BETA HCG – Hormona del embarazo

Valores de beta hCG por encima de 25 mUI / ml son positivos y sugieren un embarazo en curso.

Introducción

Beta hCG (BhCG) es la sigla usada para designar la hormona gonadotrofina coriónica humana, cuya dosificación sanguínea es ampliamente utilizada como prueba de embarazo.

La dosificación de la beta hCG es un método con elevada exactitud para el diagnóstico de una gestación. Cuando realizada en la época cierta e interpretada correctamente, presenta un alto porcentaje de acierto.

En este artículo vamos a abordar los siguientes puntos sobre la gonadotrofina coriónica humana:

  • Cómo se produce la hCG.
  • Cómo se hace el examen.
  • Cómo interpretar los resultados.
  • Casos con resultado falso negativo.
  • Casos con resultado falso positivo.

Cómo se produce la hCG

La gonadotrofina coriónica humana es una hormona producida por el trofoblasto, un grupo de células presente ya en los primeros días de desarrollo del embrión, que originará la placenta. La hCG es una hormona importante y necesaria para el mantenimiento y desarrollo de la gestación.

Después de 6 días que el óvulo ha sido fecundado por el espermatozoide, el embrión en formación llega a la pared del útero y se aloja ahí. A partir de este momento, la hormona hCG producida por el trofoblasto consigue llegar a la corriente sanguínea de la madre, ya siendo posible ser detectada por medio de exámenes ultrasensibles de laboratorio.

A medida que el embrión y la placenta se desarrollan, ocurre un aumento en la producción de hCG, que es lanzada en la circulación materna. En las primeras semanas de gestación, los niveles de hCG doblan cada 2 o 3 días. Si en los primeros 30 días de embarazo el ritmo de elevación de la gonadotrofina coriónica humana está nítidamente poco elevado, es posible que haya algo de errado en la gestación, como inviabilidad fetal o embarazo ectópico.

Como la ovulación suele ocurrir alrededor de 2 semanas después de la menstruación y tras la fecundación del óvulo, el embrión lleva más una semana hasta llegar al útero, inclusive las pruebas más modernas y sensibles, en el mejor de los casos, solamente son capaces de detectar BhCG en la circulación materna en la tercera semana después de la última menstruación. Como habitualmente contamos el tiempo de gestación a partir del primer día de la última menstruación, esto significa que las técnicas actuales solamente consiguen detectar la hCG a partir de la 3ª semana de embarazo.

En general, los valores encontrados de la hCG a lo largo de las semanas de embarazo son:

  • Mujeres no grávidas o con menos de 3 semanas de embarazo: menor que 5 mIU/ml.
  • 3 semanas de embarazo: entre 5 y 50 mIU/ml.
  • 4 semanas de embarazo: entre 5 y 426 mIU/ml.
  • 5 semanas de embarazo: entre 18 y 7.340 mIU/ml.
  • 6 semanas de embarazo: entre 1.080 y 56.500 mIU/ml.
  • 7 a 8 semanas de embarazo: entre 7.650 y 229.000 mIU/ml.
  • 9 a 12 semanas de embarazo: entre 25.700 y 288.000 mIU/ml.
  • 13 a 16 semanas de embarazo: entre 13.300 y 254.000 mIU/ml.
  • 17 a 24 semanas de embarazo: entre 4.060 y 165.400 mIU/ml.
  • 25 a 40 semanas de embarazo: entre 3.640 y 117.000 mIU/ml.

Atención: los valores citados anteriormente son solamente para orientación. No son una regla y otras referencias pueden presentar valores distintos. Si tu hCG está diferente, no te aterrorice – esto no significa, necesariamente, que hay algo de errado con tu gestación. Lo más importante es la velocidad de crecimiento de la hormona en las primeras semanas.

Los valores de la hCG para embarazo gemelar, sean gemelos o trillizos, suelen ser mayores porque existen más fuentes de producción de gonadotrofina coriónica.

Habitualmente, el pico de la BhCG ocurre alrededor de la 10ª semana de embarazo. Los niveles, entonces, empiezan a bajar hasta la 20ª semana, periodo en que se estabilizan, manteniéndose constantes hasta el día del parto.

Si reparas en los valores mencionados anteriormente, notarás que puede haber una variación muy grande entre valores de gonadotrofina coriónica humana a lo largo de las semanas de embarazo. Una gestante en la 8ª semana puede tener una BhCG de 9.000 y otra con la misma edad gestacional puede presentar una BhCG de 150.000. Por este motivo, los valores de la hCG no son útiles para determinar el tiempo de gestación.

Cómo se hace el examen de la beta hCG

Si eres una lectora atenta, a esta altura ya debe estar preguntándote por qué algunas veces escribo hCG y otras escribo beta hCG (BhCG). Al final, ¿cuál es la diferencia entre hCG y beta hCG?

La hCG es una hormona compuesta de dos grandes moléculas, llamadas subunidad alfa (o fracción alfa) y subunidad beta (o fracción beta). La fracción alfa de la hCG es estructuralmente semejante a varias otras hormonas, como la hormona foliculoestimulante (FSH) o la hormona luteinizante (LH). Ya la fracción beta de la hCG es única, no existiendo en ninguna otra hormona. Por lo tanto, para disminuir el riesgo de reacción cruzada con otras hormonas y, consecuentemente, la ocurrencia de falsos positivos, los laboratorios hacen la pesquisa solamente de la fracción beta.

La hCG producida por el feto pasa para la circulación sanguínea de la madre y es filtrada por los riñones, siendo parte de ella eliminada en la orina. Muy pronto la beta hCG puede ser dosificada tanto en la sangre como en la orina de la mujer. Exceptuándose los casos raros, que serán explicados posteriormente, si es posible detectar BhCG en la sangre o en la orina de la mujer, es porque ella está grávida.

Existen, básicamente, dos formas de evaluar la presencia de la BhCG: BhCG cualitativa y BhCG cuantitativa.

La BhCG cualitativa no suministra valores; solamente dice si hay o no gonadotrofina coriónica humana en valores relevantes circulando en la sangre de la madre. Esta forma es muy utilizada en las pruebas de embarazo de farmacia que usan la orina como fuente para pesquisa. Estas pruebas solamente dicen si el examen es positivo o negativo (lea: TEST DE EMBARAZO DE FARMACIA).

Ya la BhCG cuantitativa es la forma usada en la mayoría de los exámenes de sangre. En esta forma, el resultado es dado en valores, generalmente en mili unidades internacionales por mililitro (mUI/ml). En la mayoría de los laboratorios, se considera como embarazo valores superiores a 25 mUI/ml.

Cómo interpretar los valores de la beta hCG

Es importante señalar que las pruebas de embarazo de orina no sirven para establecer el diagnóstico definitivo de gravidez. Inclusive cuando no son positivas, hay que confirmar el resultado por medio del examen de sangre, que es la prueba de embarazo más confiable.

La mayoría de los exámenes de sangre consigue detectar niveles mínimos de BhCG de 5 mUI/ml, pero ya existen pruebas muy sensibles que detectan la presencia de hasta 1 mUI/ml.

Gran parte de los laboratorios utiliza los siguientes valores de referencia:

  • BhCG inferior 5 mIU/ml = resultado negativo, o sea, no hay embarazo en curso.
  • BhCG entre 5 y 25 mIU/ml = resultado indefinido. Generalmente indica que no hay embarazo en curso, pero puede ser el caso de un embarazo muy reciente, cuando no hubo tiempo de la hCG ser suficientemente producida para ser detectada en la sangre. En estos casos se debe repetir la prueba después de tres días.
  • BhCG superior a 25 mIU/ml = resultado positivo, indicando embarazo en curso.

Siempre es importante prestar atención en los valores de referencia del laboratorio. En la mayoría de los casos, los laboratorios utilizan el valor de 25 mIU/ml como límite. Pero, dependiendo del método químico usado, el valor considerado positivo puede ser más bajo o más alto.

Para que haya tiempo suficiente para que el embrión se implante en el útero y la hCG pueda alcanzar niveles relevantes en la corriente sanguínea de la madre, habitualmente son necesarios 7 a 14 días después de la relación sexual. En general, solamente indicamos la realización de la prueba después de la menstruación retrasar pues, antes de eso, es poco probable que ya haya habido tiempo hábil para que los valores de BhCG estén suficiente elevados para ser detectados en las pruebas.

Casos de beta hCG con resultado falso negativo

La principal causa de un resultado BhCG falso negativo es un examen hecho demasiado pronto. Algunas mujeres quedan ansiosas por haber tenido relaciones sexuales desprotegidas y terminan haciendo una prueba de embarazo sólo unos días después, antes de cualquier retraso menstrual. No tiene sentido tomar el examen tan temprano porque, si estás embarazada, es posible que el embrión no haya llegado al útero. Si el embrión todavía no ha implantado en el útero, es imposible tener hCG presente en la sangre de la madre.

Los exámenes más actuales pueden detectar elevación de BhCG con solo 1 día de retraso menstrual. Sin embargo, para reducir el riesgo de falso negativo, indicamos la realización del examen sólo después de 1 semana de retraso menstrual. Ten en cuenta que no se puede descartar completamente un embarazo si el examen negativo se ha hecho con menos de 1 semana de retraso de la menstruación. Por otro lado, un examen negativo realizado con más de dos semanas de retraso menstrual hace muy improbable la posibilidad de embarazo.

En mujeres con ciclo menstrual muy irregular, saber si la menstruación retrasó o no puede no ser tan simple. En estos casos, te sugerimos que realices la prueba sólo 14 días después de la cópula sexual que pueda haber causado un embarazo.

La cantidad de hCG en la orina es menos que en la sangre, así que el riesgo de falso negativo es mayor en esta forma.

El uso de medicamentos no causa falsos negativos; esto incluye las pastillas anticonceptivas, píldoras del día después, antidepresivos, antibióticos, etc. Las infecciones también no cambian el resultado.

Casos de beta hCG con resultado falso positivo

Los casos de falso positivo son raros en razón de las actuales técnicas de detección de la BhCG. Voy a citar algunas situaciones que pueden llevar a un resultado falso positivo, pero esos casos son muy poco comunes.

Una causa común son los casos de muerte fetal que se produce poco después de la implantación del embrión en el útero. En estas situaciones, la BhCG puede ser positiva, pero como hubo abortamiento no habrá desarrollo del embarazo. Abortos espontáneos que ocurren muy temprano pueden pasar desapercibidos porque el embrión aún es microscópico.

Algunas mujeres que hacen tratamiento para quedarse embarazadas pueden utilizar medicamentos a base de hCG. En estos casos la BhCG detectada en los exámenes puede ser sólo restos de la medicina administrada días antes. En general, después de 2 semanas de interrupción, esta BhCG ya habrá sido eliminada, no habiendo más interferencias en las pruebas de embarazo.

Otras medicinas no causan resultado Beta hCG falso positivo, incluyendo píldoras anticonceptivas, píldoras del día después, antidepresivos, antibióticos, clomifeno o cualquier otra hormona.

Muy raramente los pacientes que han tenido mononucleosis recientemente pueden presentar un resultado falso positivo BhCG (con valores bajos).

En mujeres mayores, cerca de la menopausia, la hipófisis, una glándula presente en el cerebro, puede comenzar a secretar pequeñas cantidades de hCG, lo suficiente para mantener los valores ligeramente por encima de 25 mUI/ml.

Algunos tumores producen gonadotropina coriónica humana como en la enfermedad trofoblástica gestacional que abarca las siguientes patologías:

  • Mola hidatiforme (parcial o completa).
  • Mola invasiva
  • Coriocarcinoma.
  • Tumor trofoblástico del lecho placentario.

Estas enfermedades producen tumores que surgen de la proliferación anormal de las células del trofoblasto. La producción de hCG de estos tumores trofoblásticos puede ser muy grande, siendo a menudo superior a 100.000 y, en algunos casos, puede sobrepasar los 500.000 mIU/ml.

Referencias


¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas