CRIPTORQUIDIA – Qué es, Síntomas y Tratamiento

La criptorquidia se produce cuando uno o ambos testículos no están en el escroto en el momento del nacimiento del bebé.

La mayoría de los casos de criptorquidia se produce por un testículo que no migró desde el abdomen hacia el escroto durante la formación del feto, pero también hay casos en que el testículo simplemente no existe, un fenómeno llamado agenesia testicular.

A pesar de la criptorquidia no causar síntomas, se debe corregirla quirúrgicamente tan pronto como sea posible, debido al riesgo de complicaciones a largo plazo, como el cáncer testicular o la infertilidad en la vida adulta.

En este artículo se explicará qué es la criptorquidia, por qué surge, cuáles son sus síntomas y las opciones de tratamiento.

Qué es la criptorquidia

Criptorquidia es una palabra de origen griego que significa «testículo oculto» (cripto = oculto + orquis = testículo).

Los testículos empiezan a formarse a partir de la 6ª semana de gestación en el área abdominal, cerca de los riñones. Alrededor de la 9ª o 10ª semana, los testículos migran a la región inguinal (ingle), donde permanecen hasta la 28ª semana de embarazo.

Entre la 28ª y 40ª semana de embarazo, los testículos migran lentamente a través del canal inguinal hacia el escroto, su destino final. En algunos niños, especialmente en recién nacidos prematuros, el proceso de migración de los testículos solamente se completa semanas o meses después del nacimiento.

Aproximadamente un 3 a 5% de los bebés nacidos a término (es decir, después de la 37ª semana de gestación) presentan por lo menos un testículo que no completó su trayecto de descenso. En los casos de bebés prematuros, la incidencia es mucho mayor, cerca del 30%.

Sin embargo, en la mayoría de los bebés, el testículo termina por migrar naturalmente hacia el escroto durante los primeros meses de vida, para que al final del primer año solamente el 1% de los niños presentan todavía criptorquidia.

En el 90% de los casos, la criptorquidia es unilateral, es decir, solamente uno de los testículos no desciende. Es más común que el testículo criptorquídico sea el izquierdo.

Los sitios más comunes de retención testicular son la región abdominal, inguinal y supraescrotal, como se muestra a continuación.

En el 80% de los pacientes, el testículo criptorquídico es palpable en algún momento a lo largo del canal inguinal.

Criptoquirdia

En una minoría de casos es posible que la criptorquidia se presente solamente después de algunos años de vida. El niño presenta ambos testículos en el escroto al final del primer año, pero entre 4 y 8 años de edad uno de los testículos se levanta y se queda atrapado en la región inguinal.

También hay casos de testículo retráctil, que son testículos que suben y bajan fácilmente saliendo y entrando  en el escroto de vez en cuando. Este caso es distinto del testículo ascendente descrito anteriormente porque, además del testículo poder volver espontáneamente al escroto, se puede también fácilmente empujar con los dedos hacia la posición correcta.

Por último, existen los casos de criptorquidia causada por los testículos ectópicos, que se presenta cuando uno de los testículos pasa por el canal inguinal, pero en vez de ir al escroto termina por migrar hacia las regiones anómalas como el periné, muslo o la región suprapúbica.

Factores de riesgo para la criptorquidia

Las causas de criptorquidia son aún desconocidas. La enfermedad es probablemente una combinación de factores genéticos, ambientales, anatómicos, hormonales y de salud materna.

Aunque las causas todavía no se conocen completamente, los principales factores de riesgo son bien conocidos. Los más importantes son:

  • Bajo peso al nacer.
  • Parto prematuro
  • Historia familiar de criptorquidismo.
  • Historia familiar de problemas de desarrollo genital.
  • Consumo de alcohol por la madre durante el embarazo (Lee: ALCOHOL EN EL EMBARAZO – ¿Cuál es el Límite Permitido?).
  • Fumar durante el embarazo
  • Exposición de los padres  a ciertos tipos de plaguicidas.
  • Malformaciones fetales, como defectos del tubo neural, defectos de la pared abdominal, parálisis cerebral o cambios genéticos que causan la reducción de la producción de testosterona.

Síntomas de la criptorquidia

El signo más común de la criptorquidia es la ausencia de uno o ambos testículos en el escroto.

La palpación del escroto debe formar parte del examen pediátrico de los recién nacidos. Si en el momento de la primera prueba por lo menos uno de los testículos no se encuentra en el escroto, el doctor ira programar reevaluaciones  hasta el 6º mes de vida del bebé para vigilar y ver si el testículo migra espontáneamente.

Si después del 60 mes el testículo no ha descendido, es improbable que lo haga naturalmente. En estos casos, la corrección quirúrgica debe ser evaluada, como veremos más adelante.

Otro signo común de la criptorquidia es la presencia del testículo a lo largo del trayecto  del canal inguinal en la ingle. El testículo es generalmente una pequeña masa visible y palpable. En el 20% de los pacientes, pero no pudimos identificar el testículo criptorquídico mediante el examen físico.

Fuera de estas dos señales, no es infrecuente para el paciente con criptorquidia presentar cualquier otro tipo de síntoma.

Complicaciones de la criptorquidia

A pesar de la criptorquidia en sí no causar ningún síntoma relevante, su corrección quirúrgica temprana es importante debido a los riesgos de complicaciones.

Las posibles complicaciones y secuelas de los testículos criptórquidos incluyen:

  • Hernia inguinal.
  • Torsión testicular.
  • Compresión del testículo por lesiones en la región donde está atrapado.
  • Problemas de fertilidad en la vida adulta.
  • Mayor riesgo de cáncer de testículo.

Diagnóstico de la criptorquidia

Es muy fácil el diagnóstico de criptorquidia que se basa solamente en la  confirmación, mediante examen físico, de la ausencia de un testículo en el escroto.

Una vez confirmada la criptorquidia, el siguiente paso es localizar el testículo criptorquídico. En el 80% de los casos, el testículo se encuentra después de la palpación de la región abdominal o inguinal. En el 20% restante, sin embargo, el testículo se encuentra muy profundo, no existe (agenesia) o es demasiado pequeño y atrofiado.

En estos casos, la única forma de diagnosticarla es a través de una cirugía exploratoria, ya que exámenes de imagen, tales como el ultrasonido, pueden detectar la localización de testículos criptórquidos en la mitad de los casos. Por otro lado, la cirugía es capaz de encontrar prácticamente el 100% de los testículos ocultos.

Tratamiento de la criptorquidia

El tratamiento para testículos criptórquidos es casi siempre la cirugía. Históricamente, la terapia hormonal fue probada antes de la cirugía, pero esta no resultó ser una forma efectiva para estimular el descenso de los testículos retenidos.

El objetivo del tratamiento quirúrgico es corregir la ubicación del testículo, colocándolo dentro del escroto. Si durante el procedimiento se identifica un testículo que muestra signos de atrofia e inviabilidad, se debe quitarlo.

Tanto el reposicionamiento de un testículo sano como la remoción completa de un testículo inviable reducen el riesgo de surgieren las complicaciones de la criptorquidia ya descritas previamente.

¿Cuándo se debe operar la criptorquidia?

La cirugía para reposicionar el testículo se llama orquidopexia. Ella debe ser considerada en todos los niños que todavía  persiste la criptorquidia después de 6 meses de edad.

Actualmente, se recomienda que la orquidopexia sea realizada antes de los 2 años, porque los resultados son mejores cuando se realiza la cirugía temprana, especialmente en relación con la fertilidad futura del niño. Por esta razón, la mayoría de las cirugías hoy en día se hace antes de que el niño cumpla su primer año de vida.

Cuando la criptorquidia es identificada más tarde, lo recomendado es la realización de la orquidopexia dentro de 6 meses.

La  orquidopexia es un procedimiento simple que consiste en la extracción del testículo de la región inguinal y la implantación del mismo dentro del escroto. El procedimiento requiere un pequeño corte, que se puede hacer en la zona de la ingle o en el escroto y presenta la tasa de éxito cercana al 100%.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas