ESCARLATINA – Síntomas, Causas y Tratamiento

Puntos-claves del artículo

→ Qué es escarlatina: la escarlatina es causada por toxinas producidas por la bacteria Streptococcus pyogenes durante un episodio de amigdalitis o faringitis. Ocurre más frecuente en niños de edad escolar, pero también puede infectar a los adultos.

→ Transmisión: la escarlatina es una infección contagiosa que puede transmitirse de una persona a otra a través de secreciones respiratorias,  especialmente saliva.

→ Síntomas: la escarlatina suele manifestarse clínicamente con dolor de garganta, fiebre y sarpullidos rojos en la piel (rash cutáneo).

→ Tratamiento: se hace con antibióticos para eliminar el Streptococcus pyogenes y, en consecuencia, para interrumpir la producción de toxinas que provocan reacciones en la piel.

¿Qué es escarlatina?

La escarlatina, también llamada fiebre escarlata, es una enfermedad causada por la bacteria Estreptococo beta hemolítico del grupo A, también conocida como Streptococcus pyogenes. O S. pyogenes es la misma bacteria que causa otras infecciones, tales como:

La escarlatina es un cuadro que se presenta debido a la reacción del cuerpo a las toxinas producidas por la bacteria Streptococcus pyogenes, generalmente durante un episodio de faringitis o amigdalitis. La escarlatina también puede surgir después de un episodio de impétigo o erisipela, pero esta forma es más rara.

La escarlatina solamente se produce en aproximadamente el 10% de las faringitis por Streptococcus pyogenes, porque no todas las personas presentan sensibilidad a las toxinas producidas por las bacterias. Es perfectamente posible que en la misma casa un hermano desarrolle escarlatina y otro  solamente un cuadro común de amigdalitis. Todo depende de cómo el sistema inmunitario de cada individuo reacciona a la presencia de toxinas producidas por el Estreptococo.

En personas sensibles a la acción de las toxinas de S. pyogenes se produce una reacción inflamatoria en la piel que se manifiesta, típicamente,  con manchas rojas exuberantes en todo el cuerpo, más típico de la escarlatina.

La escarlatina es más común en niños entre 5 y15 años de edad. Entre los adolescentes, más del 80% ya han tenido contacto con las bacterias y poseen anticuerpos contra las toxinas, motivo por el cual es infrecuente en adultos y generalmente no aparece más de una vez en la vida.

Cómo se contraje escarlatina

El Streptococcus pyogenes generalmente pasa de una persona a otra a través del contacto con secreciones respiratorias. Entre las posibles formas de transmisión de las bacterias son la tos, el estornudo y el contacto con la saliva, que puede ser a través del beso, de gotas durante las conversaciones o por compartir vasos o cubiertos.

La transmisión a través de manos contaminadas con secreciones respiratorias es también muy común, siendo la higienización adecuada y frecuente de las manos una medida importante de control de transmisión (Lee: ¿POR QUÉ LAVAR LAS MANOS AYUDA A PREVENIR ENFERMEDADES?). Toallas, ropa de cama y ropa personal también pueden ser una fuente de transmisión.

La bacteria Streptococcus pyogenes es extremadamente contagiosa. Apenas 12 horas después de ser infectada, la persona puede pasarla a otras personas, aunque aún no ha desarrollado ningún síntoma. El periodo infeccioso generalmente termina 12 horas después del final de la fiebre o de 24 horas después del comienzo del tratamiento con antibióticos.

Como se mencionó anteriormente, solamente una pequeña fracción de las personas que entran en contacto con el Estreptococo beta hemolítico del grupo A desarrolla escarlatina. El hecho de la bacteria ser altamente contagiosa no significa, sin embargo, que necesariamente todos los infectados se queden enfermos.

Hablamos específicamente de faringitis estreptocócica  en el  artículo: Faringitis Estreptocócica – Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento.

Síntomas de escarlatina

El período de incubación de la escarlatina es de 2 a 5 días. El principio del cuadro es generalmente abrupto, con inflamación en la garganta, dolores en el cuerpo y fiebre superior a 38,5 °C.

Aumento de los ganglios del cuello, dolor de cabeza, dolor abdominal, náuseas y vómitos también pueden estar presentes. 12 a 24 horas después del comienzo del cuadro, aparece el signo característico de la enfermedad, que es el rash cutáneo.

El rash de la escarlatina generalmente comienza en la cabeza o el cuello y baja a través del cuerpo a lo largo de las horas siguientes, en el patrón de dispersión llamado cráneo-caudal. Las palmas de las manos y las plantas de los pies se conservan generalmente.

La afección de la piel por la escarlatina se caracteriza por la aparición de numerosas erupciones rojas de 1 a 2 mm, con discreto relieve, que pueden dar a la piel una textura áspera, similar a una lija. Además de ser muy rojas, las lesiones de escarlatina se convierten generalmente transitoriamente pálidas cuando presionadas la piel afectada con el dedo. Algunos pacientes se quejan de picazón, sin embargo eso no ocurre en todos los casos.

Estas lesiones del rash generalmente se agrupan en áreas de pliegues, como axilas, ingle, flexión del codo formando líneas bien rojizas en estas regiones, que reciben el nombre de líneas de Pastia.

Otra característica es la llamada lengua en frambuesa o en fresa. Este signo es llamado así porque la lengua está hinchada, roja y con las papilas muy evidentes (ver imágenes abajo), cada vez más parecidas a las frutas que le dan nombre.

En algunos pacientes, la lengua puede tener una cubierta blancuzca al principio del cuadro, volviéndose más rojiza solamente después de unos días. La lengua en frambuesa puede ocurrir antes o después de la aparición de las erupciones en la piel.

Palidez alrededor de los labios también es otra manifestación común de escarlatina.

Después de una semana del rash cutáneo, las manchas rojas comienzan a desvanecerse, ocurriendo una descamación, principalmente en las manos, pies, ingle y axilas.

El diagnóstico de la escarlatina generalmente es clínico a través de exploración física. Si hay dudas, el médico puede tomar muestras de la orofaringe en búsqueda de Streptococcus pyogenes.

Complicaciones

Hasta principios del siglo XX, la escarlatina era considerada una infección grave, porque no había ningún tratamiento adecuado y las complicaciones eran muy comunes. La mortalidad fue del 20%. Con el advenimiento de los antibióticos, sin embargo, la tasa de complicaciones se desplomó, haciendo que la escarlatina se volviese una enfermedad con buen pronóstico. Actualmente, la tasa de mortalidad es menos del 1%.

Cuando la escarlatina no es tratada puede complicar con formación de absceso en la garganta o infecciones en los pulmones, riñones, corazón, oídos o sistema nervioso.

La fiebre reumática y glomerulonefritis postestreptocócica son complicaciones raras en la actualidad, pero que se producían con relativa frecuencia en el pasado.

Tratamiento de la escarlatina

El tratamiento de la escarlatina se hace con antibióticos para eliminar el Estreptococo beta hemolítico del grupo A y, en consecuencia, interrumpir la producción de toxinas que provocan reacciones en la piel.

Además de la curación de los síntomas, el tratamiento con antibióticos también es importante para reducir el riesgo de transmisión de la bacteria a otras personas y reducir el riesgo del paciente desarrollar complicaciones antes mencionadas.

Los antibióticos de elección para el tratamiento de la escarlatina son penicilina V o amoxicilina. Se recomienda la duración del tratamiento durante 10 días.

Una opción con posología más simple es la penicilina benzatina, que se administra por vía intramuscular en dosis única.

En los pacientes alérgicos a la penicilina, la eritromicina es una alternativa viable.

¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas