Cistitis Intersticial – Síndrome de Vejiga Dolorosa

Qué es cistitis intersticial

La cistitis intersticial, también conocida por cistitis crónica o síndrome de la vejiga dolorosa, es una condición que afecta principalmente a las mujeres y se caracteriza por dolores recurrentes en la vejiga, similares a las que surgen en los cuadros de infección urinaria.

El síndrome de la vejiga dolorosa es una enfermedad aún poco conocida, con causas no aclaradas.

Una definición aceptable para la cistitis crónica es: existencia de incomodidad (dolor, ardor, peso, presión, incomodidad, etc.) en la región de la vejiga con una duración de al menos 6 semanas, asociada a otros síntomas de infección urinaria, sin, no obstante,  haber signos de infección de la vejiga.

En realidad, el nombre del síndrome de la vejiga dolorosa es mejor que cistitis intersticial o cistitis crónica, ya que el término cistitis indica inflamación de la vejiga, hecho que no existe en la mayoría de los pacientes con esta enfermedad.

En solamente el 10% de los casos es posible encontrar cambios en la vejiga que justifiquen el dolor. En general, son pequeñas placas ulcerosas que se vuelven visibles cuando la vejiga está muy distendida. En el 90% de los casos restantes, sin embargo, ni siquiera la biopsia de la vejiga es capaz de encontrar cambios relevantes en las células. Se cree que los pacientes con síndrome de la vejiga dolorosa presentan cambios en el funcionamiento de los nervios de la vejiga, haciéndolos más sensibles.

Hay una corriente que trata el síndrome de la vejiga dolorosa como una variante de otros síndromes dolorosos, como el síndrome del intestino irritable o la fibromialgia. En realidad, es común que el paciente tenga dos o inclusive estas tres enfermedades al mismo tiempo.

El síndrome de la vejiga dolorosa acomete más mujeres que hombres. Alrededor de 9 en cada 1.000 mujeres tienen síntomas de cistitis crónica. En los hombres, esta tasa es de solamente 0,6 por cada 1000. Prácticamente todos los pacientes con cistitis intersticial son de etnia caucásica (blancos) y los síntomas suelen surgir después de los 40 años, aunque también hay casos en niños.

Síntomas de cistitis crónica

El principal síntoma del síndrome de la vejiga dolorosa es una incomodidad de la vejiga, generalmente asociada al hecho de estar llena.

Las características de esta incomodidad varían entre los individuos y a lo largo del curso de la enfermedad. Algunos pacientes se quejan de dolor, mientras que otros describen la sensación como “una presión” o “una incomodidad”. Todavía hay algunos pacientes que reportan espasmos de la vejiga

Los síntomas pueden variar de un día para otro, y la intensidad del dolor puede ser descrita como una leve presión hasta un intenso dolor debilitante.

En muchos pacientes, la cistitis crónica es un cuadro de dolor crónico incapacitante, influenciando el rendimiento en el trabajo y en las relaciones personales. El dolor, el aumento de la frecuencia urinaria y el cansancio pueden provocar una degradación de la calidad de vida. Hay pacientes que necesitan orinar a cada 30 minutos.

Entre los síntomas más comúnmente relacionados con el síndrome de la vejiga dolorosa están:

  • Urgencia para orinar – 57-98% de los casos.
  • Constante ganas de orinar – 84-97%.
  • Dolor – 66-94%.
  • Necesidad de despertar por la noche para orinar – 44-90%.
  • Disuria (dolor al orinar) – 71-98%.
  • Dolor en la región suprapúbica – 39-71%.
  • Dolor en la región del perineo – 25-56%.
  • Espasmos de la vejiga – 50-74%.
  • Sensación de presión en la región púbica – 60-71%.
  • Dolor vaginal durante el acto sexual – 46-80%.
  • Depresión – 55-67%.
  • Hematuria (sangre en la orina) – 14-33%.

localización de la incomodidad de la vejiga se suele describir como siendo sobre el pubis o en la región de la uretra, aunque el dolor abdominal inferior unilateral o el dolor lumbar asociado a la vejiga llena también se observan en algunos casos.

En cuanto a la aparición de los síntomas, la mayoría de los pacientes describe un inicio gradual, con empeoramiento de la incomodidad, urgencia urinaria y frecuencia a lo largo de un período de meses. Un grupo menor de pacientes describe los síntomas como abruptos y graves desde su inicio. Algunos pacientes son capaces de citar la fecha exacta en que los síntomas comenzaron.

Las exacerbaciones de los síntomas pueden ocurrir después de la ingestión de ciertos alimentos o bebidas durante el estrés, cuando se queda mucho tiempo sentado, o después de ciertas actividades, como el ejercicio físico o el sexo. El dolor de la cistitis crónica también puede agravarse durante la segunda mitad del ciclo menstrual.

En la mayoría de los pacientes no es posible identificar un evento que sirva de gatillo para el inicio de los síntomas. Sin embargo, en algunos, la cistitis crónica surge después de un episodio de infección urinaria, un procedimiento quirúrgico o trauma en la región del cóccix.

Leer también:

Una característica importante del síndrome de la vejiga dolorosa es el hecho de que el examen de orina no presenta signos de infección urinaria. El examen de orina simple (EAS u orina tipo I) es siempre normal y el urocultivo es repetidamente estéril (negativo). El paciente puede presentar hematuria (sangre en la orina), lo que dificulta el diagnóstico debido a la serie de otras alteraciones urinarias que deben ser descartadas antes de pensar en cistitis crónica.

La presencia de un urocultivo positivo entre varios negativos no invalida el diagnóstico de cistitis intersticial, pues nada impide que el paciente con síndrome de la vejiga dolorosa pueda tener una infección urinaria, como cualquier otra persona. El problema es que incluso tratando y eliminando la bacteria, si el paciente tiene cistitis crónica, los síntomas persistirán.

El examen físico del paciente con sospechas de cistitis crónica generalmente incluye un examen ginecológico completo en las mujeres y un examen de tacto rectal en los hombres. Muchas veces, los pacientes presentan sensibilidad en el abdomen, caderas y nalgas. Las mujeres tienen sensibilidad en la vagina y alrededor de la vejiga, y los hombres en el escroto y el pene. Por esta razón, el examen médico puede ser incómodo.

Tratamiento del síndrome de la vejiga dolorosa

No existe un tratamiento simple para eliminar los signos y síntomas de la cistitis intersticial. De la misma manera, no hay un tratamiento que funcione para todos. Lo que puede funcionar para un paciente, puede no hacer efecto alguno para otro. Por lo tanto, el paciente con síndrome de vejiga dolorosa puede necesitar experimentar varios tratamientos o combinaciones de tratamientos antes de encontrar un enfoque que alivie sus síntomas.

Uno de los objetivos del tratamiento es enseñar al paciente a evitar factores que puedan agravar el cuadro. Identificar alimentos, actividades y situaciones que desencadenan los síntomas es importante para la mejora de la calidad de vida. El cigarrillo suele empeorar los síntomas, por lo que dejar de fumar es importante.

El síndrome de la vejiga dolorosa no es un trastorno psicológico, pero los síntomas pueden agravarse por estrés, ansiedad, depresión u otros factores psicológicos. Además, la enfermedad en algunos casos es tan severa que puede causar dificultades en las relaciones, el trabajo, la escuela y el día a día en general. El apoyo psicológico puede ser útil para hacer frente a estos problemas

Entre las drogas que pueden ser utilizadas para controlar los síntomas están los analgésicos, antiinflamatorios y antidepresivos (generalmente amitriptilina).

Hay una droga desarrollada específicamente para el tratamiento de la cistitis intersticial, llamada polisulfato sódico de pentosana, comercializada bajo el nombre Elmiron® o Cistosan®. Este medicamento  ha sido desarrollado para reparar el revestimiento de la vejiga en personas con síndrome de vejiga dolorosa. Los estudios han demostrado que esta medicación es realmente eficaz en la reducción de los síntomas de algunos pacientes, aunque, rara vez, los síntomas desaparezcan completamente. El polisulfato sódico de pentosana debe tomarse por tres a seis meses antes de que se pueda identificar cualquier beneficio.

Otra droga muy usada en el tratamiento de la cistitis crónica es el dimetilsulfóxido (DMSO), administrada directamente en la vejiga a través de un catéter vesical. Las administraciones son habitualmente semanales durante seis a ocho semanas. El DMSO no es eficaz en todos los pacientes y, en algunos casos, puede causar un empeoramiento temporal del dolor. Esta droga, sin embargo, se ha utilizado durante muchos años, siendo considerada como muy segura y sin efectos secundarios de larga duración.

La estimulación eléctrica transcutánea (TENS) utiliza impulsos eléctricos suaves para aliviar el dolor pélvico y, en algunos casos, reducir la frecuencia urinaria. Los hilos eléctricos se colocan en la parte inferior de la espalda o justo encima de la región pubiana. Los pulsos eléctricos se administran durante minutos o horas, dos o más veces al día, dependiendo de la respuesta del paciente.


Referencias:


¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More