  • Arritmias cardiacas.
  • Temblores en las manos.
  • Retracción de los párpados.
  • Sudores y calor excesivo
  • Pérdida de fuerza muscular.
  • Diarrea o aumento del número de evacuaciones.
  • Disminución o cesación de la menstruación.
  • Bocio.

El bocio, la última señal descrita anteriormente, se produce cuando hay un aumento del tamaño de la glándula tiroides. Este crecimiento es común cuando hay un estímulo permanente para producción de T3 y T4, pudiendo ser notado clínicamente como un abultamiento en el cuello.

¿Qué es la enfermedad de Graves?

La causa más común de hipertiroidismo es la enfermedad de Graves. Esta enfermedad es un proceso autoinmune en el que el cuerpo pasa a producir anticuerpos contra la propia tiroides. Estos anticuerpos atacan, en realidad, los receptores del TSH, haciendo que la tiroides piense que hay exceso de TSH en la circulación sanguínea. El resultado final es una liberación excesiva de hormonas tiroideas.

La enfermedad de graves es 8 veces más común en las mujeres y suele ocurrir entre los 20 y 40 años.

Oftalmopatía de Graves

Además de todos los signos y síntomas descritos anteriormente, el hipertiroidismo por Graves puede presentar la llamada oftalmopatía de Graves, que es una lesión ocular típica de esa enfermedad.

Los anticuerpos atacan no sólo la tiroides, sino también los músculos y el tejido graso de la región alrededor de los ojos. Esta agresión causa lesión y edema de la musculatura extraocular, llevando a una protuberancia del ojo, además de hinchazón e inflamación a su alrededor (edema periorbital).

El paciente con oftalmopatía de Graves puede también presentar visión doble, irritación constante en los ojos, dolor ocular, visión borrosa y, en casos más graves, ceguera.

Algunas personas tienen ojos naturalmente más protuberantes. Además, el exceso de hormonas tiroideas puede llevar a una retracción del párpado. Sin embargo, en la oftalmopatía de Graves la protuberancia es tan importante que es posible ver el blanco de los ojos (esclera), por encima y por debajo del iris, como se muestra a continuación.

Una manifestación más rara de la enfermedad de Graves es la dermopatía, llamada mixedema, que ocurre debido a la infiltración de la piel por los autoanticuerpos. La piel encontrase hinchada, dura, con nódulos en su superficie y más oscurecida.

Otras causas de hipertiroidismo

Además de la enfermedad de Graves, existen otras causas para el hipertiroidismo

  • Enfermedad de Plummer o bocio multinodular tóxico: ocurre por la formación de adenomas, tumores benignos, en la tiroides. Estos adenomas son químicamente activos y producen T4 y T3 de forma independiente de la tiroides o de los niveles de TSH circulantes.
  • Adenoma tóxico: igual a la situación anterior, excepto por el hecho de que sólo hay un adenoma solitario produciendo las hormonas en exceso (para saber más sobre los nódulos de la tiroides: Nódulo de tireoides – Diagnóstico y cómo diferenciarlo del cáncer).
  • Tiroiditis: ocurre por la inflamación de la tiroides. Puede ser debido a infecciones virales, causas autoinmunes otras que no enfermedad de Graves, posparto, etc.
  • Exceso de hormona tiroidea: pacientes con hipotiroidismo que hacen reposición excesiva de hormonas, pueden presentar un cuadro de hipertiroidismo. En este caso, basta la corrección de la dosis para que los síntomas desaparezcan.
  • Adenomas secretores de TSH: menos del 1% de los casos de hipertiroidismo ocurren por secreción inapropiada de TSH. La principal causa son los adenomas en la hipófisis. A pesar de ser tumores benignos, su crecimiento puede comprimir las estructuras cerebrales y causar alteraciones neurológicas como pérdida de visión.

Tratamiento del hipertiroidismo

Existen 3 modalidades diferentes de tratamiento para el hipertiroidismo: drogas, radiación o cirugía. La elección de la más adecuada debe tener en cuenta datos individuales de los pacientes como edad, severidad del cuadro y causa del hipertiroidismo

Las dos principales drogas usadas en el tratamiento del hipertiroidismo son el metimazol y el propiltiuracil. Ambos actúan impidiendo la producción de hormonas por la tiroides. Su efecto demora en promedio 3 semanas, ya que esas drogas solamente impiden la síntesis de nuevas hormonas, no teniendo efecto sobre aquellas ya producidas y circulantes.

Para un control rápido de los síntomas, se pueden usar drogas betabloqueadoras como los famosos propranolol o atenolol.

Alrededor del 30% de los pacientes consiguen, después de 2 años, suspender definitivamente el medicamento sin presentar el retorno del hipertiroidismo. Sin embargo, la mayoría permanece dependiente de estas drogas.

Como los efectos secundarios son comunes y, a veces, severos, otras modalidades terapéuticas son necesarias.

La destrucción de la tiroides por radiación es una opción de tratamiento definitivo para el hipertiroidismo.

El tratamiento consiste en la ingestión de cápsulas con yodo radiactivo. Como la tiroides utiliza el yodo de la alimentación para producir el T3 y T4, ella pasa a concentrar toda la radiación ingerida, siendo destruida por la misma a lo largo de 6 a 18 semanas.

La radiación de este tratamiento es muy pequeña y prácticamente restringida a la tiroides, no siendo capaz de causar cáncer en otros puntos del organismo. Sin embargo, se recomienda distancia de mujeres embarazadas en los primeros 7 días de tratamiento, ya que siempre existe alguna posibilidad de exposición a la radiación.

La cirugía para la retirada de la tiroides es la tercera opción de tratamiento. Es la menos usada debido a los riesgos de complicaciones operativas. Su gran indicación está en los casos en que la tiroides se encuentra muy aumentada, con gran bocio y riesgo de obstrucción de las vías aéreas.

Tanto la cirugía como el yodo radioactivo curan el hipertiroidismo pero, al destruir la tiroides, llevan al hipotiroidismo. Por lo tanto, se indica la sustitución con T4 (levotiroxina).

¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas