ALCOHOL EN EL EMBARAZO – ¿Cuál es el límite permitido?

Sabe si una copa de champán en la Nochevieja o una copa de vino en el aniversario pueden traer algún daño a tu bebé.

¿Cuál es la cantidad de alcohol que una mujer embarazada puede tomar durante el embarazo que se considera segura para el feto?

A pesar de la pregunta anterior ser suficientemente simple, su respuesta no podría ser más difícil.

Si estás embarazada y decidiste recurrir a la Internet para ver si podía consumir una sola copa de vino en la cena de cumpleaños probablemente debes  estar más confundida que aclarada.

Si fuiste buscar la opinión de amigas que han estado embarazadas, el resultado tampoco debe ter sido diferente. Algunas  te van a censurar solamente por el hecho de haber pensado en eso, mientras que otras dirán que ellas mismas bebieron durante el embarazo y no pasó nada de malo.

Para el colmo de males, hasta los médicos pueden proporcionar consejos contradictorios. Mientras todos están de acuerdo que beber alcohol en exceso es sabiamente dañoso, no existe el mismo consenso cuando se trata de un consumo leve u ocasional de alcohol. Algunos médicos prohíben completamente el consumo de alcohol en el embarazo, mientras que otros dicen que es poco probable que una ocasional copa de vino pueda traer daño a tu bebé.

¿Pero, de todos modos, quién tiene razón?

En este artículo vamos a explicar cuáles son los efectos nocivos del alcohol sobre el feto, lo que dicen las investigaciones acerca de la cantidad segura de alcohol durante el embarazo y cuáles son los argumentos de los grupos que defienden la abstinencia total y de los grupos que sostienen que un consumo ligero u ocasional se puede permitir.

Definiciones sobre el consumo de alcohol

Vamos a comenzar nuestro texto definiendo lo que es considerado bajo o alto consumo de alcohol en la población femenina en general.

La cantidad de alcohol puro ingerido es más importante que el tipo de bebida alcohólica consumida.

Consideramos una “copa estándar” cualquier cantidad de bebida que contenga  alrededor de 14 gramos de alcohol puro. Esto es equivalente a:

  • Una lata de 350 ml de cerveza con un contenido de alcohol de 5%.
  • Una copa de 150 ml de vino con un contenido de alcohol de 12%.
  • Una dosis de 45 ml de un whisky u otra bebida destilada con un contenido de  alcohol de 40%.

Llamamos alcohólico ocasional a las personas que beben menos de 12 copas al año.

Para las mujeres no embarazadas, creemos que el consumo seguro de alcoholismo es de 5 copas por semana, siendo no más de 1 copa por día para un máximo de 4 días consecutivos.

Esto significa que el consumo diario de una copa de vino con la cena ya está clasificado como uso moderado a alto consumo de alcohol y va más allá del límite de lo que se considera seguro, incluso para las no embarazadas.

Obs: Dependiendo de la fuente y del país examinado, los límites descritos anteriormente pueden variar un poco para más o para menos.

Explicamos los estándares de consumo de alcohol y sus efectos nocivos más detalladamente en los siguientes artículos:

Efectos del alcohol en el embarazo

Antes de discutimos la cantidad de alcohol  segura durante el embarazo, vamos a hablar un poco acerca de los efectos conocidos del alcohol en el embarazo y la salud del feto.

El alcohol es una sustancia que atraviesa libremente la barrera placentaria. Esto significa que el bebé tendrá siempre la misma concentración de alcohol en la sangre que a su madre. Sin embargo, hay un agravante: contrario a lo que ocurre con la madre, el hígado inmaduro del feto  todavía no ha podido procesar el alcohol circulante.

Ya desde hace décadas sabemos que el alcohol es una droga con potencial teratogénico, es decir, capaz de causar malformaciones en los fetos. Algunos estudios muestran que las mismas cantidades mínimas de alcohol en la sangre de la madre son capaces de provocar cambios en las células del feto, particularmente en las neuronas.

Los trastornos del espectro alcohólico fetal y el síndrome alcohólico fetal

Los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) son un grupo de cambios que pueden ocurrir en niños de madres que consumieron alcohol durante el embarazo. La forma más grave se llama síndrome de alcoholismo fetal (SAF), que puede causar malformaciones, anomalías del sistema nervioso central, demora en el crecimiento y daños en el desarrollo del bebé.

En general, cuanto mayor y más frecuente es el consumo de bebidas alcohólicas, mayor será el riesgo del niño desarrollar TEAF y SAF.

Se estima que aproximadamente 3 en cada 1000 bebés nacidos tienen síndrome de alcoholismo fetal. La incidencia de TEAF es más difícil de estimarse, porque muchos de sus signos y síntomas pueden no estar presentes en el momento del nacimiento.

Los trastornos del espectro alcohólico fetal abarcan no sólo las malformaciones fetales, pero también cambios menos obvios en el desarrollo intelectual del niño, que puede solamente llegar a ser evidentes en la niñez tardía o en el inicio de la adolescencia.

Los signos y síntomas de los trastornos del espectro alcohólico fetal más comunes incluyen:

  • Malformaciones en los huesos de la cara.
  • Microcefalia (cráneo pequeño).
  • Baja estatura.
  • Bajo peso corporal.
  • Déficit de coordinación motora
  • Hiperactividad.
  • Déficit de atención.
  • Rendimiento escolar malo.
  • Dificultad de aprendizaje.
  • Retrasos en el desarrollo del lenguaje.
  • Bajo CI.
  • Problemas de visión y audición.
  • Malformaciones en corazón, huesos o riñones.
  • Muerte súbita del recién nacido.

Como ya se mencionó, algunos de los cambios en el desarrollo intelectual del niño pueden solamente ser evidentes más tardíamente alrededor de 10 años de edad.

Para las madres que bebieron durante el embarazo, tener un hijo perfecto de punto de vista estructural y que presente satisfactorio desarrollo intelectual y motor en los primeros años de vida no es una garantía que el mismo no pueda mostrar signos de TEAF.

El consumo de alcohol durante el embarazo también trae riesgos al propio embarazo, con la elevación del riesgo de aborto espontáneo, nacimientos prematuros y muerte fetal intrauterina.

Límite de alcohol seguro durante el embarazo según estudios científicos

Como ya se ha explicado en el ítem anterior, sabemos que el alcohol es una droga potencialmente tóxica para el feto en formación, especialmente para el sistema nervioso central. Eso es seguro.

Lo que aún se encuentra en debate es la cantidad mínima de alcohol que el feto precisa ser expuesto para que esas alteraciones surjan. Y es exactamente la falta de conocimiento sobre ese valor que genera conductas discrepantes.

Más probable es que no exista una respuesta que se adapte a todas las mujeres embarazadas y los fetos. Así como dos personas diferentes pueden beber cantidades similares de alcohol y solamente una desarrollar cirrosis, diferentes fetos pueden tener límites de seguridad distintas en relación al contacto con el alcohol.

A pesar de varios estudios publicados, ninguno de ellos todavía pudo dibujar con claridad lo que es la línea que divide el consumo seguro del inseguro. No hay datos científicos para poder definir lo que es la cantidad mínima de alcohol que una mujer embarazada puede tomar sin exponer a su bebé al  riesgo.

Incluso cuando hablamos de solamente una copa durante todo el embarazo, no podemos hacer ninguna declaración, ni para bien ni para mal. En otras palabras, no hay datos para decir que solamente una copa de vino sea segura  o perjudicial. Nosotros simplemente no sabemos si es seguro o no.

Lo que dicen aquellos que defienden el consumo leve de alcohol en el embarazo

A pesar de la posición clara y pública a favor de la abstinencia total por parte de las asociaciones médicas de Ginecología y Obstetricia, es todavía posible encontrar a médicos que permiten que sus pacientes tomen una copa de vino o una cerveza de forma esporádica durante el embarazo,

El discurso de este grupo es que aunque no hay límites claramente definidos de seguridad, la probabilidad del consumo  ocasional o leve de alcohol ser perjudicial es muy baja. Según ellos, no hay ninguna evidencia científica que apoye una prohibición total del alcohol en el embarazo

A menudo se citan dos estudios, un danés y un británico, por los que abogan por esta conducta. Vamos a resumirlos para que  puedas entender mejor esta posición.

1. Estudio danés

En 2012, un grupo danés publicó una serie de estudios sobre los efectos del consumo de hasta 9 copas durante semanas en las primeras etapas del embarazo en cerca de 1600 mujeres embarazadas.

Después de 5 años de seguimiento de los niños, no fue detectado ningún   cambio pertinente con respecto al CI, coordinación motora, memoria, atención o comportamiento.

Este estudio, sin embargo, tiene algunos problemas. El primero es el hecho de que los niños se han seguido solo hasta la edad de 5 años. Otros estudios similares ya publicados muestran que en el caso de consumo leve de alcohol durante el embarazo, las consecuencias sólo podrían ser detectables alrededor de 10 años de edad. Por lo tanto, la falta de cambios en 5 años no es suficiente para certificar la seguridad del alcohol.

Otro problema es que los resultados de este estudio no se han replicado por otros grupos. 9 copas por semana es un consumo alto de alcohol, incluso para las mujeres no embarazadas. Otros estudios ya publicados con similares dosis de alcohol demostraron resultados opuestos a los de este grupo danés.

2. Estudio británico

Un estudio publicado en mayo de 2017 en el BMJ (British Medical Journal) hizo una revisión de 26 estudios publicados anteriormente sobre el tema y concluyó que no existe ninguna evidencia científica para decir que el consumo de 2 copas por semana puede ser perjudicial para el bebé.

Es importante señalar que este estudio no concluyó que 2 copas por semana son seguras. Sólo demostró que no hay pruebas para decir que no son.

Lo que dicen aquellos que defienden por la prohibición del alcohol en el embarazo

El número de médicos y asociaciones internacionales de Ginecología y Obstetricia que abogan por la abstinencia total de alcohol supera los que defienden el consumo ocasional.

Hay varios argumentos que apoyan esa posición. Para que el texto no quede de lo que ya está, seleccionamos sólo los argumentos que consideramos más relevantes.

1. En caso de duda, elija la conducta más razonable

Como la literatura científica no nos permite decir que sola una  copa en el embarazo es segura o insegura, lo más sabio es optar por la conducta que, caso esté equivocada, va a provocar menos daños en el feto.

Por ejemplo, si solo una copa de vino es segura, sin embargo la mujer decide seguir esas directrices que prohíben el consumo de alcohol, nada realmente de malo va a suceder a ella o a su hijo. Por otro lado, si los defensores del consumo ocasional de alcohol estén errados, la madre puede causar daño neurológico a su hijo si decide consumir alcohol durante el embarazo, incluso en pequeñas cantidades.

Por lo que la conducta más razonable es no arriesgar, evitando el alcohol completamente durante todo el embarazo.

2. ¿Dejarías  a tu hijo beber alcohol?

El alcohol atraviesa fácilmente la barrera placentaria por lo, que después de 1 hora, la concentración de alcohol en la sangre de la madre es igual a la de la sangre del feto. En la práctica, esto significa que el feto consume la misma cantidad de alcohol que tú.

Si no das un vaso de vino o cerveza a su hijo de 3 o 4 años, ¿por qué estarías de acuerdo en dar al bebé en el vientre?

3. Los estudios demuestran que cantidades mínimas de alcohol influyen en la formación del feto

Hay estudios que demuestran que incluso en pequeñas dosis, el alcohol es capaz de provocar cambios tanto en nivel molecular como en el nivel de formación craneofacial del feto.

Estos cambios son pequeños y no sabemos si realmente traen daños a largo plazo. Pero son una prueba evidente de que incluso en pequeñas cantidades, el alcohol causa efectos en el feto en formación.

4. Incluso con la prohibición, el consumo de alcohol en el embarazo es alto

Incluso con la amplia difusión de la opinión contraria de los médicos, los estudios demuestran que entre 20:30 % de las mujeres embarazadas informan haber consumido cierta cantidad de alcohol en el embarazo y  de 3 a 5%  informan haber consumido más de 3 copas en un solo día por lo menos una vez durante el embarazo.

Si las entidades médicas  pasasen a no prohibir públicamente el consumo de alcohol en el embarazo, estos números, que ya son altos, probablemente aumentarían.

Imaginar que hasta  la mitad de las mujeres embarazadas pueden ingerir alcohol, aunque ocasionalmente, cuando no hay pruebas que confirmen la seguridad de esta conducta es algo que sería muy preocupante y que a largo plazo podría generar una epidemia de niños con rendimiento escolar bajo.

Por lo tanto, hasta que surjan evidencias en contrario, la conducta más razonable es evitar completamente el consumo de alcohol, inclusive para aquellas mujeres que no están aún embarazadas, pero lo están intentando.

¿Te resultó útil este artículo?  
1 Estrela2 Estrelas3 Estrelas4 Estrelas5 Estrelas6 Estrelas7 Estrelas8 Estrelas9 Estrelas10 Estrelas (2 votos, Nota: 10,00)
Cargando…

Publicidade - Publicidad

También podría gustarte