Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL)

¿Qué es el síndrome de muerte súbita del lactante?

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la principal causa de muerte en niños menores de un año de vida. Se caracteriza por una muerte repentina, inesperada y sin causa aparente, que ocurre generalmente durante el sueño nocturno de un bebé aparentemente sano y que permanece inexplicada después de una extensa investigación, incluyendo una autopsia.

El SMSL, también conocido como síndrome de muerte súbita infantil o “muerte de cuna” es una situación rara, sin embargo traumática, porque es totalmente inesperada. Su incidencia es de 1 a 5 casos por cada 10.000 bebés. En los Estados Unidos, ocurren a cada año, alrededor de 2500 casos de muerte súbita en los bebés.

El diagnóstico de síndrome de muerte súbita del bebé puede establecerse solamente después de descartadas otras posibles causas de la muerte, como malos tratos, accidentes, intoxicaciones, infecciones o enfermedades genéticas previamente desconocidas. En solamente un 15% de los casos de muerte súbita es posible identificar una causa de la muerte.

La muerte súbita ocurre generalmente en niños de edades comprendidos entre un mes y un año de vida, pero el 90% de los casos afectan a los bebés menores de 6 meses. El momento más peligroso, con el mayor número de casos, es entre 2 y 4 meses. La mayoría de los bebés muere durante el sueño, generalmente entre medianoche y las 6 de la mañana, y nada indica que tenían ningún tipo de sufrimiento. El 60% de los casos ocurren en niños.

Es importante destacar que el SMSL no es un signo de negligencia parental. Esta forma de muerte súbita no es causada por las vacunas ni es contagiosa. Los bebés y los niños que han tenido contacto reciente y próximo a un bebé fallecido no corren ningún riesgo. No existe evidencia que el SMSL tiene un factor hereditario. El riesgo de una familia que ya tuvo un caso de muerte súbita del lactante tener un nuevo episodio con un segundo hijo es de solamente un 1%.

Causas del síndrome de muerte súbita del lactante

Como acabamos de mencionar, para ser considerado el síndrome de muerte súbita infantil  del lactante, el bebé fallecido no puede tener ninguna causa identificable de la muerte. Sin embargo, esto no significa que el SMSL no tiene una causa. Ciertamente, nosotros todavía no podemos identificarla.

Entre las teorías actualmente más aceptadas, una ha ganado bastante protagonismo. Imagina que la SMSL se produce por un retraso en la maduración del área del tronco del cerebro del bebé del sistema nervioso central que controla la respiración, la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Los bebés propensos a la muerte súbita tienen mayor dificultad para despertarse cuando se someten a situaciones de estrés, como oxigenación baja o exceso de calor.

La teoría de la inmadurez del sistema nervioso central es corroborada por el hecho de que la muerte súbita es más común en bebés prematuros o con bajo peso al nacer.

Factores de riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante

Solamente la inmadurez del sistema nervioso cerebral parece no ser suficiente para explicar la ocurrencia de muerte súbita en los bebés. Lo más probable es que el cuadro de SMSL es multifactorial, que ocurre cuando un bebé con una mayor predisposición es sometido a una o más situaciones de riesgo, como las que se explicará a continuación.

Los estudios muestran que en el 95% de los bebés que sufrieron una muerte súbita inexplicable es posible identificar al menos un factor de riesgo. En el 88% de los casos, dos o más factores de riesgo pueden ser singularizados.

Dormir boca abajo pode causar muerte súbita en bebés

Entre los principales factores de riesgo, uno de ellos se destaca: dormir boca abajo, es decir, con el vientre para bajo.

Desde la década de 1990, varias sociedades internacionales de pediatría lanzaron campañas para alentar a los padres a poner los bebés para  dormir boca arriba. En los Estados Unidos, en 1992, aproximadamente un 75% de los bebés dormían boca abajo. Después de 10 años de campaña, esta tasa bajó para el 11%. Este simple cambio en la posición de dormir fue responsable por una disminución del 58% en los casos de muerte súbita en los bebés.

La posición con el mayor riesgo es boca abajo. Dejar el bebé dormir de lado también es peligroso, aunque no tanto como boca abajo. La manera más segura de tu bebé dormir es boca arriba.

Colchón que evita la Síndrome de muerte súbita del lactante
Colchón que evita que el bebé gire durante el sueño

Por inmadurez del sistema nervioso central, los bebés muy pequeños parecen tener menos capacidad para reconocer que están asfixiándose, por lo que generalmente no despiertan ni cambian de posición cuando tienen dificultad para respirar durante el sueño. Dormir boca abajo dificulta la respiración del bebé y hace más fácil para él quedarse con la cara volteada hacia el colchón, lo que favorece la obstrucción de las vías respiratorias. Para ello, colchones demasiado blandos o la presencia de almohada, paños o sábanas alrededor de la cabeza del bebé también deben ser evitados.

Dormir en la misma habitación de los padres disminuye el riesgo de muerte súbita, pero dormir en la misma cama que ellos aumenta, porque hace más irregular la superficie del colchón. Algunos pediatras no recomiendan que los bebés gemelos duerman en la misma cuna.

También es importante evitar que el bebé duerma durante muchas horas en lugares distintos de la cama de la cuna. Asientos para coche, cochecito o silla de paseo son hechos para llevar al bebé y no deben reemplazar la cama durante la noche.

Ambientes calientes pueden ser peligrosos para el bebé

Otro factor que generalmente está conectado con la muerte súbita del bebé es el calor. Habitaciones con alta temperatura o  bebés que duermen con exceso de ropa y con muchas cubiertas están bajo mayor riesgo.

Como los bebés pierden mucho calor por la cara, dormir boca abajo en habitaciones calientes llega a ser peligroso, así como no poder respirar bien, la cara contra la cama tiene menos capacidad para disipar el calor.

Relación del cigarrillo con la muerte súbita de bebés

El tabaquismo materno es otro factor importante de riesgo para muerte súbita en los bebés. Las madres que fuman durante el embarazo o que vuelven a fumar pronto después del parto, exponen al bebé al humo pasivo aumentando  el riesgo de SMSL.

El contacto temprano con el humo y  las toxinas del cigarrillo todavía en el período intrauterino cambia el funcionamiento normal cardiovascular y respiratorio, haciendo con que el niño sea  más susceptible a episodios de asfixia en la cama.

Las madres que utilizan drogas ilícitas o el abusan de alcohol también tienen un riesgo mayor de tener un bebé para presentar muerte súbita.

Otros factores de riesgo

Según la United States National Library of Medicine, los siguientes puntos también estarían relacionados con la muerte súbita infantil:

  • Nacimientos múltiples (ser gemelo, triplete, etc.).
  • Partos prematuros.
  • Tener un hermano o hermana que padeció SMSL.
  • Intervalos de tiempo cortos entre embarazos.
  • Madre adolescente.
  • Vivir en condiciones de pobreza.
  • Ausencia de cuidado prenatal.
  • Dormir en la misma cama que sus padres.

Cómo reducir el riesgo de muerte súbita en bebés

Lo que debe evitarse:

Como ya fue explicado en este texto, la actitud que más reduce el riesgo de muerte súbita del lactante es poner al bebé a dormir de espaldas, boca arriba. Los niños muy pequeños no cambian de posición durante el sueño. Si pones lo pone boca arriba, así él quedará si la cama es firme y sin irregularidades.

  • Los bebés deben dormir en la cama, evita dejarlo toda la noche en el cochecito o silla de paseo.
  • Evita objetos en la cama que pueda sacarse de forma accidental en la cara del bebé, tales como paños o sábanas.
  • Bebés no necesitan almohadas o una manta.
  • Evita los animales de peluche o los protectores de la cuna.
  • Evita colchones muy suaves.
  • No deja que el bebé duerma en tu cama durante la noche.
  • No fume durante el embarazo o después del parto.
  • No deje la habitación del bebé muy caliente. Si vives en zonas frías, cuidado para no poner a tu bebé con demasiada ropa.
  • Não deixar que o bebê durma muito tempo em cadeirinhas de carro e outros dispositivos semelhantes.

Lo que puede ayudar:

  • Dormir en la misma habitación de los padres (no en la misma cama) hasta los 6 meses.
  • Uso de chupetes exclusivamente por la noche para  dormir desde el primer mes de vida. Atención: chupetes antes del primer mes pueden dificultar la lactancia y después de 2 años pueden interferir con la dentición.
  • La lactancia materna reduce el riesgo de  SMSL.
  • Mantén la temperatura de la habitación alrededor de 23°C, para que el bebé pueda estar cómodo sin tener que abrigarse demasiado.

Existen en el mercado algunos monitores de respiración y ritmos cardíacos de los bebés. Sin embargo, estudios han demostrado que estos dispositivos no reducen el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, por lo tanto, no se recomienda.


Referencias:


¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com
También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More